El barco de la CSS está por zozobrar

La opinión de…

Alfredo Arias

La Caja de Seguro Social, obra cumbre del doctor Arnulfo Arias Madrid, está en serios peligros, debido a un desgreño administrativo generacional, la falta de visión y planificación por parte de las autoridades rectoras y por la falta de una política adecuada para llevar el barco hacia un puerto seguro a través de tormentas y vendavales.

El Seguro Social se ha convertido en un padre muy generoso, magnánimo, que quiere proteger a todos los hijos, ya sean cotizantes o no, perdiendo de vista que el cuero no da para tantas correas. Al tratar de proteger a todos los miembros de una familia, brindándoles una serie de beneficios, cubiertos bajo el paraguas de un solo cotizante, se le olvidó que el envejecimiento de la fuerza laboral y la contratación excesiva de trabajadores acarrea consecuencias graves y funestas a la administración; pero esto no es de ahora.

Los fondos destinados a cubrir las necesidades del programa de Invalidez, Vejez y Muerte, cada vez se achican produciendo un déficit: las proyecciones actuariales han fallado. Si no se toman medidas drásticas a futuro, pudiera haber un total colapso del sistema de salud. La culpa no es solo de las autoridades administrativas, sino también del gobierno central.

La edad media de jubilación tiene que ser aumentada; los países del primer mundo ya lo están haciendo, y la política paternalista a los extremos, como ocurre aquí, es cosa del pasado.

En Panamá existen ya movimientos contra las reformas laborales y modificación a las pensiones. El problema es de todos los panameños, y no de un solo grupo, hay que darse cuenta de que el mundo en que vivimos no es estático, y que está sometida en un continuo cambio debido a condiciones mundiales que afectan la economía, las políticas internas de los gobiernos, y las condiciones sociales. Para que se cumplan las ambiciones de una mejor calidad de vida, nosotros también debemos cambiar nuestras actitudes. La lucha de don Eladio y jubilados con pensiones miserables es también parte del problema que debe analizarse.

Hay que reconocer que la estrategia diseñada años atrás fracasó, y que el estado de bienestar social corre riesgos de insostenibilidad. Recuerdo haber leído en la prensa francesa que el mayor éxito en la política del bienestar social, se refleja en el incremento de la esperanza de vida, y añado yo, pero con dignidad.

Para que un sistema público de pensiones funcione tiene que existir solidaridad; pero si hay oposición a que se acepten las reformas que tengan que hacerse para mantener el sistema trabajando, y si estas fuerzas logran imponerse, entonces el escenario se verá lleno de implicaciones económicas, sociales y políticas.

Todos los gobiernos de turno tienen temor a poner la casa en orden, y con el tiempo vendrá el turno de un gobierno que no se si denominarlo con agallas o de corte dictatorial que inexorablemente tendrá que enfrentar positivamente las tareas pendientes. Gobernantes, patronos y obreros, es hora de reflexionar.

<>
Este artículo se publicó el 2 de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Ricardo – el talón de Aquiles…

La opinión del Ingeniero…

Alfredo Arias

Lo que el Señor Presidente ha evidenciado tanto en su decisión de dividir en varias leyes, la denominada ley chorizo, como la de reducir el excesivo subsidio electoral, es su capacidad para lidiar con los problemas álgidos y encontrar algunas soluciones que no lo alejen de su meta. 

Considerar otras opiniones es necesario en democracia, el problema está en que el avivato panameño puede llegar a creer que el Presidente es como una piñata, que hay que darle palazos para que salgan pastillas.

Existe el problema inmediato de que los educadores y sindicalistas, no vean el gesto presidencial como una acción positiva y democrática, sino que piensen haber descubierto el talón de Aquiles, y puedan incitar a huelgas en un futuro para nuevamente doblegar la voluntad presidencial.

Ellos pensarán: “Ya lo tenemos medido”.

 

<> Artículo publicado el 13  de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Tapón del Darién: una alternativa

La opinión de…

Alfredo Arias

Muchos son los argumentos negativos contra la apertura del tapón del Darién.    No todos son válidos; los ecologistas sufragados por poderosas organizaciones ambientalistas de Europa y Estados Unidos han creado un mito en contra de la vía, cual si se tratara de la peste bubónica representada por la contaminación fitosanitaria y las FARC. Todos sabemos que en menos de 50 años la vía será despejada, la decisión es cuándo. Panamá debe preservar su seguridad y cuidarse de que se cause el mínimo impacto ambiental posible.

Desde la década del 50 del siglo pasado existen los estudios de alineamiento para unir las poblaciones de Canglón y Palo de Las Letras, en un tramo de unos 70 kilómetros.

Injustamente se ha castigado a los darienitas sin permitírseles ni cuatro vaquitas a pesar de que desde más de 20 años Colombia está libre de aftosa. Nos olvidamos que desde milenios atrás animales silvestres han utilizado nuestro istmo como corredor terrestre migrando de norte a sur y viceversa. No nos equivoquemos; esos movimientos transcontinentales todavía se dan como el caso de los coyotes que han venido de Centroamérica a Panamá y que ya llegaron a Colombia.

Me parece que una solución al destape de Darién es la de un ferrocarril eléctrico por la ruta ya estudiada, y su construcción pudiera ser sufragada por nuestros vecinos colombianos, quienes tienen especial interés en la interconexión terrestre con Centro y Norteamérica como parte de su expansión comercial.

De concretarse esta idea estaríamos creando dos polos de desarrollo, uno en Palo de Las Letras en la frontera (tal como ocurrió con el desarrollo de Paso Canoa en el límite con Costa Rica), y el otro en Yaviza donde se descargaría la mercancía y se transportaría a diferentes ciudades de Panamá, Centro y Norteamérica.

Yaviza sería el puerto de entrada hacia Suramérica. Colombia pudiera darnos a través de esta ruta, además de sus productos tradicionales de exportación, la interconexión eléctrica, un oleoducto para el petróleo del Chocó y gas desde Venezuela.

La seguridad con Colombia se reduciría básicamente a un solo punto y la revisión aduanera de un tren expreso y sin paradas se reduciría a su mínima expresión con una revisión de tecnología de punta.

La calidad de vida de las personas entre Chepo y Yaviza se incrementaría enormemente al contar con una mejor infraestructura integral.

Panamá se jacta de ser un centro multimodal con su Canal, sus puertos de Balboa, Cristóbal, la Zona Libre de Colón, el Aeropuerto de Tocumen y de Howard, pero para ser un verdadero centro multimodal le falta todavía el acceso terrestre hacia Suramérica.

Este tren sería como una especie de mazorca de maíz envuelto en su capullo que se deshojaría al fin del proyecto.   En esta forma se disminuiría o eliminaría el tráfico de drogas, armas, y otros artículos, y se evitarían accidentes con la fauna silvestre. Los turistas podrán viajar como pasajeros y sus vehículos transportados como carga.

Que no se diga que Panamá es el corazón del mundo y el tapón de las Américas.

<>

Este artículo se publicó el 12 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.