La opinión de Ex Legislador autor de la Ley de la enseñanza del cooperativismo en Panamá…

.

Vicente A. Caballero Diaz 

Propicia es la ocasión, en el marco del Día Internacional del Cooperativismo, para traer al tapete con reflexión la Ley de la Enseñanza del Cooperativismo en Panamá, pues representa uno de los aportes más positivos de la Asamblea Legislativa en el año de 1990.

Efectivamente, la Ley 12 de 5 de octubre de 1990 estableció la enseñanza del Cooperativismo en los Centros Educativos del país. Destaca la integración de contenidos programáticos de algunas asignaturas de los planes de estudios y su flexibilidad permite la aplicación de forma progresiva en diversas materias. Precisa que la enseñanza de esta filosofía social debe combinar los aspectos teóricos y prácticos con sentido eminentemente didáctico. Este principio marca una brecha educativa que no se ha superado en los 20 años de existencia de la Ley. Una mora administrativa y educativa, que el péndulo educativo marca como un grave atraso en la formación integral del estudiante.

La Ley va más allá de los contornos escolares. Señala que la Universidad de Panamá debe coordinar, con las universidades existentes y con las instituciones de enseñanza superior, las medidas pertinentes en la formación y capacitación del personal docente, encargado de orientar el aprendizaje del cooperativismo a nivel universitario. La Ley fue clara y precisa, más las instituciones del Estado, y especialmente el Ministerio de Educación, han caminado a zaga de una doctrina socioeconómica, que encaja perfectamente bien en Panamá ante una realidad social que nos asfixia.

El Ministerio de Educación tiene que tomar la rienda que, en este sentido, le consagra la Ley No. 12 y no puede ni debe relegar este compromiso moral y legal. El IPACOOP, por otra parte, como rector del movimiento cooperativo y otros entes co—responsables, no deben bajar la guardia en cuanto a la colaboración permanente en los aspectos teórico—prácticos que deben realizarse en los centros educativos y, por ende, la asistencia necesaria. A veinte años de aprobada la Ley, se impone una revisión del esfuerzo invertido y, especialmente, una evaluación del currículum de educación cooperativa. De este ejercicio tendrán que aflorar nuevas estrategias que enrumben el movimiento cooperativo, más eficiente y dinámico. Cada provincia debe levantar un mapa de su propia realidad cooperativa.

Nuestra Constitución Política señala que ‘la educación es democrática y fundada en principios de solidaridad humana y justicia social’. Inserto en este principio constitucional se encuentran los principios cooperativos. La educación se aboca como siempre a un desarrollo integral del hombre, una educación más humanizante, que eleve los valores de la persona, su dignidad y la solidaridad. Y, precisamente, la educación cooperativa, es una alternativa en nuestro medio la cual hemos despreciado, aún en las organizaciones cooperativas locales.

<>

Artículo publicado el 3 de julio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Una trampa de muerte

La opinión de…

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ

Ante los múltiples problemas y quejas, cambiemos la brújula. En esta ocasión para hacer un breve comentario en torno a la desastrosa situación de la carretera Panamericana, expresión sincera de indiferencia y trampa de muerte que lo es a todas luces.

El riesgo que este trayecto de unos 250 kms. de la ciudad de Santiago a Panamá representa, salvo pequeña diferencia, es un tema que debe llamar la atención a las autoridades indicadas. Largos tramos totalmente en la tenebrosidad, en las tinieblas o penumbra complican la habilidad o astucia del dueño del volante.

Una ausencia de señalización o casi ninguna señalización, los conductores pueden apreciar para llevar un mejor control de la nave. No existen líneas divisorias centrales ni mucho menos los llamados ‘ojos de venado’ o algo que permita un mejor y adecuado manejo para escapar de las trampas y de la muerte. Los señores conductores han de compartir conmigo estos comentarios que lo hacemos, no como una simple crítica al sistema, sino como un llamado férvido de atención a la Autoridad Nacional del Tránsito y Transporte Terrestre, para que baje a la realidad del interior del país y perciban así un panorama diferente y una cruda realidad.

Igual anomalía la podemos apreciar a lo largo de los ‘hombros’ de la carretera, en donde por la falta de signos de advertencia, de dirección o de guía, la imaginación y la pericia en el manejo apartan a los ocupantes del vehículo, de la muerte. No invento en este discurrir del tema; el problema asoma así de sencillo en el diario conversar con los conductores, inclusive, versados en el manejo.

Considero muy respetuosamente, que hay que hacer un alto y adoptar los correctivos que las circunstancias ameritan, sin mezquindad para con los gastos que haya que asumir por la seguridad de las personas y la mejor conducción del auto.

Si las autoridades no toman carta en el asunto, tendrán que cargar moralmente, una vez más, sobre sus verdaderos hombros todo tipo de accidentes que se originen, debido a las causales que se han identificado a lo largo de la carretera Panamericana que he denominado la ‘trampa de muerte’ a lo largo de la cintura del Istmo de Panamá.

No he descubierto el agua tibia ni nada nuevo estoy aportando. Se trata de un gran problema social que pretendo exponer con comedimiento y ecuanimidad a la luz de los mejores intereses de la sociedad. Si esta misma sociedad aporta al Fisco Nacional y paga sus impuestos, entonces, se merece un trato preferencial, brindando mejores vías de comunicación, confortables y seguras.

Y, finalmente, percibo a primera vista, que no hubiese supervisión por parte del Ministerio de Obras Públicas de lo que aquí hacemos referencia. Esa ausencia fiscalizadora es notoria, por cuanto no quiero creer que con el beneplácito de la institución rectora de obras se cometan yerros en grave perjuicio para los usuarios.

<>

Artículo publicado el 13 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Desafíos y retos de la participación ciudadana

La opinión de…..

ccccc

VICENTE CABALLERO

El título del artículo me lleva a magnificar la interesante disertación, a no dudar, del Dr. Raúl Leis, en el Auditorio del Centro Regional Universitario (CRU) de Veraguas.   Se trata de la magistral conferencia que tendrá lugar en esta ciudad, bajo el título “Desafío y retos de la participación ciudadana para el desarrollo integral de la ciudad de Santiago”. Y complementaría aseverando que no se restringiría solo a la capital de provincia, sino a la Región.

Motivados por el Patronato Pro Cultura de Veraguas, el Club 20-30 y el CRU, se tratará de congregar a las organizaciones cívicas y personalidades que piensan y caminan con ideales comunes, sienten igual o parecidas inquietudes sociales enfocadas en una misma dirección: encontrar soluciones reales y efectivas ante las adversidades y la problemática actual.

La sociedad civil en el interior también cuenta y tendrá que fortalecerse con sangre nueva y elementos que aspiren de verdad a hacer cambios en beneficios de la comunidad. Se ha definido a la sociedad civil como la “ diversidad del conglomerado social con categoría de personas de carne y hueso que se reúnen para tomar decisiones públicas que conciernen a todos ”, independientemente de su filiación política, creencias o condiciones económicas. Aquí tendrá que prevalecer eminentemente el carácter cívico que también se moviliza en las esferas por el respeto de los derechos ciudadanos ante el abuso del poder.

Históricamente en Panamá los gremios educativos, médicos, obreros, campesinos, indígenas y estudiantiles han sabido ocupar su rol en momentos cruciales. La Cruzada Civilista, movimiento nacional de hace dos décadas, es el mejor ejemplo de lo que es capaz el ciudadano en defensa de las estructuras democráticas y frente al abuso de toda índole. El civismo es tan antiguo como la Humanidad. Cuando el grupo social une esfuerzos para llevar a cabo una obra, está haciendo sentir el peso específico del civismo, elemento que no podemos agotar en luchas estériles. El civismo y la sociedad civil, son un bastión de incalculable valor para el sustento de la democracia, de las libertades y el respeto de los valores humanos en cualquier país.

Frente a los abusos, la sociedad civil no puede permanecer de brazos cruzados, porque ello constituye complicidad ante irregularidades que pueden afectar todo proyecto dirigido al desarrollo general. La sociedad civil, por ende, tiene que aportar alternativas de solución ante la crisis social o económica. No podemos caminar de espaldas a una realidad que nos afecta a todos. Una realidad globalizada, una sociedad dinámica y un mundo único, exigen también la participación de los medios, las iglesias y las empresas ante los retos y desafíos que presenciamos diariamente.


<>

Este artículo se publicó el 21 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Veraguas y Coiba: dos grandes impactos turísticos

La opinión del Educador y  Ex Legislador de la República …..

.

VICENTE A. CABALLERO

En el año 2005, el Gobierno Nacional tomó la decisión histórica de declarar a la provincia de Veraguas, como Zona de Desarrollo Turístico de interés nacional. La decisión, a mi juicio, fue bien acertada pero que hay que retomar para realmente crear las condiciones turísticas que impactaran en lo cultural, social y económico.

La Zona 10ª de Veraguas, como así se denomina, comprende casi todo el sur del Golfo de Montijo, Las Palmas, Río de Jesús, Soná y el recién creado distrito de Mariato y las islas que lo circunda, un elemento de juicio que sirvió de sustento para la creación de dicho Distrito.

Pero no muy distante, Veraguas cuenta con el Parque Nacional Marino de la Isla de Coiba, considerado como uno de los diez sitios importantes para bucear en el mundo, considerado por los versados, “como el segundo hogar de arrecife coralino más grande del Pacífico Oriental” y el mejor buceo “que se puede encontrar a lo largo de la Costa oriental del pacífico de Colombia a México. Coiba es la Isla más grande de Centroamérica. Se encuentra a unos 20 Kms de las costas de Veraguas y pertenece al parque nacional más grande de la República, con una superficie marina de casi 300,000 hectáreas. En este emporio de riquezas marinas se encuentran 8 islas menores y 30 islotes. Su naturaleza casi original, sus manglares que conservan especies desconocidas, sus bosques, sus cristalinas playas, su abundante y sin igual flora y fauna, constituyen atractivos que el panameño no ha sabido evaluar.

Todos este complejo mundo natural casi invaluable, sirvieron de fundamento para que el Parque Nacional de Coiba, fuera declarado por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad.

Constituye una ignorancia histórica, el pretender tan siquiera, volver a la colonia penal de Coiba de los años 1919 cuando fue creada como tal. Ya en muchos países cercanos que implantaron ese sistema, superaron ese estilo de condena.

El Parque Nacional de Coiba, es un reto para el IPAT, el Ministerio de Obras Públicas, para los municipios colindantes y, esencialmente, para todos los organismos que promueven el desarrollo. Para hacerle frente a ideas recalcitrantes cuya misión de un Órgano del Estado es promover el desarrollo, se hace necesario explotar la floreciente Bahía Honda, puerto natural internacional de gran calado en el Pacífico; representa ampliar con toda la regla el Aeropuerto Rubén Cantú y dotarlo de luminarias para aterrizajes nocturnos; significa el establecimiento de un plan vial en el sector, pues las mejores tierras aptas para la agricultura en Veraguas se ubican en el Valle de Quebro, Arenas y Mariato, así como al Sur de Soná y Las Palmas.

Como podemos apreciar, se trata de un programa de desarrollo serio y responsable. La Declaración de Veraguas como zona de desarrollo turístico y Coiba, Patrimonio de la Humanidad, no debe quedarse en una simple declaración histórica.


<>

Este artículo se publicó el 20 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Centros deportivos en áreas indígenas

La opinión de…..

.

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ.

Pareciera un sueño, pero pronto en la comunidad de El Bale, Distrito de Ñurum, Comarca Ngöbe Buglé, en las tierras altas de Veraguas, se proyecta, atinadamente, la construcción, equipamiento y habilitación del CENTRO DEPORTIVO CULTURAL.

Esta idea representa una innovación y un hito histórico en la cultura y en el deporte, pues será un Estadio de Beisbol modelo enclavado en el corazón de la gente campesina e indígena.

Aunque pareciera una paradoja que semejante obra igual a cualquier estadio moderno como el de Chitré, David o Santiago se levante en un sector golpeado por la pobreza, no es menos cierto que se trata del despegue de un complejo cultural amarrado con la salud, educación, recreación, el turismo interno y nacional, pues se trata de promover el desarrollo general de la gente del campo, campesina o indígena, frente a los anti valores, la corrupción, el vicio y la violencia.

Cuando se siembra esperanzas en el campo, se estará recuperando la familia y la sociedad.

Lo interesante del proyecto, es que se ha impregnado de contagio positivo entre la gente, identificadas con el futuro. Debemos destacar que esta idea camina en torno al Centro Misionero de Nuestra Señora de Guadalupe, en El Bale de Ñurum, Comarca Ngobe. Es digno de mencionar que los Corregimientos de Cerro de Plata, Las Cruces, El Picador y San José, del Distrito de Cañazas; Agua de Salud, Guibales, Guayabito y El Bale, área comarcal, serán los beneficiados directos de esta obra, única en Panamá y, me atrevería afirmar, en Centroamérica o América Latina.

Indirectamente, estoy ligado a este Centro Religioso, pues asistí a la ceremonia de inauguración durante la jefatura de Monseñor José Dimas Cedeño, acto memorable, digno de recordar. Pero hoy día, tenemos que reconocer la obra titánica, misionera y visionaria del sacerdote Roberto González, quien es el autor de este proyecto integral por la cultura, la educación y la salud del hombre del campo.

No ha flaqueado en ningún momento y sigue moviendo resortes y tocando puertas, para culminar esta idea, con el aporte de Organizaciones Internacionales y locales. Pese a lo difícil que representa empezar una odisea en áreas apartadas, se ha avanzado en casi un 30%, por lo que, el pionero de la obra, espera inaugurar este sueño el 12 de diciembre del año en curso, Día de la Virgen de Guadalupe, con la presentación de la novena de Veraguas y otras Provincias.

Pues el estadio cumple con los requisitos oficiales, con drenajes, grama, parques familiares alrededor del mismo y todo cuanto constituya atractivos y novedades en el quehacer deportivo.

Este paso gigante que ha dado el Reverendo González, merece el apoyo decidido de Instituciones locales, de Pan Deportes, del Ministerio de Educación, MIDES y, por ende, del Gobierno Nacional. Permanecer con los brazos cruzados equivale a darle la espalda al progreso y al compromiso social. Construir sobre ideas, es construir para la comunidad y la eternidad.

<>

Este artículo se publicó el 5 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Reflexiones ante el nuevo año escolar

La opinión del Educador y Ex Legislador…..

.

VICENTE CABALLERO

Consciente del desafío de nuestros tiempos en el ámbito educativo y que, por ende, involucra a los actores pedagógicos e implica la acción de la Escuela ante su rol de integración del niño en el medio físico y social, elaboro estas reflexiones desde mi esquina de educador jubilado. No podemos tapar el sol con la mano. Existen “Conflictos educativos”, motivados por intereses, por la crisis de arrastre en la educación o por posiciones de liderazgo.

Es vital el aporte de los educadores ante la necesidad de un cambio de actitud en su misión para contribuir al éxito escolar. Se ha afirmado que los responsables de la educación del niño y jóvenes son los padres de familia, docentes y directivos. Si ello es así, cada estamento debe asumir su rol.

La función orientadora de los padres y del docente constituye peso específico y se transforma en columna vertebral. Esto implica mayor preocupación por comprender al alumno y la problemática que lo rodea, para que encuentre salida a sus dificultades, y así pueda lograr plena incorporación a la sociedad que demanda una conducta digna y responsable.

Esta fórmula encuentra escollos debido a conflictos matizados por las emociones. Conflicto entre docentes, entre docentes y alumnos, entre docentes y padres de familia, entre docentes y directivos, entre alumnos, entre padres de familia y, finalmente, entre la escuela y la administración de la educación nacional.

Es un tema complejo que amerita abordarlo con objetividad de parte y parte, de tal suerte que los triunfadores sean la educación nacional, el bienestar de la niñez y el progreso de la Nación. Por ello es necesario afrontar el conflicto y no dejarlo que prospere por temor, pues ello conduciría a una debilidad que perjudicaría las relaciones en la enseñanza.

Debemos afrontar los casos democráticamente, para generar un diálogo abierto y ameno que genere críticas constructivas y prácticas liberadoras de prejuicios y egoísmos. Sin lugar a dudas en la mayoría de los Centros Educativos los conflictos destruyen el éxito de la labor, que perjudica el funcionamiento de la organización escolar.

El docente y los directivos están en el deber de analizar y llevar a la práctica medidas para minimizar las causas conflictivas y abordar las soluciones. Evitar el conflicto no es sinónimo de sometimiento férreo, sino de eficacia en la conducción de la Institución, por parte de la Organización educativa, que debe aspirar a ser modelo en la vida escolar.

El ministro de turno, tiene que rodearse de un equipo humano que empuje de verdad, con autoridad profesional, el carro del progreso. La tarea, finalmente, deben abrazarla los medios, la Iglesia, grupos cívicos, las autoridades, los padres de familia, directivos, educadores y estudiantes, teniendo como faro el Rector de la Educación Nacional.

<>

Este artículo  fue publicado el 13 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.


Lo bueno, lo malo y lo feo del FIS

La opinión del Docente, Político y Ex Legislador de la República…..

.

VICENTE CABALLERO

Callar ante la saturación de un ambiente cargado de tanta irresponsabilidad ciudadana, para mí era un pecado imperdonable.  La Estrella de Panamá, La Prensa y los otros medios se han hecho eco del asfixiante panorama político que comprenden las oscuras movidas realizadas por los distintos estamentos que se pegaron de la “ubre ubérrima del Fondo de Emergencia Social, llámese hoy Fondo de Inversión Social”.

La principal portada es que detrás de ese mamotreto inteligentemente planificado se escondió la corrupción, la infección, podredumbre y demás elementos que hoy expiden pus, motivado por quienes usufructuaron los beneficios personales derivados de una institución llamada a palear los sensitivos problemas de las comunidades.

Por ello afirmo que existe una realidad política impúdica que ningún ciudadano que se considere panameño puede aceptar en estos tiempos que, supuestamente, habíamos superado.  No estamos frente a los mandos de la dictadura, cuyas decisiones generaron toda clase de actos que intimidaban al ciudadano común.  En consecuencia, no es cuestión de leyes para adecentar el país. Es cuestión de adoptar, ahora, una vertical decisión de adecentamiento general. Ese es el gran reto del Gobierno.

Ciertamente, el eslabón del FIS muerde la cadena de sucesos que tiene en el banquillo del Ministerio Público a hombres prestantes de la clase política y a otros que presumiblemente pueden estar en la mira.   Son millones de dólares que se han esfumado, extraídos de las arcas del Estado disfrazados de proyectos o donaciones, con el único fin de perpetuarse en el poder y continuar anestesiando a los ingenuos. Le corresponde al Gobierno del cambio atisbar el comprometido futuro del país; asestar sin titubeo las medidas que le permitan al Panamá de hoy vislumbrar un futuro más seguro, atalaya de un mejor amanecer.

Rescatar los millones no es tarea fácil, pero tampoco imposible.  Esa función es la fundamental a realizar por quienes tienen la responsabilidad de poner orden. En tanto niños mueren por lombrices; asediados por el hambre y la desnutrición; hospitales y centros de salud padeciendo por falta de insumos; en tanto se agrieta la canasta familiar y la energía promete elevar su costo y se profundiza el estado crítico de la red vial, entre el complejo mundo de las necesidades imperiosas, resulta gracioso utilizar el dinero del pueblo para asegurar un cargo de elección popular. Ocasionar una lesión patrimonial al Estado para promover campañas políticas es una violación al derecho de la gente y una inmoralidad sin nombre en el léxico.

Ganar con ventajismo desproporcionado una elección a costillas del Estado no representa ser un líder carismático ni mucho menos comprometido con los problemas del país.  Toda esta maraña que en hora buena se está despejando y permite alumbrar el fondo del asunto, está indicando la necesidad de hacer reformas profundas a la Constitución y, en el mejor de los casos, la construcción de una nueva.

<>

Publicado el 29 de enero en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.