Remón y Martinelli

La opinión de….

Germinal Sarasqueta
.

Remón y Martinelli

.
Según el Dr. Celestino A. Araúz, uno de los postulados del siempre bien recordado Dr. Carlos Manuel Gasteazoro fue: “estudiar y difundir la historia panameña.  Solo a base de ella es posible formar una sólida y fecunda conciencia nacional”. Existe entre el presidente mártir general José A. Remón C. y Ricardo Martinelli B. varias coyunturas personales e históricas.

Ambos fueron presidentes después de dos décadas de gobiernos donde imperó la corrupción. Remón tuvo de antesala los 20 años después de Acción Comunal (que fue también un descontento ciudadano por la corrupción).   Y Martinelli fue elegido 20 años después de la intervención norteamericana, con todas las increíbles realidades que leemos a diario. Entre ambos periodos pasaron otros 20 años de la peor corrupción y dictadura militar.   En total estamos frente a casi 80 años de malos gobiernos de los 106 años que llevamos de separación de Colombia.

Por otra parte los dos presidentes asistieron a colegios militares;   fue tal vez este destino que ambos llevaron una disciplina (de las pocas cosas buenas que tienen los militares) en el quehacer de sus vidas, que se parecen tanto a sus actuaciones como gobernantes.   La verdad es que en este país tropical hay que gobernar con carácter firme y honestidad y en eso se igualan ambos.

Hace poco le pregunté a mi padre de 92 años, quien fue amigo del presidente Remón, la razón del porqué lo asesinaron.   Tajantemente me contestó: “¡porque no los dejó robar!”. Refiriéndose a la clase política.    Seguido me afirmó: y nos puso a pagar impuestos por medio del ministro de Hacienda y Tesoro, Mayor Alfredo Alemán.   Me contó también que un día se encontró a un gran amigo, ya fallecido, quien muy molesto, le comentó: ¡Mira las vainas de Chichi Remón, quiere quitarnos nuestra plata con esto de pagar impuestos!   Recomiendo a la ciudadanía leer el discurso del Mayor Alemán, en el XI aniversario de la muerte de Remón.

Ahora, con Ricardo Martinelli, se está repitiendo la historia.   Creo que asimismo se están comportando los empresarios de Zona Libre.    No concibo como aquéllos que se dan el lujo (aunque se lo merecen, porque lo han trabajado) de desplazarse a Colón en aviones de millones de dólares y que dejan ahí parados todo el día a sol y agua.   Pretenden protestar por unos exiguos dólares.

Eso es inconcebible en un país que desea tener tranquilidad social. Deberían seguir el ejemplo del empresario Federico Humbert Azcárraga, quien con visión clara, sin egoísmo y pensando en la paz colectiva de nuestro futuro, expresó hace unos años en La Prensa.   “Tenemos que meternos las manos en los bolsillos”. Refiriéndose a que hay que pagar impuestos, así de sencillo.

Debido a su firme y fuerte determinación de adecentar al país, como lo trató de forjar el presidente Remón.   No escatimo en dejar plasmado aquí, y advertirle al presidente Martinelli que se cuide mucho y que ni el arquitecto del universo lo permita, termine como Remón.

.

<>
Publicado el 22de septiembre de 2009 en el diario La Prensa a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios