Proclama de la mujer santiagueña

La opinión del Educador….

Vicente A. Caballero Díaz

Se trata de un documento que  logré investigar y obtener, en los Archivos Nacionales en el año de 1991, a 88 años de cumplida la gesta separatista del 3 de noviembre de 1903.   Ve la luz pública a nivel de la comunidad veragüense, el día 9 de noviembre del año 1991 y, por ende, en el contexto nacional.   Confieso que, la idea central de entrar a este monstruoso edificio, una riqueza nacional, fue buscar algún dato sobre la fundación de la ciudad de Santiago de Veragua.   Infructuosa intención; pero la dicha me iluminó el camino y me permitió alcanzar el documento que hoy quiero comentar y compartir con ustedes.

La presente proclama encaja perfectamente bien, dentro de las consideraciones de “un grito más”; pero la idea no era declarar un día más de asueto que ya se hace fastidioso si tomamos en cuenta los casi 80 municipios que, hoy día, declaran unilateralmente, un día libre, llámese día del patrón de la comunidad o un grito en especial, sin subestimar estas fechas de la historia.

Fueron 72 distinguidas damas de Santiago o de Veraguas, que de una forma brillante y elocuente plasmaron en un extraordinario documento, que deben apreciar en su justa dimensión los estudiantes en general y, desde luego, analizar con profundidad histórica sus orígenes y la razón de ser, al igual que documentos similares que guardan relación con Veraguas. Como docente, más que como comunicador social, siento una gran satisfacción ofrecer este documento fechado el 14 de noviembre de 1903.

Señores Miembros de la Junta de Gobierno:

“El trascendental movimiento verificado en la ciudad de Panamá el día 3 del actual y secundado en esta población el nueve del presente mes, ha colmado de gozo nuestros corazones.

Si en el curso de la vida privada se cumplen hechos que física y moralmente transforman a los individuos, y en cuyas transformaciones nuestro sexo comparte los sentimientos que aquellos abrigan y manifiestan con júbilo y entusiasmo, de la misma manera cuando ocurren hechos grandiosos que tienden a mejorar las condiciones de los pueblos, las que del sexo débil formamos parte de la sociedad, compartimos también del verdadero regocijo y grata satisfacción que traen consigo acontecimientos como el de la constitución de la República de Panamá, augura un porvenir lleno de risueñas esperanzas y de paz y prosperidad para las presentes y futuras generaciones en esta Nación Istmeña que se une hoy al armonioso concierto y eleva las cifras de las Naciones que componen la América del Sur.

El Dios de las Naciones derrame sus bendiciones sobre la República naciente y sus preclaros hijos! Santiago de Veraguas, Noviembre 14 de 1903.

<> Artículo publicado el 24  de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

*

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: