Canto a los abuelitos, en especial a las abuelitas en el día de las madres

La opinión del Educador y Ex Diputado de la República….

VICENTE A. CABALLERO
chente-3406@hotmail.com

Son seres abnegados y queridos, padres otra vez, más con mayor sapiencia, nos cuidan, nos miman y aún dormidos, con suaves manos acarician nuestro sueño.

Sus canciones nos llenan de recuerdos, de los tiempos del pasado en mi memoria, con sus leyendas de miedo y cantos de victorias, ante vosotros me inclino reverente.

Ciertamente, queridos abuelitos, Os amamos con todos sus regaños, pues ustedes son un valor que acumulamos, por los besos y abrazos que nos disteis.

Ustedes son parte de nuestras vidas, viven para siempre en los recuerdos, en el sofá, en la hamaca o en el huerto, ustedes son inspiraciones ya cumplidas.

Me sentiré turbado el día de tu partida, que inevitable será por orden del arcano, pienso en el dolor que marcará mi vida, irremediablemente envuelta en llanto, más se cumplirá insondable ese destino.

¡Yo quiero decirte mientras vivas, con voz potente, aquí y en cualquier parte, con ese grito de amor que por ti siento, que mi ser será guardián de tus bondades!

Dulce voz que cual eco en mí resuena, arcón de hermosos años, días benditos, la hora en que la vida nos separe, mi corazón se hunda contigo en el infinito.

Y en actitud de hijo agradecido, atesoraré en mi mente tus recuerdos, tus consejos también, invalorable herencia, los frutos de tus desvelos alumbrarán mi senda.

 

*

<> Este artículo se publicó el 8  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Veraguas: sede del aeropuerto internacional

La opinión del Educador….

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ
chente-3406@hotmail.com

La ciudad de Santiago es una urbe en movimiento, hospitalaria y progresista. Sin adentrar en su historia, que arranca por los años de 1502, con la llegada de Cristóbal Colón, quedó demostrado su valor estratégico como ruta internacional para Panamá y Centro América que se realizaba a lo largo y ancho de su geografía.

Pues, hoy día, la provincia de Veraguas se localiza en el ombligo central de la República de Panamá, con el privilegio mundial de ser la única provincia bañada por los dos océanos: el Atlántico y el Pacífico, para contar con 395.7 kilómetros de costas. Tiene la isla más grande del país y Centroamérica, que lo es Coiba, declarada por la UNESCO patrimonio de la Humanidad. En total, son 40 islas, donde puede proyectarse el turismo.

Los españoles con cierta precisión, supieron escoger el sitio que sirvió de enclave a esta progresista ciudad, visitada constantemente por comerciantes de las provincias de Coclé, Herrera, Los Santos y Chiriquí, unos con mayor intensidad. Se levantó la ciudad en una extensa planicie, equidistante a la cordillera y a las costas. Siguiendo el lema aristotélico: ni muy muy, ni tan tan. Esta condición sui géneris la ubica ventajosamente, dentro de las diferentes opciones, libre de otros elementos que afectan directamente, a la aviación nacional e internacional, factores que servirán de diagnóstico por los técnicos y expertos, quienes tendrán que tomar la decisión histórica sobre el sitio más congruente para levantar este megaproyecto en el interior del país.

Tiene un extraordinario puerto internacional en Bahía Honda, que, en un futuro próximo, rendirá sus frutos. Una provincia, además, rica por su gente, que es un mosaico del país y, particularmente, por la cultura originaria expresión de nuestra identidad nacional.

Ocupa la provincia el tercer lugar en la República, en cuanto a su superficie terrestre y población. Su ventajosa posición geográfica, punto de encuentro de las rutas del transporte nacional, de Centro América y América del Norte, han incidido en su inesperado crecimiento. La carretera Panamericana, que parte a la ciudad en dos mitades, ha contribuido en el crecimiento habitacional y, por ende, del comercio y la industria. En el aspecto político administrativo, en el rubro de la educación, con la creación de más de 12 universidades, apunta hacia un proceso de acrecentamiento cul tural, lo cual merece un tratamiento especial. Santiago es un Centro Bancario por excelencia, y este fenómeno, único en el interior del país, es indicativo de la pujanza del sector industrial y comercial, acoplado al rol que ocupa el Ministerio de Desarrollo Agropecuario en el interior y otras instituciones.

Sin ninguna pose chovinista, se hace necesario elevar los juicios de valores y ponderar en su justa medida los diferentes lugares pertinentes, para la ubicación de dicho aeropuerto, mirando el presente político y sin intereses personales y sórdidos, sino el futuro de país, inmerso en este perentorio cambio de la economía panameña.

*

<> Este artículo se publicó el 3 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Fundación de la ciudad de Santiago

La opinión del Educador y Ex Legislador de la República….

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ
chente-3406@hotmail.com

Para precisar la fecha de la fundación de la ciudad de Santiago, los estudiosos e investigadores versados en la materia, han tenido que acudir al fondo de este peculiar tema, incursionando las fuentes de primera mano en los Archivos Nacionales o extranjeros sobre la Fundación de la Ciudad de Santiago de Veragua.

En el pasado, se han lanzado suposiciones en torno a la fundación de la ciudad de Santiago, pero sin el sustento documental que respalde tales afirmaciones. No obstante, ya el Dr. Alberto Osorio en su obra Santiago de Veragua Colonial, de reciente publicación, manifiesta que ‘en el manuscrito 2930 de la Biblioteca Nacional Madrileña, la ciudad de Santiago ya existía en 1621 (folio 159)’. Este eslabón perdido ha marcado cualquier cantidad de hipótesis por quienes hemos sido atraídos por el afán de llegar al fondo de este suceso histórico y, tal vez, con cierto calor emotivo que ofrezca una respuesta fidedigna.

Efectivamente, en el marco de la celebración del Congreso Internacional, ‘Veragua: 500 años, pasado, presente y futuro’, celebrado el 8 de junio de 2008, el cual tuve el honor de presidir; el historiador don Mario Molina, en la obra de dos tomos, Veragua: la Tierra de Colón y Urracá, indica datos precisos para hablar con cierta propiedad de la fecha de fundación de la ciudad de Santiago. En efecto, apunta Molina, que el cronista Juan Diez De La Calle en su obra ‘Colección de Documentos de la Historia Eclesiástica y Civil de América’, precisa que la ‘ciudad de Santiago de Veragua fue fundada el 23 de octubre de 1621’. El cronista hizo una relación donde da a conocer las ciudades y pueblos indígenas del reino de Tierra Firme.

Otros testimonios acerca de la existencia de la ciudad de Santiago la vieja, como se llamó en documentos coetáneos que dan informes sobre su traslado en 1637, proceden de otras referencias y valiosos documentos inéditos, afirma el Dr. Molina, en su obra.

De manera que existen dos momentos bien definidos en las páginas de la historia de Santiago, que muy bien ha plasmado el amigo Molina: la ciudad de Santiago de Veragua la vieja de 23 de octubre de 1621 y la nueva de 1637.

Le corresponde a la municipalidad de Santiago valorar estas informaciones documentales, debidamente sustentadas, ante los 389 años de la fundación de esta ciudad, que no podemos pasar por alto, a fin de adoptar una posición histórica ante estos acontecimientos que han mantenido en el limbo el pasado, que nuestras presentes generaciones deben comprender, mediante la celebración de una solemne sesión protocolar, con la presencia de los historiadores panameños, como una mínima expresión de la comunidad, de apreciar este memorable hecho y preparar para el futuro otra manera de ver este acontecimiento, de tal suerte que nos permita precisar un balance del papel y desarrollo de esta virgen región, punto central y ombligo de la República, de notoriedad en el proceso de la conquista y colonización llevado a cabo en Panamá.

