Debate público con el profesor Jované (XV)

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

Manuel Castro Rodríguez

Profesor Jované, el 24 de enero de 2011 recibí un correo del cónsul del castrismo en Panamá, en el que me dice: “He tratado de comunicarme con usted por vía telefónica y no ha sido posible por ninguno de los teléfonos que aquí tenemos registrados.   Deseo tener una entrevista con usted, aquí en el Consulado”.   ¿Por qué el Cónsul desea reunirse conmigo?

Jované, sospecho que ese correo del Cónsul guarda relación con lo ocurrido a mi hijo menor en septiembre de 2009, cuando el castrismo intentó desalojarlo de mi apartamento. El 8/9/2009, acompañado por mi abogado, el Dr. Miguel Antonio Bernal Villalaz, acudí a la embajada castrista en Panamá, donde nos entrevistamos con la Primera Secretaria de la Embajada -nos trató muy amablemente-, a la cual le entregamos una carta dirigida al Embajador, donde expreso: “Mi hijo menor, el Dr. Enmanuel Castro Fernández, está autorizado a residir en el apartamento de mi propiedad, situado en Manglar No. 622, apto. 2, entre Línea del Ferrocarril e Infanta, Cerro, La Habana, Cuba.    Sin embargo, ayer, lunes 7 de septiembre de 2009, el presidente del CDR le comunicó a mi hijo Enmanuel que tenía que abandonar mi apartamento, el cual sería cerrado y ocupado por el Estado”.

Jované, finalicé la carta dirigida al Embajador el 8/9/2009, expresando: “La Embajada conoce cómo localizarme, tanto por celular como por correo electrónico: todas las semanas la Embajada me envía las Reflexiones de Fidel. Le solicito al señor Embajador que realice los trámites pertinentes, que eviten que mi hijo menor, el Dr. Enmanuel Castro Fernández, sea desalojado del apartamento de mi propiedad”.

Jované, al día siguiente, la Primera Secretaria de la Embajada me envió un correo donde me informó: “Por orientaciones del Jefe de misión, Sr Embajador, le he pasado el documento que usted me entregó al Sr Raúl Revilla, Cónsul de la República de Cuba en Panamá, quien va a atender el caso como corresponde, y ya ha iniciado las consultas pertinentes”.   Le respondí a la Primera Secretaria: “Mi hijo me acaba de informar que solucionó todo en Cuba. Mi hijo fue a la Dirección de Migración y a la oficina del DNI en Altahabana, donde le informaron que todo estaba en orden.   Le agradezco la rápida atención que le dio a mi caso”.

Jované, considero que lo ocurrido a mi hijo menor en septiembre de 2009, fue una amenaza velada para que yo guardara silencio.   Sospecho que el interés del Cónsul de entrevistarse conmigo es porque el régimen militar piensa materializar dicha amenaza.

Jované, ¿el castrismo tomará represalias con mi hijo y mi nieta de cuatro meses, porque en mis artículos alerto a la sociedad panameña de que la ‘izquierda’ adocenada pretende instaurar un régimen de corte estalinista?

Jované, actualmente en mi apartamento de La Habana reside mi hijo, su esposa y mi nieta.   ¿Qué culpa tienen ellos del contenido de mis artículos? Usted y el resto de la ‘izquierda’ adocenada debieran tener la honestidad de explicarle a la sociedad panameña si no es criminal que los desalojaran del apartamento de mi propiedad. Continuará.

*
<>Artículo publicado el 31  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (XIV)

La opinión del activista de los derechos humanos…

Manuel Castro Rodríguez 

Profesor Jované, lo ocurrido en el Centro de Cumplimiento de Menores -cuatro adolescentes muertos y tres en estado grave-, merece el repudio de toda persona honesta. También merece ser rechazada la doble moral de la ‘izquierda’ adocenada, que exige justicia para esos menores pero apoya al régimen que viola los derechos de la niñez cubana y oculta los crímenes ocurridos en Cuba; el descubrimiento más reciente es el de ¡una niña de doce años!, que murió el 14/5/2010 en Bayamo, mientras ejercía la prostitución con tres turistas italianos. Un periodista de esa ciudad, Ernesto Morales, declaró que el cadáver de la niña fue escondido y que   “lo ocurrido se conoció después que un perro apareciera con una mano en la boca”.

La agencia de noticias italiana ANSA informó el 11/1/2011 que tres italianos están encarcelados en La Habana desde hace seis meses, aunque no se les ha encausado formalmente por la muerte de la niña cubana, que aparentemente falleció por una sobredosis de droga, (http://www.ansa.it/web/notizie/regioni/toscana/2011/01/11/visualizza_new.html_1642024752.html).

Jované, a pesar del tiempo transcurrido, ¡siete meses!, solamente en Bayamo se sabe de estos hechos; el resto de la sociedad cubana desconoce lo que le ocurrió a la niña de doce años, gracias a que Fidel Castro se apropió de los medios de comunicación desde la década del sesenta, y los transformó en medios de desinformación y propaganda.

Jované, en la primera mitad de la década del noventa, pasé hambre. Unos cincuenta mil cubanos padecieron enfermedades desconocidas en Cuba anteriormente: neuritis, neuropatía periférica, beriberi, etc. En 1993, Fidel Castro destituyó al Dr. Héctor Terry Molinert, viceministro de Higiene y Epidemiología, que había reconocido públicamente que el déficit de vitaminas estaba provocando esas enfermedades. Por primera vez, el castrismo solicitó ayuda internacional para enfrentar un problema de salud; las investigaciones realizadas por el prestigioso CDC de Atlanta, Estados Unidos, demostraron que el origen de la epidemia era tóxico nutricional, dándole la razón al Dr. Terry.

Jované, en esa época conocí a niñas de 11, 12 y 13 años que ejercían la prostitución a cambio de alimentos, zapatos o medicamentos.    ¿Usted nunca se ha puesto a pensar cómo deben sentirse aquellos niños cubanos que tienen que ejercer la prostitución para poder alimentar a su familia? ¡Ese es otro de los ‘logros’ del régimen que usted defiende!

Cuando Fidel Castro tomó el poder en 1959, en Cuba existían unas diez mil prostitutas, pero nunca se conoció de casos de prostitución infantil.    Sin embargo, desde hace unos veinte años se viene denunciando la prostitución infantil existente en Cuba, con la participación de policías, profesores y empleados de la industria turística.    Únicamente los apologistas de la tiranía castrista como usted, se niegan a reconocer que la pobreza generalizada del pueblo cubano es la causante del comercio sexual infantil.

Jované, usted debiera saber que la principal causa de la prostitución es de carácter económico.   Sin embargo, Fidel Castro declaró el 4/4/1992: “Puede haber aquí jineteras [es la palabra utilizada en el castrismo para nombrar a las prostitutas], pero habría que añadir que son estrictamente voluntarias”. (http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1992/esp/f040492e.html).

Usted y el resto de la ‘izquierda’ adocenada debieran tener la entereza de explicar este pensamiento reaccionario de su ídolo. Continuará.

*
<>Artículo publicado el 24  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (XIII)

**

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

Manuel Castro Rodríguez 

Profesor Jované, las negligencias de AES Panamá y el IDAAN provocaron la crisis del agua.    Además, nuevamente se puso de manifiesto la demagogia que caracteriza al PRD y al resto de la ‘izquierda’ adocenada; ellos pretenden que la sociedad panameña los vea como defensores del derecho humano al agua potable, pero ocultan los hechos que no les convienen.

En ‘Privatización de las fuentes de oro azul’, publicado el 23/9/2007, expresé: “En 1998, el anterior gobierno PRD pretendió privatizar el IDAAN, pero el repudio popular lo impidió.   hora intentan algo mucho peor: dar en concesión las fuentes de agua hasta por treinta años prorrogables”.   Con relación a la potabilizadora de Chilibre –construida durante la dictadura militar-, César Temístocles Díaz Z. denuncia “que el diseño original de la planta permitía el manejo de altos niveles de turbiedad, pero (…) se rebajó la capacidad de la planta para procesar altos niveles de turbiedad”.   ¿Otro negociado?

La ‘izquierda’ adocenada encubre que conseguir agua es uno de los suplicios que padece el pueblo cubano, a pesar de que cuando Fidel Castro tomó el poder en 1959, La Habana tenía un excelente servicio de agua potable. El ingeniero cubano Francisco de Albear Lara diseñó y construyó el acueducto que lleva su nombre; su proyecto obtuvo medalla de oro en la Exposición de París (1878). El acueducto de Albear, inaugurado el 23/1/1893, ¡hace 118 años!, suministra actualmente “el 20% del agua que se consume en la capital de Cuba”.

Decenas de miles de residentes en La Habana nunca han visto salir agua del grifo de su residencia; lo normal para ellos es cargar agua diariamente. Desde hace unos cuarenta años tampoco sale agua del grifo de los baños de los cines, cafeterías y restaurantes a que acude el cubano de a pie;   solo cuando se realiza el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano es que hay agua en algunos cines. Además, los supermercados y centros comerciales no tienen baños. Jované, usted sabe que de los baños de la Facultad de Economía de la Universidad de la Habana emana un mal olor imposible de soportar.

Tampoco sale agua del grifo en numerosos hospitales y escuelas.   Mis hijos nacieron en 1976 y 1983 en el ‘Ramón González Coro’, el mejor hospital gineco-obstétrico de Cuba. En ambas ocasiones yo tuve que cargar agua para que mi esposa pudiese lavarse.

Jované, esto es consecuencia del castrismo. Alejandro Vilá Noya, directivo de Aguas de La Habana, reconoció que “los salideros más escandalosos están en las calles, porque son visibles y corren por el pavimento (…) más del 50 por ciento del agua que bombean se pierde por esas causas” (http://www.rebelion.org/noticias/2010/1/98526.pdf).   El sistema de acueductos “no ha recibido un mantenimiento integral en el último medio siglo” (http://cubaalamano.net/sitio/client/articulo_ips.php?id=55), o sea, desde que Fidel Castro tomó el poder.

Además, “en 2003, la cobertura de alcantarillado alcanzaba sólo a 63 por ciento de los 2,2 millones de habitantes de La Habana” (http://cubaalamano.net/sitio/client/report.php?id=369). También, dadas las numerosas roturas del alcantarillado, se pueden ver las aguas negras corriendo por algunas calles. Esto, unido a las numerosas roturas que tienen las tuberías del acueducto, provoca que en numerosas ocasiones ¡las aguas de consumo humano sean contaminadas por las aguas negras!

Panameño, ¡ni capitalismo salvaje ni castrismo! Continuará.

*
<>Artículo publicado el 17  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (XII)

*

La opinión de…

Manuel Castro Rodríguez 

Profesor Jované, en un artículo publicado el 9/1/2002 en El Siglo, el dirigente popular Andrés Galván e Inocencio Garibaldi -miembros del Comité Cívico de Heridos y Héroes del 9 de Enero de Colón-, denunciaron:   “Por cuatro días seguidos, los colonenses lucharon con piedras, bombas molotov, etc., contra el ejército más poderoso del mundo, acción que no hizo la gran Guardia Nacional, que nos dejó solos y se cruzó de brazos mientras el ejército yanqui nos masacraba”.

También se expresa en la denuncia de los dos colonenses: “El cuarto día de lucha, o sea, el día 12 de enero de 1964, esa misma cobarde y asesina Guardia Nacional, al mando del mayor Omar (Iván el terrible) Torrijos, actuó brutalmente, con saña y con una fobia salvaje no contra el ejército agresor –no, no, que va. Actuó contra los colonenses, encarcelando a gran cantidad de ellos”.

Jované, usted sabe que durante la dictadura de Omar Torrijos Herrera (1968-1981) se produjeron más muertes y desapariciones forzadas que durante la dictadura de Noriega, entre ellos: el dirigente marxista Floyd Britton; Jorge Camacho, Jorge Falconet y Marlene Mendizábal, militantes del FER-29; la adolescente Rita Wald; el padre Héctor Gallegos; el dirigente campesino Encarnación González; los dirigentes populares Narciso Cubas, Félix y Elías González Santizo, José del Carmen Tuñón y Tomás Palacios Salinas; y el izquierdista Heliodoro Portugal. Encarnación González, de sesenta y nueve años, fue asesinado al ser lanzado desde un avión.

Jované, usted conoce que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado panameño por las desapariciones forzadas de Heliodoro Portugal en 1970 y de Rita Wald en 1977, ocurridas durante la dictadura de Torrijos.

Jované, usted sabe que tanto Omar Torrijos Herrera como Manuel Antonio Noriega fueron agentes de los servicios de inteligencia norteamericanos. En junio de 2001, Guillermo Sánchez Borbón dio a conocer documentos desclasificados del Gobierno norteamericano donde se expresa que “Omar Torrijos Herrera fue reclutado (paga mensual 25 dólares) como un informante confidencial del Cuerpo de Inteligencia (CIC) en octubre de 1955 (…)   En marzo de 1969, cinco meses después de haber asumido el poder, voluntariamente renunció al sueldo de 300 dólares mensuales, alegando que ahora era el jefe, y que estaba por debajo de su dignidad aceptarlo. Después de esto, solicitó y obtuvo dos pagos especiales de 100 dólares en mayo de 1969 y 300 dólares en octubre de 1969”. (http://mensual.prensa.com/mensual/contenido/2001/06/25/hoy/opinion/170392.html).

Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba dio a conocer el 5 de enero de 2009: “Un monumento en homenaje al ex presidente panameño, Omar Torrijos, fue develado hoy aquí” (http://www.cubaminrex.cu/Actualidad/2009/Enero/Develan.html). Jované, ¡usted sabe que eso es mentira: el dictador Omar Torrijos Herrera nunca fue presidente!

Jované, usted y el resto de la ‘izquierda’ adocenada guardan silencio cómplice ante la deificación del dictador Omar Torrijos Herrera por el régimen militar que tiraniza al pueblo cubano. Jované, ¿usted no se avergüenza de su comportamiento? Jované, usted debiera tener la entereza de explicarle a la sociedad panameña:   ¿Cuáles son las razones que usted tiene para apoyar al castrismo, que tanto daño le ocasionó a Panamá?   Continuará.

 

*
<>Artículo publicado el  10  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.  El resaltado es nuestro.

Debate público con el profesor Jované (XI)

*

La opinión de…

Manuel Castro Rodríguez 

Jované, el sábado se cumplieron cincuenta y dos años del triunfo de la Revolución cubana, que fue traicionada por el ídolo de la ‘izquierda’ adocenada. Usted sabe que Fidel Castro Ruz siempre negó que fuese comunista. Por ejemplo, declaró el 15/1/1959: “yo no soy comunista; estoy diciendo la verdad” (http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1959/esp/f150159e.html). Ratificó el 8/5/1959: “nuestra revolución no es comunista” (http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1959/esp/f080559e.html).

 

Fidel hizo condenar a veinte años de prisión al comandante Huber Matos Benítez -había renunciado a la jefatura militar de la mayor provincia cubana porque el proceso revolucionario se estaba desviando hacia el comunismo, como realmente ocurrió; véanse los vídeos (http://www.youtube.com/watch?v=_qCgfNK2vTk), (http://www.youtube.com/watch?v=47v5dNouxrM&NR=1) y (http://www.youtube.com/watch?v=g1GJaECkjmA&feature=related).

El anticomunismo de Fidel fue confirmado el 24/12/1960, cuando su canciller expresó: “Ni capitalismo en su acepción histórica, ni comunismo en su realidad actuante. Entre las dos ideologías o posiciones políticas y económicas que se están discutiendo en el mundo -ha precisado Fidel Castro, líder máximo de la Revolución Cubana y Primer Ministro del Gobierno-, nosotros tenemos una posición propia”. (http://www.lajiribilla.cu/2007/n310_04/310_11.html).

Sin embargo, cuatro meses después, el 16/4/1961, Fidel se declaró socialista; el 20/4/1961 ordenó el fusilamiento del comandante Humberto Sorí Marín, Auditor General del Ejército Rebelde y su ministro de Agricultura en el primer gobierno revolucionario; el 17/9/1961 expulsó de Cuba a ciento treinta sacerdotes; el 22/12/1961 se proclamó comunista; y en 1969 prohibió la celebración de la Navidad durante veintiocho años.

A Rafael Díaz-Balart, su cuñado, se le atribuye haber dicho en 1955: “Fidel Castro y su grupo solamente quieren una cosa: el poder, pero el poder total, que les permita (…) instaurar la más cruel, la mas bárbara tiranía, una tiranía que enseñará al pueblo el verdadero significado de lo que es la tiranía, un régimen totalitario, inescrupuloso, ladrón y asesino (…)”. Esclarecidas palabras: Al castrismo se le han documentado diez mil seiscientas muertes (www.ArchivoCuba.org).

En los días iniciales de 1959, un clima de paz y prosperidad se avizoraba para Cuba; ni un solo cubano podría ni tan siquiera haberse imaginado que la Revolución cubana sería la mayor estafa que ha sufrido pueblo alguno en América. Aunque Fidel firmó el Manifiesto de la Sierra Maestra, por el cual se comprometió con celebrar “elecciones generales (…) en el término de un año bajo las normas de la Constitución del 40 y el Código Electoral del 43”, implantó la peor tiranía que ha conocido Occidente.

Jované, es característico del tipo de régimen que usted pretende instaurar que el ‘máximo líder’ se perpetúe en el poder: Fidel Castro Ruz (desde hace 52 años), Kim Il Sung (48 años), Enver Hoxha (40 años), Josip Broz Tito (35 años), Ho Chi Minh (34 años), Janos Kadar (33 años), Stalin (29 años), Mao Tse Tung (27 años), Nicolae Ceausescu (24 años) y Walter Ulbricht (21 años).

Jované, el castrismo no le permitió a Guillermo Fariñas que fuese a recoger el premio Sajarov a la Libertad de Conciencia 2010 que le fue otorgado por el Parlamento Europeo. Véase en el vídeo el mensaje completo de Fariñas, en el que expresa: “Dentro de las mentalidades de los gobernantes cubanos actuales, nosotros sus ciudadanos somos lo que fueron mis ancestros secuestrados en África y traídos a la fuerza a América, en pasados siglos. Para que yo u otro ciudadano de a pie pueda viajar al extranjero, necesito de una Carta de Libertad (…) Mi mayor esperanza es que no se dejen engañar por los cantos de sirena de un cruel régimen de comunismo salvaje”. (http://www.youtube.com/watch?v=YDwi6JU-y-g).

Jované, ¿por qué usted no tiene la honestidad de reconocer que es comunista?  Continuará. castroeducacion@yahoo.es

*
<>Artículo publicado el 3  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (X)

*

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

Manuel Castro Rodríguez 

castroeducacion@yahoo.es

Profesor Jované, usted conoce que hace cincuenta años -el 24 de diciembre de 1960, faltando ocho días para que se cumpliera el segundo aniversario del triunfo de la Revolución cubana-, el canciller del castrismo, Raúl Roa García, pronunció un extenso discurso en la ONU, donde se demuestra una vez más cómo Fidel Castro engañó al pueblo cubano.

El canciller del castrismo expresó el 24/12/1960: “el gobierno revolucionario de Cuba no admite ni acepta dilemas falsos ni disyuntivas prefabricadas. Esto quiere decir, en términos concretos, que no admitimos ni aceptamos que haya ineluctablemente que elegir entre la solución capitalista y la solución comunista. Hay otros caminos y otras soluciones de limpia textura democrática”.

También dijo el canciller del castrismo: “Ni capitalismo en su acepción histórica, ni comunismo en su realidad actuante. Entre las dos ideologías o posiciones políticas y económicas que se están discutiendo en el mundo -ha precisado Fidel Castro, líder máximo de la Revolución Cubana y Primer Ministro del Gobierno-, nosotros tenemos una posición propia. La hemos llamado humanista por sus métodos humanos, porque queremos librar al hombre de los miedos, las consignas y los dogmas. (…) El tremendo problema del mundo es que lo han puesto a escoger entre el capitalismo, que mata de hambre a los pueblos, y el comunismo, que resuelve los problemas económicos pero que suprime las libertades, que son tan caras al hombre”. Léase el discurso completo (http://www.lajiribilla.cu/2007/n310_04/310_11.html).

Jované, ese discurso tiene plena vigencia, pero incurre en una gran mentira cuando expresa que el comunismo “resuelve los problemas económicos”. Antes de ser tiranizada por Fidel, el PIB per cápita de Cuba duplicaba el español; actualmente es la quinta parte. La Habana era “una de las ciudades más ricas y más bellas de América”, reconoció Ernesto ‘Che’ Guevara. Actualmente parece una ciudad bombardeada; véase el vídeo (http://vodpod.com/watch/682720-habana-arte-nuevo-de-hacer-ruinas-primera-parte).

Los alimentos están racionados desde hace cuarenta y ocho años; el pueblo cubano puede comprar a precios subsidiados una ‘canasta’ alimenticia que no incluye carne ni leche. Con esa ‘canasta’, se puede comer unos diez días de cada mes, por lo que el que no recibe ayuda del exilio tiene que robar para poder sobrevivir.   Véanse las deplorables condiciones y abastecimiento de dos lugares del centro de La Habana donde el cubano de a pie compra los alimentos racionados (http://www.youtube.com/watch?v=zRpq98LdyLw&feature=related) y (http://www.youtube.com/watch?v=nRG_U8ZRr4w&feature=related).

Los cubanos están obligados a comprar en moneda convertible los bienes de primera necesidad –tienen un impuesto que oscila entre doscientos y trescientos por ciento. Por ejemplo, un litro de leche entera cuesta más de tres dólares, precio prohibitivo cuando el salario mensual de un médico es de unos veinte dólares (véase http://www.lavanguardia.es del 15/09/2009).

Ahora, después de aumentar en cinco años la edad de jubilación y haber comenzado a eliminar las prestaciones sociales, el régimen militar despedirá a más de medio millón de trabajadores en los próximos seis meses, en la primera etapa de un plan que contempla la cesantía de más de un millón.

Jované, ¡ese es el tipo de régimen que usted y el resto de la ‘izquierda’ adocenada pretenden instaurar en Panamá! Continuará.

 

*
<>Artículo publicado el  27 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (IX)

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

Manuel Castro Rodríguez

Profesor Jované, al cumplirse hoy veintiún años de la criminal e injustificada invasión yanqui a Panamá, causante de la muerte de varios miles de panameños -en su gran mayoría, civiles que vivían en los barrios más pobres-, no puedo olvidar que hace un año su principal colaborador político me invitó a un acto en la Universidad de Panamá en conmemoración del 20/12/1989. Para mi sorpresa, asistieron pocas personas, entre ellas, varios partidarios de la narcodictadura y uno de los principales funcionarios de la embajada de Fidel Castro en Panamá, el cual fue recibido con palabras aduladoras por parte de los organizadores. La genuflexión se puso de manifiesto.

Los miembros de la ‘izquierda’ adocenada que hicieron uso de la palabra se mostraron muy benévolos con la dictadura militar: ni en una sola ocasión la nombraron como tal. Panamá no debiera olvidar que no fueron pocos los miembros de esa ‘izquierda’ que apoyaron la violación de los derechos humanos del pueblo panameño.

Jované, usted y el resto de la ‘izquierda’ adocenada apoyan al castrismo a pesar de que como expresa la Dra. Brittmarie Janson Pérez, Fidel Castro “perjudicó gravemente al pueblo panameño. Apoyó a Noriega sabiendo muy bien que era un dictador al estilo de Papa Doc Duvalier: corrupto y cruel. Además, Castro traicionó la ideología marxista porque sabía que Noriega reprimía a la clase trabajadora debido a que la mayoría, aunque ardientemente nacionalista, se oponía al dictador”.

Doña Rosario Arias de Galindo -una incansable activista de los derechos humanos, especialmente el de la libertad de expresión-, denuncia: “En cumplimiento de las órdenes impartidas por la dictadura para proteger su impunidad, se llevó a cabo una destrucción obviamente organizada y sistemática durante aquellos funestos días, por los ‘Batallones de la Dignidad’ y los CODEPADI”. Jované, esas organizaciones paramilitares fueron asesoradas por oficiales enviados por Fidel Castro; los medios de comunicación castristas presentaban a esos malhechores como si fuesen patriotas.

Jované, los servicios secretos de Noriega recibieron asesoramiento de oficiales castristas. Los medios de comunicación del castrismo siempre han tergiversado la información sobre lo que sufrió el pueblo panameño durante los veintiún años de dictadura militar. Incluso hasta después de la invasión esos medios dijeron que Noriega era un patriota que se enfrentaba al imperialismo yanqui; ahora se refieren a él como el “ex presidente panameño Manuel Noriega”.

Jované, usted ha visto el monumento que el castrismo le construyó al dictador Omar Torrijos Herrera en la Avenida de los Presidentes, la bella avenida habanera. Jované, durante la dictadura de Torrijos (1968-1981) se registraron más muertos y desaparecidos que durante la dictadura de Noriega, entre ellos el dirigente izquierdista Floyd Britton.

Jované, una persona que se guíe por principios no puede dejar de condenar la injerencia de un Estado en otro. En numerosas ocasiones he repudiado a las diferentes administraciones norteamericanas que han invadido a otros países.

Jované, usted debiera tener la entereza de explicarle a la sociedad panameña: ¿Por qué usted apoya al castrismo, que fue el principal aliado de la dictadura militar que tanto daño le causó a Panamá? Continuará.

*
<>Artículo publicado el  20 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (VIII)

*

La opinión del Activista de los derechos humanos…

Manuel Castro Rodríguez

castroeducacion@yahoo.es

Profesor Jované, escribo el 9/12/2010, cuando las turbas organizadas por la junta militar que usted admira hostigaron a unas sesenta Damas de Blanco y damas de apoyo que marchaban con gladiolos en las manos. Esto ocurrió la víspera del día en que los defensores de la libertad celebramos el 62º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Véase la represión sufrida el 10/12/2009 (http://www.youtube.com/watch?v=ZoJcqZN4bzM).

El 18/3/2003 el régimen detuvo a setenta y cinco intelectuales cubanos por el ‘delito’ de informar sin el permiso de la tiranía, en lo que se conoce como la Primavera Negra. Los ‘juicios’ no duraron más de un día y fueron realizados a puertas cerradas. Arnaldo Ramos Lauzurique, de 68 años -miembro del ilegal Instituto Cubano de Economistas Independientes, fue condenado a dieciocho años de cárcel-, ha sido el único liberado de los trece presos de conciencia que no aceptan el destierro como condición para ser excarcelados. Véase el valiente alegato del Padre Jorge A. Rodríguez, párroco del Santuario de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba (http://www.youtube.com/watch?v=wOZVQmnEy_Y).

Jované, hace más de un mes, el 7/11/2010, se venció el plazo que se dio el castrismo para liberar a los presos de conciencia reconocidos por Amnistía Internacional, entre ellos el Dr. Oscar Elías Biscet González -un cristiano devoto, seguidor del método de la no violencia practicado por Gandhi y Martin Luther King.

Jované, el Dr. Biscet documentó con estadísticas no oficiales las técnicas de aborto usadas en Cuba. Denunció que uno de los procedimientos utilizados era completado de ser necesario, con la falta de asistencia médica al recién nacido, sin previa información a la madre de esa posibilidad. El Dr. Biscet fue condenado a veinticinco años de cárcel. Es un preso de conciencia que ha cumplido siete años en una celda bajo tierra, sin asistencia médica ni religiosa.

Le hago un reconocimiento público al Dr. Julio García Valarini, que denunció la violación de los derechos humanos del Dr. Biscet. Los otros médicos debieran reflexionar sobre lo que probablemente les ocurriría si la ‘izquierda’ adocenada tomara el poder.

Jované, con todo su derecho, usted viaja al extranjero cuantas veces lo desee –incluido Cuba, a donde peregrina todos los años-, asesoró a un sindicato, habla en los programas de radio y televisión, escribe una columna semanal en este periódico,  ejerce la libertad de cátedra en una universidad estatal, realiza protestas en las calles, contribuye a la formación de un partido político, es opositor al Gobierno, aspira a ser Presidente y pretende instaurar un régimen de corte castrista, sin que se le cuestionen esos derechos, ni se le acuse de ser un mercenario al servicio del castrismo.

Jované, usted goza de todos los derechos consagrados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero apoya al régimen militar que le niega al pueblo cubano el disfrute de esos mismos derechos. Usted actúa como los intelectuales que apoyaban a Stalin. Jované, en Cuba a los que actúan como usted se los cataloga como hipócritas o que tienen una doble moral, ¿cómo se les dice en Panamá? Continuará.

 

*
<>Artículo publicado el  13  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (VII)

*

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

MANUEL CASTRO RODRIGUEZ

castroeducacion@yahoo.es

Profesor Jované, 48 horas nos separan del Día de la Madre, evento de gran contenido humano en que la madre panameña se reúne con su familia, recibiendo las muestras de cariño que ella le profesa.

Una carta mía fue publicada el 2/1/2003 en la sección ‘Cartas y Comentarios’ –a cargo del difunto periodista Herasto Reyes-, en la que expreso: “Panamá me ha permitido ser un hombre que goza de plena libertad. ¡Gracias, Panamá!” Siete años después ha aumentado mi agradecimiento, dado que como dije el 2/1/2003: “jamás me he sentido como un extranjero, ya que en todas partes he sido recibido de la mejor forma posible”. Considero que esto es debido a la formación que las madres panameñas les han dado a sus hijos, señoras a quienes les deseo que disfruten de un feliz Día de la Madre.

Desde hace 83 años, el segundo domingo de mayo se celebra en Cuba el Día de las Madres, gracias al periodista Víctor Muñoz Riera, que como concejal del ayuntamiento de La Habana presentó una moción para que en la capital cubana se instaurara el Día de las Madres, la cual fue aprobada el 27/4/1921. Seis años después, el 7/7/1927, el Congreso de la República aprobó que se celebrara en toda Cuba.

Jované, el sufrimiento que el castrismo les continúa causando a las madres cubanas no tiene símil en América. Desde hace medio siglo, varias decenas de miles de madres cubanas no han podido volver a reunirse con sus hijos, ya sea porque han resultado muertos, encarcelados o impedidos de entrar a su patria por el régimen que usted apoya.

Fidel Castro, el ídolo de la ‘izquierda’ adocenada, ha sido mucho más sanguinario que Batista, Somoza, Noriega y Pinochet juntos. Al castrismo se le han documentado diez mil seiscientas muertes, entre ellas: 93 menores de edad y 216 del sexo femenino; están documentadas más de mil muertes y desapariciones al intentar escapar de Cuba, lo cual quintuplica las víctimas ocasionadas al intentar cruzar el Muro de Berlín para escapar de la Alemania comunista. Compruébese en (www.ArchivoCuba.org).

Jované, el régimen que usted apoya le negó el permiso de entrada a su patria a Taismary Agüero, que lo había solicitado para poder ver a su madre que se encontraba muy grave de salud y que falleció a los pocos días. Celia Cruz y otros miles de cubanos han sufrido lo mismo. Hilda Molina tuvo que esperar quince años para poder reencontrarse con su único hijo y conocer a sus nietos. Este vídeo musical refleja una triste realidad: la disgregación de la familia cubana por todo el mundo (http://www.youtube.com/watch?v=bw8bX2URbrk).

Jované, usted apoya a un régimen que arrastra, golpea y detiene a las madres que marchan pacíficamente, con gladiolos en las manos. Véase el vídeo (http://www.youtube.com/watch?v=BikTMfYr0Xs&feature=related).

La sociedad panameña debiera reflexionar sobre lo que probablemente le ocurriría a la familia panameña si la ‘izquierda’ adocenada llegara a tomar el poder. En lo que a mí respecta, esculpí en un pedazo de mármol lo siguiente: “¡Gracias, Panamá! ¡Gracias, madres panameñas, muchas felicidades les deseo!” Continuará.

*
<>Artículo publicado el  6  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (VI)

*

La opinión de…

Manuel Castro Rodríguez

Profesor Jované, en 1933, en ocasión de realizarse en Estados Unidos el IV Congreso de la Asociación Médica Panamericana, se aprobó por unanimidad que el 3 de diciembre se celebrase como el Día de la Medicina Americana, ya que el 3/12/1833 nació en Camagüey, Cuba, el médico Carlos J. Finlay Barrés, quien descubrió que el mosquito Aedes aegypti es el agente transmisor de la fiebre amarilla, la enfermedad que constituía el principal problema epidemiológico en las regiones tropicales y subtropicales.

 

En la Conferencia Sanitaria Internacional realizada en febrero de 1881 en Washington, el Dr. Finlay se refirió por primera vez a la existencia de un agente transmisor. Continuó sus investigaciones en Prado No. 52, donde radicaba su consulta, inoculando a 24 voluntarios, comprobando su hipótesis y descubriendo que la persona picada por un mosquito infectado, quedaba inmunizada. Finlay hizo la exposición completa de su teoría el 14/8/1881, en la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

Durante veinte años, el Dr. Finlay divulgó las medidas necesarias para evitar la fiebre amarilla, que desde 1901 se aplicaron en Cuba, y después en Panamá y otros países donde se consideraba que era una enfermedad endémica. El Dr. William Gorgas utilizó en Panamá lo que le enseñó Finlay en Cuba, lo cual permitió terminar el Canal de Panamá. Una placa en la Plaza de Francia reconoce la contribución del Dr. Finlay a la construcción del Canal.

La Organización Panamericana de la Salud reconoce que el Dr. Finlay “creó el método experimental de producir formas atenuadas del mal en los seres humanos, lo que además de permitirle comprobar la veracidad de sus concepciones y descubrimientos, le posibilitó el estudio de los mecanismos inmunológicos de las enfermedades infectocontagiosas. Por otro lado formuló las reglas básicas para erradicar al mosquito, que todavía se aplican como medida preventiva, con lo que dio inicio al procedimiento sanitario social conocido como lucha antivectorial”.

Eminentes investigadores propusieron en siete ocasiones la candidatura de Finlay al premio Nobel. En 1954, en el XIV Congreso Internacional de Historia y Medicina, celebrado en Roma, se aprobó la propuesta: “Sólo Carlos J. Finlay, de Cuba, es el único y sólo a él corresponde el descubrimiento del agente transmisor de la fiebre amarilla, y a la aplicación de su doctrina el saneamiento del trópico”.

En 1902, al nacer Cuba como República, el Dr. Finlay fue nombrado Jefe de Sanidad y Presidente de la Junta Superior de Sanidad. Organizó el sistema de salud pública sobre nuevas bases, pasando a situarse Cuba desde entonces a la vanguardia mundial en el sector de la salud.

Jované, desde hace varias décadas el castrismo y sus apologistas vienen realizando una gran campaña mediática pretendiendo negar los avances logrados por el pueblo cubano en tan solo medio siglo de vida republicana. Por ejemplo, Cuba fue el primer país del mundo en elevar al rango de Ministerio su sistema de salud pública: hace 101 años, en 1909, el Congreso de la República de Cuba aprobó la ley que estableció la Secretaría de Sanidad y Beneficencia. Continuará.

*
<>Artículo publicado el  29  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castro-rodriguez-manuel/

Debate público con el profesor Jované (V)

**

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

Manuel Castro Rodríguez 

Profesor Jované, como me guío por principios, denuncio tanto al castrismo como al capitalismo salvaje.   Una de las mayores mentiras de la tiranía castrista -que la ‘izquierda’ adocenada repite como papagayo-, es que lucha por crear una sociedad basada en la justicia social y la igualdad.

Jované, mi madre falleció el 16/10/1980, debido a la injusticia social y el clientelismo político llevados a su máxima expresión por el ídolo de la ‘izquierda’ adocenada, Fidel Castro Ruz, que un año antes rechazó la solicitud del comandante René de los Santos Ponce -primo materno de mi padre y cercano colaborador de Fidel desde finales de la década del cuarenta-, para que mi madre fuese atendida en el Hospital de Rehabilitación Julio Díaz, que en ese entonces estaba destinado para el uso exclusivo de la cúpula del poder y los guerrilleros nicaragüenses.

Actualmente, mediante la empresa Cubanacan Turismo y Salud –se promociona como “una compañía especializada en la prestación de servicios de salud en tres direcciones básicas: asistencial, prevención y calidad de vida”-, los extranjeros pueden recibir una excelente atención y tratamiento médicos en once hospitales de Cuba, que les están negados al pueblo cubano (http://embacu.cubaminrex.cu/Default.aspx?tabid=1762).

Anualmente, la ex dama de hierro de la Alemania comunista, Margot Honecker, vive un mes en Cuba.   Gratuitamente, recibe atención médica en un centro para extranjeros, así como hospedaje y alimentación en una casa de protocolo situada en una zona donde no puede entrar el pueblo cubano. Jované, ¿cuántos miles de ‘izquierdistas’ extranjeros de clase media disfrutan de privilegios similares?   Lo mismo ocurría con Stalin.

Sin embargo, como reconoce el marxista James Petras: “Cuba ha exagerado sus programas de ayuda médica al extranjero, proveyendo clínicas nuevas mientras sus hospitales locales se deterioran.   Las salas de espera y los pasillos de las clínicas deberían estar limpios y bien pintados. Algunas carecen de suficiente personal y el personal de mantenimiento está mal utilizado.   Los hospitales carecen de equipos básicos de capacitación y de reactivos químicos en los centros de diagnóstico”.

Jované, como usted conoce, el 16/10/2008 -cuando se cumplieron veintiocho años del fallecimiento de mi madre-, en La Prensa salió publicado mi artículo ‘Cambiar la política económica’, donde expreso: “La subida al poder de Margaret Thatcher en el Reino Unido y Ronald Reagan en Estados Unidos, inició la era del neoliberalismo, con su creencia dogmática en las bondades de la ‘mano invisible’ y la auto-corrección del mercado”.

Jované, su creencia dogmática en las ‘bondades’ del estalinismo parece no tener límites. ¿Por qué usted apoya el apartheid que sufre el pueblo cubano?

Jované, usted debiera tener la honestidad de explicarle a la sociedad panameña: ¿Cómo es posible que los extranjeros reciban en Cuba una excelente atención y tratamiento médicos, mientras que el pueblo cubano no puede beneficiarse de ellos?   ¿Cuáles son las verdaderas razones que usted tiene para apoyar a la gerontocracia estalinista? ¿Usted no conoce a algunos de esos ‘izquierdistas’ que disfrutan gratuitamente de lo producido por el pueblo cubano y que en señal de agradecimiento defienden a la tiranía castrista?

Continuará.

*
<>Artículo publicado el  22  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castro-rodriguez-manuel/

Debate público con el profesor Jované (IV)

 

*

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

MANUEL CASTRO RODRIGUEZ

castroeducacion@yahoo.es

Profesor Jované, el tipo de régimen que usted pretende instaurar en Panamá viola sistemáticamente todos los principios consagrados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por ejemplo, aunque el artículo 13 de la Declaración expresa: “Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país”, el castrismo le niega ese derecho al pueblo cubano. ¡Corea del Norte y Cuba son los únicos países que le exigen visa a sus nacionales!

La tiranía le negó el permiso de entrada a su patria a la jugadora de voleibol Taismary Agüero, que lo había solicitado para poder ver a su madre que se encontraba muy grave de salud y que falleció a los pocos días. Taismary es una gloria deportiva de Cuba: Con la selección cubana, Taismary ganó doce medallas, incluidas las logradas en los Juegos Olímpicos de Atlanta”96 y Sydney”00. Celia Cruz y otros miles de cubanos sufrieron lo mismo.

Adrián Leiva, periodista cubano residente en Miami, murió el 22/3/2010 en extrañas circunstancias mientras trataba de entrar a Cuba, después de que en reiteradas ocasiones el castrismo le negó la entrada a su patria. Su hermana Eva reconoció su cadáver en la morgue de La Habana.

Hilda Molina tuvo que esperar quince años para poder reencontrarse con su único hijo y conocer a sus nietos. Un año antes, en el prólogo con fecha 4/6/2008 de la edición cubana del libro ‘Fidel, Bolivia y algo más…’, Fidel Castro escribió: “Se le niega a ella [Hilda Molina] la solicitud de viajar al exterior”. Durante el período 2004-2009 dos presidentes argentinos hicieron intensas gestiones ante Fidel para lograr la salida de Hilda.

¡Cuántos hijos, madres, padres, esposas y esposos de emigrados cubanos no reciben la solidaridad internacional que tuvo Hilda Molina, y permanecen secuestrados por la gerontocracia estalinista que apoya Jované!

Un primo mío, Pedro Castro, estuvo quince años sin poder ver a sus padres y hermanos. Un amigo de la infancia, Ángel García, tuvo que esperar más de veinte años para poder reencontrarse con sus padres.

En al menos seis ocasiones, el ídolo de Jované le ha impedido viajar al extranjero a la filóloga Yoani Sánchez, para recibir premios y participar en eventos internacionales. Yoani -una de las “100 personas más influyentes” del mundo, según la revista Time-, ha ganado el Premio Ortega y Gasset de Periodismo Digital (2008), la mención del María Moors Cabot de la Universidad de Columbia (2009), la distinción del Instituto Internacional de la Prensa (2010) y el Premio Príncipe Claus (2010).

Jované debiera tener la entereza de explicarle a la sociedad panameña: ¿Por qué los cubanos tienen que pedirle permiso o “carta de liberación” al régimen para poder viajar al extranjero? ¿Por qué el castrismo despoja de todas sus pertenencias –dinero, casa, auto, muebles, televisor, refrigerador, etc.-, a los cubanos que desean vivir en el extranjero y los castigan con la “salida definitiva”?   ¿Por qué el cubano que reside fuera de Cuba debe solicitarle autorización al régimen militar para entrar a su patria?   Continuará.

*
<>Artículo publicado el 15  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castro-rodriguez-manuel/