Reflexión en el Te Deum

Reflexión en el Te Deum  por el  Arzobispo de Panamá,

José Domingo Ulloa Mendieta  

en la Catedral Metropolitana de Panamá, el  3 de noviembre de 2011 .

Su Excelencia Reverendísima Mons. Andrés Carrascosa Coso   Nuncio Apostolico.

Su Excelencia, Ricardo Martinelli Berrocal, Presidente de la República de Panamá y señora.

Su excelencia, Juan Carlos Varela, Vicepresidente de la República de Panamá.

De acuerdo a una larga, noble y hermosa tradición, las puertas de nuestra Iglesia Catedral se abren nuevamente para acoger como siempre a los hijos e hijas de esta tierra panameña quienes, encabezados por nuestras autoridades aquí presentes, quieren orar y entonar un canto de Acción de Gracias al Padre Dios, por Jesucristo en el Espíritu Santo, al conmemorar los 108 años de vida independiente y soberana de nuestra República.

Hoy es el día en que Panamá ruega a Dios por Panamá. Porque desde 1903, hombres y mujeres intuyeron que la patria, su grandeza, su libertad y su unidad, son al mismo tiempo tarea humana y don divino. Así ha sido desde la llegada de la fe a este Istmo.

Por ello, la historia de la Nación Panameña se ha escrito paralela a la de la Iglesia. Fue aquí donde se instituyó la primera diócesis de Tierra Firme, la de Santa María La Antigua, cuyo Quinto Centenario conmemoraremos en septiembre del 2013.

En este día de la Patria, Panamá comienza sus festejos con una plegaria, en la que ponemos a Panamá en las manos de Dios.   Confiar en Dios no significa abdicar de la propia responsabilidad en la construcción de la historia.   Significa hacer la historia junto con Dios, interpretar en ella sus designios y ser protagonistas de la construcción del reino en la Tierra.

Deseamos compartir con ustedes, unas reflexiones con amor verdadero, con una intensa pasión por nuestro pueblo, proponiendo la visión de persona y sociedad derivadas del Evangelio. Sabemos que el Evangelio de Cristo ha sido anunciado para la felicidad de todos y para ir alcanzando la plenitud humana. “La gloria de Dios consiste en que su creación preferida, el ser humano, tenga vida en plenitud, desarrollando sin cesar la imagen misma de Dios impresa en lo más íntimo de su ser”.

Hermanos y hermanas: Lograda nuestra soberanía en todo el territorio nacional a finales del siglo pasado, gracias a la lucha de muchos panameños, y el luto de tantas familias, debemos preguntarnos: ¿Cuál es el ideal o el sueño que une al pueblo panameño hoy?; ¿seguimos teniendo anhelos comunes, un ideal que una nuestras almas, que nos haga caminar hombro a hombro cada día hasta lograr ese objetivo?

Antes de contestarnos estas preguntas, quizá nos hace falta primero redescubrir el significado de la palabra Patria.

La Patria no es lo mismo que la Nación o el país. La Patria no es sólo el territorio, tampoco la sangre o el idioma. Pues individuos y familias de diversos orígenes y lenguas pueden convivir en una misma tierra, y constituir una misma patria debido al espíritu que los une. La Patria es algo todavía más profundo y más sublime. Si vamos a su significado etimológico, Patria procede del latín “patria”, que significa “familia”, y del griego “patris”, es decir, “descendencia de padre”.   Patria es, pues, paternidad, y toda paternidad es venerable.

Cuando hablamos de patria asumimos la herencia de los padres. La Patria es el acerbo moral que se ha venido acumulando desde los orígenes, es la convivencia compartida en las luchas y en el estilo de vida.   Es el tesoro de las mismas tradiciones.   Es la comunión en las mismas creencias.

La Patria es también una misión, un destino, una empresa colectiva en este mundo y en la historia. Para los cristianos y personas de buena voluntad, significa además, trasmitir y hacer perdurar los valores que hemos recibido, y no dejar que nos impidan vivirlos.

Hermanos y hermanas:  La Patria es un don;  la Nación, una tarea”. ¿Cuál es esa tarea que debemos emprender para reconstruir la nación?

Como Pastor los exhorto a que empecemos por la reconciliación social entre todos los sectores y el fortalecimiento de la capacidad de diálogo: Reconociendo que la reconciliación social no consiste en enfrentar la historia como si nada de lo acontecido hubiera pasado; es un proceso por el que las partes que viven situaciones de confrontación deponen una forma de relación destructiva y sin salida, y asumen una forma constructiva de reparar el pasado, edificar el presente y preparar el futuro.

Otra de nuestras tareas es volver a creer en el otro, y recuperar la confianza que nos permita relacionarnos, respetando las diferencias, basando ese encuentro en la verdad y no en las imposiciones, a través de un diálogo transparente y sincero. Entendiendo que el diálogo no significa convencer, sino consensuar para garantizar el bien común.

También, nos urge creer en la libertad como un principio esencial del hombre, como un don inherente a la persona humana, necesario para la realización de su vocación trascendente a través de la historia.

Esa misma libertad nos lleva a la participación ciudadana.   Una participación efectiva en el orden económico, social y político.

Permítanme profundizar sobre el valor de la verdad. La verdad es esencial para la justicia y la reconstrucción de la sociedad. Esto lo confirma el Santo Padre Benedicto XVI cuando nos dice: “donde se siembra la mentira y la falsedad, florecen la sospecha y las divisiones, y socavan las posibilidades de relaciones sociales pacíficas”.

Tenemos que volver a entender que Panamá no es un pedazo de tierra, ni solo un puente que une al mundo, es mucho más: es la gente que aquí nace o que libremente ha aceptado nuestra Patria como suya.

La Patria es la gente y sus valores, su dignidad y sus derechos. La patria eres tú, tus hijos y los que vendrán.    Nos ha pasado que por limitar la Patria a la noción de gobierno, hemos perdido mucho, en nuestro aprecio, respeto e identidad como Nación y, por ende, en nuestro compromiso ciudadano.

Tenemos que animarnos a pensar y trabajar en el Panamá de los próximos años; necesitamos un proyecto de país, que reafirme nuestra identidad común; que establezca políticas públicas con consensos y acuerdos que puedan subsistir más allá de los cambios de gobierno y que se conviertan en referencias para la vida de la Nación.

Para ello, hay que mirar el pasado de nuestra historia para proyectar un futuro, pensando en todos los panameños sin exclusión.

Hay dificultades, no las negamos. Y frente a ellas tenemos que superar la tentación de la queja inútil, de la protesta por la protesta.   Debemos reaccionar como Jesús, amando a la Patria, como exigencia del mandamiento que nos pide honrar al padre y a la madre; porque la patria es el conjunto de bienes que hemos recibido como herencia de nuestros antepasados, es un bien común de todos los ciudadanos, y como tal, también es un gran deber.

Ante la indiferencia y desamor a la Patria, la respuesta es cultivar entre nosotros el patriotismo, virtud olvidada y callada, que procura recuperar el respeto y amor que le debemos a la misma. El verdadero patriota busca y se compromete en contribuir a hacer una gran Nación, mediante su trabajo honesto y la contribución personal al bienestar común.

Todos, sin excepción, debemos preguntarnos qué puedo, y qué debo hacer para cooperar con el bien de nuestro querido Panamá. Cada uno de nosotros somos constructores y responsables del futuro de la Patria. No esperemos a ver que hacen los otros, no miremos con indiferencia lo que no me toca, despertemos de la inmadurez de pretender tener un Estado paternalista.

Panamá es una obra de todos, que se hace con el deber de cada día, hecho con esfuerzo, con honestidad pensando más en los otros que en el propio interés. Actitud que supone heroísmo para no cansarse, para no claudicar, para comenzar cada mañana, en nuestro lugar, para creer y esperar que con la gracia de Dios otro Panamá sea posible legar a nuestros hijos.

Pero no nos quedemos solo en palabras y sueños. Como Iglesia, hemos iniciado una propuesta del PANAMÁ QUE QUEREMOS, surgida de un movimiento de profesionales católicos, que como pastor estamos acompañando.   Esta es una propuesta basada en el ideal cristiano, pero impregnado de panameñidad; abierto a la vez a todos, inclusive a los no cristianos, porque estamos seguros que servirá para reinventarnos, para mejorarnos, para reconstituirnos como nación, y recuperar los sueños, sin dejar de encontrar los caminos para hacerlos realidad.

Panamá necesita de sus mejores hombres y mujeres en este momento de la historia de nuestra Patria.

Ruego a Dios Padre que con la ayuda de Santa María la Antigua, que ha acompañado el caminar de nuestro pueblo, bendiga siempre a nuestro país y a nosotros sus hijos nos haga dóciles a la acción del Espíritu para que podamos entonar siempre en paz y armonía el canto de alabanza que nos recuerda el coro de nuestro himno nacional:   “Alcanzamos por fin la victoria/ En el campo feliz de la unión;/Con ardientes fulgores de gloria/Se ilumina la nueva nación”.

Que viva Panamá.   ¡Que Dios y la Patria así lo quieran! Amén

<>

Publicado hoy 3 de noviembre de 2011 gracias a la gentileza de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana  Dra. Geraldine Emiliani que lo envió a nuestra redacción.

La torpeza del maldiciente

– La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…
– GERALDINE EMILIANI – geraldinemiliani@gmail.com  

Uno en la vida debe ser respetuoso con todo lo que nos rodea y con las personas con que nos comunicamos y esto se enseña y se aprende en el hogar. Uno no puede andar en la vida trasteando con palabras obscenas como que si se fuese a ganar algo con eso. Es todo lo contrario, te estresas tú y te haces de enemigos así de fácil. Cuando se pega primero tú no sabes como tu contrario va a reaccionar, y puede ser peor a como tú lo hiciste. Evita una mala hora. Hay que aprender a decir las cosas y a quién se le dice. Y si no tienes cerebro o la capacidad para hacerlo, entonces guarda silencio y trágate tus palabras ofensivas.

Si uno no está de acuerdo con la manera en que el gobierno está gestionando la Cosa Pública, no hay porque quedarse callado. Exprésate con altura, con elegancia y haciendo sugerencias y críticas constructivas, con eso ganas más y aunque pienses que no se te escucha o no se te toma en cuenta tus sugerencias, tranquilo debes sentirte porque en algo contribuyes con tu país. Otra forma de sacar fuera lo que a ti no te gusta, es hablarlo con alguien al que tú confías, o escríbelo para ti y con las palabras que tú consideres. Métele feeling. Es una muy buena terapia.

En relación al incidente de un comentario fuera de todo lugar que se dio en una red social hacia el Presidente Martinelli, a mi me molestó. Se trata del presidente de mi país y jamás podré consentir que se le irrespete ni de esa manera, ni de ninguna manera. Le recomiendo al Presidente Martinelli que una próxima vez no responda a los agravios o aléjese de todo comentario soez. Hay quienes piensan en que si se tolera este tipo de conductas, se le está potenciando. “Si no reaccionas, eres carne de cañón”. Pero, si no aporta nada, hay que eludirla. Comprendo que es difícil, muy difícil cuando la ofensa es totalmente inadecuada y subida de tono. Le duele más al ofensor cuando no se le responde o, cuando se le ignora. “A palabras necias, oídos sordos”. Muy sabio refrán que nos recuerda que no debemos escuchar a los maldicientes que sólo buscan causar estragos y peleas. Además hay mil y una formas de responder al agravio hasta de la manera más sutil. Inténtelo la próxima vez y verá el resultado.

Las confrontaciones suelen terminar en un sentimiento de arrepentimiento por parte de quien inició la discusión y aunque el reclamo sea válido, las formas de expresarlo no lo fueron.

¿Qué hace que algunas personas sean malhabladas y maldicientes y se expresen en términos soeces, abierta y notoriamente? Pues, depende de los individuos que las profieren y de las distintas circunstancias en que se dan. El sujeto que presenta una tendencia patológica a pronunciar obscenidades sufre de Cacolalia o Coprolalia, es un trastorno psíquico que debe ser atendido.

Los delincuentes y pandilleros, generalmente hablan con desvergüenza, insolencia y con una descarada ostentación de sus vicios y lenguaje indecente. Proceden de esta forma para hacer notar que son malos, perversos e infundir miedo en sus víctimas a efecto de perpetrar sus crímenes.

Otros maldicientes son los maltratadores y abusadores de sus hijos o parejas, quienes intentan someter a sus cónyuges o niños, amedrentándolos con palabras desbocadas y humillantes.

En algunas perversiones sexuales o parafilias las personas sienten placer sexual al hablar durante el coito haciendo uso de palabras groseras. En el caso de la Coprofemia el sujeto siente excitación sexual al usar un lenguaje sucio en público.

El lenguaje soez no se acepta socialmente y hay países que  han legislado para evitar este lenguaje. Asimismo, no se admite en los medios de comunicación el uso de groserías.

Usualmente, el insulto vil e impúdico por parte de un maldiciente a terceras personas, es penado por las leyes cuando se hace en público con la intención de difamar, calumniar, injuriar, ofender o deshonrar.

En nuestro quehacer diario nos tropezamos y convivimos con personas que nos hacen la vida insoportable. Que nos hacen sentir mal, frustrados, alterados, enfadados, inferiores, deprimidos y derrotados. Son personas con las que la mayor parte de la gente tiene dificultades para tratar; es decir, es una persona que, en general, está disgustada consigo misma y transmite un cierto malestar y ese malestar se refleja en sus relaciones personales con la gente que le rodea y cuya característica principal en su perfil psicológico es insultar.

Las razones por las cuales estas personas actúan así son por carencias afectivas, complejos, inseguridades,  falta de confianza en sí mismos y la única manera que tienen de igualarse a los demás es apelando a estos mecanismos de defensa: de hundir a su contrario, insultar y llamar la atención. Si la persona continúa con su conducta impúdica entonces tenemos que defender nuestra dignidad porque nos puede afectar nuestro sistema inmunológico.

Cuando una persona reacciona de forma impetuosa e irreflexiva, lo hace sin pensar. Y, más aun cuando se siente lastimada. Reaccionar no es bueno, lo que hay que hacer es actuar: detenerse unos segundos  y analizar si tu respuesta es la adecuada. Estas reacciones naturales reducen la posibilidad de transformar un encuentro negativo en constructivo.

Y recuerda: no somos iguales a quien nos lastima. Si nos faltan al respeto no tenemos que hacer lo mismo.

Este artículo se publicó el  27  de julio de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

Presidente Martinelli habla de seguridad y cooperación en Washington

-En su primer día de visita a Washington- Martinelli habla de seguridad y cooperación .

Este jueves será el encuentro con presidente de los Estados Unidos, Barack Obama

Reproducción de la nota reportaje de nuestra colaboradora, la educadora y activista política…

Jennie Gonzalez

El presidente de la República, Ricardo Martinelli sostuvo -en su primer día de agenda- reuniones con el director de Inmigración y Aduanas, John T. Morton y laSecretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, con quienes conversó sobre  temas de cooperación y seguridad regional, para combatir el crimen organizado.

De acuerdo a Martinelli, se habló de desarrollar en Panamá un plan piloto de reconocimiento facial, similar al utilizado en los Estados Unidos, que servirá para detectar llegadas o paso de personas dedicadas al narcotráfico u otros  criminales por el país.

 El mandatario panameño también mencionó el proyecto de integrar los servicios de migración y aduanas: “lo que queremos es adecuar nuestras leyes para que ambas  funcionen como una sola entidad y reporten a instituciones de seguridad, para contar con servicios más eficaces en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado”.

 Estos temas fueron tratados en una reunión previa al acto donde se entregó al presidente Martinelli 99 piezas precolombinas que fueron rescatadas  por el gobierno norteamericano y que serán exhibidas en el Museo Reina Torres de  Araúz. Las piezas devueltas fueron unas tablas de molienda de tres patas  conocidas como “metates”, vasijas de cerámicas, figurillas y las placas de  pedestal.

 El Presidente de la República también realizó un recorrido por el Museo del  Holocausto y se reunió con el Jefe del  Cuerpo de Paz de los Estados Unidos,  William Stacy Rhodes.   De igual forma, tuvo una audiencia con el secretario del  Instituto Smithsonian, Wayne Clough, para conmemorar los 100 años de presencia del Instituto de Investigaciones Tropicales en Panamá, la única dependencia de  este organismo que existe fuera de la nación norteamericana.

Finalmente, el mandatario panameño reiteró, durante una rueda de  prensa que ofreció a periodistas, que este jueves sostendrá una reunión  bilateral con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, con quien conversará sobre temas de seguridad y los avances para la firma del Tratado de Promoción Comercial (TPC).   En horas de la mañana se reunirá con el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, para tratar temas de cooperación.

 La delegación oficial que se encuentra en Washington incluye a Juan Carlos Varela,  vicepresidente y Canciller;  Jimmy Papadimitriu, ministro de la  Presidencia; Alberto Vallarino, ministro de Economía y Finanzas; Lucy Molinar,  ministra de Educación;  Roberto Henríquez, ministro de Comercio e Industrias;  José Raúl Mulino,  ministro de Seguridad;  Frank de Lima; viceministro de   Economía; Francisco Alvarez De Soto, viceministro de Negociaciones Comerciales  Internacionales; Mario Jaramillo, embajador de Panamá en Washington y Alfredo  Castillero Hoyos, director de Política Exterior de la Cancillería.

 GOBIERNO NACIONAL

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ! 

<> Reportaje de Jennie Gonzalez, publicado el jueves, 28 de abril de 2011 a las 0:55 en Facebook  y etiquetado en nuestro muro por la autora, a quien damos todo el crédito que le corresponde

Vivimos un país libre y democrático gracias a estos baluartes de la democracia: Martinelli

Reproducción de la nota reportaje de nuestra colaboradora, la educadora y activista política…

Jennie Gonzalez

-Junto a Guillermo Endara y Ricardo Arias Calderón, Guillermo Ford participó de la terna presidencial de 1989-

 

Cientos de panameños con pañuelos blancos y coreando la frase popular que acuñara Guillermo “Billy” Ford Boyd (QEPD), “Esta vaina se acabó”, rindieron –junto a autoridades nacionales- tributo a esta destacada figura pública panameña, ofreciéndole un último adiós como reconocimiento a su lucha por recobrar la democracia en el país y que culminó el periodo de la dictadura militar.

Los actos protocolares del Funeral de Estado en honor al Vicepresidente de la República, Guillermo Ford Boyd, iniciaron con una misa de cuerpo presente que se desarrolló en la Catedral Metropolitana con la asistencia de la pareja presidencial Ricardo Martinelli y Marta Linares de Martinelli, quienes junto al gabinete de ministros -en pleno- acompañaron a la familia Ford-Boyd en este difícil momento con la pérdida de su ser querido.

A su llegada a la Iglesia Catedral, el presidente de la República, Ricardo Martinelli expresó su reconocimiento a este “baluarte de la democracia panameña”, de quien dijo “debemos –junto a otras destacadas figuras como el ex presidente Guillermo Endara (QEPD) y Ricardo Arias Calderón- el privilegio de que Panamá sea un país libre”.

“Los panameños debemos recordarlos y tenerles cariño por que son unos baluartes y les debemos respeto por lo que Panamá es. Él [Guillermo Ford] fue un gran panameño que pese a ser maltratado, golpeado, herido, nunca lanzó una palabra contra sus agresores, supo perdonar y jamás buscó venganza”, dijo el mandatario.

Agregó que Ford Boyd fue un hombre conciliador del cual se pueden aprender muchas enseñanzas entre ellas la de perdonar por el bien de un país y que éste siga en marcha. “La enseñanza es que todos debemos cuidar y proteger esta democracia”, concluyó Martinelli.

El obispo José Luis Lacunza ofició la ceremonia donde hizo un llamado a la población para que siga el ejemplo de vida del ex vicepresidente, a no borrar a Guillermo Ford de nuestra historia ni memoria, además de resaltar el legado que deja este destacado panameño.

También recordó y enfatizó en que escenas como las de este ciudadano, Guillermo Ford, ensangrentado luchando por la democracia “jamás deben repetirse”, pues –dijo- dio su aporte a la sociedad luchando por la democracia del país.

En el acto participaron familiares, políticos de distintos partidos, representantes de la sociedad civil, entre otros. Luego de la misa partieron en el cortejo fúnebre por las principales avenidas de la capital panameña donde cientos de personas salieron a las calles para también despedir al político.

En el funeral varios de sus familiares expresaron su orgullo por el legado que deja este político en el país, entre ellos su hijo Edmundo Ford quien señaló su padre [Guillermo Ford Boyd] además de ser un gran padre y amigo, “luchó contra el régimen militar para devolverle la democracia al país y hasta el día en que murió nunca se cansó de defenderla y que ahora nos toca proteger”.

“Siempre sostuvo que es mejor decir y vivir en una democracia mal o imperfecta que en un buen gobierno militar, por ello siempre insistió en que la historia debe divulgarse pues la historia de una nación es la identidad de la patria”, dijo el hijo del ex vicepresidente.

Ford murió el pasado sábado 19 de marzo a los 74 años de edad.  El destacado dirigente político ocupó altos cargos en el engranaje gubernamental, entre los que se destaca el de Vicepresidente y Presidente de la República también Ministro de Planificación y Política Económica (Mippe), hoy Ministerio de Economía y Finanzas en el gobierno de Guillermo Endara (1989-1994) y de Embajador de Panamá ante el Gobierno de Estados Unidos en la administración de Mireya Moscoso (1999-2004).

Billy Ford, quien acuñó la frase ‘Esta vaina se acabó’ en alusión directa al fin de la dictadura militar que gobernó Panamá por 21 años, ejerció con responsabilidad, dignidad y sentido de Patria todas las tareas que le tocaron cumplir como servidor público.

 

En su vida política, fue un incansable defensor de las libertades ciudadanas y de los derechos democráticos. Encabezó en las calles la lucha que el pueblo panameño libró en contra de la dictadura militar al punto  de convertirse en una de las víctimas  de ese régimen castrense cuando un grupo de los Batallones de la Dignidad, a disposición de los militares, le atacó en Santa Ana. La foto de su rostro ensangrentado recorrió el mundo al aparecer publicada en la portada de la Revista Time.

Presidió el Movimiento Liberal Republicano Nacionalista (Molirena), del que fue uno de sus fundadores y años después dirigió el partido Unión Patriótica.

Paz a su alma.

GOBIERNO NACIONAL

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ!

<> Reportaje publicado el 22 de marzo de 2011 a las 21:26 en Facebook  y etiquetado en nuestro muro por la autora, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

 

Las reformas y Cerro Colorado

La opinión del Comunicador Social…

ABDIEL AUGUSTO PATIÑO
augusto@expresiones7.net

El 24 de marzo de 2010 el presidente Ricardo Martinelli dijo, ante un amplio grupo de inversionistas internacionales reunidos en un foro económico en Panamá, que Corea del Sur estaba muy interesada en explotar el yacimiento cuprífero de Cerro Colorado.

El presidente manifestó: ‘Nos decía el presidente de Corea del Sur (Lee Myung-Bak) que cambiemos la ley.   Con mucho gusto la cambiamos, quiero que el Gobierno coreano, con inversionistas canadienses, estadounidenses y de la bolsa de valores inviertan en una empresa minera aquí’. La postura del presidente sorprendió a muchos y encendió la alarma nacional.

Días después, nos enteraríamos de que la estatal surcoreana Korea Resources Corporation (Kores), junto a la también surcoreana LS-Nikko Cooper, son quienes están interesadas en explotar Cerro Colorado, tal cual confirmó la Embajada surcoreana en Panamá.

Nueve meses después se cumple la promesa presidencial, pues se presenta un paquete de reformas, en cuyo artículo 1 se rompe el obstáculo que la legislación mantiene desde 1963. El Código Minero en el numeral 1 del artículo 4 prohíbe la obtención de concesiones mineras ‘a gobiernos o Estados extranjeros, a entidades o instituciones oficiales o semioficiales extrajeras, y a personas jurídicas que tengan entre sus socios a gobiernos o Estados extranjeros’. La reforma mantiene la prohibición, pero aplica excepción si el ente inversionista se declara como ‘persona jurídica de derecho privado’. Sin entrar a debatir todo el alcance, impacto y contenido de las reformas, creo que lo anterior va dejando claro por dónde camina el asunto.

Aunque las autoridades del Ministerio de Comercio e Industrias, encabezadas por Roberto Henríquez, nieguen que las reformas estén enfocadas a promover algún proyecto en particular, una simple relación de causa y efecto deja claro que el interés del gobierno nacional es que Cerro Colorado sea explotado.   Es evidente que los potenciales inversionistas están allí, a la espera de que las reformas al Código de Recursos Minerales entren en vigencia.   El presidente ya dijo quiénes son; los panameños no somos tontos.

Preguntas que quedan en el tintero y que hay que hacerse con respecto a la actividad minera, y en este caso, el codiciado yacimiento de Cerro Colorado: ¿Cuánto valen en dinero todo los ecosistemas que se verán afectados y todas las repercusiones a afrontar?, ¿qué valor tiene la naturaleza que hoy envuelve Cerro Colorado?, ¿qué negocios amigables con la naturaleza y sostenibles podrían aprovechar más la biodiversidad, generar más empleo y garantizar más de $23 millones anuales a esa región comarcal (o al Estado), que es lo que dejaría la mina, a 4% de regalías, en una hipotética explotación efectiva de 15 años promedio?, ¿necesita Panamá convertirse en un país minero a gran escala?

Claro que hay otros temas que se tienen que considerar en el debate del tema minero en Panamá, pero por ahora lo dejamos a este nivel. El objetivo aquí era demostrar que, por lo menos, un artículo de la reforma minera tiene como nombre Cerro Colorado y como apellido un Estado extranjero.

Este artículo se publicó el 10 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Presidente Martinelli entrega viviendas a unidades del Senafront

-Gobierno reitera compromiso de lucha contra el narcotráfico/delincuencia-

Reproducción del reportaje de nuestra colaboradora, la educadora y activista política…

Jennie Gonzalez

Nuevas viviendas acondicionadas a sus necesidades recibieron -de manos del presidente Ricardo Martinelli- los cabos Alexander Pérez y Aristides Guevara, ambas unidades del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), quienes resultaron lesionados, perdiendo parte de sus extremidades, cuando realizaban su labor de patrullaje en playa Isaías en la provincia de Darién, limítrofe con la República de Colombia.

 

El presidente Martinelli destacó que como gobierno se hará todo lo que esté al alcance para lograr que los uniformados del Senafront se recuperen, ya que éstos, al igual que todos los miembros de las diversas entidades de seguridad de la nación, arriesgan sus vidas por cumplir con el deber de proteger a los ciudadanos y el territorio nacional. “Siempre vamos a apoyarlos –a los miembros de los organismos de seguridad- ya que son unidades que dan su vida por cuidarnos a todos y merecen todo el apoyo de nosotros”, indicó.

 

El Jefe del Ejecutivo reiteró el compromiso de seguir fortaleciendo los estamentos de seguridad, destinando mayores recursos y tecnología que permitan disminuir los riesgos que asumen diariamente los uniformados. “Seguiremos combatiendo la delincuencia y el narcotráfico para que las unidades no tengan que pasar por esta situación tan difícil”, acotó.

 

Cumpliendo con la promesa de apoyar a los cabos Pérez y Guevara, se entregaron las nuevas viviendas ubicadas en el residencial Valle Dorado y en Villas del Bosque, respectivamente, en el distrito de La Chorrera, donadas por la Caja de Ahorros que realizó los trámites legales para adjudicarles las casas.


Las viviendas fueron remodeladas y dotadas con línea blanca

La compra del mobiliario y línea blanca fue gestionada por la Secretaría de Asuntos Sociales de la Presidencia de la República, a través del Programa de Ayuda Nacional (PAN).

 

El Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) realizó las adecuaciones de las casas para acondicionarlas con facilidades para el uso de sillas de ruedas.

Los cabos Pérez y Guevara resultaron heridos durante un patrullaje

Ambos jóvenes recibieron –inicialmente- atención médica en la Clínica Hospital San Fernando, de Panamá.

 

Luego de las gestiones del presidente Ricardo Martinelli y la Embajada de Colombia en Panamá, Guevara y Pérez fueron trasladados a la nación colombiana, junto a sus esposas, a recibir tratamiento de fisioterapia, cirugía plástica y tratamiento psicológico en el hospital militar de Chapinero Alto de Bogotá.  El tratamiento incluyó la colocación de las prótesis.

 

Guevara y Pérez fueron ascendidos recientemente al rango Cabo Primero. Igualmente, fueron condecorados con la medalla “Belisario Porras, en el grado de Comendador”, durante una ceremonia que se realizó en las futuras instalaciones del Senafront en un área cercana a Gamboa.

 

Acompañaron al presidente Martinelli en el evento, el ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Carlos Duboy; el ministro de Desarrollo Social, Guillermo Ferrufino, y el gerente general de la Caja de Ahorros, Jason Pastor, entre otras autoridades.

 

GOBIERNO NACIONAL

 

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÀ!

 

 

 

 

<> Reproducción  de reportaje publicado el 16 de febrero de 2011 a las 18:09 en Facebook y etiquetado en nuestro muro por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

¿Quién es el Presidente Ricardo Martinelli?

La opinión de…

MARCOS A. GANDÁSEGUI
gandasegui@hotmail.com

El Presidente Ricardo Martinelli, representa un fenómeno político original, que sintetiza todo lo viejo. Algunos lo llamarían una expresión transitoria.   Su estrella podría mantenerse sobre el horizonte hasta que dure la presente crisis política panameña.   Crisis que se manifiesta en el sentido clásico:   Lo viejo se resiste a desaparecer y no deja que lo nuevo haga su aparición.   Es común que identifiquen ideológicamente a Martinelli y sus seguidores como conservadores. Es decir, ligados a los sectores tradicionales de los terratenientes (urbanos y rurales) y a la iglesia católica. Martinelli ha demostrado con hechos que no comulga con esas ideas conservadoras.

Otros asocian a los actuales gobernantes con ideas fascistas. Quienes levantan las banderas fascistas se identifican con ideas nacionalistas en el marco de una alianza populista que subordina a las masas urbanas al liderazgo de los grandes capitalistas. Este tipo de alianza suele ser encarnada por un líder ‘carismático’.    Martinelli rechaza toda identidad nacional y no pretende cooptar a los sectores populares. Al contrario, su ideología es anti-nacional y no pretende darle dirección alguna a los sectores populares.

Otros ven a Martinelli en el campo neoliberal, política impuesta por EEUU entre 1983-2008. La ley ‘Chorizo’, derogada a fines de 2010, pretendía acabar con la capacidad negociadora de los trabajadores. El proyecto de ley minera actualmente ante la Asamblea de Diputados pone fin al estado de derecho en el país. También aumentó el impuesto al consumo (ITBMS) en un 40 por ciento.

El aumento impositivo ha multiplicado los ingresos del fisco. Esta política le parece sospechosa a los millonarios panameños y a EEUU.    Entre los cables secretos enviados por la embajada norteamericana a Washington se destaca uno que acusaba a Martinelli de no cumplir con los principios neoliberales al pretender cobrarle impuestos a los ricos. En realidad, Martinelli no encaja en lo que el Banco Mundial llamaría neoliberal.

Hay quienes señalan que la política económica de Martinelli es de ‘des-posesión’:   Le quita el empleo a los trabajadores,    las oportunidades de inversión a los pequeños empresarios y la tierra a los productores rurales.

Martinelli, entonces, no es conservador, tampoco es fascista, ni neoliberal. Entonces, ¿qué es el presidente de la República y hacia dónde conduce el país?    Martinelli es la expresión extrema de una política fracasada que se instauró en el país hace 20 años después de la invasión militar norteamericana de 1989. En aquella época, sin mediar un estudio de la realidad panameña, se impusieron las privatizaciones, la desregulación y la flexibilización de la fuerza de trabajo. El objetivo inmediato de estas políticas neoliberales –al igual que en el resto del mundo– era transferir parte importante de las riquezas acumuladas por los sectores populares (los salarios y bienes de los trabajadores) a la clase capitalista.

Las estadísticas lo demuestran claramente. Mientras que en 1990 el 65 por ciento de la distribución de la riqueza producida por los panameños terminaba en los hogares de medio millón de trabajadores, en 2009 estas familias sólo recibían el 40 por ciento. En cambio, mientras que en 1990 el 35 por ciento de la riqueza nacional quedaba en los hogares de 20 mil familias acaudaladas, en 2009 había aumentado al 60 por ciento.

Las estadísticas presentadas en números fríos, sin embargo, no nos dicen lo que realmente ocurre en nuestras comunidades. Mientras que la extrema pobreza prácticamente no existía en Panamá, ahora el 20 por ciento de los hogares panameños vive en ese estado de miseria. En total, casi el 50 por ciento de los hogares panameños viven en lo que el Banco Mundial llama la pobreza. (El 40 por ciento de los trabajadores panameños son informales. Es decir, trabajan sin contrato y/o sin seguridad social).

El gobierno del presidente Martinelli no entiende lo que representan estas cifras. Los neoliberales decían que a mayor pobreza, producto de sus políticas, había que aumentar los programas ‘focalizados’ para distribuir caridad a las comunidades más golpeadas. El Banco Mundial creó la ‘Red de Oportunidades’ durante la administración de Martín Torrijos y con Martinelli ha generado la ‘Beca Universal’ y los ‘100 para 70’.

Un país, sin embargo, no puede sobrevivir con estas políticas absurdas, depredadoras y especulativas. El neoliberalismo tuvo éxito en empobrecer a los sectores populares y a las capas medias, mientras enriquecía a los más ricos.   Esa política hizo crisis a escala mundial y pronto hará igual en Panamá. Martinelli preside sobre un régimen transitorio. La pregunta es ¿cuándo cederá lo viejo a las nuevas fuerzas sociales que todavía no emergen? ¿Quién es el sujeto (grupo social) nuevo que dirigirá ese proceso de reconstrucción?

<>
Este artículo se publicó el  3  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.