Los tamales de ‘Chola’, se cocinan en el cielo

La opinión del Periodista…

ANTONIO GRAELL F.
agraell@hotmail.com

Desde niño, recuerdo que nos decían que si queríamos ser fuertes como ‘Supermán’, teníamos que tomar agua de masa de maíz y era así que cada vez que la señora ‘Chola’, iba a hacer sus ya famosos tamales, corríamos toda la gallada de la Calle Estudiante a hacer la fila para moler el maíz, ya que el que no molía, no le tocaba su vaso de agua de masa.

La señora ‘Chola’ como la llamaba todo el mundo o Tía Chola como yo le decía, ayudaba a la economía de su hogar junto a su inseparable esposo Alfredo Moreno, mejor conocido en el barrio como ‘Papá Moreno’, por su don de gente, siempre ayudando a toda la gente desde su puesto de venta de limones en el desaparecido Mercado Público del terraplén.

Sí, Alfredo Moreno y Honorina Flores de Moreno criaron y educaron a sus cuatros hijos: Alfredo, José Alberto, Dionisio y Esther. Hoy día, la muchachada de la Calle Estudiante, la mayoría todos jubilados, recordamos los famosos tamales de la Tía Chola, quien el próximo 17 de marzo cumpliría 95 años de edad, pero que el Dios Todopoderoso, quiso el 18 de enero de 2011, llamarla al reino celestial mientras se recuperaba de una visura en la cadera en el Hospital de la Caja de Seguro Social. Tía Chola que acostumbraba a satisfacer a todos con sus sazones, le tocó saborear un rico caldo preparado por su hija Esther una hora antes de partir con el Señor y con su sonrisa de siempre dijo ‘Ay hija, esto sí está bueno’. 60 segundos después, su vetusto, pero noble corazón dejó de latir, producto de un paro cardíaco.

Recuerdo que a mis 10 años de edad, la vi un domingo preparando una enorme gallina, que por cierto en aquel entonces era el plato dominguero (Gallina, macarrones y ensalada de toldo). Le pregunté: ‘Tía Chola ¿qué está cocinando?’, y ella con una muy disimulada sonrisa mirándome por sobre sus hombros me respondió: ‘Gallina… Zo, que te oye la vecina’. Esa era la Tía Chola, siempre jovial, campechana y con unas ‘salidas’, que me tomaría escribir como tres Tomos que titularía: ‘Las Ocurrencias de la Tía Chola’. Descanse en Paz… ¡Tía Chola!.

<>Este artículo se publicó el 23 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Coordinadora de ex trabajadores portuarios solicitan a Obama no firmar T.L.C con Panamá

La opinión del Periodista….

ANTONIO GRAELL FLORES
agraell@hotmail.com

Ante la negativa del administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, Roberto Linares, de instruir a Panamá Ports Company para el pago a los extrabajadores portuarios por los daños y perjuicios ocasionados tras el perverso programa de privatización de los puertos de Balboa, Cristóbal y Oficina Central en 1996, la Coordinadora de los extrabajadores de dichos puertos, han solicitado formalmente al Gobierno de los Estados Unidos a través de la Embajadora de esa nación norteña, Phylis Powers, que interceda ante el presidente Barak Obama, los Senadores y los Congresistas para que NO FIRMEN el Tratado de Libre Comercio con Panamá, hasta que los propietarios de Panamá Ports Company: Li Ka Chin, Víctor Li, John Meredith –representada por la firma de abogados Morgan & Morgan– cancelen todos los daños y perjuicios.

Cabe destacar que luego de 14 años de largas y extensas jornadas de lucha incesante, los extrabajadores portuarios lograron el pasado 23 de septiembre que el Gobierno de Ricardo Martinelli les abonara 20 millones de balboas de 40 millones que debia pagar el Estado.

Como quiera que el Estado panameño es solidario con la empresa Panamá Ports, le corresponde en esta ocasión al Estado instruir por medio de la Autoridad Marítima de Panamá (A.M.P.), a Panamá Ports a cancelar los daños y perjuicios causados a los extrabajadores portuarios.

La petición de la Coordinadora tiene su fundamento, entre tantas otras normas jurídicas, en el hecho que el Artículo 255 de la Constitución Nacional señala de modo imperativo que los puertos son del Estado panameño y de aprovechamiento libre y común, por lo tanto no pueden ser objeto de apropiación privada.

En este sentido, la Coordinadora ya le ha enviado dos escritos a Roberto Linares, Administrador de la A.M.P., a fin que instruya a la Sociedad Panamá Ports Co. S.A., de manera que se les honre a los extrabajadores portuarios sus justas reclamaciones.

Pero tal parece que en nuestra tierra istmeña las leyes favorecen a los ricos y no existe justicia para los pobres.

Lamentablemente, los extrabajadores portuarios son parte de ese conjunto de pobres, hombres y mujeres maltratados por la justicia panameña, pero sobre todo por la Sociedad Panamá Ports Co. S.A.

 

*

<> Este artículo se publicó el  2  de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Ex portuarios: 14 años de viacrucis

La opinión del Periodista…

 


ANTONIO GRAELL FLORES
agraell@hotmail.com

El 15 de diciembre de 1996, miles de trabajadores de la desaparecida Autoridad Portuaria Nacional, hoy Autoridad Marítima de Panamá, fueron afectados por la privatización entre el Estado y la Sociedad Panamá Ports Co., S.A.

Desde entonces se inició el viacrucis de estos ex trabajadores para el pago por daños y perjuicios, salarios caídos, saldo a pagar, vacaciones proporcionales, prima de antigüedad, décimo tercer mes e indemnizaciones.

Cabe destacar que los daños y perjuicios no es solo para con los ex portuarios, sino que existe una lesión patrimonial con el Estado panameño, al violar el numeral primero del artículo 255 de la Constitución de la República de Panamá, que, de manera imperativa, expresa que los puertos y otros bienes del Estado panameño son de aprovechamiento libre y común y… ‘no pueden ser objeto de apropiación privada’.

No podemos soslayar el hecho de que mediante sentencia de la Corte Suprema de Justicia, fechada el 13 de junio de 2008, mediante la Ley Nº 12 de 5 de mayo de 2006, y mediante la Ley Nº 44 de 15 de mayo de 2003, el Estado y la Sociedad Panamá Ports Co., S.A., son solidariamente responsables, desde toda perspectiva jurídica, por los daños y perjuicios que le han causado a los ex trabajadores, tras la nefasta actitud de no cumplir con los requisitos sustanciales y fundamentales consagrados en el procedimiento de privatización, tal como lo establece la Ley Nº 16 de 14 de julio de 1992, también conocida como la ‘Ley Marco de Privatización’.

A pesar de que los ex trabajadores portuarios presentaron formalmente el pasado 6 de octubre de 2010, una solicitud a la Autoridad Marítima de Panamá para que instruyera a la Sociedad Panamá Ports Co., S.A. a realizar los pagos correspondientes, a la fecha, la Autoridad Marítima de Panamá no ha expedido las instrucciones a dicha sociedad privada.

Es nuestro deber recordarle al administrador de la AMP que, de conformidad al artículo 18 de nuestra Carta Magna, los funcionarios públicos están en la obligación de observar el principio de estricta legalidad y darle curso a los escritos de las partes interesadas, de acuerdo con lo que procede en Derecho.

En este sentido, existe una mora negligente por parte del administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, al no darle el trámite debido a la solicitud de los ex trabajadores de los puertos de Panamá y Cristóbal, presentada el 6 de octubre pasado.

En este viacrucis que han tenido que recorrer estos ex trabajadores portuarios, muchos han fallecido en el camino, otros apenas pueden arrastrar los pies, ¡pero su sed y hambre de justicia los mantienen de pie!

 

<> Este artículo se publicó el 16 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿Quién dijo miedo?

La opinión de…

ANTONIO GRAELL FLORES
agraell@hotmail.com

Como miembro organizador y fundador del Partido Revolucionario Democrático, pregunto a mi dirigencia y a los compañeros y compañeras de base. ¿Cuál es el miedo a que nos quiten el subsidio electoral?.   Compañeros, restando a los desertores, muchos inscritos por conveniencia y no por convicción, somos más de medio millón de miembros del partido político formado por el comandante Omar Torrijos Herrera.

Si en las reformas a nuestro estatuto incluimos la obligatoriedad a que todo miembro inscrito aporte un balboa, estaríamos facturando más de medio millón de balboas mensuales. Estamos hablando de más de seis millones de balboas anuales que podemos poner a funcionar e invertir en actividades con nuestra propia gente, profesionales, técnicos, artesanos, estudiantes, campesinos, indígenas, agricultores, en fin, podríamos desarrollar tantas actividades que generarían más ingresos a nuestro partido político, sin tener que depender del subsidio electoral.

Podríamos montar una oficina en cada cabecera de provincia administrada por los copartidarios de la región, que muchos de ellos andan caminando con sus hojas de vida debajo del brazo buscando un empleo.

Con la cantidad de profesionales de la medicina con que cuenta el PRD, podríamos instalar farmacias comunitarias en puntos estratégicos para brindarle a nuestro pueblo medicamentos a bajo costo.

¿Y por qué no? Un Banco Popular para realizar pequeños prestamos a nuestra gente con bajos intereses y evitar así que caigan en manos de los agiotistas y financieras, que lo que hacen es estrangular la ya golpeada economía del panameño. Nuestro partido cuenta con personas idóneas en materia de economía y finanzas, como el Dr. Goodin, que podría liderizar este proyecto.

Señores, esto que estoy planteando no es ninguna utopía. Solo tenemos que tener la voluntad de hacerlo y exigirle a nuestros dirigentes empujar la carreta juntos en una unidad monolítica, dejando atrás los cuchillos, motosierras, hachas y rayos láser y ponernos a trabajar por la real unidad del PRD, no de cara a las próximas elecciones, sino de cara a la gobernabilidad del Partido y no de personas, para los próximos 25 años y más.

Ah, pero para ello tenemos que hacer las reformas necesarias dentro de nuestro estatuto.

Si queremos levantar de las cenizas al PRD, tenemos que volver a la doctrina que nos enseñó el general Omar Torrijos. Si se ha de reformar el reglamento interno del PRD, lo primero que se debe ordenar es que ningún miembro del CEN del partido ocupe puesto dentro del Gobierno. El que aspira a un puesto dentro de la más alta dirigencia del partido, debe saber qué se le elige para que dirija el partido y no el país. Es el partido quien debe llevar a sus mejores hombres y mujeres a ocupar puestos públicos para lograr una gobernabilidad con equidad y, sobre todo, con sensibilidad social y de justicia.

<>
Este artículo se publicó el 5 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Omar vive

La opinión del Periodista….

ANTONIO GRAELL F.

Para el pueblo que vivió y conoció de las obras de Omar en la reconstrucción de una nueva nación, que rompió con los patrones tradicionales de gobierno en donde los pocos tenían mucho y los muchos tenían nada, Omar vive.

Vive en el corazón de su pueblo, de ese pueblo al que con su revolución social y política, le dio la oportunidad de elevar su acervo cultural y participación en la construcción de una nueva patria con su proyecto de liberación nacional.

Sacó de la clandestinidad a patriotas que por sus ideologías políticas eran perseguidos. Cambió el esquema de la Guardia Nacional politizándola en el quehacer de la patria y crea lo que se conoció como ‘Yunta—Pueblo—Gobierno’.

Omar vive en el corazón del campesino al que le dio tierras para trabajarlas, facilidades para que pudiera producir para el país; y carreteras y caminos de penetración para que pudiera sacar sus productos al mercado local.

Omar vive en el corazón de los estudiantes del campo y de la ciudad, porque les brindó la oportunidad de prepararse técnica y profesionalmente. Porque revolucionó la educación en donde había especialidades que eran vetadas para los pobres. Omar vive en el corazón de los deportistas, a quienes apoyó para el mejor desempeño de sus actividades y que pudieran dejar en alto el nombre de nuestra querida tierra istmeña, ganándose el reconocimiento como ‘Tierra de campeones’.

Omar vive en el corazón de la clase obrera, a la cual defendió de la patronal cuando no tenía un Código de Trabajo que pudiera protegerla. Porque Omar convivió con los trabajadores y fortaleció los sindicatos. Omar vive en el corazón de los industriales, empresarios y comerciantes, porque supo comprenderlos e incentivarlos para que continuaran invirtiendo en Panamá y fueran partícipes también de la construcción de la nueva República libre y soberana.

Desde esta humilde columna le rendimos homenaje en el XXIX aniversario de su desaparición física al líder de los pueblos, Comandante Omar Torrijos Herrera, ¡Presente ahora y siempre!

<>
Este artículo fue publicado el  17 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

Cerrando las válvulas

La opinión del Periodista…..

ANTONIO GRAELL FLORES

Luego de la invasión a nuestra tierra istmeña por parte del Ejército de Los Estados Unidos de Norteamérica el 20 de diciembre de 1989, la seguridad en nuestro país brilló por su ausencia.

La secuela post-invasión, nos dejó a una Policía desmoralizada, armas de fuego por doquier, los asaltos a los Bancos eran el pan nuestro de cada día, le siguieron los secuestros, la narco mafia se apoderó de las calles, principalmente en los sectores marginados, se hace obligatorio la creación de Agencias de Seguridad Privadas, surgen las bandas juveniles y la violencia se enseñorea a lo largo y ancho de la capital, Colón y San Miguelito, Arraiján y La Chorrera.

Esta realidad a algunos no les gusta escucharla, porque en su momento aplaudieron la invasión bajo el cínico lema “Causa Justa”. Pero bueno, el daño ya estaba hecho.

¿Qué hacer ante esta creciente ola de crímenes que se extiende en todo el territorio nacional hoy día?.

Algunos apelan a elevar la pena a los delincuentes, sean menores o mayores de edad. Otros opinan que debe armarse a la Policía con mejores equipos para combatir el crimen. Hay quienes son del razonamiento que mejorando el sistema penitenciario se pudiera disminuir la inseguridad en que vivimos.

Señores, aquí se inició en el año 2007 un programa “Iglesias-INADEH por una comunidad mejor”, iniciativa que tuvieron los ingenieros Vladimir Herrera, por parte de las iglesias cristianas evangélicas y Juan Planells por el INADEH. El programa inicia con reuniones entre los Pastores y las diferentes bandas que operan en Santa Ana y El Chorrillo para explicarles el plan de capacitación en las instalaciones del abandonado colegio Bonifacio Pereira ubicado en la Calle 26 de El Chorrillo (área roja); que les daba la oportunidad de capacitarse en Construcción Civil, Mecánica Automotriz, Electricidad y Soldadura en una primera fase, que les permitiría estar capacitados para ingresar en el mercado laboral o bien ser dueños de sus propios talleres. La tarea de estos Pastores no fue fácil, lo cierto es que con la predicación de la palabra de Dios y brindándoles una oportunidad de poder salir adelante, luego de convencer a los ”Capos” de permitirle a estos jóvenes que labrasen su futuro con esta oportunidad que les brindaba el INADEH, el Bonifacio Pereira abrió sus puertas con el compromiso de parte de los diferentes grupos de garantizar la paz y seguridad a los participantes, facilitadores y personal administrativo del “Bonifacio Pereira”. Lastimosamente la politiquería afectó este proyecto y lo poco que se consiguió para disminuir la delincuencia en el 2008, se fue al traste porque más importante eran las elecciones presidenciales que la seguridad ciudadana.

En cuanto a la deserción del estudiantil, que luego se convierten en semilleros para el hampa, las estadísticas demuestran que el principal motivo de deserción es la falta de una buena alimentación. Es por ello, que muchas iglesias han creado comedores infantiles que muchas veces no reciben ayuda de los gobernantes, pero que llevan a cabo su labor de acabar con los bolsones de miseria que existe en la Capital y San Miguelito. No basta la represión, sino que hay que cerrar las válvulas que alimentan a las pandillas, como lo son: la falta de oportunidades, exclusión social, deserción escolar y la falta de participación política de los jóvenes.

Sería saludable que este gobierno que preside Ricardo Martinelli, aprovechara los cinco (5) millones de dólares provenientes de la ONU y del Sistema de Integración de Centroamérica (SICA) para programas de prevención de la delincuencia y los volcara en retomar el proyecto “Iglesias-INADEH por una comunidad mejor” e involucre a las iglesias católicas también, como la Fátima en El Chorrillo, la de Santa Rita de Casia en Bello Horizonte en el corregimiento de Juan Díaz y tantas otras que en conjuntos con las Juntas Comunales, las Alcaldías y algunos planteles que luego de las 5:00 P.M. están vacíos, pudieran utilizarse para dar capacitación a la comunidad.


<>

Este artículo se publicó el 2 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cuando los justos gobiernan, el pueblo se alegra

La opinión de……

.

ANTONIO GRAELL F.

Escudriñando las sagradas escrituras, encontré en el capítulo 29 del libro escrito por el Rey Salomón conocido como Proverbios en el versículo 2, que reza: “cuando los justos gobiernan, el pueblo se alegra”.

Entonces me pregunto, ¿la actual administración está gobernando con justicia?, ¿o solo es un espectáculo para dar la impresión de que se está velando por los más necesitados?

Las preguntas que me hago es porque en el mismo libro de Proverbios 29:4 se señala que: “ El Rey que actúa con justicia afirma el país; mas el que solo exige tributos lo destruye ”.

Tal pareciera que nos están gobernando con una de cal y otra de arena.

Si se actúa con raíces de amargura y con odio, no se puede ser sabio para gobernar, porque la ira turba la razón y es cuando se cometen los desafueros.

Un vivo ejemplo es el caso del actuar del Ministerio Público en contra del ex mandatario Ernesto Pérez Balladares, a sabiendas de que el delito de blanqueo de dinero no le asiste, porque la empresa que se involucra está legalmente establecida en nuestro país y genera efectivos diariamente a través de los casinos.

El actual jefe del poder Ejecutivo debe tener mucho cuidado con las personas que tiene a su alrededor, que lo están lisonjeando, porque como bien señala la Biblia en el libro de Proverbios: “ El que lisonjea tiende una red delante de sus pies ”. Y parece que Ricardo Martinelli está cayendo en la red de sus lisonjeadores.

No me queda la menor duda de que el presidente exige tributos para hacerle justicia a los más necesitados. Y debo confesar que me equivoqué en mi apreciación de que Ricardo Martinelli iba gobernar para su clase, es decir, los empresarios, y tengo que reconocer, como cristiano que soy, (no digo mentiras ni callo verdades), que a la primera que el presidente le exigió bajarse del bus para ser solidaria con los más necesitados fue precisamente a su gente; aunque a algunos tuvo que hacerlos a punta de mazo.

Yo considero que si todos los que llegan al poder político aplicaran al pie de la letra lo que señala la Biblia en Filipense 2:4: “ No buscando cada uno sus propios intereses, sino mas bien los intereses de los demás ”, este país fuera una mejor nación.

Cuando un pueblo le da un mandato a un político es para que este le sirva al pueblo y no para servirse del pueblo. Servir al pueblo sin arrogancia, sin prepotencia y sobre todo saber escuchar a todos los sectores y consultar con las mayorías y minorías y como dice Efesios 6:7: “ Sirviendo de buena voluntad ”.

<>

Publicado el 27 de febrero de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.