Jóvenes amados, rebeldes y desamparados

La opinión del Asesor Nacional del Programa de Seguridad Integral (PROSI)…

JOSÉ. MAGÁN V
magnewsenterprise@hotmail.com

Nunca podré compartir que una persona, porque vive en barrios populares, tenga que ser cochina, fracasada académicamente y delincuente.   Nadie nació con una etiqueta pegada al cuerpo que diga este será esto o aquello. Como especialista en conductas humanas, he tenido que discutir esto hasta la saciedad y lograr sacar, gracias a Dios, a muchos jóvenes de esta gran mentira que se les ha inculcado.

Los estudios realizados a través de consultorías y de experiencias, por más de 17 años, y del vasto estudio bíblico, me han enseñado que cuando nuestros jóvenes en su niñez y adolescencia son amados por sus padres y familiares, pese a recibir algunas disciplinas por sus padres, las cuales les dolieron en gran manera, hoy son jóvenes de bien y con un futuro próspero. Uno de estos tantos soy yo y usted que lee este escrito.

Hoy podemos observar más que nunca un gran por ciento de nuestros jóvenes en rebeldía, al más del 90%, los cuales viven un desenfreno y a causa de su rebeldía viven mal y no logran levantarse del abismo en que están. Entre las tantas cosas que les están pasando es por no obedecer a sus padres y menos honrarlos como manda la palabra de Dios.

También podemos encontrar a muchos jóvenes resentidos en gran manera con la sociedad, por la mala vida que le dieron sus padres, familiares y algunos conocidos.   Personas que les decían que ellos o ellas no servían para nada, que son cabezones, buenos para nada, ‘vas a ser una prostituta… una cualquiera… un maleante’, o algo similar o peor.   Jóvenes que no saben qué es sentir amor fraternal, que solo han escuchado de la palabra amor, pero que nunca lo han sentido y vivido en su vida. Jóvenes que hoy no es fácil tratarlos y no muchas personas les comprenderán.

Pero no podemos dejar de comprender todos los profesionales con verdadera vocación de servicio, que debemos cumplir como manda Dios y realizar el trabajo de educación, liberación y transformación para el cual fuimos formados para servirle a la nación y dejar un buen legado.

Este artículo se publicó el  7  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Mujer, creación de Dios

Un mensaje al Corazón.  El mensaje, el consejo y la opinión del Obispo Auxiliar de San Pedro Sula,  Monseñor…

Rómulo Emiliani

Dios creo al hombre y a la mujer iguales en dignidad; diferentes a nivel biológico y psicológico, pero complementarios. Por ser creación de Dios, la mujer no es inferior al varón. Pero desde el principio, en la Biblia y todo el contexto ambiental de oriente, vemos una marcada diferencia en los papeles sociales, donde la mujer ha sido tratada como un ser de inferior categoría.

Jesús de Nazaret siempre trató con respeto y admiración a las mujeres. La figura femenina, tanto de María como de otras mujeres que Cristo trato, tiene un porte, una elegancia y un respeto. Aún María Magdalena, la de los siete demonios, se convirtió en una mujer maravillosa, quien tuvo el honor de ser la primera persona a la que Cristo se apareció al resucitar.

María Santísima, la Madre de Jesús, alcanzó un grado superlativo de santidad, más que cualquier otro ser humano, siendo declarada por la Iglesia pura e inmaculada, aún en su concepción. Ella es la mas digna y ejemplar, la más perfecta en su ternura, fortaleza, agudeza y profundidad, en su fe y aceptación del plan de Dios. María es el ejemplo total de una persona perfecta.

En la historia hay muchos ejemplos concretos, y tantos otros anónimos, en los que se destacan mujeres ejemplares, personalidades maravillosas y únicas. Pero en muchas culturas primitivas, se tenía a la mujer como un ser totalmente inferior y aún en la edad media la mujer era un ser de segunda categoría.   En los años de su historia, la Iglesia Católica ha defendido la integridad, dignidad y santidad de la mujer. En ella han nacido innumerables mujeres realmente santas, que gracias a vivir en Gracia de Dios han llegado a la cúspide del desarrollo espiritual y humano. El Señor creó a la mujer para que complementara al varón y ambos se perfeccionaran. La dotó con una energía y vitalidad única, una sensibilidad muy especial, emociones y sentimientos más profundos y desarrollados, más feminizados, una ternura muy especial, una intuición aguda y una potencia anímica más desarrollada. Para que el mundo sea más perfecto, el hombre y la mujer deben complementarse, y unidos lograrán hacer de este mundo el que Dios quiere.

¿Qué ha pasado a la humanidad; qué gran error histórico hemos cometido, qué tragedia tan espantosa hemos permitido que ocurra por mantener prejuicios tan descabellados en contra de las mujeres? ¿Cómo es posible que en este siglo,   hasta hace unas décadas, en muchos países las mujeres no podían ni votar? Desgraciadamente, también en nuestra cultura latinoamericana se han pisoteado muchísimo los derechos de las mujeres.

Las sociedades machistas como la nuestra han causado mucho daño porque la mujer muchas veces es vista como una esclava, un objeto sexual o alguien simplemente inferior.

 

<>Artículo publicado el  5 de febrero  de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Preguntas para probar probabilidades plausibles

La opinión del Médico…

Juan Carlos Ansin

Mis nietas mellizas son tan distintas entre sí como las dos caras de Jano.   Suelen ametrallarme con preguntas de toda índole. Las que más me perturban son las que se refieren a cosas tan sencillas que, por obvias, uno no se las ha vuelto a plantear desde que dejó la edad que ellas tienen ahora.    El abuelo, mientras tanto, vive atosigado de preguntas que tal vez ellas sólo puedan responder cuando él se haya transformado en una flor, un árbol o en un bichito raro que pulule bajo el macano que ha escogido para que el ciclo de la naturaleza siga su curso, antes que los fermiones de su materia másica se transformen en energía oscura. 

Cuando me preguntan por qué los pájaros vuelan, suelo responderles de modo que les incite a hacer otra pregunta. Por ejemplo, les digo que vuelan por la misma razón que todo dios tiene una religión.   Como es obvio la pregunta que espero es:  ¿qué es Dios abuelito?   Mi respuesta sería algo parecido a:   Dios puede ser de todo, menos abuelo. Pero me quedaría otra duda y es la de saber si es posible que exista una religión que no tenga un dios.

No considero al budismo como una religión, creo que es una filosofía de vida de raigambre psicológica como pudo serlo la secta pitagórica. El cientificismo tampoco es una religión, aunque la ciencia y la ficción sea lo que los une (religare). La esencia de lo religioso está inextricablemente unida al concepto de lo sagrado. Hubert afirma que en efecto, la religión es la administración de lo sagrado.   Entonces regresa a mi mollera una voz inquisidora que pregunta en qué consiste lo sagrado.    Caillois y Eliade dicen que es lo opuesto de lo profano. Pero esto no aclara nada. Éste último acuñó el término hierofanía: manifestación de lo sagrado.    Yo lo interpreto burdamente, como una manifestación de energía mística, dentro de la realidad espiritual que confiere a la esencia de cualquier cosa, un poder sobrenatural basado en una experiencia religiosa, la misma que permite a una piedra o a un hombre acceder al dominio de lo divino.

Por lo tanto no creo posible que exista una religión atea. Sí creo que existe una religión agnóstica en potencia, en tanto y en cuanto el agnóstico escéptico o el nihilista admitan la probabilidad –cuando en ilo tempore lo prueben evidencias inconcusas- de la posible existencia de Dios.   Aunque agnósticos apáticos encuentren irrelevante la existencia o no de algo sobrenatural.     Otras preguntas que atormentan al abuelo de las mellizas son las siguientes: ¿Es posible un orden mundial, es decir, una globalización que sea verdaderamente democrática?    Y si esto fuera plausible:   ¿El poder económico podría hacer lo que quiere o sólo podría eliminar al que quiere?

<>Artículo publicado el  6 de febrero  de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Carta a un fanático

Un mensaje al Corazón.  El mensaje, el consejo y la opinión del Obispo Auxiliar de San Pedro Sula,  Monseñor…

Rómulo Emiliani

(Espero no lo sea usted).   ¿!Fanático, yo?!   Sí y perdone.  Por su forma de violentarse cuando se critica a su partido político, su religión, o su propio ego, eso es.   Por el desprecio que muestra a los que no piensan como usted o pertenecen al gremio contrario al suyo; por el odio que respira cuando se expresa de aquellos que profesan un credo diferente….! Pues sí lo es!
¿No se ha visto la cara cuando critica con gusto morboso al otro que es diferente a usted? ¡No se ha dado cuenta cómo agranda sin pruebas los defectos de los otros?
Gente como su persona son los que al extremar sus posturas mandan a matar sin remordimiento a los que se oponen a su fe, posición política, raza o cultura.   Fanáticos como usted mataron a Jesús de Nazaret en nombre de Dios y del César Romano.   La culpa se la echaron sólo a los judíos, pero los romanos ejecutaron al inocente según su ley y por tres siglos persiguieron y asesinaron a muchos cristianos para mantener su poder. Eran fanáticos del César.
Cuidado, que probablemente hoy nosotros nos hubiéramos encargado de hacer callar a Jesús en nombre de la religión y de los poderes económicos o de cualquier idea o postura ideológica, si nos hubiera afectado.
Fanático usted, pues sí, ya que con su intransigencia condena a todo aquél que tiene una conducta diferente a la suya. El virus de los extremismos lo tenemos en el alma. Todos en cualquier momento podemos ser fundamentalistas.

Fanático es todo aquél que marca con odio y como venido del infierno al que es protestante o católico, o al que es islámico o negro, capitalista, marxista, judío, drogadicto u homosexual, prostituta o ladrón.

Generalmente cuando un fanático acusa, solapadamente manifiesta que él sí tiene la verdad, la santidad, la perfección, escudando con eso sus imperfecciones y sintiendo orgullo de su intolerancia.

En la medida en que se cultivan los radicalismos, se hace patente la división y los abismos y la estúpida ilusión de que los malos están allá y los buenos acá y eso da permiso al asesinato y a los holocaustos. Por creernos eso en la historia hemos generado un reguero de sangre que tiñe de muerte violenta a millones de personas, generalmente en nombre de nuestros dioses, o de la superioridad de nuestras razas y culturas ¡Cuánto prejuicio en la humanidad! (Sigue el sábado).

La intolerancia, cuando se hace radical, provoca la conducta irracional de la agresividad que destruye todo a su paso, con licencia para matar, con permiso para destruir, dado por ese submundo de locura mental inventado por el narcisismo de grupos que se han sentido elegidos por los dioses para ser sus “favoritos”. Insisto en esto de lo divino mal entendido, porque se hacen “sagrados” conceptos como razas, ideologías, sistemas económicos, religiones en cuanto excluyentes, partidos políticos y sus líderes, inclusive equipos de fútbol y sus “estrellas”, y algunas veces el “yo” de algunos, idolatrados por su propios portadores.
El “inventar dioses” ha traído tanta desgracia a la humanidad y no nos queda otro camino que acabar con ellos para sobrevivir y el favorecer la tolerancia y el respeto a los demás y sus derechos. Hay que desacralizar y desmitificar todas esas divinidades creadas para favorecer nuestros “egos” inflados de orgullo. Despojarnos de esos aires idolátricos y tomar conciencia de que somos “humanos” simplemente y que hay un Dios que ama a todos por igual.

Creo en la verdad de mi fe y en el amor de mi Dios, pero no puedo por eso irrespetar a los que no piensan como yo. Tengo claros conceptos en muchas cosas de la vida, pero no puedo despreciar a los que no opinan como yo. Debo entender que hay muchas formas de ir descubriendo la verdad y que todos tenemos derecho a vivirla y expresarla.    Que no soy nadie para acusar a los otros de malos y perversos, de hacerme por eso el “intocable”y el perfecto, el “santo”, porque “con la misma medida con que mido, seré medido”; que cuando acuso señalando con el índice, esa misma mano tiene otros tres dedos acusándome a mí y haciéndonos ver que “Santo solo es Dios”.

Mucha vigilancia a ese ego lleno de soberbia, que nos ha causado tantos problemas en la historia. Y recordemos que con Dios somos invencibles a la idolatría.

<>Artículo publicado en dos partes, el 22  de enero de 2011 y el 29 de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿Está Dios acorralado?

La opinión del Jurista…

 

Juan Ramón Sevillano Callejas

Ahora que sé que la hermana de un buen amigo tiene cáncer, he decidido referirme a otro interesante artículo de opinión del doctor Xavier Sáez Llorens, publicado hace algunos meses en este mismo diario y en el cual el galeno afirmaba, con varios datos, que la ciencia tiene acorralado a Dios o a nuestras creencias religiosas.   Pronto la madre de dos jóvenes muchachas será ingresada al Hospital Oncológico, de ingrato recordatorio para el suscrito, ya que en él tuve que reconocer en un sótano el cadáver desnudo y cenizo de mi tía Margarita.

Ella fue quemada por sobrerradiación que le medicaron los científicos del nosocomio.   Ruego a Dios que la mencionada hermana de mi amigo no tenga la sufrida y dolorosa muerte de mi pariente.   Aprovecho la ocasión para afirmar que no he oído o leído, en Panamá, a otro ateo que se refiera tanto a Dios como el doctor Sáez Llorens.   Yo sospecho, y le pido disculpas si estoy equivocado, que él alguna razón de índole subjetiva tendrá para esgrimir sus argumentos.   Yo sí los tengo.

La verdad, preferiría que la ciencia o los científicos acorralaran el cáncer que ha matado a varios familiares cercanos (abuelos, tías, etc.).   No creo que tratar esta afección con sobrerradiación sea algún adelanto científico. Quemar por dentro a una persona me parece inhumano y totalmente doloroso; no sé si el remedio es peor que la enfermedad. También me gustaría que le encontraran alguna solución a la diabetes que sufre mi madre.

En vez de estar pensando en acorralar a Dios, yo les pido que acorralen el hambre que sufren los niños en África, Asia y Latinoamérica. Hace poco leí un artículo del periodista ambiental Adán Castillo Galastica, referente a los beneficios productivos del lago Bayano y la gran cantidad de tilapias que ahí se pescan.

En eso es que deben estar los científicos, y no perder el tiempo tratando de acorralar algo que, según ellos mismos, no existe. Buscar la seguridad alimentaria del mundo, con métodos prácticos, investigando el mejor momento de reproducción de las especies para multiplicarlas naturalmente.

No mediante la clonación de la cual nacerán híbridos o especies con características genéticas desconocidas, como la de ahora, vaca panda. Cuando veo tanta gente en la farmacia cambiando de medicamento, ya que “este le dejó de quitar la migraña”, me pregunto qué ha adelantado la ciencia. Hay que preguntarse además por la ética de los científicos que trabajan para consorcios transnacionales, que inventan medicamentos que nunca curan y cuyo principal fin es el comercial.    Y ni hablar de los científicos que trabajan para construir armas de destrucción masiva.

Por favor, acaben con el simple resfriado, ya que todavía no han inventado una mejor medicina que la que nos dan nuestras ignorantes (sin escolaridad ni doctorados) abuelas. No conozco mejor tratamiento que una buena sopa caliente, tomar limonada o chicha de piña o de naranja y dormir con medias de lana, como hice hace dos días, ya que por ahorrar agua, lavé el carro durante una ligera llovizna.    Por ello, me pregunté, ¿por qué los ambientalistas debemos pagar las consecuencias de la devastación en esta era científica?

 

<>
Este artículo se publicó el  20  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Un mensaje para el alma…

La opinión de la Licenciada en Bibliotecología….


DIANET G. DE URRIOLA
dianet1208@yahoo.com

Sólo amando a una persona, seremos capaces de comprenderla, pues el entendimiento y el amor están inter-ligados. Al nutrir nuestra alma, aumentamos nuestra capacidad de amar (esencia del pensamiento de Jacob Needleman, Ph.D).

Generalmente, el hombre suele se prepararse para el nacimiento de un nuevo ser. Igualmente se organiza para su futuro. Pero, me pregunto: ¿Estamos preparados para abandonar este mundo? ¿Hemos meditado alguna vez acerca de lo que dirán de nosotros después de fallecer?   La mayoría de las personas rehuyen pensar y hablar de este tema. Lo evitan como quien huye a la lluvia, a las inyecciones, a intervenciones quirúrgicas… Es como una fobia colectiva.

Sin embargo, la triste realidad es que nuestra vida terrenal tiene límite. Tomando en cuenta esto, es pertinente preguntar: ¿vivimos cada día como alguien trascendente, que deja una huella en las vidas de quienes le rodean?…. Hace unos años fallecieron algunos miembros, pilares de nuestras familias. Recientemente, le dimos el último adiós a mi suegra. Es por ello que deseo compartir con ustedes algunas líneas que escribí en la semana de Adviento; el preámbulo de la llegada del redentor.   Es difícil expresar en palabras lo que sentimos en lo más hondo de nuestros corazones por aquellos quienes siempre se esforzaron por los que más amaron, e invirtieron constantemente en nosotros el fruto de sus horas dedicadas al quehacer laboral. ¡Cómo no darle gracias a Dios por la oportunidad de relacionarnos y compartir vidas de hombres y mujeres que lo dieron todo ¡Quién podría omitir o silenciar su trayectoria de amor y generosidad! Los extrañaremos por siempre bondadosos padres- abuelos y abuela.   Cómo borrar de nuestra memoria todas las enseñanzas que nos impartieron.   Porque, durante su estadía en esta tierra su ejemplo de vida y palabras, dejaron una gran marca en nuestra forma de ver el mundo. Es muy triste despedirlos ¡No es sencillo decirles adiós!.

Estarán presentes por siempre en nuestras vidas. De pronto escucharemos una bella y sublime tonada religiosa musical, la cual llegará a lo más hondo de nuestros corazones y guiará muchas de las decisiones que tomaremos en nuestros caminos. Será el glorioso tango de sus vidas, escrito y dirigido por aquel que no los abandonó hasta el último suspiro: nuestro señor magnifico, Dios.

Por eso, nuestro sentir se resume en la siguiente expresión: DIOS ES AMOR, HOY MAÑANA Y SIEMPRE, como decía la abuela.

La Biblia dice: ‘Dios, enséñanos a pensar y cómo vivir para que nuestra mente se llene de sabiduría’ (Salmo 90:12). Cuando usted toma muy en serio el hecho de ser una persona trascendente, hasta el mínimo acto de su voluntad se verá afectado de manera positiva.   ¡Alerta, vamos!, hoy puede ser el inicio de una vida nueva!

*

<> Este artículo se publicó el 22 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

Cuando se acaban tus fuerzas

La opinión del Periodista..


AQUILINO ORTEGA LUNA
aquilinoortega2@hotmail.com

Hay temporadas difíciles cuando todo sale mal, todo sale al revés, todo sale diferente a como lo planeaste… y entonces comienzas a agotar todas tus fuerzas, hasta comienzas a negociar tus propias convicciones… la decepción, la frustración, el dolor es tan grande que prefieres olvidar, regresar el tiempo… o que pase rápido…. Nadie sabe la batalla y los tiempos de desgaste interior que tú has peleado, has luchado… y todavía sigues luchando… Y en este escenario eres un guerrero solitario, tus fuerzas se van consumiendo y tal vez las fuerzas se te han terminado… y todavía tienes un buen tramo del camino por recorrer…

Prepárate, porque Dios va a levantar tu vida a un nuevo nivel de fuerzas sobrenaturales. Todos pasamos por circunstancias y momentos en la vida de presión extrema, de peso, de situaciones donde vamos a ser expuestos a niveles altos de presión, donde seremos probados… y tal vez se acaben tus defensas emocionales y se acabe tu resistencia. Detente… todo lo puedes en Cristo que te fortalece… aprende a depender de Dios, el es tu fortaleza, tu auxilio y tu oportuno socorro. Cuando todo pase, la noche caiga, el telón se baje, la tormenta pase… lo único que te va a quedar es el Señor, todo lo demás, pasará, serán accesorios, adornos que se perderán y serán obsoletos… Todos los hombres de la Biblia pasaron por situaciones de presión fuertes, donde se hicieron muchas interrogantes igual que lo haces tú. Juan el Bautista – estuvo en la cárcel, Job lo perdió todo, Noé se emborrachó, Moisés no entró a la Tierra Prometida, Abraham la promesa no se cumplía por años, José pasó años en la cárcel, Pablo en el naufragio, perdió la esperanza de vivir, perdió la confianza… Dios tiene siete posibilidades para sacarte en victoria, para llevarte al Propósito… todo va a salir bien… todo irá mejor con Dios!

Cuando estás bajo tanta presión, problemas… estás tan aturdido que lo último que quieres hacer es atender a personas, relacionarte con tus seres queridos, quieres alejarte de todos y de todo, huir… El dolor y la situación que estás pasando hacen que tú seas la persona más importante para ti misma…

No te digo que eso sea bueno o malo, o que tienes derecho a tu dolor… sino que ¡DIOS tiene un plan para sacarte de allí… y poner tus pies sobre el Propósito otra vez! al final es Dios el que te levanta. En la vida pasarás por situaciones de mucha presión; emocional, espiritual, social y financiera, por inviernos fuertes… pero si tienes fe alcanzarás la victoria. Prepárate, porque tú calificas para ser usado por Dios, para ser el objeto de un milagro, Dios te ha incluido en su Plan… vienen mejores tiempos para tu vida.

Dios va a romper tu rutina, el ciclo de tus días, y algo va a pasar en tu vida, en los próximos días. Dios va a hacer que te cruces con alguien. Algo va a ocurrir en tu mundo en los próximos días, Dios ha decidido levantarte… Visualiza tus sueños perdidos, eres tú la persona que Dios anda buscando… prepárate, porque hoy comienza tu tiempo de nueva vida, nuevas fuerzas… Dios va a usar tus errores… El tiene un poder extraordinario para usar tus errores, para darte una impresionante levantada en tu vida… Dios se especializa en utilizar gente a la que todo el mundo ha rechazado. Cuando eres un hombre o una mujer con un corazón correcto, una persona que ama a Dios… todas las cosas suman, todas las cosas te ayudan a bien. El tiempo de las lágrimas ha terminado. Él llenará tu boca de risa y tu lengua de alabanza. Dios canceló tu invierno e inauguró tus nuevas fuerzas. Dios determinó en este día devolverte todas tus mañanas perdidas. Empieza hoy a vivir una primavera eterna de la mano del que todo lo puede.

 

<> Este artículo se publicó el 16  de enero de 2011  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

¡Oro, Incienso y Mirra… !

*

La opinión de…

Javier A. Arias Real

El pasado fin de semana el país entero celebró el Año Nuevo y sin temor a equivocarme, creo que en todos los hogares que pudieron costear una cena de año nuevo, se brindó por la salud y bienestar económico de sus familiares para el 2011. Aquellos un poco más cristianos, tal vez habrán pedido por mejores días para Panamá y todos los panameños.

Mi familia tuvo la gran idea de pasar el fin de semana en Sorá, un pequeño poblado en las montañas de Bejuco, Chame. Previendo un lento regreso a Panamá debido a los trabajos del puente Centenario, decidimos asistir a la misa dominical en la iglesia del pueblo. Tal vez fue esa la mejor idea para iniciar el año pues me hizo recordar que si los Gobernantes no tienen a Dios como su Asesor principal, no podrán gobernar para el pueblo que los eligió.

Mi primera sorpresa fue ver la pequeña y bellamente decorada capilla repleta a toda su capacidad, lo que me indicó la inmensa Fe de los hombres de nuestra campiña, que ponen su esperanza en Dios y la caridad de los gobernantes de turno, pues saben que de ellos depende el progreso de sus olvidadas comunidades. No estoy seguro que los citadinos pensemos en eso cuando vamos a misa, si es que vamos a misa.

Seguidamente, el Párroco agradeció a todos los feligreses por las oraciones en su nombre y que según él, le ayudaron a salir de su enfermedad y volver a trabajar para el Señor. Luego me enteré que el Padre recién había tenido un derrame que casi le quita la vida y que esa, la primera misa del año, era también su primera misa después de la enfermedad. Igual deberían hacer nuestros gobernantes a inicio de cada año, dar gracias a todos y trabajar por todos los que, con nuestros votos, les dimos la oportunidad de gobernar por un mejor “Panamá para los panameños”.

En los últimos lustros hemos visto al país crecer de 6% a 8% como resultado en gran parte de la inversión extranjera directa y de la venta de empresas nacionales a consorcios extranjeros que propician nuevos empleos, pero que también dan pie al cierre de muchas micro y pequeñas empresas locales, que suman casi el 90% del comercio nacional.    No quiero con esto ofender a los extranjeros que deciden invertir en Panamá, pero me pregunto si… ¿Es esto lo que realmente queremos para los panameños, que sigan siendo educados para ser empleados de otros, en vez de enseñarles a tomar riesgos y ser también empresarios?

Finalmente, durante su homilía, el párroco nos recuerda que Jesús trabajó por los pobres y que los Reyes Magos llevaron a Jesús Oro, Incienso y Mirra como símbolos de obediencia y rendición total de sus coronas ante la corona del hijo de Dios.

Todas las culturas católicas celebramos el 6 de enero como el Día de los Reyes Magos (hombres sabios). Pidámosle al señor que ilumine a nuestros sabios gobernantes para que así como Jesús recibió oro, incienso y mirra de los hombres sabios de su época para que sus padres lo llevaran sano a Egipto, así también los panameños recibamos trabajo por oro, sabiduría por incienso y salud por mirra para poder llevar a nuestros hijos hacia una mejor educación.

*
<>Artículo publicado el 6  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

En el 2011 nunca caminarás solo

*

La opinión del Periodista…

Aquilino Ortega Luna 

Dios te ama no importa la forma de tu nariz, el color de tu piel, tu corta estatura, el ancho de tu cuerpo, tus limitaciones económicas y educativas y los grandes errores que hayas cometido.

No importa quienes hieran tu autoestima. Sean tus amigos, seres queridos, tu líder espiritual, tu jefe o tus propios errores, Dios hace resucitar lo que esta muerto, el puede darle vida a tu vida y resucitar tus sueños.

Descubre la belleza que hay en ti y valórate. Dios te hizo especial, acéptalo, aunque no llegues a ser presidente de este país, millonario o un artista famoso, debes tener siempre presente, que en el juego de la vida, Dios te tiene en el cuadro titular de su corazón.

En tu caminar por la vida, aprende a formarte con seguridad, fija tus ojos en tus metas y alumbra tu camino con la oración y la fe en Dios, eso te dará la fuerza para luchar por tus sueños y no rendirte cuando te abandonen las fuerzas.

Con Dios a tu lado, te convertirás en un ser humano con un espíritu invencible y una voluntad inquebrantable.

Aunque te critiquen y estés a punto de hundirte en el lodo cenagoso de la incomprensión, no te defiendas. Acepta tu momento de desesperación con humildad. Dios extenderá su mano y exhibirá tu justicia en su tiempo.

Acepta lo que llegue a tu vida con humildad, sea bueno o sea malo y no te rindas aunque las lágrimas ahoguen tus sueños. No olvides que el éxito consiste en no echarse atrás y el fracaso en echarse atrás demasiado pronto.

Practica la honestidad todo el tiempo y cuando te levantes de tus derrotas, no les respondas con arrogancia a los que te condenaron, muéstrales el amor de Dios en cada una de tus palabras.

Nunca te des por vencido, aunque el frío te queme, el miedo muerda, aunque el sol se ponga y acalle el viento.

Persevera, con Dios tienes mucho tiempo para abrazarte a la vida y comenzar de nuevo. Sueña y disfruta del viaje continuo de la vida, persigue tus sueños y con la oración destapa el cielo.

Agradece a Dios por recuperar la sonrisa. Extiende tus manos al cielo, despliega tus alas, cada día es un comienzo nuevo, celebra la vida, porque con Dios en el 2011, nunca caminarás sólo.

*
<>Artículo publicado el 3  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

En el 2011, vive la vida a plenitud


La opinión de….

 

AQUILINO ORTEGA LUNA
aquilinoortega2@hotmail.com

En el 2011, ¡Vive! disfruta de la vida, de las cosas grandes y pequeñas. Sonríe regala sonrisas, enfrenta tus miedos y rechaza el desánimo.

¡Sueña en grande! Piensa que con Dios puedes alcanzar las cosas imposibles, recuerda que el mejor tiempo de tu vida todavía no ha llegado.

Ama, declara tu amor, no te quedes con el amor en el pecho, Dios lo puso allí para que lo expresaras, es mejor sufrir por decir un ‘te quiero’ y no ser correspondido, que dejar morir el amor en silencio.

Camina, visita todos aquellos lugares a los que siempre has querido ir. Recorre el mundo, atrévete a llegar donde un día soñaste, el cielo es el límite para tus sueños, Dios tiene grandes cosas para ti al final del camino, pero tienes que atreverte.

Dios te hizo especial, eres un ser maravilloso y debes vivir la vida de manera especial, disfrutando de la paz y de las bendiciones que Dios puso sobre la tierra, para que fueras feliz.

¡Vive, disfruta y sé feliz! Los fracasos solo tocan la puerta de las personas que pierden la fe, de los que se rinden ante la adversidad de los que se resisten a amar.

Hoy, empieza una nueva etapa de tu vida, el universo le pertenece la gente que se atreve, a los que renuncian a la comodidad para ir detrás de sus sueños, a los que el miedo no los paraliza.

Atrévete a cambiar de trabajo, a renunciar a aquellas cosas que vayan en contra de lo establecido por Dios, a un amor no correspondido.

Enfrenta tus inseguridades y determina servir a Dios en el área que siempre has querido, asume el reto de perdonar a los que te hirieron.

¡Vive! ama y entrégate a Dios con todo tu corazón, deja que Él gobierne todos tus impulsos, tus decisiones e incluso todas y cada una de las palabras que emanen de tu corazón.

Realiza ese viaje que siempre has querido, estudia esa carrera que te llena de emoción, realiza todo aquello que siempre has querido y que está dentro de la voluntad de Dios.

No dejes que el tiempo envejezca, que la nieve de los años adorne tus cabellos, no dejes para mañana lo que te debes hacer hoy, no dejes que los sueños y la vida se te consuman con el correr de los días.

Hoy es el día, ahora el es momento, el mañana es inseguro, no tienes control sobre lo que viene, decide hacerlo hoy. ¡Vive y atrévete!

El amor, el éxito, la profesión, esa posición en la administración pública, la alegría de la vida y la satisfacción suprema esperan por ti. ¡Vive y atrévete!

Inténtalo, qué puedes perder, es mejor tratar de hacerlo que morir de pena porque nunca lo intentaste, ¡Dios irá contigo, el triunfo es seguro!

No hagas caso a la gente, a eso de que eres muy viejo, que no tienes dinero ni alcurnia, que a donde quieres llegar otros fracasaron. ‘Tu Dios, pues, suplirá todo lo que te falta conforme a sus riquezas en gloria’.

Levántate de esa cama y vive, levántate de ese fracaso y vive, levántate de tus errores y enfrenta lo imposible.

En Dios siempre hay una solución para los paralíticos, para los ciegos, para los sordos, para los que lo perdieron todo y para los que se equivocaron, aún para la misma muerte. ¡Recuerdas a Lázaro!

¿Quién te dijo que el final del camino es el fracaso, la enfermedad, la bancarrota, el divorcio o el desamor?

Reclama lo tuyo y vive, pelea por lo tuyo y vive, Dios te dio ese trabajo, esa esposa, esa casa, ese talento, ¡El fracaso no es inmortal!

Vive, disfruta de la vida, ahora y aquí, llénate de valor, Dios no te dejará solo.

¡Vive, Dios te dio la vida para que fueras feliz!

 

*

<> Este artículo se publicó el 31 de diciembre de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Ojalá nos mirara con compasión

La opinión de la Jurista y Ex Diputada de la República….

MIREYA LASSO
mireyalasso@yahoo.com

Como si no hubiesen sido suficientes las tensiones del año, los últimos días del 2010 traen noticias poco edificantes, algunas tristes y muchas preocupantes.   Muerte, tragedias y hasta vergüenza ajena han colmado el escenario nacional. Siempre se ha dicho que Dios es panameño, pero, si Él es nuestro compatriota, ciertamente nos pone a prueba en fechas que son tan importantes para los cristianos. ¿Qué idea resultaría relevante, especialmente en esta época, para sobrellevar las malas noticias o encontrar una solución que nos permita salir de este laberinto que nos tiene desde hace tiempo dando vueltas en un círculo vicioso?

Los comerciantes intentan darnos felicidad con la figura de un Santa Claus, de radiante sonrisa, llegado del Polo Norte con regalos para la venta, mientras que la fe y la tradición cristiana nos recuerdan que es la llegada del Niñito Jesús la que debe enriquecer el espíritu de la celebración navideña. Sin que nos demos cuenta de ello, otra vez se plantea una competencia inconsciente que nace y depende de la formación, creencias y gustos de cada uno.

Invito a una honesta reflexión sobre las alternativas.

Sabemos que el nacimiento del Niño Dios no necesariamente debió ocurrir precisamente el 24 de diciembre en una helada noche de invierno. Las Sagradas Escrituras no mencionan fechas específicas de la Natividad, pero se ha tomado nota de que la descripción de un pastoreo de ovejas al aire libre en momentos del alumbramiento, es evidencia de que el nacimiento ocurrió en primavera en lugar de un frío diciembre. Además, hay historiadores que dudan que el censo que obligó a José y a María a trasladarse a Belén hubiese sido organizado por las autoridades romanas en una época tan poco auspiciosa, como debió ser el inclemente frío decembrino.

Nos explican que esta aparente incongruencia parece residir en el hecho de que los antiguos cristianos, desde el siglo IV, quisieron aprovechar una costumbre ya afincada en la tradición pagana de celebrar el solsticio de invierno, que ocurre cuando el sol en el Hemisferio Norte no sale durante 24 horas una vez al año, en diciembre. La celebración pagana se basaba en que, después de la oscuridad de ese solsticio, el regreso del sol significaba una victoria simbólica sobre las tinieblas; por eso los cristianos quisieron tomar esa alegoría para adaptarla al renacimiento de una nueva luz y esperanza que nos trae la llegada del Niño Dios.

En cambio, el Santa Claus actual tiene su antecedente en el obispo San Nicolás de Bari, nacido en el siglo IV, de quien heredó la costumbre de repartir juguetes. Mientras la intención original de los juguetes del santo era recordarle a los niños que el nacimiento de Jesús era un regalo de salvación eterna, podríamos preguntarnos si ese significado se ha desvirtuado con la publicidad comercial y los juguetes y regalos de los Santa Claus panameños.

Como patrono de inmigrantes holandeses, San Nicolás de Bari llegó a Norteamérica donde su nombre en holandés cambió a Santa Claus cuando fue traducido al inglés. Resulta curioso que anteriores versiones de Santa Claus lo presentaban como un enano delgado, a veces vestido de color verde; pero fue convertido por artistas norteamericanos en el personaje gordiflón, bonachón y barbudo que hoy conocemos. Curiosamente el color rojo y blanco de su vestimenta tuvo su origen en una campaña publicitaria de la compañía Coca Cola, que fijó desde entonces la popularidad de esos colores. Por su lado, el Papá Noel es una versión francesa del Santa Claus norteamericano, cuando el personaje regresó a Europa y, en especial a Francia en el siglo XIX.

Entonces ni Santa Claus del Polo Norte, ni Papa Noel de Francia representan el profundo significado que debe tener la Natividad en nuestro país tropical. Por eso, ojalá la Navidad panameña nos mueva a entenderlo así y a renovar un compromiso de paz y humildad como se respiró en el pesebre de Belén. Necesitamos que el Niñito Jesús mire a Panamá con ojos compasivos.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de dicembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,   todo el crédito que les corresponde.

Tanto Amor nos tiene Dios…

*

La opinión del escritor católico…

CARLOS VARGAS  VIDAL

vargasvidal@yahoo.com

… Que nace entre nosotros, como un humilde niño, para Navidad. Esa es la Gloria incomprendida de Dios, hecha carne, y recostada sobre un pequeño bulto de paja.

Y ese niño, luz de luz y resplandor del Padre, viene a nosotros tan solo para salvarnos. Para darnos vida eterna. ¿Y qué somos nosotros para que Dios nos ame tanto?

Somos hijos de la desobediencia y la concupiscencia. Y, sin embargo, nuestra naturaleza puede elevarnos tan alto cuando estamos junto a Dios. Como puede arrastrarnos tan bajo cuando actuamos como la serpiente. Entonces somos como los Santos o como los demonios. Y cuando no somos ni lo uno ni lo otro, entonces andamos como perdidos en El Paraíso. Unas veces queriendo servirle a Dios y otras veces sirviéndole al demonio.

Dios, en cambio, es el mismo.  Ayer, hoy y siempre.  Y su luz es inextinguible.

Cuán triste es ver que esa hermosa luz que vino de Belén buena parte del mundo no la conoce. Y otra buena parte no la quiere conocer. No la conoce, quien la ignora; y no la quiere conocer, quien la desdeña. Esa es la sabiduría del mundo. Que sigue muchas veces entre tinieblas.

Cuando la fe concuerda con la razón recta, en abstracto, todo se ilumina. Y todo empieza a ver una luz esplendorosa desde ese humilde pesebre, y trasciende. Entonces hay alegría y entonces hay esperanza. Y esto no lo puede entender la Ciencia que quiere entenderlo todo. Porque nos olvidamos que no podemos saberlo todo, y menos sin la ayuda de Dios. Si vemos a la Navidad con ese espíritu frío, mercantilista, secular y carnal, o con fe mundanizada, ya no veremos la presencia y la belleza de lo sagrado en el mundo. Ya no habrá un nacimiento divino que nos hable de la presencia de Dios Salvador entre nosotros y por nosotros. Cuando sepamos arrodillarnos, adorar y callar frente a ese humilde pesebre, entonces tendremos en nuestra alma el verdadero sentido de la Navidad: ¡Dios nos ama tanto que nació entre nosotros para salvarnos!

*
<>Artículo publicado el  24  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América y el 27 de diciembre en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.