Reflexiones ante el nuevo año escolar

La opinión del Educador y Ex Legislador…..

.

VICENTE CABALLERO

Consciente del desafío de nuestros tiempos en el ámbito educativo y que, por ende, involucra a los actores pedagógicos e implica la acción de la Escuela ante su rol de integración del niño en el medio físico y social, elaboro estas reflexiones desde mi esquina de educador jubilado. No podemos tapar el sol con la mano. Existen “Conflictos educativos”, motivados por intereses, por la crisis de arrastre en la educación o por posiciones de liderazgo.

Es vital el aporte de los educadores ante la necesidad de un cambio de actitud en su misión para contribuir al éxito escolar. Se ha afirmado que los responsables de la educación del niño y jóvenes son los padres de familia, docentes y directivos. Si ello es así, cada estamento debe asumir su rol.

La función orientadora de los padres y del docente constituye peso específico y se transforma en columna vertebral. Esto implica mayor preocupación por comprender al alumno y la problemática que lo rodea, para que encuentre salida a sus dificultades, y así pueda lograr plena incorporación a la sociedad que demanda una conducta digna y responsable.

Esta fórmula encuentra escollos debido a conflictos matizados por las emociones. Conflicto entre docentes, entre docentes y alumnos, entre docentes y padres de familia, entre docentes y directivos, entre alumnos, entre padres de familia y, finalmente, entre la escuela y la administración de la educación nacional.

Es un tema complejo que amerita abordarlo con objetividad de parte y parte, de tal suerte que los triunfadores sean la educación nacional, el bienestar de la niñez y el progreso de la Nación. Por ello es necesario afrontar el conflicto y no dejarlo que prospere por temor, pues ello conduciría a una debilidad que perjudicaría las relaciones en la enseñanza.

Debemos afrontar los casos democráticamente, para generar un diálogo abierto y ameno que genere críticas constructivas y prácticas liberadoras de prejuicios y egoísmos. Sin lugar a dudas en la mayoría de los Centros Educativos los conflictos destruyen el éxito de la labor, que perjudica el funcionamiento de la organización escolar.

El docente y los directivos están en el deber de analizar y llevar a la práctica medidas para minimizar las causas conflictivas y abordar las soluciones. Evitar el conflicto no es sinónimo de sometimiento férreo, sino de eficacia en la conducción de la Institución, por parte de la Organización educativa, que debe aspirar a ser modelo en la vida escolar.

El ministro de turno, tiene que rodearse de un equipo humano que empuje de verdad, con autoridad profesional, el carro del progreso. La tarea, finalmente, deben abrazarla los medios, la Iglesia, grupos cívicos, las autoridades, los padres de familia, directivos, educadores y estudiantes, teniendo como faro el Rector de la Educación Nacional.

<>

Este artículo  fue publicado el 13 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.


Lo bueno, lo malo y lo feo del FIS

La opinión del Docente, Político y Ex Legislador de la República…..

.

VICENTE CABALLERO

Callar ante la saturación de un ambiente cargado de tanta irresponsabilidad ciudadana, para mí era un pecado imperdonable.  La Estrella de Panamá, La Prensa y los otros medios se han hecho eco del asfixiante panorama político que comprenden las oscuras movidas realizadas por los distintos estamentos que se pegaron de la “ubre ubérrima del Fondo de Emergencia Social, llámese hoy Fondo de Inversión Social”.

La principal portada es que detrás de ese mamotreto inteligentemente planificado se escondió la corrupción, la infección, podredumbre y demás elementos que hoy expiden pus, motivado por quienes usufructuaron los beneficios personales derivados de una institución llamada a palear los sensitivos problemas de las comunidades.

Por ello afirmo que existe una realidad política impúdica que ningún ciudadano que se considere panameño puede aceptar en estos tiempos que, supuestamente, habíamos superado.  No estamos frente a los mandos de la dictadura, cuyas decisiones generaron toda clase de actos que intimidaban al ciudadano común.  En consecuencia, no es cuestión de leyes para adecentar el país. Es cuestión de adoptar, ahora, una vertical decisión de adecentamiento general. Ese es el gran reto del Gobierno.

Ciertamente, el eslabón del FIS muerde la cadena de sucesos que tiene en el banquillo del Ministerio Público a hombres prestantes de la clase política y a otros que presumiblemente pueden estar en la mira.   Son millones de dólares que se han esfumado, extraídos de las arcas del Estado disfrazados de proyectos o donaciones, con el único fin de perpetuarse en el poder y continuar anestesiando a los ingenuos. Le corresponde al Gobierno del cambio atisbar el comprometido futuro del país; asestar sin titubeo las medidas que le permitan al Panamá de hoy vislumbrar un futuro más seguro, atalaya de un mejor amanecer.

Rescatar los millones no es tarea fácil, pero tampoco imposible.  Esa función es la fundamental a realizar por quienes tienen la responsabilidad de poner orden. En tanto niños mueren por lombrices; asediados por el hambre y la desnutrición; hospitales y centros de salud padeciendo por falta de insumos; en tanto se agrieta la canasta familiar y la energía promete elevar su costo y se profundiza el estado crítico de la red vial, entre el complejo mundo de las necesidades imperiosas, resulta gracioso utilizar el dinero del pueblo para asegurar un cargo de elección popular. Ocasionar una lesión patrimonial al Estado para promover campañas políticas es una violación al derecho de la gente y una inmoralidad sin nombre en el léxico.

Ganar con ventajismo desproporcionado una elección a costillas del Estado no representa ser un líder carismático ni mucho menos comprometido con los problemas del país.  Toda esta maraña que en hora buena se está despejando y permite alumbrar el fondo del asunto, está indicando la necesidad de hacer reformas profundas a la Constitución y, en el mejor de los casos, la construcción de una nueva.

<>

Publicado el 29 de enero en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Recuerdo a la madre

.
La opinión del Docente y Ex Legislador  de la República…..
.
VICENTE  A.  CABALLERO  D.
.

¡Madre! Madres insustituibles. Hoy, con cariño le hablamos, le conversamos sobre cosas que han sucedido, experiencias que no olvidamos. Y la recordamos hoy más que nunca, no por hipocresías, sino porque, pese al tiempo y la distancia, no podemos quitarla de nuestros pensamientos.

Bendita sea, madre, por siempre, por el valor que tuviste de traernos a este mundo tan complejo, para vernos y comprender la razón de ser de la vida que Dios nos ha regalado. Bendita seas, madre, por tus desvelos y pesares a los cuales te sometiste por ver crecer al hijo que tú más amas y llevaste por largos nueve meses en tus entrañas. Pero lo grande de tu amor es que para ti todos los hijos son iguales. Todos son hijos buenos y amables.

Y si un hijo se descarrila, ella lo recoge en su seno, en su hogar, lo espera desvelada rompiendo el silencio de la noche, le ofrece abrigo y comida y tal vez unos reales si sus condiciones se lo permiten. Le aconseja, le pide con dulzura que vuelva al regazo materno, le suplica con lágrimas en los ojos, para que camine al lado de su padre, de sus hermanos o de sus tíos. Porque para la buena madre no hay hijos torcidos, malos o equivocados.

Ella trata de elevar su espíritu para que comprenda los valores de la vida y del corto tiempo que dispone para hacer las cosas bien. El hijo equivocado tal vez no entienda el dolor que, silenciosamente consume a sur ser más querido, pero en el fondo ha de reflexionar sobre el amor de la madre, de esa mujer que es insustituible.

Por eso y por todas las cosas buenas y hermosas que adornaron a mi Madre, y a todas las madrecitas, ¡benditas sean siempre por los favores que han proporcionado al hijo, con calor y dulzura! A mi madre y a todas las madres que entregaron su alma al Creador, que lucharon, trabajaron y se esforzaron por brindarnos toda la felicidad a cambio de nada, ¡Bendita sea, Madre querida! Elevamos una oración, un Ave María o un Padrenuestro, para que sigas reinando en el cielo al lado de nuestro Padre Celestial.

.

<>
Publicado el  9 de diciembre en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

“Llegó Matea”

La opinión del Educador y Ex Legislador de la República….
.
VICENTE CABALLERO
.

“Llegó Matea”

.

El 9 de Noviembre de 1903, es la fecha de adhesión del Distrito de Santiago a la Gesta Separatista del 3 de ese mismo mes, y en conversaciones con los protagonistas de la historia de la patria chica escuché una frase que es motivo del presente escrito: “Llegó Matea”.

Esta expresión, que forma parte de la historia, se repite para estas mismas fechas y su uso, corriente o común, se traslada a otros eventos que poco nos recuerdan el momento histórico.

En verdad, y según la historia oral, cuando el Dr. Manuel Amador Guerrero,  al mando de las directrices del movimiento separatista, responsabilizó a don Ramón Valdés López de la muy reservada misión de dirigirse al interior del Departamento de Colombia a mediados de octubre del año 1903, se procedió así, con el fin de entusiasmar a los habitantes a abrazar el espíritu libertario a favor de la independencia.

De las acciones y referencias del momento histórico de tanta trascendencia para la Patria naciente, el Dr. Amador Guerrero advirtió al señor Ramón Valdés que cuando él recibiera un telegrama que expresara cualquier cosa significaba que la decisión por la causa nacional había sido efectuada con éxitos. Y esa incógnita se destapó para surcar los aires de libertad, el 3 de Noviembre a las 10 de la noche, cuando el señor Valdés recibía el mensaje ya aludido el cual decía: “ Valdés López, Aguadulce. Llegó Matea. Fdo. M. Amador Guerrero ”.

La reacción no se hizo esperar. Se comenta que la ciudad de Aguadulce estremeció de alegría y “ vivas ” por doquier se escuchaba, como un acto de fe y reafirmación de la República de Panamá, que surgía dentro del concierto de las naciones libres de América.

Pero la realidad en Veraguas era otra. Las fuerzas armadas del Partido Conservador en el poder, en la postrimería del año 1903, mantenían un significativo Destacamento en Santiago de Veraguas, lo que significaba que la “ muy noble ciudad de Santiago “, como apuntaba el historiador Alberto Osorio, ocupara un lugar relevante en la administración Departamental.

Ya a todas luces, esta situación desfavorable a la causa secesionista, significaba un escollo y frenaba el mínimo intento libertario por romper los lazos que unía el país a la Gran Colombia.   La ciudad de Santiago era sede del 5° Batallón de Cali, bajo el mando del capitán Jorge Berbey, puntal del gobierno conservador y dispuesto a silenciar las voces disidentes de los veragüenses.

Luego de un panorama confuso y ya confirmados los hechos del día 3 de Noviembre, el pueblo se organiza y unos 300 hombres se dirigen al cuartel, hoy Palacio Municipal, según versiones de don Pablo Alvarado, enarbolando una bandera blanca, a fin de pedirle al prefecto Aníbal García y al jefe del Batallón, el cese de hostilidades. Afortunadamente no se registraron hechos lamentables.

El gobernador ordenó el retiro de la tropa y le expresó al jefe del Cuartel que suspendiera todo acto contra el pueblo. Y no resulta menos interesante el documento histórico de fecha 13 de noviembre de 1903, que lleva la firma de los miembros del Batallón de Cali, quienes ante el capitán Jorge Berbey, jefe de la Sección de Policía estacionado en esta ciudad, prestaron el siguiente juramento: “ Juro a Dios y prometo á la Patria guardar fidelidad á la República de Panamá, á la cual ofrezco mis servicios tanto como empleado como particular, si fuere necesario ” (Es fiel copia del original).

<>
Publicado el 11 de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, y el 12 de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Fundación de la ciudad de Santiago

La opinión del Educador y Ex Legislador de la República….
.
VICENTE CABALLERO

Fundación de la ciudad de Santiago

.

Para precisar la fecha de fundación de la ciudad de Santiago, estudiosos e investigadores han tenido que acudir al fondo de este peculiar asunto, revisando las fuentes de primera mano en los Archivos Nacionales o extranjeros sobre este y otros temas concatenados a los hechos retrospectivos de la provincia.

En el pasado, se han lanzado meras suposiciones en torno a la fundación de Santiago, pero sin el sustento documental que respalde tales afirmaciones. No obstante, ya el Dr. Alberto Osorio en su obra “ Santiago de Veragua Colonial ”, de reciente publicación, manifiesta “ que en el manuscrito 2930 de la Biblioteca Nacional Madrileña, la ciudad de Santiago ya existía en 1621 (folio 159) ”.

Este eslabón perdido, como en lo personal le he denominado, ha marcado cualquier cantidad de hipótesis por quienes hemos sido atraídos por el afán de llegar al fondo de este suceso histórico, talvez, con cierto calor emotivo.

Efectivamente, en el marco de la celebración del Congreso Internacional, “ Veragua: 500 años, pasado, presente y futuro ”, celebrado el 8 de junio de 2008, el cual tuve el honor de presidir; en hora buena, el historiador don Mario Molina, en la voluminosa obra de dos Tomos, “ Veragua: la Tierra de Colón y Urracá” , ofrece datos precisos para hablar con cierta propiedad de la fecha de fundación de la ciudad de Santiago.

En efecto, apunta Molina, que “ el cronista Juan Diez De La Calle en su obra “Colección de Documentos de la Historia Eclesiástica y Civil de América ”, precisa que “ la ciudad de Santiago de Veragua fue fundada el 23 de octubre de 1621 ”.

El cronista hizo una relación donde da a conocer las ciudades y pueblos indígenas del reino de Tierra Firme. Otros testimonios acerca de la existencia de la ciudad de Santiago la vieja, como se llamó en documentos coetáneos que dan informes sobre su traslado en 1637, proceden de otras referencias y valiosos documentos inéditos, afirma Molina en su obra.

De manera que existen dos momentos bien definidos en las páginas de la historia de Santiago, que muy bien ha plasmado el amigo Molina: la ciudad de Santiago de Veragua la vieja de 23 de octubre de 1621 y la nueva de 1637.

Le corresponde a la municipalidad de Santiago valorar estas informaciones documentales, debidamente sustentadas, ante los 388 años de fundación de la ciudad, que no puede ni debe pasar por alto, para adoptar una posición histórica y responsable antes estos acontecimientos que han mantenido en el limbo el pasado que la presente generación debe comprender, mediante la celebración de una solemne sesión protocolar, con la presencia de los historiadores panameños, como una mínima expresión de la comunidad, de apreciar este hecho histórico y preparar para el futuro otra manera de ver este acontecimiento, de tal suerte que nos permita preparar un balance del papel y desarrollo de esta Región, tierra histórica, punto central y ombligo del país, de relevancia notoria en el proceso de la conquista y colonización llevado a cabo en Panamá.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El turismo rural y ecológico en Panamá

La opinión del Docente y Ex Legislador de la República…. .

VICENTE CABALLERO DIAZ

.

El turismo rural y ecológico en Panamá

.
Un tema sacado a la palestra es el de las facilidades que deberá ofrecer el país al desarrollo del turismo en general.   Al entrar al tema, nos remontamos al concepto que tiene la Organización Mundial del Turismo de la ONU, cuando dice que este gran movimiento de todos los países, “ comprende las actividades que realizan los turistas cuando salen de su hogar habitual a otros parajes por un tiempo no mayor de un año ”.

Pero cuando se trata este vital rubro de la economía nacional y de los países del mundo, aquí se nos viene la idea de que estamos hablando de la ciudad capital exclusivamente.   Desde la antigüedad, con la celebración de los Juegos Olímpicos en la ciudad Olimpia, pasando por la Edad Media, Moderna y Contemporánea, esta actividad ha fortalecido la economía de muchos países de América Latina, El Caribe, América del Norte, Europa y Asia.