*

<> Este artículo se publicó el 23 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/caballero-diaz-vicente-a/

Elección popular de gobernadores

La opinión del Docente Universitario y Ex Legislador de la Repùblica…

Vicente A. Caballero Díaz

El artículo 184 de la Constitución Política del Estado, le consagra la atribución al Presidente con la participación del Ministro respectivo, de nombrar y remover a los Gobernadores de Provincias, y ha sido de paso, una tradición en toda la vida republicana. Podría sobrevenir como una innovación en la modalidad del cambio, hacer nuevos planteamientos mediante el análisis correspondiente, de tal suerte que, al reformarse la Carta Magna del país, se introduzca esta nueva figura electoral.

La imagen del Gobernador desde los años de la conquista e inicios de la colonia, era una figura principal reconocida y con mucha autoridad. Hoy día tiene que manejar un territorio y una población con características diversas. Debe responder a labores multifacéticas, entre otras, como de supervisor, evaluador, coordinador, inspector del Gobierno Central y adentrar en las políticas, planes y programas de trabajo del gobierno nacional, provincial y municipal y en lo referente a las Entidades Descentralizadas de la región. La ley que data de 1987, eleva esta figura antes dicha, como la autoridad máxima de la Provincia, convirtiéndose en el jefe superior en materia de Policía, es digna de una revisión a la luz de la realidad socio política actual.

La investidura de un Gobernador, producto del sufragio popular, le dará mayor prestigio en el ámbito político, provincial y nacional. Una figura de tal relieve que represente la población electoral de cada provincia, como resultado del voto directo y secreto, servirá de ejemplo para cumplir y desarrollar sus extraordinarias funciones en beneficio de la Región, del desarrollo de cada provincia y Municipios, con mayor autoridad y respeto. Una figura “macro administrador” de la economía y de las políticas del Estado, no puede estar supeditada a un Ministro de turno y menos a los vaivenes de los intereses que tropiezan a menudo con la nueva visión de país y del interior, capaz de contribuir con el engrandecimiento turístico, económico, cultural y social, entre otras aristas del conocimiento humano.

Comprendemos perfectamente bien, las trabas jurídicas y políticas que podrían anteponerse a este “proyecto de cambio”, pero importa que la Nación entera, soporte de la Democracia rejuvenecida, no duerma; que aprovechemos las experiencias de países amigos de América y Europa donde el ciudadano del campo y de las ciudades elige a sus propios Gobernadores. Se dan el lujo de escoger y premiar a los mejores ciudadanos o ciudadanas mediante la voluntad consciente, para que puedan encauzar, por los mejores senderos, los destinos de la patria chica.

Este decisivo paso que pueden dar hoy día los Diputados, “los llamados padres de la patria”, tendiente a cambiar la Carta Magna, que ya es un clamor nacional, nos llevaría a modernizar la Constitución Nacional en sus aspectos sensitivos que hoy han cobrado interés y han hecho crisis que, en el futuro, tendrían serias repercusiones.

Entreguémosle al pueblo el derecho de encontrar a los mejores hombres que podrían ocupar este alto cargo.

<> Artículo publicado el 30 de septiembre  de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Proclama de la mujer santiagueña

La opinión del Educador….

Vicente A. Caballero Díaz

Se trata de un documento que  logré investigar y obtener, en los Archivos Nacionales en el año de 1991, a 88 años de cumplida la gesta separatista del 3 de noviembre de 1903.   Ve la luz pública a nivel de la comunidad veragüense, el día 9 de noviembre del año 1991 y, por ende, en el contexto nacional.   Confieso que, la idea central de entrar a este monstruoso edificio, una riqueza nacional, fue buscar algún dato sobre la fundación de la ciudad de Santiago de Veragua.   Infructuosa intención; pero la dicha me iluminó el camino y me permitió alcanzar el documento que hoy quiero comentar y compartir con ustedes.

La presente proclama encaja perfectamente bien, dentro de las consideraciones de “un grito más”; pero la idea no era declarar un día más de asueto que ya se hace fastidioso si tomamos en cuenta los casi 80 municipios que, hoy día, declaran unilateralmente, un día libre, llámese día del patrón de la comunidad o un grito en especial, sin subestimar estas fechas de la historia.

Fueron 72 distinguidas damas de Santiago o de Veraguas, que de una forma brillante y elocuente plasmaron en un extraordinario documento, que deben apreciar en su justa dimensión los estudiantes en general y, desde luego, analizar con profundidad histórica sus orígenes y la razón de ser, al igual que documentos similares que guardan relación con Veraguas. Como docente, más que como comunicador social, siento una gran satisfacción ofrecer este documento fechado el 14 de noviembre de 1903.

Señores Miembros de la Junta de Gobierno:

“El trascendental movimiento verificado en la ciudad de Panamá el día 3 del actual y secundado en esta población el nueve del presente mes, ha colmado de gozo nuestros corazones.

Si en el curso de la vida privada se cumplen hechos que física y moralmente transforman a los individuos, y en cuyas transformaciones nuestro sexo comparte los sentimientos que aquellos abrigan y manifiestan con júbilo y entusiasmo, de la misma manera cuando ocurren hechos grandiosos que tienden a mejorar las condiciones de los pueblos, las que del sexo débil formamos parte de la sociedad, compartimos también del verdadero regocijo y grata satisfacción que traen consigo acontecimientos como el de la constitución de la República de Panamá, augura un porvenir lleno de risueñas esperanzas y de paz y prosperidad para las presentes y futuras generaciones en esta Nación Istmeña que se une hoy al armonioso concierto y eleva las cifras de las Naciones que componen la América del Sur.

El Dios de las Naciones derrame sus bendiciones sobre la República naciente y sus preclaros hijos! Santiago de Veraguas, Noviembre 14 de 1903.

<> Artículo publicado el 24  de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

*

Nueva biblioteca para Santiago

La opinión del Docente y Ex Legislador…

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ

La ciudad de Santiago tiene el privilegio de ocupar una posición central en el Istmo, estratégica y ventajosa, fortalecida por la carretera Panamericana, que atraviesa su cintura geográfica,   ‘ciudad en movimiento, hospitalaria y progresista’, como así le he denominado.
Su fortaleza económica ha estimulado la creación de más de una docena de universidades regionales.   Es sede del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, con lo cual debiera tener una distinción por lo que este hecho representa para su desarrollo.
Punto del país y del planeta bañado por los océanos Atlántico y Pacífico, que compromete definitivamente las proyecciones del Estado. La provincia merece un tratamiento especial de Estado.

En esta ocasión, se presenta un interesante proyecto innovador por la novel arquitecta Nilsa Sarmiento S., que ha titulado ‘Nueva Biblioteca Pública con salas de integración social para la ciudad de Santiago’.   Yo agregaría, una obra innovadora de la cultura para Veraguas y Provincias Centrales.   Dicha presentación tendrá lugar el día 28 del presente mes, en la actual Biblioteca.

Nos encontramos frente a una realidad que no puede esperar más. La nueva Biblioteca Pública se impone a corto plazo, por el volumen de consultas diarias, atenciones y por las estrecheces físicas de la actual, que obligan a los usuarios a formar filas en espera para la investigación. En el orden de responsabilidades existen varios entes que tienen que ver con el nuevo proyecto de una nueva Biblioteca: El Ministerio de Educación, El Patronato Pro Biblioteca Nacional, el Municipio de Santiago y la comunidad. Se trata ahora de analizar otras opciones para la reubicación, accesibilidad y seguridad.

El edificio que ocupa la Biblioteca Julio J. Fábrega, remodelado por varias administraciones, fue edificio colonial de piedra y calicanto, construido en la antigua ‘calle del Seminario’, hoy Avenida Central. Se trató de la primera Iglesia Colonial San Juan de Dios, con bellísimos altares esculpidos por maestros del arte de la España colonial, cuyas reliquias históricas, por negligencia o ignorancia de las autoridades, tomaron otro destino desconocido aún.   En las entrañas de este vetusto edificio, hay un espacio histórico que un Gobierno responsable debe abanderar. Si anhelamos dar un paseo por la historia de Veraguas para identificarnos con su temprano pasado, tenemos que proceder con dignidad para no herir más el sentimiento de connotados ciudadanos que brillaron en las páginas gloriosas del devenir veragüense.

Luego de convertir en realidad este anhelado proyecto presentado por la arquitecta Sarmiento, por fuerza moral le corresponde a la Dirección de Patrimonio Histórico convertir este viejo edificio en MUSEO DE HISTORIA Y ARCHIVOS. Por su impacto en nuestro medio y el papel preponderante a cumplir, le auguramos desde ya un camino exitoso. Una obra de esta envergadura es el atinado homenaje que la actual Administración le puede hacer a los 500 años de la Veragua colonial y que la pasada administración nos negara.   Este nuevo Museo mirará con orgullo la histórica Placita San Juan De Dios, sitial de luchas reivindicativas de muchas generaciones.

<>  Este artículo se publicó el 19  de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Julio: Mes de la Libertad

La opinión del Docente Universitario y Ex Legislador de la República….

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ


El mes de julio lleva a reflexionar sobre el sentido de justicia, libertad, igualdad y fraternidad. Del respeto a la familia y la unidad nacional. Hacer remembranza, pero sin rencor, del irrespeto a los derechos humanos, el menosprecio a la dignidad humana, las violaciones del domicilio y correspondencias, la persecución y el ultraje por el simple hecho de no compartir las mismas ideas políticas.

Reflexionemos en ese escenario, de las desigualdades, de la marginación que asfixia a seres vivientes; la pobreza y desnutrición que afectan el crecimiento y desarrollo de la niñez. Añadimos a ese panorama incierto, el negociado y las trampas sin consideración al régimen de derecho; el canje de la dignidad de la mujer por un puesto de trabajo; el adormecimiento de la juventud a cambio de regalías; la corrupción generalizada y la inseguridad social; el tortuguismo administrativo que engendra acciones denigrantes y corrupción; el galopante narcotráfico; el pase y canonjías ‘por debajo de la mesa’ que desfiguran la verdad y alejan del palpitar de la Nación; la adulteración de los resultados electorales y la influencia para montar una maquinaria cada cinco años encaminada a violentar la libertad y honestidad del sufragio con el beneplácito de funcionarios de velar por el orden institucional, en abierta vejación a la ética y moral política y, otros hechos que denigran el sentido de Patria, largos de enumerar, ocupan espacios en las luchas callejeras, y que actualmente, no deben tener cabida, si es que pretendemos fortalecer la democracia en un aparente cambio.

Esa historia que dejó huellas tenebrosas no podrá repetirse. Pero dependerá de la actitud que asuma la presente generación, que debe comprender la apreciable herencia que es la libertad y el respeto por sus derechos, que honran el mes de julio y que hemos denominado, El Mes de la Libertad.

Es en el mes de julio de 2008, sin subestimar otros memorables acontecimientos, que se escribe una página gloriosa en Colombia, al sufrir certera baja los terroristas de las fuerzas ilegales que en las espesas montañas retienen a seres humanos. El 10 de este mes histórico nos lleva a recordar el ‘Viernes negro’, en que la dictadura norieguista con su brazo armado, el PRD, se toman las calles para reprimir al pueblo que aspiraba, como los franceses, su libertad, como único delito.

El 4 de Julio de 1776, se dan nuevas luces de esperanzas libertarias en América; el 9 de Julio de 1965, el pueblo santiagueño en Cabildo Abierto, expresa por primera vez su problemática social, económica y política en histórico Cabildo Abierto, con la asistencia de diputados y autoridades; el 12 del año 47, se abre una atalaya de libertad en Veraguas: Ondas Centrales y el 14 de Julio se cierra este capítulo con la caída del ancian regine o la toma de la antigua y destartalada Bastilla, para iluminar al mundo, los cimientos de la Democracia: Libertad, igualdad y fraternidad.

<>

Este artículo fue publicado el  15 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.