La nueva Autoridad de Aseo

La opinión del Ex Alcalde de Panamá y Ex Director de la DIMA….

NILSON A. ESPINO E.

Me parece correcta la creación de una Autoridad de Aseo para la ciudad capital, pero considero que la misma debe prestar el servicio tanto en el distrito de Panamá como en San Miguelito, para que abarque toda la ciudad. El concepto de ciudad no tiene que ver con límites político—administrativos, sino con un desarrollo urbano integral y continuo.

Las grandes capitales del mundo normalmente incluyen varios distritos, por lo que la recolección de la basura se hace en función de la ciudad, para la cual se crea el gobierno metropolitano, donde se forman los consejos de apoyo y supervisión, con la participación de los diferentes alcaldes que conforman la metrópoli.

La creación de una Autoridad solo la recomendaría para la ciudad de Panamá y no para las ciudades del interior, que tienen otras características. No obstante, la Autoridad podría asesorar al resto de los municipios en el tema de recolección y limpieza urbana, así como en el tratamiento sanitario de los desechos. También recomendaría dejar en la nueva ley la posibilidad de incorporar en un futuro a Arraiján y La Chorrera en el largo plazo, en la medida en que el crecimiento urbano de la ciudad vaya incorporando los territorios de dichos distritos, pues, las ciudades son dinámicas y crecen en diferentes direcciones, por razones económicas.

Con el fin de que la Autoridad tenga autonomía financiera, la Ley debe incluir también el pago de subsidios por parte del Estado a la Autoridad, para cubrir las tasas de aseo de las familias pobres y de extrema pobreza de los barrios marginales de la urbe, lo que representa un porcentaje significativo de los usuarios. Esto reduciría la cartera morosa de la nueva institución.

<>

Este artículo fue publicado el 1 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Ciudad limpia

La opinión del Ex Alcalde de Panamá y Ex Director del DIMA….

NILSON  A.  ESPINO

En los últimos meses se ha planteado la necesidad de más camiones, equipo y financiamiento para recoger la basura. Para lograr esto, primero se necesita una administración eficiente que destine el 100% de los recursos obtenidos de la tasa de aseo solo para la prestación del servicio.

Estos aspectos son indispensables, pero no garantizan una ciudad limpia, donde no se vea la basura regada en las aceras, drenajes y sitios públicos. ¿Cómo lograrlo? Aparte de la recolección diaria, se necesita el barrido permanente de calles y avenidas; la instalación de recipientes cada 50 metros en las vías públicas para que los peatones puedan depositar sus desechos personales; inspectores en las calles que obliguen a los residentes y los comercios a disponer de su basura en forma ordenada; y que cada propietario se obligue a mantener el frente de su inmueble limpio hasta el borde de la calle y sus basureros aseados.

También se necesita la recolección con camiones abiertos en días señalados, de desechos de jardines, aparatos domésticos, y otros desechos voluminosos; lavar con agua a presión las áreas sucias de basura orgánica descompuesta; construcción de tinaqueras comunales en barrios populosos; y operativos de limpieza de ríos, quebradas y playas. Finalmente, una campaña educativa para crear la cultura de la limpieza, lo que incluye la participación ciudadana en el patrullaje diario, un premio anual para el barrio más limpio de la ciudad otorgado a la Junta Comunal, competencia de limpieza entre escuelas, concursos de composición sobre la limpieza y su importancia para la salud, etc.

Lo importante es ser creativo y pedirle cooperación a los medios, comerciantes y asociaciones cívicas, para que la yunta gobierno-sociedad civil se comprometa a mantener la ciudad limpia para beneficio de residentes y visitantes.

<>

Este artículo fue publicado el 28 de julio de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.