Desde luego, por ello existe una organización en cada Estado que vela porque se brinden las mejores condiciones al turista, sobre todo seguridad.   Por todo lo que ha significado este movimiento que ha sido una industria y motor del progreso, países con otra visual han elevado esa dirección a Ministerio de Turismo.   Pero este no es el caso en Panamá, donde siempre se ha pretendido concentrar este movimiento marginando el turismo rural y ecológico, inclusive del turismo cultural y religioso.

Es que en el interior tenemos lugares bien identificados y cada provincia cuenta con sitios de interés turísticos, a muchos de los cuales la Dirección rectora debería prestar atención, si queremos pensar en el desarrollo equilibrado de los intereses de la Nación.

A mi juicio, debemos actuar con mayor visión y, debe ser tarea de las regionales de Turismo levantar un inventario muy propio de la Región con todas las facilidades que ofrecen dichos lugares.   Estoy convencido, por lo que he podido observar, de que los extranjeros que arriban al interior buscan un rincón para palear el estrés de las inseguras y convulsionadas metrópolis.

El turista no llega a Panamá ni al interior para pasar su tiempo en bares o cantinas. Ese no es su propósito fundamental.   El turista viaja por placer, por conocer, por llenar su espíritu de nuevas experiencias y ampliar su horizonte cultural.    Panamá, por su posición geográfica, debe prepararse mejor y explotar el turismo rural y ecológico, ofreciendo los mejores paisajes del interior, sitios religiosos, culturales, históricos y naturales.

Veraguas es la única provincia en el planeta bordeada por dos océanos. Una de las islas más importantes del Pacífico declarado Patrimonio de la Humanidad.   Playas reconocidas mundialmente y, todo ese conjunto natural e histórico, exige una nueva visión del Veraguas de hoy.

Impulsar el turismo hacia el interior del país no es tarea fácil, pero con una mentalidad de cambio, se podrá hacer.
.

<>
Publicado el 24 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, y en Hora Cero, el Diario Digital de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Creación del Ministerio de Cultura

.

Creación del Ministerio de Cultura

.

Vicente A. Caballero Díaz

.

A partir de los años 1963-1964, venimos incursionando en el rescate de los valores culturales en Veraguas. Con un grupo de amigos y profesionales se formó el Comité pro Museo de Veraguas; posteriormente, en 1965, mediante Acuerdo Municipal, se creó el Museo Municipal y la Escuela de Música, ésta última iniciativa, sin mayores éxitos.
.
Luego en el año 78, se abrió paso el Comité de Cultura de la Provincia el cual, al final, dio lugar al Patronato Pro Cultura de Veraguas, constituido con su personería jurídica en 1995, luego de haberse creado mediante Ley No. 27 de 17 de diciembre, El Museo Regional de Veraguas, una batalla ganada luego de 40 años de incesante labor.
.
Este tipo de acciones le permite al hombre ser protagonista dinámico del progreso cultural y del desarrollo. Reconozco que se han efectuado esfuerzos e inversiones en el campo de la promoción, cooperación y desarrollo cultural, pero existen todavía en nuestro medio, facetas vírgenes en el ámbito del patrimonio cultural nacional por explotar.
.
Posiblemente, estemos hablando de una nueva legislación cultural que apunte hacia las riquezas naturales en los campos, en el área indígena y en pueblos, que indirectamente viven marginados y que tiene que ver con la “industrias culturales” y todo lo que el hombre hace.
.
Eso es cultura, “es la síntesis de los valores materiales y espirituales que ha alcanzado el pueblo como conjunto de formas y resultados de la actividad humana difundida y consolidada en el seno de la colectividad, en permanente actualización”, como bien afirmara mi gran maestra, Reina Torres de Araúz.
.
La cultura desprovista del meritorio rol que debería empujar en nuestros tiempos, vive huérfana y hasta desprovista de los recursos y su capacidad operativa. La cultura debería estar al lado de la Educación, de la Salud, del Ministerio de la Familia y Desarrollo Social, del MIDA, de Economía y Finanzas, por lo que, por nuestra posición de país de tránsito hace más propicia la idea de elevar al rango de Ministerio de Cultura, lo que en nuestro tiempo se conoce como INAC.
.
Es un atrevido reto y hasta una locura, pero esos recursos humanos diversificados que están allí en las Escuelas de Bellas Artes, en los centros privados de la cultura y el folklor merecen, a mi juicio, un tratamiento especial.
.
Hay recursos culturales marginados en los campos y pueblos que exigen una especie de Banco de Datos, en el marco de un relevantamiento cultural en todo el país, tal como he venido planteando en Veraguas desde el 2004. Y esta idea se ha puesto en práctica en otras naciones quizás más golpeadas que Panamá. Tal vez, estas acciones, minimicen gastos en el futuro.
.
Definitivamente, de lograrse la creación del Ministerio de Cultura, hay que trabajar en una planificación bien pensada en lo pertinente a una adecuada utilización del recurso humano y a una eficiente administración de la cultura.
.
Contamos con el recurso humano, existen Museos Regionales, Casas de la Cultura, Monumentos Históricos, Monumentos Conmemorativos, Sitios de interés nacional; un Canal de Televisión del Estado, Emisora Estatal y una variedad de medios dispersos que significan erogaciones cuyos resultados no se han contabilizado y que merecen una centralización y dirección en dicho Ministerio, no para adoctrinar y hacer propaganda política para el Estado que no requiere hacerlo, tal como ocurrió en épocas pasadas.
.
Ponemos al Ministerio de cultura frente a la delincuencia y corrupción y la primera con la cualidad de elevar la calidad de vida, la eficacia y el desarrollo de la Nación.
<>

Publicado el 23 de julio de 2009 en el diario El Panamá America, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

<>

De vuelta al aula para educar

De vuelta al aula para educar

.

VICENTE A. CABALLERO DIAZ

El profesor Federico Velásquez, catedrático de la Universidad de Panamá, en sus magistrales clases de mi primer año de la carrera de Geografía e Historia, puntualizaba con justificados razonamientos que la educación siempre ha de estar en crisis. Los avances tecnológicos, los descubrimientos científicos y hallazgos sorpresivos así lo determinaban.

Pero una cosa es esa brecha provocada por los hechos históricos de los tiempos, otra es la degeneración provocada por la negligencia, la indiferencia y el poco importa por parte de los gestores del proceso educativo, llámese hoy, la gran familia o comunidad educativa.

Apreciamos que ese panorama oscuro forma parte de la desintegración familiar, el desempleo, la pobreza, la desigualdad social, el surgimiento de una conducta social de antivalores que hoy, entre otros, corroen progresivamente a la familia.

Pero la famosa frase “vuelta al aula” , tomada por la señora ministra de Educación, acertadamente, conlleva también la toma de la bandera de Educar. Educar para que el infante, el joven o el adolescente se sientan más importantes, no solo como parte de un proceso técnico de enseñanzas, sino de su propia Escuela. Esta mística se ha perdido y nos importa un comino con la estructura física del plantel. La vuelta a Educar conlleva el deseo de sobrevivir, de llegar a ser más útil, a compartir con otros seres y compañeros de escuela a quienes debemos respeto.

Educar: ¡he aquí el arma más poderosa de que disponen los pueblos y de los ciudadanos que aspiramos a la convivencia y a la justicia social! Volver al aula para Educar, frase que suena hueca y se pierde en la atmósfera de los Centros Educativos, pero que tiene que bajar para fortalecer la conciencia nacional y hacer del alumno un ser útil, con elevados deseos de superación, con hábitos y actitudes deseables, que aprecie su vida como un ser pensante, autocrítico y de nobles sentimientos.

Educar a niños y jóvenes, no con un sentido de informar para cumplir una formal exigencia de papeles que se pierden en las frías gavetas administrativas. De vuelta al aula, no solo para transmitir conocimientos y experiencias. Educar en el aula para provocar aspiraciones y nuevos juicios en lo intelectual, social, económico, espiritual y tantas otras virtudes, hoy están empañadas.

El docente tiene que volver al aula con responsabilidad y puntualidad, con entrega, con alma y corazón, para que el padre de familia y el alumno brinden cariño y así rescatar su liderazgo. Volver al aula para Educar con libertad sin trabas provocadas por leyes traídas por los cabellos, con argumentos desfasados. Despertar en ese educar, al niño o al joven el cultivo de la belleza, de las artes, de la expresión oral, de las letras, de la poesía, el teatro, la comedia, los concursos y boletines mensuales que recogen la vida social, intelectual o educativa de la comunidad educativa.

De eso se trata, mi estimada señora ministra de Educación.

Yo viví 30 años en la educación y tuve la hermosa oportunidad de dirigir la Escuela Secundaria Nocturna y el glorioso Instituto Urracá. Y se hacían tareas propias de relaciones humanas dentro de un clima de responsabilidad y respeto.

Volver al aula para educar, como lo indica el apostolado de la enseñanza.

Dice el refrán que los tiempos pasados fueron mejores, pero estamos a tiempo, señora ministra, de rescatar esa bella época.

<>

Publicado el 12 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá,  a quien damos todo el crédito que le corresponde

El pueblo no debe pagar los platos rotos

El pueblo no debe pagar los platos rotos

.

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ

.

Me refiero en esta ocasión a la crisis social y política en que está inmerso el hermano pueblo hondureño.

Sin llegar a penetrar al meollo del problema político de este país, pues es materia propia de ese Estado, no cabe dudas de que la problemática actual tiene sus repercusiones en el plano regional y hasta mundial.

Organizaciones de todo corte político, ideológico o empresarial han expresado su inquietud dentro del contexto del derecho y de la autodeterminación de los pueblos.

Y a raíz de la destitución del presidente constitucional de la República de Honduras, señor Manuel Zelaya, han surgido diferencias y argumentos que justifican o no el hecho público del derrocamiento de dicho mandatario por el Congreso y otros entes de la justicia de aquel país, cuyas causales deben manejar los propios hondureños que conviven su realidad social, económica o política y otras interioridades que solo ellos podrán descifrar.

Pero quiero aterrizar y llegar al punto en cuestión.

Por las experiencias vividas con otros países no muy distante del área, un confinamiento de la población, un cerco económico motivado por presiones comerciales en su más amplia expresión, constituirá otro grave error y crimen social que va a golpear a una población que no soporta su pobreza extrema, según marca así las estadísticas.

La medida económica y hasta militar contra Honduras, aupada por los integrantes de los países que forman la llamada Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y otras sanciones posibles emanadas de la Organización de Estados Americanos y organismos de la región, van dirigidas directamente a malograr la paupérrima situación social del sufrido pueblo hondureño, y no concibo que, debido a acciones de políticos irresponsables, se vuelva a repetir en ese sector otro fenómeno parecido al huracán MITCH del año 98, causa de graves desastres de la economía, lo cual incidió en la pobreza.

La experiencia histórica, considerando el retroceso reciente en el caso de la hermana República de Cuba, por la Organización de Estados Americanos al reconocer su falla, ocasionada por las sanciones económicas y marginación, aún están fresca en el tapete.

Creemos en el Estado de Derecho, en el Orden Constitucional y en la libertad de los medios de comunicación fustigados por gobiernos que, incluso, hoy día se amparan de esos derechos que nos comprometemos defender.

Pero en ese espejo tienen que mirarse muchos países y presidentes de América Latina y del mundo que hoy pretenden “meter la mano” para apagar el fuego, cuando en su propio país “arde el rancho”.

<>

Publicado el 4 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos todo el crédito que le corresponde.