Sueños esperanzadores No. 2

La opinión del Médico….

EDUARDO A. REYES V.
earv31@hotmail.com

En medio de las atribulaciones de nuestros ciudadanos, que van desde las compras de Navidad, los tranques en nuestras principales vías citadinas, la ausencia significativa de agua, el exceso de basura en toda nuestro distrito, hasta contemplar con compasión las desgracias prevenibles de nuestros hermanos de Chepo, Colón y Darién, he tenido la oportunidad de soñar.

Esta vez soñé que de una vez por todas en nuestro país se definían las responsabilidades de todo tipo en materia de justicia de los implicados en el Cemis, en el caso del envenenamiento masivo con dietilenglicol, en ilícitos cometidos en nuestro Ministerio de Educación (fibra de vidrio, etc.), en las dudosas contrataciones directas de nuestros últimos gobiernos y otros escándalos mayores que han rodeado el manejo de la famosa ‘cosa’ pública en nuestra frágil democracia. También soñaba que se había sancionado a los responsables de esas inundaciones (más allá de la ocasionada por el cambio climático), del manejo limitado de las instituciones encargadas de esos desastres y de la casi caída estrepitosa del puente ‘Centenario’, que ha pasado a ser el ‘calvario’.

En ese corto tiempo de sueño profundo ante tanto desasosiego surge una pesadilla. Era una nueva y evidente comprobación ante pasados y recientes señalamientos de EE.UU. (a través de diferentes entidades gubernamentales de nuestro ‘protector’ hermano país) de la corrupción en nuestra justicia, en especial la originada desde el narcotráfico. Emergía un nuevo escándalo en nuestro Ministerio Público del cual, conocedores a profundidad del funcionamiento de esta entidad, señalaban y se acusaban mutuamente de estos lamentables delitos. Pero volví nuevamente al sueño esperanzador, cuando se colocaban grilletes a todos los responsables de tal corrupción.

Soñaba que el IDAAN anunciaba la regularización de la disponibilidad y reparto del agua potable y mejoraba un poco su deteriorada imagen. Había sido evidente que los cortes programados en muchas barriadas de nuestra ciudad no coincidían con sus dudosos anuncios. Mientras la población ‘gorgojoniana’ iba ya rumbo al pánico colectivo. Surgió una nueva pesadilla: se privatizaba. El entorno lo exigía. ¿Coincidencia? ¿?

Un mayor, inquietante y desesperante sueño fue cuando se anunciaba a través de WikiLeaks que la narco-corrupción se había apoderado de la Autoridad del Canal. Desperté con taquicardia y opresión precordial.

Nuevamente en nuestra cruda realidad, reflexioné. Si la invasión de EE.UU. fue sustentada en el narcotráfico que reinaba en Panamá, la reconstrucción de la democracia, la captura del General Noriega y los riegos que atravesaban los hermanos de EUA, etc., que nos espera ahora, cuando el país no ha mejorado y superado significativamente algunas de esas ‘justas causas’? ¿Hay real democracia?, ¿hay menos tráfico de droga?, ¿hay menos corrupción? ¿Hay nuevas causas? ¿?

¿Nos invadió la crueldad y lo inhumano? (Benedicto XVI).

Feliz Navidad… hasta donde pueda.

** Mantenga un buen peso. Consulte a los colegas su índice de masa corporal. Nuevos estudios sustenta una vez más lo beneficioso de ello.

 

*

<> Este artículo se publicó el 23 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Sueños de esperanzas

La opinión del Doctor en Medicina….

EDUARDO  REYES  VARGAS
earv31@hotmail.com

¿Qué es la vida?.. Una ilusión, dijo Calderón de la Barca. Cada día sueño que nuestro país además de crecer económicamente, distribuya mejor su riqueza y fortalezca sus instituciones democráticas. Es realmente lamentable que en esta particular democracia sus tres poderes sean percibidos por la mayoría de la población, (distintos estudios ya publicados), como instituciones de escaso aporte al bienestar de las mayorías en sus diarias esperanzas.

Los problemas de salud, educación, seguridad, entre otros, contrarios a resolverse en una forma que satisfaga a sus ciudadanos, aumentan.

La pérdida de valores éticos y morales en esas instancias de poder y decisión, con las debidas excepciones, contribuyen con la desesperanza de aquellos que día a día sufren las consecuencias de los problemas señalados.

Creo que Panamá exige un nuevo marco constitucional, no para ajustar aspiraciones de minorías privilegiadas o personales, sino las de esas mayorías.

Sueño que la elección de nuestros magistrados de la Corte Suprema obedezca más a decisiones basada en la meritocracia que las sustentadas en amistad, política partidista o poderes factuales.

Sueño que nuestra Asamblea de Diputados reduzca sus miembros y que los mismos se dediquen a legislar y no a realizar funciones propias de los representantes de los corregimiento con el consiguiente ahorro (producto de sus actuales privilegios) y dedicarlos a salud y educación. ¿Ha calculado cuánto nos cuesta per cápita cada ley? ¿Son costos útiles o eficientes?

Sueño que el Poder Ejecutivo y quien lo presida en cualquier época, sea sujeto a leyes más rígidas, de tal forma que por tácitos abusos de poder les permitan directamente a quienes lo eligieron su oportuno juzgamiento y condena. No esperar hasta finales de quinquenios, cuando esos abusos han causado graves daños a los ciudadanos. Actualmente los tres poderes parecen protegerse entre sí, ¿y la voluntad soberana del pueblo?

Ya se han cumplido 21 años del inicio de gobiernos democráticos luego de similar cantidad de años de gobierno militar. Sume los primeros 68 años llamados ‘democráticos’.

No negamos algunos avances, pero la esencia de los problemas subsiste y se ha acrecentado un pecado social: la corrupción. Y lo de moda: ‘porque quiero, porque puedo y porque me da la gana’. Interprétese.

El estudio publicado de las Facultades Latinoamericanas de Ciencias Sociales (FLACSO) recoge algunas de esas preocupaciones sobre la gobernabilidad democrática.   Es preocupante lo allí señalado en Panamá.   Que no sea el camino propicio para ‘sargentazos’ al estilo batistiano o para conductas colectivas violentas que denomino ‘jordache’, ante tanta desesperanza.

Sueño en materia de salud, entre otras cosa, que se regulen y abaraten los precios de medicamentos para enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, cáncer, etc.) y de alimentos saludables: frutas, vegetales y otros. De lo contrario, se haría real la ecuación: No tienes dinero= morirás prematuramente. Prevalezca la vida sobre el mercado salvaje.

Sigo soñando… con esperanza.

**CAMINE CADA DÍA, al menos TREINTA MINUTOS, INVERSIÓN PARA SU SALUD**.

*

<> Este artículo se publicó el 30 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/reyes-vargas-eduardo-a/

Esfuerzo humano para salvar las vidas

La opinión del Médico….

EDUARDO A. REYES VARGAS 
earv31@hotmail.com


Millones de personas recientemente observaron, leyeron o escucharon por diferentes medios de comunicación el esfuerzo mancomunado de países, recursos humanos y tecnología orientados a un solo objetivo: salvar la vida de 33 mineros chilenos.

Luego de varios meses de espera la operación fue totalmente un éxito. Se arrancó de las profundidades de la Tierra el derecho a la vida.

Eso demostró que cuando la Humanidad se esfuerza por salvar la vida en peligro se logra.   Chile como país vanguardista en esta misión reafirmó ese compromiso.

Pero luego de la alegría colectiva que invadió a una proporción incalculable de testigos, es importante hacer unas breves reflexiones.

La Humanidad, en su mayor parte, vive atrapada día a día en una mina derrumbada.   El hambre, la pobreza, las enfermedades del pasado y presente, emergentes y remergentes, la violencia, las adicciones, las guerras, la corrupción globalizada, etc., son factores que atentan permanentemente contra la vida, produciendo muertes prematuras, en especial de nuestra niñez.

Hoy y cada día, se muestran cifras que nos deben avergonzar. Una de ellas, reciente, versa sobre el aumento del hambre en el mundo, y por ende sus secuelas.

Los sistemas pseudo—democráticos son también cómplices de estas situaciones. Siguen siendo peldaños ascendentes para la corrupción y las consecuencias altamente negativa que en la salud y la vida ella produce. Se reafirma recientemente este hecho en reunión de la OEA.

Ojalá que el ejemplo de la MINA SAN JOSE sirva de catalizador hacia la búsqueda de esfuerzos colectivos en nuestra sociedad para salvaguardar ese derecho supremo del ser humano… la vida.

Que la codicia, ese querer tener en vez de ser, enfermedad social altamente contagiosa y sus conocidas complicaciones en nuestra sociedad, vaya siendo combatida por una democracia realmente social, participativa y no la plutocracia reinante con sabor a monarquías.

Salud no es ausencia de enfermedad, es algo más.

*

<> Este artículo se publicó el 19  de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/reyes-v-eduardo-a/

*

Qué futuro para Panamá?

La opinión del Médico…

EDUARDO A. REYES VARGAS

Si nos basamos en actuales índices económicos, financieros, etc., todo indica que en Panamá disfrutamos de un mejor desarrollo integral que otros hermanos países.   Avanzamos a otro ‘milagro económico’ como el alemán, el de Japón y España, en reciente pasado que ya están desmoronándose por varias causas en donde la corrupción intervino en alguna forma.   Nuestra realidad es otra.

La distribución de riqueza sigue siendo lamentable. Se expresa claramente en las difíciles condiciones de vida de nuestros ciudadanos. Elevados costos de alimentación, transporte, educación, medicinas, servicios de salud, etc. La violencia en todas sus formas tiene su mayor génesis en la pobreza. Al final… muertes o discapacidades evitables en todas las edades, pero mayormente pertenecientes a nuestros estratos económicos más bajos.

La democracia como sistema de gobierno está obligado a desterrar estos vicios.

Tristemente cuando lecturas de autores nacionales e internacionales en torno a estos temas nos señalan que el poder fáctico (elites económicas, financieras, consorcios nacionales o internacionales, etc.) intervienen en forma descarada en nuestra vida política, influyendo en la elección o selección de nuestros poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial y en medios de comunicación (creadores de mesías o ungidos virtuales), es poco lo que se puede esperar de positivo. Actúan en contra de lo que la democracia es en su esencia. Hacen de la democracia una caricatura. Secuestran al pueblo y su democracia. Es otra agenda. Es plutocracia.

Me preocupa el plan de inversiones de nuestro gobierno. Estoy de acuerdo con mejorar nuestras infraestructuras, en especial la educativa y de salud. ¿Pero hay realmente una planificación equilibrada de ingresos y egresos gubernamentales? ¿No llevaremos al final a nuestro país a catástrofes financieras? ¿Será un gran PRODEC o FIS? ¿Se afectará la seguridad social de los panameños, incluyendo la pérdida de pensiones actuales y venideras de jubilados y pensionados como ha ocurrido en otras naciones? ¿Quedarán las obras a medio hacer, inútiles, etc.?    ¿Se malgastarán nuestros impuestos una vez más en medio de una impunidad que no castiga severamente a sus responsables públicos y/o privados? ¿Panamá quedará convertido en un gran Sarigua por el daño ambiental ante diversas concesiones destructoras del ecosistema?

Desafortunadamente esa es parte de la experiencia del panameño en nuestras ‘democracias’ pre l968 (causal del golpe de 1968), y post 1989.

No deseo ser catastrófico en mi cotidiana reflexión, pero vivencia es vivencia.

Ojalá todo se desarrolle dentro de una verdadera democracia; se eliminen las alimañas destructoras de este sistema (el mejor experimentado en otras latitudes de Europa).   Que no se transforme la actitud predominantemente pacífica (Mahatma Gandhi) de los panameños, por impotencia y desesperación ante lo vivido, en una conducta de violencia (Osama bin Laden).  Recientes incidentes están demostrado esto último.

**Cuide su salud integralmente**

<> Este artículo se publicó en 7 de septiembre de 2010 en el diario Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿La retoma de la democracia social?

La opinión del Médico….

EDUARDO A. REYES V.

En 1994 se publicó un documento denominado “Informe sobre el Desarrollo Mundial: Infraestructura y Desarrollo”, bajo la tutoría de uno de los organismos financiero internacional que orientan aún muchas políticas económicas en nuestros países.

En el contexto de algunas de esas orientaciones, el gobierno del presidente Ernesto Pérez Balladares otorgó la concesión de los famosos corredores Norte y Sur bajo la tesis de que nuestro Erario Público no tenía la capacidad monetaria para construir ese tipo de infraestructura.

La intimidades de esos contratos no recuerdo fueran conocidas en sus profundidad por la sociedad panameña, de allí que los calificativos positivos o negativos sobre el tema no son fáciles de sustentar. Luego vinieron las privatizaciones de las comunicaciones, electricidad, casinos, etc. “ To”o pa” mí y na”a pa”a nadie ”.

Hoy, el gobierno del presidente Ricardo Martinelli hace una retoma estatal total y parcial de cada una de estas grandes avenidas, luego de una auditoría que tampoco ha sido pública, y no permite calificar esta acción de gobierno bajo un prisma de máxima objetividad.

Con lo que publican los diarios, sí hay una ventaja aparente para el gobierno: las ganancias que brindan estos corredores, que podrán servir para financiar otras obras gubernamentales, efectuándose así una justicia distributiva dentro del marco de la paz. Las ganancias son para una mayoría y no una minoría de accionistas. Cumplimos con artículo 277 de la Constitución.

Ya salió una urticaria de un organismo calificador. DE QUÉ (?), cuyo nombre no recuerdo. Pero me hago la pregunta. Luego de mea culpas de los organismos internacionales sobre las debilidades de algunas privatizaciones, ¿no hay la oportunidad de rescatar las empresas antiguamente estatales para el usufructo de las mayorías?

¿Existen hoy leyes y normas que permiten a entes estatales ser más transparentes y con obligaciones en el rendimiento de cuentas? ¿Acaso la corrupción e ineficiencia es un ente solo enquistado en el área publica? ¿A quién le debemos parte de la crisis financiera mundial? Hay cambios de tiempo y nuevas oportunidades.

Creo que la medida es saludable, si se conoce con máxima transparencia la negociación y la auditoría de dichos corredores. De ser solventes, los riegos de la inversión podrían ser menores. Se abre igual camino para negociar con empresa eléctricas, a fin de disminuir las tarifas y ¿por qué no mejorar lo atractivo de Panamá para inversionistas decentes y humanos? ¿Hay en Ricardo Martinelli un aprendizaje del compromiso social de Omar?; hoy enterrado por los que se dicen sus herederos y quienes destruyeron la bandera que pidió empuñaran.

<>

Este artículo se publicó  el  31 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El poder por el poder

La opinión del médico….

.
EDUARDO A. REYES VARGAS

.

El poder por el poder

.
La salud y la enfermedad están determinadas por una serie de factores: biológicos, sociales y económicos.

Existimos profesionales que más allá de nuestra responsabilidad profesional per se, asumimos también posturas de orden ciudadana.

Nuestros partidos políticos, inclusive al que pertenezco (PRD-1/600000) en esta novo democracia líquida (versus Estado sólido), solo han demostrado que llegan al poder por el poder.   ¿Qué tienen en común? Promesas electorales en su mayoría incumplidas, hallazgos de corrupción, intervenciones del Ejecutivo en los desacreditados poderes Legislativo y Judicial, etc., como consecuencia del alejamiento total de principios y doctrinas de los partidos y de los valores éticos, principalmente de sus dirigencia superiores.

Se alcanza el poder utilizando la demagogia, para hacerse solo de beneficios personales, en un país con una agenda de compromiso social hacia los más necesitados que se acrecienta y que solo se desarrolla a través de actos de limosnas e ilusionistas trabajos mediáticos.

Hubo un golpe militar en l968, precedido precisamente por conductas muy similares a las practicadas por los partido políticos, al igual que previos derrocamientos “ democráticos ” que maquillaban la toma del poder por el poder. Leer la historia: Conte Porras, Celestino Araúz, Manuel Gasteazoro, etc. La historia en Panamá no es l968-1989-2009.

En todas esas épocas, dependiendo de la lupa con que se examine, hubo avances y retrocesos. Sin embargo, es absurdo en “ democracia ” incumplir las leyes y nuestra Constitución.

Hoy, la mayoría de los partidos panameños reconocidos y lamentablemente el PRD —socialdemócrata— se dejaron seducir por el neoliberalismo, critica que recientemente Mario Soares hace a los partidos europeos de esas tendencia. Nuestras dirigencias adoptaron esa conducta como dogma, que hoy en un mercado sin acertadas regulaciones tiene al mundo en una crisis y a nuestros pueblos con menos seguridad social. Nadie habló de corrientes “ exóticas ”. Conducir así el poder (con excepciones) les trajo bienes individuales y signos externos de riquezas que la justicia descubrirá si son lícitos (¿?) o no. Adiós al bien común.

La reciente encíclica del Papa, Caridad en la Verdad, pasó muy desapercibida. Llamado angustioso del Papa para disminuir las injusticias sociales. Escasa difusión y discusión.

Seguimos con una educación pobre, sistema de salud cuestionado, criminalidad y violencia ascendente, transporte inseguro, desempleo significativo, y otras lacras.

Para las bases de mi partido un mensaje? renovación total, o ser uno más. No olvidar a Omar. Leer de nuevo La Línea e Ideas en Borrador. Practicar principios y doctrinas partidarias, que recogen valores sociológicos de nuestro pueblo y que se han olvidado. Basta del caballo de Troya. Los culpables de comprobados delitos en la Cosa Pública y Judas ideológicos: expulsión sumaria. Para nuestros actuales gobernantes: ¡a cumplir! Espero que “ Ahora le toca al pueblo ” (pobres y clase media) no sea una nueva edición de más penurias.

Sería entonces una democracia gaseosa? volátil. Que la caridad no sea una farsa. Avanza quijote..

.

<>
Publicado el 19 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Salud e Internet

La opinión del médico….

.

EDUARDO A. REYES V.

.

Salud e Internet

.
Considerado por algunos como el quinto poder y parte de la sociedad de control, el Internet se ha constituido en una fuente positiva y negativa para el aprendizaje.  La información en general que puede aparecer en estas bibliotecas virtuales sobre salud y enfermedad en ocasiones no tiene sustento científico. De allí que los ilusos, bastante mayoritarios, son víctimas en un porcentaje significativo de lo que podríamos calificar de charlatanería en esos y otros temas.

Creo que positivamente permite conocer, cuando la evidencia científica lo sustenta, información valiosa para los profesionales de la salud y nuestros pacientes.

Pero a raíz de las facilidades que presta la red para consultas en materia de salud por parte de los pacientes, se debe tener cuidado con la información que se recoge, pues en ocasiones es débil en su sustentación. La interpretación de quienes no se han formado en las ciencias de la salud puede crearles confusiones y en ocasiones ansiedades innecesarias. Hay revistas serias de Medicina, que al terminar un artículo traducen al paciente lo que el mismo ha querido significar para evitar lo anterior.   Por ello esta herramienta útil a profesionales y pacientes debe utilizarse con precaución y no aceptar como dogmático lo que se recibe.

Para los propios profesionales de la Medicina se han creado vías para suministrarles informaciones, datos y conocimientos que tengan evidencia científica , permitiéndonos un mejor desempeño.   Es decir, lo que leemos a través de revistas médicas u otras fuentes debe pasar por filtros que desechan lo no científico. Entonces, a evaluar con objetividad lo aprendido a través de la inmensa red informática y no utilizarlo para juicios de valores por la labor del médico y menos para “ jugar al doctor, diagnosticar y hasta recetar ”.   Ante sus dudas mejor consultar a su médico.   Si no tiene la respuesta, proporciónele la oportunidad de buscarla en fuentes verdaderamente científicas.

Entendamos que la Medicina es una ciencia de incertidumbres y que exige la validación científica en sus actos para una mejor atención del paciente. Recordar el siempre actualizado aforismo médico: “ No existen enfermedades, sino el enfermo ”.

Cuando terminaba este artículo, nos enterábamos de la muerte de un colega, el Dr. Augusto Baal, amigo y maestro dedicado de la ginecología-obstetricia, víctima de una enfermedad prevenible? el dengue hemorrágico.   Precisamente la información seria y abundante sobre el cambio climático a través de diferentes sitios de Internet, incluidas revistas, nos advertía sobre el ascenso de estas enfermedades emergentes y reemergentes que están azotando al mundo entero con un número creciente de enfermedad y muerte.

Toca al Estado dejar a un lado la retórica y las cifras frías de la estadística?  y pasar a la acción.   Acción de toda la comunidad, liderizada por el gobierno.   Sin ahorros absurdos de tiempo e insumos para abatir al máximo las cifras de infestación que ya han cobrado cuatro muertes prematuras de panameños valiosos.

.

<>
Publicado el 29 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.