Debate público con el profesor Jované (VIII)

*

La opinión del Activista de los derechos humanos…

Manuel Castro Rodríguez

castroeducacion@yahoo.es

Profesor Jované, escribo el 9/12/2010, cuando las turbas organizadas por la junta militar que usted admira hostigaron a unas sesenta Damas de Blanco y damas de apoyo que marchaban con gladiolos en las manos. Esto ocurrió la víspera del día en que los defensores de la libertad celebramos el 62º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Véase la represión sufrida el 10/12/2009 (http://www.youtube.com/watch?v=ZoJcqZN4bzM).

El 18/3/2003 el régimen detuvo a setenta y cinco intelectuales cubanos por el ‘delito’ de informar sin el permiso de la tiranía, en lo que se conoce como la Primavera Negra. Los ‘juicios’ no duraron más de un día y fueron realizados a puertas cerradas. Arnaldo Ramos Lauzurique, de 68 años -miembro del ilegal Instituto Cubano de Economistas Independientes, fue condenado a dieciocho años de cárcel-, ha sido el único liberado de los trece presos de conciencia que no aceptan el destierro como condición para ser excarcelados. Véase el valiente alegato del Padre Jorge A. Rodríguez, párroco del Santuario de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba (http://www.youtube.com/watch?v=wOZVQmnEy_Y).

Jované, hace más de un mes, el 7/11/2010, se venció el plazo que se dio el castrismo para liberar a los presos de conciencia reconocidos por Amnistía Internacional, entre ellos el Dr. Oscar Elías Biscet González -un cristiano devoto, seguidor del método de la no violencia practicado por Gandhi y Martin Luther King.

Jované, el Dr. Biscet documentó con estadísticas no oficiales las técnicas de aborto usadas en Cuba. Denunció que uno de los procedimientos utilizados era completado de ser necesario, con la falta de asistencia médica al recién nacido, sin previa información a la madre de esa posibilidad. El Dr. Biscet fue condenado a veinticinco años de cárcel. Es un preso de conciencia que ha cumplido siete años en una celda bajo tierra, sin asistencia médica ni religiosa.

Le hago un reconocimiento público al Dr. Julio García Valarini, que denunció la violación de los derechos humanos del Dr. Biscet. Los otros médicos debieran reflexionar sobre lo que probablemente les ocurriría si la ‘izquierda’ adocenada tomara el poder.

Jované, con todo su derecho, usted viaja al extranjero cuantas veces lo desee –incluido Cuba, a donde peregrina todos los años-, asesoró a un sindicato, habla en los programas de radio y televisión, escribe una columna semanal en este periódico,  ejerce la libertad de cátedra en una universidad estatal, realiza protestas en las calles, contribuye a la formación de un partido político, es opositor al Gobierno, aspira a ser Presidente y pretende instaurar un régimen de corte castrista, sin que se le cuestionen esos derechos, ni se le acuse de ser un mercenario al servicio del castrismo.

Jované, usted goza de todos los derechos consagrados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero apoya al régimen militar que le niega al pueblo cubano el disfrute de esos mismos derechos. Usted actúa como los intelectuales que apoyaban a Stalin. Jované, en Cuba a los que actúan como usted se los cataloga como hipócritas o que tienen una doble moral, ¿cómo se les dice en Panamá? Continuará.

 

*
<>Artículo publicado el  13  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (VII)

*

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

MANUEL CASTRO RODRIGUEZ

castroeducacion@yahoo.es

Profesor Jované, 48 horas nos separan del Día de la Madre, evento de gran contenido humano en que la madre panameña se reúne con su familia, recibiendo las muestras de cariño que ella le profesa.

Una carta mía fue publicada el 2/1/2003 en la sección ‘Cartas y Comentarios’ –a cargo del difunto periodista Herasto Reyes-, en la que expreso: “Panamá me ha permitido ser un hombre que goza de plena libertad. ¡Gracias, Panamá!” Siete años después ha aumentado mi agradecimiento, dado que como dije el 2/1/2003: “jamás me he sentido como un extranjero, ya que en todas partes he sido recibido de la mejor forma posible”. Considero que esto es debido a la formación que las madres panameñas les han dado a sus hijos, señoras a quienes les deseo que disfruten de un feliz Día de la Madre.

Desde hace 83 años, el segundo domingo de mayo se celebra en Cuba el Día de las Madres, gracias al periodista Víctor Muñoz Riera, que como concejal del ayuntamiento de La Habana presentó una moción para que en la capital cubana se instaurara el Día de las Madres, la cual fue aprobada el 27/4/1921. Seis años después, el 7/7/1927, el Congreso de la República aprobó que se celebrara en toda Cuba.

Jované, el sufrimiento que el castrismo les continúa causando a las madres cubanas no tiene símil en América. Desde hace medio siglo, varias decenas de miles de madres cubanas no han podido volver a reunirse con sus hijos, ya sea porque han resultado muertos, encarcelados o impedidos de entrar a su patria por el régimen que usted apoya.

Fidel Castro, el ídolo de la ‘izquierda’ adocenada, ha sido mucho más sanguinario que Batista, Somoza, Noriega y Pinochet juntos. Al castrismo se le han documentado diez mil seiscientas muertes, entre ellas: 93 menores de edad y 216 del sexo femenino; están documentadas más de mil muertes y desapariciones al intentar escapar de Cuba, lo cual quintuplica las víctimas ocasionadas al intentar cruzar el Muro de Berlín para escapar de la Alemania comunista. Compruébese en (www.ArchivoCuba.org).

Jované, el régimen que usted apoya le negó el permiso de entrada a su patria a Taismary Agüero, que lo había solicitado para poder ver a su madre que se encontraba muy grave de salud y que falleció a los pocos días. Celia Cruz y otros miles de cubanos han sufrido lo mismo. Hilda Molina tuvo que esperar quince años para poder reencontrarse con su único hijo y conocer a sus nietos. Este vídeo musical refleja una triste realidad: la disgregación de la familia cubana por todo el mundo (http://www.youtube.com/watch?v=bw8bX2URbrk).

Jované, usted apoya a un régimen que arrastra, golpea y detiene a las madres que marchan pacíficamente, con gladiolos en las manos. Véase el vídeo (http://www.youtube.com/watch?v=BikTMfYr0Xs&feature=related).

La sociedad panameña debiera reflexionar sobre lo que probablemente le ocurriría a la familia panameña si la ‘izquierda’ adocenada llegara a tomar el poder. En lo que a mí respecta, esculpí en un pedazo de mármol lo siguiente: “¡Gracias, Panamá! ¡Gracias, madres panameñas, muchas felicidades les deseo!” Continuará.

*
<>Artículo publicado el  6  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Debate público con el profesor Jované (VI)

*

La opinión de…

Manuel Castro Rodríguez

Profesor Jované, en 1933, en ocasión de realizarse en Estados Unidos el IV Congreso de la Asociación Médica Panamericana, se aprobó por unanimidad que el 3 de diciembre se celebrase como el Día de la Medicina Americana, ya que el 3/12/1833 nació en Camagüey, Cuba, el médico Carlos J. Finlay Barrés, quien descubrió que el mosquito Aedes aegypti es el agente transmisor de la fiebre amarilla, la enfermedad que constituía el principal problema epidemiológico en las regiones tropicales y subtropicales.

 

En la Conferencia Sanitaria Internacional realizada en febrero de 1881 en Washington, el Dr. Finlay se refirió por primera vez a la existencia de un agente transmisor. Continuó sus investigaciones en Prado No. 52, donde radicaba su consulta, inoculando a 24 voluntarios, comprobando su hipótesis y descubriendo que la persona picada por un mosquito infectado, quedaba inmunizada. Finlay hizo la exposición completa de su teoría el 14/8/1881, en la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

Durante veinte años, el Dr. Finlay divulgó las medidas necesarias para evitar la fiebre amarilla, que desde 1901 se aplicaron en Cuba, y después en Panamá y otros países donde se consideraba que era una enfermedad endémica. El Dr. William Gorgas utilizó en Panamá lo que le enseñó Finlay en Cuba, lo cual permitió terminar el Canal de Panamá. Una placa en la Plaza de Francia reconoce la contribución del Dr. Finlay a la construcción del Canal.

La Organización Panamericana de la Salud reconoce que el Dr. Finlay “creó el método experimental de producir formas atenuadas del mal en los seres humanos, lo que además de permitirle comprobar la veracidad de sus concepciones y descubrimientos, le posibilitó el estudio de los mecanismos inmunológicos de las enfermedades infectocontagiosas. Por otro lado formuló las reglas básicas para erradicar al mosquito, que todavía se aplican como medida preventiva, con lo que dio inicio al procedimiento sanitario social conocido como lucha antivectorial”.

Eminentes investigadores propusieron en siete ocasiones la candidatura de Finlay al premio Nobel. En 1954, en el XIV Congreso Internacional de Historia y Medicina, celebrado en Roma, se aprobó la propuesta: “Sólo Carlos J. Finlay, de Cuba, es el único y sólo a él corresponde el descubrimiento del agente transmisor de la fiebre amarilla, y a la aplicación de su doctrina el saneamiento del trópico”.

En 1902, al nacer Cuba como República, el Dr. Finlay fue nombrado Jefe de Sanidad y Presidente de la Junta Superior de Sanidad. Organizó el sistema de salud pública sobre nuevas bases, pasando a situarse Cuba desde entonces a la vanguardia mundial en el sector de la salud.

Jované, desde hace varias décadas el castrismo y sus apologistas vienen realizando una gran campaña mediática pretendiendo negar los avances logrados por el pueblo cubano en tan solo medio siglo de vida republicana. Por ejemplo, Cuba fue el primer país del mundo en elevar al rango de Ministerio su sistema de salud pública: hace 101 años, en 1909, el Congreso de la República de Cuba aprobó la ley que estableció la Secretaría de Sanidad y Beneficencia. Continuará.

*
<>Artículo publicado el  29  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castro-rodriguez-manuel/

Debate público con el profesor Jované (V)

**

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

Manuel Castro Rodríguez 

Profesor Jované, como me guío por principios, denuncio tanto al castrismo como al capitalismo salvaje.   Una de las mayores mentiras de la tiranía castrista -que la ‘izquierda’ adocenada repite como papagayo-, es que lucha por crear una sociedad basada en la justicia social y la igualdad.

Jované, mi madre falleció el 16/10/1980, debido a la injusticia social y el clientelismo político llevados a su máxima expresión por el ídolo de la ‘izquierda’ adocenada, Fidel Castro Ruz, que un año antes rechazó la solicitud del comandante René de los Santos Ponce -primo materno de mi padre y cercano colaborador de Fidel desde finales de la década del cuarenta-, para que mi madre fuese atendida en el Hospital de Rehabilitación Julio Díaz, que en ese entonces estaba destinado para el uso exclusivo de la cúpula del poder y los guerrilleros nicaragüenses.

Actualmente, mediante la empresa Cubanacan Turismo y Salud –se promociona como “una compañía especializada en la prestación de servicios de salud en tres direcciones básicas: asistencial, prevención y calidad de vida”-, los extranjeros pueden recibir una excelente atención y tratamiento médicos en once hospitales de Cuba, que les están negados al pueblo cubano (http://embacu.cubaminrex.cu/Default.aspx?tabid=1762).

Anualmente, la ex dama de hierro de la Alemania comunista, Margot Honecker, vive un mes en Cuba.   Gratuitamente, recibe atención médica en un centro para extranjeros, así como hospedaje y alimentación en una casa de protocolo situada en una zona donde no puede entrar el pueblo cubano. Jované, ¿cuántos miles de ‘izquierdistas’ extranjeros de clase media disfrutan de privilegios similares?   Lo mismo ocurría con Stalin.

Sin embargo, como reconoce el marxista James Petras: “Cuba ha exagerado sus programas de ayuda médica al extranjero, proveyendo clínicas nuevas mientras sus hospitales locales se deterioran.   Las salas de espera y los pasillos de las clínicas deberían estar limpios y bien pintados. Algunas carecen de suficiente personal y el personal de mantenimiento está mal utilizado.   Los hospitales carecen de equipos básicos de capacitación y de reactivos químicos en los centros de diagnóstico”.

Jované, como usted conoce, el 16/10/2008 -cuando se cumplieron veintiocho años del fallecimiento de mi madre-, en La Prensa salió publicado mi artículo ‘Cambiar la política económica’, donde expreso: “La subida al poder de Margaret Thatcher en el Reino Unido y Ronald Reagan en Estados Unidos, inició la era del neoliberalismo, con su creencia dogmática en las bondades de la ‘mano invisible’ y la auto-corrección del mercado”.

Jované, su creencia dogmática en las ‘bondades’ del estalinismo parece no tener límites. ¿Por qué usted apoya el apartheid que sufre el pueblo cubano?

Jované, usted debiera tener la honestidad de explicarle a la sociedad panameña: ¿Cómo es posible que los extranjeros reciban en Cuba una excelente atención y tratamiento médicos, mientras que el pueblo cubano no puede beneficiarse de ellos?   ¿Cuáles son las verdaderas razones que usted tiene para apoyar a la gerontocracia estalinista? ¿Usted no conoce a algunos de esos ‘izquierdistas’ que disfrutan gratuitamente de lo producido por el pueblo cubano y que en señal de agradecimiento defienden a la tiranía castrista?

Continuará.

*
<>Artículo publicado el  22  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castro-rodriguez-manuel/

Debate público con el profesor Jované (IV)

 

*

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

MANUEL CASTRO RODRIGUEZ

castroeducacion@yahoo.es

Profesor Jované, el tipo de régimen que usted pretende instaurar en Panamá viola sistemáticamente todos los principios consagrados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por ejemplo, aunque el artículo 13 de la Declaración expresa: “Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país”, el castrismo le niega ese derecho al pueblo cubano. ¡Corea del Norte y Cuba son los únicos países que le exigen visa a sus nacionales!

La tiranía le negó el permiso de entrada a su patria a la jugadora de voleibol Taismary Agüero, que lo había solicitado para poder ver a su madre que se encontraba muy grave de salud y que falleció a los pocos días. Taismary es una gloria deportiva de Cuba: Con la selección cubana, Taismary ganó doce medallas, incluidas las logradas en los Juegos Olímpicos de Atlanta”96 y Sydney”00. Celia Cruz y otros miles de cubanos sufrieron lo mismo.

Adrián Leiva, periodista cubano residente en Miami, murió el 22/3/2010 en extrañas circunstancias mientras trataba de entrar a Cuba, después de que en reiteradas ocasiones el castrismo le negó la entrada a su patria. Su hermana Eva reconoció su cadáver en la morgue de La Habana.

Hilda Molina tuvo que esperar quince años para poder reencontrarse con su único hijo y conocer a sus nietos. Un año antes, en el prólogo con fecha 4/6/2008 de la edición cubana del libro ‘Fidel, Bolivia y algo más…’, Fidel Castro escribió: “Se le niega a ella [Hilda Molina] la solicitud de viajar al exterior”. Durante el período 2004-2009 dos presidentes argentinos hicieron intensas gestiones ante Fidel para lograr la salida de Hilda.

¡Cuántos hijos, madres, padres, esposas y esposos de emigrados cubanos no reciben la solidaridad internacional que tuvo Hilda Molina, y permanecen secuestrados por la gerontocracia estalinista que apoya Jované!

Un primo mío, Pedro Castro, estuvo quince años sin poder ver a sus padres y hermanos. Un amigo de la infancia, Ángel García, tuvo que esperar más de veinte años para poder reencontrarse con sus padres.

En al menos seis ocasiones, el ídolo de Jované le ha impedido viajar al extranjero a la filóloga Yoani Sánchez, para recibir premios y participar en eventos internacionales. Yoani -una de las “100 personas más influyentes” del mundo, según la revista Time-, ha ganado el Premio Ortega y Gasset de Periodismo Digital (2008), la mención del María Moors Cabot de la Universidad de Columbia (2009), la distinción del Instituto Internacional de la Prensa (2010) y el Premio Príncipe Claus (2010).

Jované debiera tener la entereza de explicarle a la sociedad panameña: ¿Por qué los cubanos tienen que pedirle permiso o “carta de liberación” al régimen para poder viajar al extranjero? ¿Por qué el castrismo despoja de todas sus pertenencias –dinero, casa, auto, muebles, televisor, refrigerador, etc.-, a los cubanos que desean vivir en el extranjero y los castigan con la “salida definitiva”?   ¿Por qué el cubano que reside fuera de Cuba debe solicitarle autorización al régimen militar para entrar a su patria?   Continuará.

*
<>Artículo publicado el 15  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castro-rodriguez-manuel/

Debate público con el profesor Jované (III)

*

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

MANUEL CASTRO RODRIGUEZ
castroeducacion@yahoo.es
Profesor Jované, en su último artículo usted expresa: “Pese al escozor que esto causa en algunos elementos de los sectores dominantes, cuyas plumas a sueldo (…)”.   Jované, ¡usted está en la obligación moral de decir quiénes son esas “plumas a sueldo”!   Pero no sólo decirlo, sino demostrarlo.   Aunque usted lo anhela, no estamos bajo un régimen castrista, donde a los opositores se les difama acusándolos de ser pagados por el imperialismo yanqui. Miles de cubanos han sufrido prisión y torturas por ello.

Jované, si usted no demuestra quiénes son esas “plumas a sueldo”, quedaría al descubierto lo que le ocurriría a la sociedad panameña si la ‘izquierda’ adocenada tomara el poder: calumnias, prisión y torturas para todo aquel que osase disentir.

El castrismo dejó morir a Orlando Zapata Tamayo el 23/2/2010, después de 85 días en huelga de hambre reivindicando su condición de preso de conciencia reconocido por Amnistía Internacional desde 2004, exigiendo no vestir el uniforme de preso común y que terminaran las golpizas y torturas.

“Ya asesinaron a Orlando Zapata Tamayo, ya acabaron con él.   La muerte de mi hijo ha sido un asesinato premeditado”, denunció Reina Tamayo. Siguiendo el típico modelo estalinista, el régimen convocó a sus seguidores para que firmaran un documento difamador del último mártir cubano. El académico izquierdista Haroldo Dilla escribió: “A la muerte física de Zapata sucedió un segundo asesinato: una avalancha de difamaciones organizada por el gobierno cubano.   Utilizando para ello a algunos intelectuales devaluados del patio y a la red de voceros estalinistas que medran en la izquierda mundial, han dicho que la víctima era un preso común (…)”.

Jované, usted y otros sujetos se unieron a varios partidarios de la narcodictadura y firmaron el documento mentiroso que ofende la memoria del mártir Orlando Zapata Tamayo.   Utilizo la palabra ‘sujetos’ porque mi formación martiana me impide llamar ‘personas’ a quienes apoyan a un régimen asesino que reprime a unas damas que marchan pacíficamente, con gladiolos en las manos. Véase el vídeo (http://www.youtube.com/watch?v=BikTMfYr0Xs&feature=related).

Profesor Jované, en varias decenas de artículos denuncié las consecuencias de las políticas neoliberales. Por ejemplo, sólo en el Panamá América: 21/8/2006, 9/11/2006, 2/12/2006, 28/2/2007, 14/3/2007, 22/3/2007, 28/3/2007, 12/4/2007, 17/4/2007, 4/5/2007, 20/6/2007, 20/10/2007, 5/11/2007, 7/1/2008, 19/4/2008, 6/10/2008, 16/10/2008, 30/10/2008, 20/7/2009, 3/8/2009, 5/10/2009 y 10/5/2010. Por el contenido de mis artículos, fui amenazado con ser deportado a Cuba, por lo que le hice una carta abierta al entonces presidente Martín Torrijos (6/6/2007).

Jované, usted es muy ‘selectivo’ en sus denuncias. Uno de los sectores donde más daño ocasiona el capitalismo salvaje es en la educación. ¿Qué razones tiene usted para continuar guardando silencio cómplice sobre lo que acontece en la Universidad de Panamá?   Además, la agrupación política en formación que se hace llamar Partido Alternativa Popular apoya implícitamente la reelección de Gustavo García de Paredes (www.kaosenlared.net/noticia/retos-universidad-panama-siglo-xxi).

Profesor Jované, usted está convencido de que el castrismo es el modelo a seguir. Su comportamiento demuestra que se está arropando en la lucha contra el neoliberalismo, enmascarando su verdadero objetivo de instaurar un régimen estalinista. ¿O no?   Continuará.

*
<>Artículo publicado el 8 de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castro-rodriguez-manuel/

Punto de Vista Debate público con el profesor Jované (II)

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

Manuel Castro Rodríguez

castroeducacion@yahoo.es

 

Profesor Jované, como usted sabe, en 1917 ocurrieron dos revoluciones en Rusia: la democrática de febrero y la comunista de octubre.   El próximo domingo 7 de noviembre se conmemora el 93 aniversario de esta última, que instauró por primera vez el tipo de régimen que usted ama. Como sucede todos los años, en el Mausoleo al Soldado Internacionalista Soviético ubicado al oeste de La Habana y con la asistencia de altos jefes militares castristas se realizará la ceremonia por el triunfo de los bolcheviques, ocurrido el 7/11/1917 (25 de octubre según el calendario juliano vigente en Rusia hasta el 1/2/1918).

Lenin y Trotsky dirigieron la toma del poder mediante una insurrección armada que derrocó al gobierno provisional encabezado por Kerensky, surgido de la Revolución de febrero que depuso al zar Nicolás II, el cual abdicó el 2/3/1917.   Ocho meses después del triunfo bolchevique, el 17/7/1918, por orden de Lenin fueron fusilados el zar Nicolás II, su esposa, sus cinco hijos, el médico de la familia, el ayuda de cámara, la doncella y el cocinero. Para que muriera el príncipe Alejandro, un niño hemofílico, tuvieron que dispararle varias veces. Profesor Jované, usted debiera explicar cuál es su posición ante esos crímenes que continúan recibiendo el beneplácito del castrismo.

En 2000, la Iglesia Ortodoxa Rusa canonizó al zar Nicolás II como “mártir del comunismo”; el Tribunal Supremo ruso lo rehabilitó en 2008, al dictaminar que fue víctima de una “injustificada represión”.

Profesor Jované, usted debiera opinar sobre la respuesta dada por Trotsky al Comité Central de los Soviets, veinticuatro días después del triunfo bolchevique: “antes de que transcurra el mes, el terror asumirá formas muy violentas (…). La guillotina estará lista para nuestros enemigos, (…)”. (www.kaosenlared.net/noticia/leon-trotsky-primer-estalinista).    Lenin pensaba lo mismo: “¡A menos que apliquemos el terror a los especuladores -una bala en la cabeza en el momento- no llegaremos a nada”.

En 1920, Trotsky escribió ‘Terrorismo y Comunismo’, donde expresa: “Nuestras comisiones extraordinarias fusilan a los grandes propietarios, a los capitalistas, a los generales que intentan restaurar el régimen capitalista. ¿Percibís ese… matiz?  ¿Sí? Para nosotros, los comunistas, es suficiente”.

Hace unos meses un ‘izquierdista’ me invitó a comer y nos enfrascamos en una fuerte discusión, que alcanzó su clímax cuando le dije que al castrismo se le han documentado diez mil seiscientas muertes (ver http://www.ArchivoCuba.org).   Sin parpadear, ese ‘izquierdista’ me respondió que eran pocas muertes, ya que “se había logrado que la clase obrera cubana obtuviera el poder”.   O sea, para ese ‘izquierdista’ el fin justifica los medios, además de confundir gerontocracia estalinista (ver el Panamá América del 11/1/2010) con clase obrera, dado que como expresa la marxista Mercedes Petit:   “en Cuba los trabajadores no tienen para defenderse el elemental derecho de huelga que existe en la mayor parte de los países capitalistas”.

Profesor Jované, ese ‘izquierdista’ llegó al extremo de pretender justificarme el asesinato de los cinco hijos del zar Nicolás II. Profesor Jované,   usted debiera explicar si existen diferencias entre fascistas, estalinistas, leninistas, trotskistas y castristas. Continuará.

 

<>Artículo publicado el  1  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castro-rodriguez-manuel/