De seguridad, sentido común y otros

La opinión del Consultor Financiero…..

.

FERNANDO PLATA

Hablar de seguridad o más bien inseguridad, ya es un tema cotidiano en cualquier círculo o evento social al que te acerques, igual en los medios de comunicación escrita, noticieros y hasta en nuestros hogares.

Vivimos con cierto o mucho temor de ser víctimas de la violencia e inseguridad que envuelve nuestro entorno rutinario. En parte por la psicosis causada por los medios, otra parte porque conocemos que es una realidad y también quizás hasta porque nos haya tocado ser víctima de esta situación.

No dudo que es un tema de interés nacional, para todos, es decir de Estado, porque el estado somos todos y no solo los gobernantes y por tanto habrá algunos gobernantes que le estén prestando atención tratando de encontrar soluciones y de paso cumplir sus promesas de campaña.

Sin embargo, resulta absurdo el poco sentido común que vemos en las medidas que podrían ser aplicadas para atenuar el problema y quién sabe hasta disminuirlo en mucho. Solo nos queda pensar que hay intereses personales y de negocios más fuertes que impiden instrumentar medidas que hasta por ese sentido común tienen que ser aplicadas y ya.

En tal sentido, no entiendo el porqué no establecen visas a los ciudadanos colombianos, venezolanos y mexicanos que deseen ingresar al país, sin importar el alegado propósito de su entrada al país. Como lo hacían hasta hace poco con nosotros los gobiernos venezolanos y mexicanos. No hay inversión en el mundo que valga la seguridad e integridad de toda una población. Y es que en el 80% de los casos de delincuencia organizada o medianamente orquestada hay involucrados personajes de esas nacionalidades. Que todos apliquen por una visa y si pasan los filtros que vengan, si no, no.

Los vidrios oscuros con papeles ahumados en todos los vehículos simplemente deben ser prohibidos, olvídense de la eficiencia de los aires acondicionados, así vivíamos antes y con el mismo sol y calor y no sufríamos tanto con los efectos que la delincuencia causa en las sombras de esos papeles. No hay negocio particular que deba impedir tomar este tipo de medidas.

Las cárceles son una miseria humana y así academias del crimen, del Órgano Judicial cada día se dice que es una vergüenza por su inoperancia y falta de eficiencia. Eso también crea delincuencia. Resocialicen y el que no quiere, que se lo coma el tigre, ¡así de fácil!

Los diputados deben crear leyes especiales para penalizar a los policías que de una u otra forma colaboren con la delincuencia, México la acaba de pasar, con hasta 60 años de prisión. Extranjero capturado, extranjero deportado, que vaya y le genere gastos a su país.

Organicen otra vez a los vecinos y que se junten para estar pendientes de la delincuencia común y organizada, serían los mejores informantes para combatirla.

Eduquen a los policías para que sean mejores ciudadanos, con mejores valores y bases y así que mañana puedan ganarse la vida en algo más que guardias de seguridad o delinquiendo.

No todo está perdido aún, hagan algo, pero hagánlo y ¡rápid o!

<>

Este artículo se publicó el 9 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios