Los indígenas y la nueva reforma del Código de Recursos Minerales

La opinión del Doctor en Derecho…


ERNESTO CEDEÑO ALVARADO
abogado@ernestocedeno.com

Con la Ley 8 del 11 de febrero de 2011, se reforma el Código Minero en Panamá, en varios aspectos que darán ocasión para acalorados debates en diversos foros. Sin embargo, en torno al tema indigenista, pareciera que la normativa preserva varios aspectos que pretenden fortalecerlos como etnia.  Estos son como siguen:

1.— Todos los planes mineros del sector deben ser motivo de divulgación previa. Esto está legislado en el artículo 29, cuando reza que para la exploración y explotación de minerales metálicos o no metálicos en zonas comprendidas dentro de las comarcas indígenas, el Estado y el concesionario deberán llevar un plan de divulgación para que las autoridades y las comunidades indígenas sean informadas y puedan plantear voluntariamente su punto de vista respecto a la actividad minera.

2.— La minería no puede afectar sus derechos. La norma ut supra, también plantea que las actividades deberán garantizar los derechos de la población en beneficio y cumplimiento de los principios de desarrollo sostenible y protección económica, procurando su participación de conformidad con las leyes que crean dichas comarcas. (Véase el artículo 29).

3.— La comunidad indígena tiene el derecho de emitir sus observaciones, en todo estudio de impacto ambiental. El artículo 30 repite que el estudio de impacto ambiental para el desarrollo de la actividad minera en las comarcas indígenas deberá incluir el impacto social, tomando en consideración las características culturales de la población afectada. El resultado del estudio deberá ser presentado a la autoridad competente, la que les dará copia a las comunidades indígenas a través del Consejo de Coordinación Comarcal o de las autoridades respectivas, a fin de que puedan presentar sus observaciones en un término no mayor de treinta días.

4.— La producción de la minería, debe honrar los mecanismos de producción limpia. El artículo 28 es claro cuando consigna que quedarán sujetas a los mecanismos de producción más limpia en todos los procesos las personas, naturales o jurídicas, que opten por una concesión de exploración o explotación de recursos minerales metálicos o no metálicos.

5.— Los concesionarios deberán cumplir su plan de desarrollo social empresarial en la etnia y en toda la minería. Esto lo ordena el Artículo 32 ibídem, cuando define que las empresas mineras, en atención a su responsabilidad social empresarial, deberán diseñar, desarrollar y ejecutar políticas, planes, programas y proyectos que permitan el logro de objetivos sociales de mejoramiento en la calidad de vida de la población y la prevención y reparación de los daños ambientales en las regiones, subregiones o zonas de su influencia.

6.— Las comarcas ahora tendrán un mayor porcentaje de los beneficios que deba percibir el Estado. El Artículo 26 consigna este presupuesto cuando especifica que a los municipios y comarcas donde se realicen actividades de exploración y explotación minera por razón de una concesión, les corresponderá el 20% de los beneficios que, de acuerdo con el Código de Recursos Minerales, deba percibir el Estado de tales actividades.

Dicho ingreso será recaudado directamente por estos municipios y comarcas, con base en los cálculos que prepare la Dirección Nacional de Recursos Minerales del Ministerio de Comercio e Industrias, y será dirigido únicamente a programas de desarrollo en áreas de educación, salud y proyectos de inversión social requeridos por las comunidades. Del porcentaje establecido en este artículo, corresponderá el 5% a los corregimientos colindantes con los municipios y comarcas en un radio de distancia de hasta 35 kms. de las concesiones donde se realicen actividades de exploración y explotación minera por razón de una concesión.

Este ingreso será transferido directamente a las juntas comunales o comarcas respectivas que lo distribuirán equitativamente entre estas, exclusivamente para programas de desarrollo en áreas de educación, electrificación rural, salud y proyectos de inversión social requeridos por las comunidades.

Por lo antes expuesto, es mi deseo que el tema del pueblo indígena en la minería, se pueda analizar sin pasionismo ni filosofía política partidaria, preservando siempre los principios democráticos de un pueblo, que se debe siempre tener en cuenta.

 

Este artículo se publicó el 14 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Sí a la Tolerancia !

La opinión el Jurista…

Abel Vergara Lopez

Indígenas cerraron la Vía Interamericana en Pacora, provincia de Panamá y no permitían el paso hacia la Cárcel La Joya, para llevarles alimentos a los detenidos.    En San Félix, provincia de Chiriquí, fue retenido y golpeado el representante del Ejecutivo, el viceministro Luis Ernesto Carles, quien les prometió podrían manifestarse sin ser reprimidos por la policía. Un comunicado de la Presidencia no ha sido suficiente para calmar a los manifestantes de la comarca gnöbe, quienes exigen igual que los habitantes de la cuenca del Bayano en la capital, la derogación de la recién aprobada ley minera.

 

Los grupos indígenas quienes hoy se han manifestado cerrando vías, detuvieron en Pacora, a un miembro de su propia etnia pues no estaban seguros de su posición ante la nueva ley.   La intolerancia que hoy se vive, nos está llevando a pasar de ser un pueblo alegre y folklórico, que antes parecía sólo pensaba en fiestas como el carnaval, a convertirnos  en un pueblo violento, que no ha sido tradicionalmente nuestra naturaleza.

 

El cierre de la vía Interamericana afectó a miles de personas en Pacora por más de seis horas. Crear el caos para llamar la atención, no sólo afecta al funcionario que intentó llegar a un acuerdo en San Félix, que le costó por suerte sólo un gran susto, sino a toda la población que requiera trasladarse hacia o desde cualquier lugar. En la vía Transístmica por su parte, los jubilados que aún esperan su aumento, amenazan con cierres diarios y contínuos, hasta que se les cumpla.   En pocos días está por iniciar un nuevo año escolar y los educadores parecen más preparados a realizar protestas, que a la enseñanza en las aulas;   y con el inicio de la construcción de los trabajos del Metro en la capital, lo que se vaticina es un verdadero pandemonium.

 

Qué podemos esperar en los días previos a la fiesta que paraliza el país y en los días posteriores a la misma. La realidad es que sin tolerancia, nada se puede lograr. Somos un pueblo pacífico y como tal, esperamos que nos visiten en pocos días miles de turistas, que si ven lo que está ocurriendo, de seguro que lo pensarán antes de viajar.

 

Demostremos que podemos comportarnos como el país civilizado que aspiramos ser. Sí a la Tolerancia !

<>
Reproducción de nota publicada el  15 de febrero de 2011 a las 22:59 en Facebook y etiquetada en nuestro muro por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Nuestros antecesores

*

La opinión de…

Marisín Villalaz de Arias

Los indígenas fueron los primeros habitantes de nuestra América con su cultura y sus tradiciones. Cuando los españoles llegaron los encontraron y los maltrataron sin respetarlas y robaron sus riquezas. Es por esto que respeto a los que quedaron y sus descendientes.
Sin embargo, no comulgo con ellos en algunas circunstancias y en su relación con el resto de la población de sus países. Hablo específicamente del caso de Panamá donde no se ha desarrollado una política indigenista y nadie ha intentado involucrarlos en la vida nacional, llevándolos al subdesarrollo y a la pobreza.

En 1964, conversando con un indígena de mi partido, me refería que regresaba de un congreso en Suecia sobre la cultura indígena de Latinoamérica; recuerdo una conclusión a la que llegaron: a los indígenas hay que adaptarlos a la vida del país y que se sientan parte del mismo ya que, solitarios solo logran vivir en la pobreza y en el olvido.

Lamentablemente, en el gobierno del Dr. Pérez Balladares se les adjudicó una gran cantidad de tierras llamándolas comarcas que no han hecho más que daño en vez de beneficio. El gobierno debe darles escuelas, centros de salud, médicos y demás, pero ellos tienen sus propias leyes por las cuales se rigen ignorando las nacionales. Viven exclusivamente como quieren sin avanzar, sin suficiente educación, con sus propias autoridades y exigiendo lo que ellos consideran que les pertenece.

Eso, además es discriminación porque a ningún panameño se le regala tierra para vivir ya que debemos comprarlas. Yo respeto sus costumbres y sus tradiciones; pero que piensen que son tan panameños como nosotros, para todo y no para lo que les conviene.

Hace unos días leía que los indígenas vecinos a Cerro Colorado quieren la mitad de las ganancias de la explotación de la mina. No le veo pies ni cabeza porque esa tierra no es de ellos, es del Estado ya que no han pagado ni medio por ella. En San Blas no construyes nada sin el permiso del jefe; lo peor es que luego de concedértelo, te la destruyen porque les da la gana. En cambio, los y las indígenas que se han amoldado al resto del país, avanzan en sus trabajos, adelantan por su inteligencia y su dedicación.

Que miren ese ejemplo y no se alejen de la civilización para que puedan vivir como seres humanos y no se aislen pero exigen al gobierno. Sean panameños como nosotros y trabajen para el bienestar de ellos y del país.

*
<>Artículo publicado el  26  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Costa Rica-Nicaragua: un conflicto absurdo

La opinión del Sociólogo….


GIOVANNI  BELUCHE  V.
gbeluche@prodesarrollocr.com

Que  en pleno siglo XXI dos países centroamericanos, subdesarrollados y pobres, se enfrenten en un conflicto en sus zonas fronterizas, además de absurdo, es sumamente peligroso. Más allá de los argumentos de las partes, la división territorial establecida por las burguesías centroamericanas, en sus diversos laudos, establece que el río San Juan es de plena soberanía de Nicaragua, Costa Rica reconoce esa condición y tiene derecho de navegación para su población civil y sus autoridades (sin armas). La isla Calero, fuente del actual conflicto, está ubicada dentro del territorio costarricense.

Este diferendo ha sido el pretexto para que los gobiernos de Nicaragua y Costa Rica distraigan la atención de los principales problemas que aquejan a nuestros pueblos. Discursos xenofóbicos en los dos países atizan sentimientos de odio, que solo dolor podrían causar a la gente humilde. Ojalá la sensatez impere en los gobernantes para que esta discrepancia se resuelva de manera pacífica. En vez de alentar un falso nacionalismo, deberíamos aprender un poco de nuestra historia centroamericana.

El 14 de setiembre de 1856, un puñado de 180 nicaragüenses derrotó a William Walker y sus filibusteros en la batalla de San Jacinto.   Habían llegado a Nicaragua tras el pacto firmado en 1854 por el entonces mandatario provisional Francisco Castellón, quien acordó con el gringo Byron Cole la llegada de 200 mercenarios de la Falange Democrática, para que le ayudaran a los democráticos (liberales) a derrotar a los legitimistas (conservadores), en la guerra civil que se libraba en el vecino país. Como pago el gobierno entregó tierras a Cole.

Cole traspasó el contrato a Walker, quien tomó Granada en octubre de 1855, para después convocar a elecciones amañadas, en las que se proclamó presidente de Nicaragua en julio de 1856, con la ambición de anexar a Centroamérica a los estados del Sur de Estados Unidos.   El pueblo nicaragüense, nada dispuesto a dejarse esclavizar, se levantó en armas junto con sus hermanos centroamericanos. Del lado de Costa Rica, el presidente Juan Rafael Mora organizó un ejército que asestó golpes contundentes a los filibusteros, en la batalla de Santa Rosa, en el río San Juan y en la propia Rivas (quema del arsenal de los filibusteros). La derrota y fusilamiento de Walker en Honduras el 12 de setiembre de 1860, marcó el final de esta amenaza contra los pueblos centroamericanos.

La historia oficial en cada país da cuenta de las acciones de sus pueblos en la gesta contra los filibusteros, pero se esmera en desconocer que la victoria fue posible por la intervención unitaria de El Salvador, Guatemala, Honduras, expresado en el Tratado de Alianza firmado el 8 de julio de 1856 y Costa Rica, que por la epidemia del cólera no pudo asistir, pero mantuvo su participación en la causa. La batalla de San Jacinto (Nicaragua), la batalla de Santa Rosa (Costa Rica) y el fusilamiento de Walker en Trujillo (Honduras), fueron determinantes para la historia de Centroamérica.

Han pasado 154 años y los filibusteros siguen llegando, ahora como grandes corporaciones que empobrecen a nuestros campesinos y trabajadores.   Como Francisco Castellón, los gobernantes les regalan nuestros más preciados recursos estratégicos. Sus naves de guerra entran so pretexto de la lucha contra el narcotráfico, escondiendo su verdadero propósito de utilizar nuestras tierras para su belicista Plan Colombia.

Pero la respuesta de nuestros gobernantes en nada se parece a las epopeyas de la lucha contra los filibusteros.   Por el contrario, en las últimas semanas se ha desatado una verborrea ‘nacionalista’ sumamente peligrosa a ambos lados del río San Juan. Ridículas poses patrioteras de quienes entregaron los intereses estratégicos de Costa Rica y Nicaragua, a las angurrientas transnacionales norteamericanas mediante un TLC antipatria.   Risibles discursos sobre supuestas motivaciones ambientales, de quienes declararon de interés nacional la explotación de una mina de oro a cielo abierto cerca de la frontera, cuyos daños ambientales están harto demostrados.

Solo favorecen los intereses mercantiles de sus socios extranjeros y ahora hablan de patria. No hacen nada cuando un hotel extranjero cierra el acceso a una playa privatizada; los que hace pocos meses sacaron por la fuerza a un grupo de indígenas que solicitaban a la Asamblea Legislativa de Costa Rica que se discuta un proyecto de ley sobre la autonomía de sus territorios.

Con sus arengas patrioteras ambos gobiernos están sembrando el odio entre dos pueblos hermanos. En vez de pelearse demagógicamente, deberían imitar a nuestros próceres.   Aprender de nuestra historia, juntos reivindicar un proyecto regional en donde la economía esté al servicio de la gente y no la gente al servicio de la economía.   Donde el río San Juan genere calidad de vida para las empobrecidas comunidades de los dos lados de la frontera.   Bien harían en dedicarse a resolver los asfixiantes problemas y las carencias que golpean a la gente buena y humilde a uno y otro lado del río San Juan.

¡Otra Centroamérica es posible!

 

*

<> Este artículo se publicó el 3 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor   en: https://panaletras.wordpress.com/category/beluche-v-giovanni/

Los gobernadores en las comarcas

La opinión del Educador Kuna….

Rodelick Valdés R. 

Desde inicios de la vida República, el Gobierno panameño buscó su representación en los territorios ocupados por los indígenas.   En 1907, el designado José Domingo de Obaldía nombró al sáhila Carlos Robinson como gobernador de los kunas. A partir de la década de 1930 se crearon reservas en Kuna Yala, Darién, Kusapin y Tabasará, que constituyeron la base de las comarcas indígenas en esas regiones, al frente quedaron los Intendentes en representación de los gobiernos.

Desde 1953 la figura del Intendente se iguala a la de un gobernador en la comarca kuna Yala. A pesar que las funciones de los gobernadores comarcales se establecieron en las respectivas leyes que crearon esas divisiones políticas especiales, por medio de la Ley 2 de 2 de junio de 1987, se reglamenta el artículo 249 de la Constitución Política sobre las funciones de los gobernadores de las provincias. Esta norma determinó que en las comarcas indígenas se aplicará el mismo régimen jurídico establecido con respecto a sus atribuciones. Más tarde se expidió la Ley 19 de 1992 para revisar y modificar las funciones de los gobernadores, que no introdujo mayores cambios.

Con estos antecedentes podemos analizar y comparar las funciones y atribuciones de los gobernadores en las comarcas con las de sus compañeros de las provincias, para luego valorar su efectividad.

Desde nuestro punto de vista, la Ministra Roxana Méndez, debe aprovechar el momento de la reciente reestructuración de su nuevo Ministerio, para revisar, actualizar y contextualizar más las atribuciones de los gobernadores para que tengan más proyección social y cultural, pero sobretodo efectividad en sus comarcas, con el propósito de que la posición deje de ser un ente netamente administrativo y convertirlo en un verdadero representante del Presidente.

Para ello se debe dotar a la institución de más recursos humanos y económicos para asistir a los habitantes de la región en sus necesidades, crear un consejo de gobernadores indígenas con la participación del ministro (a) con la finalidad de intercambiar experiencias en la ejecución de planes y programas en sus territorios y para darle un seguimiento permanente del avance y marcha de las obras del gobierno en las comarcas.

De no darse ajustes administrativos en el ramo por este u otros gobiernos, tal vez seguiremos con los mismos problemas e indicadores en la región. Actualmente, de las cinco comarcas existentes en el país, tres tienen gobernadores.

<> Artículo publicado el 24  de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

*

Declaraciones comprometedoras

La opinión del Analista Político…
.
GIL MORENO

La percepción que tiene la ciudadanía es que las últimas declaraciones del Sr. Ministro de Seguridad, no son las más atinadas, al contrario son desafortunadas, peligrosas y denotan una gran falta de madurez política de un funcionario, quien por su alta investidura, debiera ser más consecuente. Panamá y Colombia se aprestan a combatir estos grupos insurgentes en un puño cerrado…, son amenazas que nos comprometen seriamente.

Tal como están las cosas en el país, con un índice de inseguridad tan alto, donde pareciera que el pandillerismo se ha tomado las calles; con un alto costo de la vida —cada vez más elevado—, con grandes sectores de la población que viven en pobreza extrema, mientras que una minoría privilegiada vive en opulencia y en pleno derroche de los recursos de la nación; con un gobierno que no da los mejores ejemplos de rectitud, seriedad y responsabilidad, por decir lo menos, con una inconformidad generalizada, debido a que el gobierno no está cumpliendo lo que prometió durante la pasada campaña electoral y, más bien, lo que campea en las instituciones del estado es la anarquía, la improvisación, la ineptitud, el irrespeto y la corrupción.

Y (como si esto fuera poco) el gobierno, con la creación de la ley 30,  las persecuciones, el hostigamiento a la clase trabajadora y las grandes injusticias cometidas a los pueblos indígenas en sus reservaciones, está creando las condiciones para que aquí se den situaciones que después tendríamos que lamentar, como los acontecimientos que se originaron en Bocas del Toro.

Y lo más lamentable sería que un país como el nuestro, donde los ánimos cada día se caldean más ante la falta de respuestas de los gobernantes, donde las condiciones socioeconómicas, en algunos aspectos, son muy similares a las de Colombia y, con esta abierta provocación de nuestras autoridades, no debiera causarnos ninguna sorpresa que estos elementos recojan el guante y extiendan sus operaciones hacia Panamá. Y digo esto por que ya en otras ocasiones han advertido que el gobierno de Panamá no debe involucrarse en el conflicto colombiano.

De acuerdo con las versiones de dirigentes indígenas, el gobierno no tiene la intención de derogar la Ley 30, porque se encuentra seriamente comprometido con empresas extranjeras para explotar las minas de cobre de Cerro Colorado y nos traerán un contingente de peruanos, italianos y de otras nacionalidades a trabajar en esa explotación.

<> Artículo publicado el 25 de septiembre de 2010  en el diario El Siglo, a quienes damos,  lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Entrevista a Nezahualcoyotl

La opinión del Sociólogo, Escritor y Educador….

Raúl Leis R.

Acolmiztli-Nezahualcóyotl (1402-1472). Pintor, filósofo, poeta, constructor, guerrero y amante de la naturaleza. Hijo de Ixtllxóchitl, sexto gran señor de los chichimecas y de Matlalcihuatzin. En su juventud recibió una educación muy completa. Reorganizó el gobierno y le dio leyes muy prudentes. Reconstruyó la ciudad y procuró el florecimiento cultural de los habitantes.P Usted amó la naturaleza con una intensidad fuera de límite ¿Y qué con la gente?R: Amo el canto del cenzontle, pájaro de cuatrocientas voces. Amo el color del jade, y el enervante perfume de las flores; pero amo más a mi hermano el hombre.

P: Para ustedes, un aspecto importante de la educación y la cultura eran los cuicacalli, casas de canto y baile, que estaban junto a los templos… ¿Qué hacían allí?

R: Flores luminosas abren sus corolas, donde se extiende el musgo acuático, aquí en México. Sin violencia permanece y prospera en medio de sus libros y pinturas, existe la ciudad de Tenochtitlan… En la casa de las pinturas. Comienza a cantar. Ensaya el canto. Derrama flores. Alegra el canto. Resuena el canto. Los cascabeles se hacen oír. A ellos responden. Nuestras sonajas floridas. Derrama flores. Alegra el canto.

P: Ud. Recibió una muy buena educación. ¿Cree que todos y todas deben tener ese mismo derecho? ¿La revalorización de la cultura debe de estar íntimamente con la educación?

R: Libro de pinturas es tu corazón. Has venido a cantar. Haces resonar tus tambores. Tú eres el cantor. En el interior de la casa de la primavera, alegras a las gentes… Tú sólo repartes flores que embriagan, flores preciosas. Tú eres el cantor. En el interior de la casa de la primavera alegras a las gentes.

P: ¿El sentido de lo trágico está presente en su canto?

R: Yo Nezahualcóyotl lo pregunto: ¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra? Nada es para siempre en la tierra: Sólo un poco aquí. Aunque sea de jade se quiebra. Aunque sea de oro se rompe. Aunque sea plumaje de quetzal se desgarra. No para siempre en la tierra: Sólo un poco aquí.

P: Pero también la esperanza ¿verdad?

R: Por fin lo comprende mi corazón: Escucho un canto. Contemplo una flor: ¡Ojala no se marchiten!… La niebla sobre nosotros se extiende… ¡qué broten flores preciosas! ¡Qué permanezcan en vuestras manos! Son vuestro canto, vuestra palabra… ¿Con qué he de irme? ¿Nada dejaré en pos de mí sobre la tierra? ¿Cómo ha de actuar mi corazón? ¿Acaso en vano venimos a vivir, a brotar sobre la tierra? Dejemos al menos flores. Dejemos al menos cantos.

P: Esos cantos y flores ¿son espacios de solidaridad cuando se cultivan nuevas sociedades?

R: Ya busco presuroso mi canto verdadero, y así también busco a ti, amigo nuestro. Existe la reunión: es ejemplo de amistad… Con ansia yo quiero, anhelo, la amistad, la nobleza, la comunidad. Con cantos floridos yo vivo.

P: Los kunas bautizaron a este continente como Abya Yala, y en él los pueblos indígenas buscan avanzar en el reconocimiento de sus derechos ancestrales y de la vigencia de la madre tierra ¿Un mensaje final?

R: Nuestras flores del tiempo de lluvia. Fragantes flores, abren ya sus corolas. Por allí anda el ave, parlotea y canta, viene a conocer la casa de dios. Sólo con nuestros cantos perece vuestra tristeza… (La entrevista es ficticia sobre textos auténticos de Nezahualcóyotl)

*
<> Artículo publicado el 22  de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.