Normas ambientales requieren nuevos servicios

Normas ambientales requieren nuevos servicios

La opinión de … Santa Librada Alvarado

Profesional en Higiene  Ambiental
.
En los últimos años, la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) ha desarrollado y publicado una serie de normas de calidad para diferentes parámetros ambientales. Entre estas tenemos de aguas, suelos, ruido y aire. Adicionalmente hay otros anteproyectos de normas en consulta pública.

Para implementar y fiscalizar estas normas se necesitan laboratorios ambientales especializados. La mayoría de las normas requieren que los laboratorios estén acreditados bajo la norma ISO 17025 para garantizar su competencia técnica.

Es importante que las empresas en Panamá se familiaricen con estas nuevas normas de calidad ambiental y sus requisitos para evitar multas y la suspensión de operaciones. Adicionalmente, la Anam pide la entrega de informes periódicos de mediciones hechas por entes autorizados o acreditados externos. Las mediciones son costosas y requieren de equipos especializados y personal técnico competente. Hay que tener cuidado al contratar laboratorios que no cumplan con los requisitos exigidos, porque si los informes no cumplen con las normas, la empresa puede ser sancionada.

Como profesional de la higiene ambiental, me preocupa que cada vez haya mayor demanda de servicios especializados y pocos profesionales capacitados. Por ejemplo, de acuerdo al Decreto 5 de 2009, para noviembre de 2009 todas la empresas que tengan chimeneas deben entregar su informe de carga contaminante a la Anam. Son muy pocas las personas en Panamá que saben hacer estas estimaciones. Adicionalmente, sólo hay un laboratorio ambiental en Panamá que puede hacer mediciones de las megafuentes (chimeneas grandes) y la Anam carece de los recursos para fiscalizar todas las fuentes contaminantes y le falta equipo y personal capacitado.

Las normas de calidad ambiental son importantes para la protección de la salud pública y los ecosistemas. Sin embargo, las autoridades deben evaluar las capacidades existentes en el país para evitar promulgar normas que son difíciles de cumplir. También hay que informar a las empresas sobre cómo deben interpretar los nuevos requisitos y quién está autorizado para hacer las mediciones. Mi experiencia en los últimos meses me demuestra que hay un desconocimiento generalizado de las nuevas normas de calidad ambiental que entrarán en vigencia este año.

<>

Publicado el 20 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Anuncios