Vuelve la Ley Faúndes

La opinión del funcionario público….

.

Lic. Hiraldo Cruz G.

.
Vuelve la Ley Faúndes

Así se titula un artículo publicado en la sección de opiniones el día miércoles 9 de septiembre de 2009, escrito por la doctora Marisín Villalaz de Arias.

En el citado artículo, la galena cuestiona al diputado Fanovich, a quien no conozco ni sé cuál es su bancada, sobre la presentación de un Proyecto de Ley que busca, según entiendo, que los mayores de 70 años de edad se retiren del campo laboral.

Además hasta se manifiesta de forma irrespetuosa y grosera para con el referido Diputado y la juventud panameña en general: “…un jovencito irresponsable viene a cortar…”

Será que la doctora Villalaz, siendo del sector salud, no ha comprendido que el problema de la Caja del Seguro Social en lo que respecta a la atención médica, el inventario de medicamentos y el aumento a los jubilados depende de factores administrativos, de justicia y de equidad, toda vez que existe una disparidad en el número de asegurados o dependientes en una familia versus cuotas aportadas.

Paso a explicar lo antes anotado: una persona que gana mil balboas mensuales paga no menos de sesenta balboas de seguro y en la mayoría de los casos sólo tiene a uno o dos asegurados, mientras que una persona que gana trescientos balboas mensuales paga no más de doce balboas de seguro y en muchos casos tiene hasta cinco dependientes.

Por otra parte que nos diga la doctora Villalaz ¿en qué sector laboral existen empleos para jóvenes y empleos para adultos mayores en una misma profesión?

El problema del desempleo no se combate sólo con la creación de nuevos empleo, sino también con la distribución equitativa de los ya existentes.

En Panamá nos falta cultura; cultura de ahorro para prepararnos para esa etapa, cultura de responsabilidad para hacernos cargo de los padres y abuelos que nos dieron, en su momento, todo para que alcanzáramos nuestras metas y por último, cultura de respeto para saber ceder espacio a las nuevas generaciones.

Toda persona jubilada debe y tiene que recibir todo el respeto, consideración, amor y dedicación de parte de sus familiares y el Estado, para que no se vean en la necesidad de laborar, para poder sobrevivir, pues ya su cuota al desarrollo de su familia y su país fue dada.

¡Que venga la Ley Faúndes!

.

Publicado el 13 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios