Solución al problema de los estacionamientos

La opinión del Estudiante de Ingeniería…..

ccc

MARIO QUINTERO

Estacionarse en la ciudad de Panamá es un verdadero dolor de cabeza. No hay día ni hora en que uno pueda estacionarse tranquilamente en un estacionamiento público o privado. Tan solo en los centros comerciales se puede estacionar con relativa comodidad, porque estos centros han entendido que la comodidad se traduce en ganancias.

Los estacionamientos son fundamentales en una ciudad, cuyo parque vehicular consta de unos 650000 vehículos y que recibe del interior del país y los distritos satélites, a diario, aproximadamente 140000 vehículos más. ¿Dónde se estacionan tantos autos?

Como muchos conductores, en varias ocasiones, he estado condenado a dar vueltas por las calles o estacionamientos, hasta encontrar algún lugar. Pensando en este panorama desolador para los conductores, leo el anuncio aparecido en los diarios del 19 de mayo, en el que se señala que el alcalde Bosco Vallarino ha dado “ un paso en firme para la construcción de estacionamientos subterráneos en la ciudad capital ”.

De concretarse el interés de la empresa Fomento de Construcciones y Contratos, F.C.C., principal constructora de infraestructuras en Europa, de construir plazas de estacionamientos en vía Argentina y avenida Cuba, entre otras, se beneficiaría inmensamente a la ciudad.

En efecto, la construcción de estacionamientos mejoraría la oferta de lugares para aparcar en varias áreas de la ciudad y de paso aliviaría el tráfico en las zonas altamente congestionadas, modernizaría la infraestructura urbana, dando a la ciudad un clima apropiado a una urbe activa y de gran movimiento comercial y, finalmente, como dice el anuncio, “ dotará de estacionamientos más seguros para los contribuyentes ”.

En fin, la construcción de estacionamientos subterráneos viene a resolver un problema de infraestructura, al tiempo que atraerá la inversión privada extranjera que, y esto es lo mejor, fortalecerá la empleomanía en la capital y no nos costará nada.

<>

Este artículo se publicó el 25   de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios