Nueva biblioteca para Santiago

La opinión del Docente y Ex Legislador…

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ

La ciudad de Santiago tiene el privilegio de ocupar una posición central en el Istmo, estratégica y ventajosa, fortalecida por la carretera Panamericana, que atraviesa su cintura geográfica,   ‘ciudad en movimiento, hospitalaria y progresista’, como así le he denominado.
Su fortaleza económica ha estimulado la creación de más de una docena de universidades regionales.   Es sede del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, con lo cual debiera tener una distinción por lo que este hecho representa para su desarrollo.
Punto del país y del planeta bañado por los océanos Atlántico y Pacífico, que compromete definitivamente las proyecciones del Estado. La provincia merece un tratamiento especial de Estado.

En esta ocasión, se presenta un interesante proyecto innovador por la novel arquitecta Nilsa Sarmiento S., que ha titulado ‘Nueva Biblioteca Pública con salas de integración social para la ciudad de Santiago’.   Yo agregaría, una obra innovadora de la cultura para Veraguas y Provincias Centrales.   Dicha presentación tendrá lugar el día 28 del presente mes, en la actual Biblioteca.

Nos encontramos frente a una realidad que no puede esperar más. La nueva Biblioteca Pública se impone a corto plazo, por el volumen de consultas diarias, atenciones y por las estrecheces físicas de la actual, que obligan a los usuarios a formar filas en espera para la investigación. En el orden de responsabilidades existen varios entes que tienen que ver con el nuevo proyecto de una nueva Biblioteca: El Ministerio de Educación, El Patronato Pro Biblioteca Nacional, el Municipio de Santiago y la comunidad. Se trata ahora de analizar otras opciones para la reubicación, accesibilidad y seguridad.

El edificio que ocupa la Biblioteca Julio J. Fábrega, remodelado por varias administraciones, fue edificio colonial de piedra y calicanto, construido en la antigua ‘calle del Seminario’, hoy Avenida Central. Se trató de la primera Iglesia Colonial San Juan de Dios, con bellísimos altares esculpidos por maestros del arte de la España colonial, cuyas reliquias históricas, por negligencia o ignorancia de las autoridades, tomaron otro destino desconocido aún.   En las entrañas de este vetusto edificio, hay un espacio histórico que un Gobierno responsable debe abanderar. Si anhelamos dar un paseo por la historia de Veraguas para identificarnos con su temprano pasado, tenemos que proceder con dignidad para no herir más el sentimiento de connotados ciudadanos que brillaron en las páginas gloriosas del devenir veragüense.

Luego de convertir en realidad este anhelado proyecto presentado por la arquitecta Sarmiento, por fuerza moral le corresponde a la Dirección de Patrimonio Histórico convertir este viejo edificio en MUSEO DE HISTORIA Y ARCHIVOS. Por su impacto en nuestro medio y el papel preponderante a cumplir, le auguramos desde ya un camino exitoso. Una obra de esta envergadura es el atinado homenaje que la actual Administración le puede hacer a los 500 años de la Veragua colonial y que la pasada administración nos negara.   Este nuevo Museo mirará con orgullo la histórica Placita San Juan De Dios, sitial de luchas reivindicativas de muchas generaciones.

<>  Este artículo se publicó el 19  de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: