Los menores infractores en Panamá

 

La opinión de…

 

Issamary Sánchez Ortega

Día tras día, hora tras hora, es común y da terror ver el incremento de delitos que cometen los menores infractores en nuestro país.

Pese a la negativa de “alguna entidad del gobierno” en darnos estas estadísticas, que deben ser del conocimiento de toda la ciudadanía panameña, en base al trabajo investigativo realizado pudimos encontrar registros que nos revelan que el 90% de los criminales empezó a delinquir desde que era menor de edad, y que el 83% de los menores que atrapa la Policía cometiendo un crimen sale libre sin llegar a un juez que le imponga una pena.

El 30 de enero de 2010, el Comité Nacional de Análisis de Estadística Criminal, conjuntamente con el Centro de Observación y Diagnóstico, concluyó un estudio entre el 100% de los menores infractores registrados, con la finalidad de conocer las características asociadas a la conducta delictiva. En dicho estudio se observó que el 55% de los menores encuestados abandonaron el colegio en el primer año, en edades comprendidas entre 13, 14 y 15 años, justamente cuando empiezan a experimentar su etapa de desarrollo, cuando el nivel de tolerancia es sensible y mantienen conductas alteradas, con irritabilidad y agresividad.

Por otra parte, el aumento en los índices de violencia en Panamá se atribuye a prácticas relacionadas con el narcotráfico; de cada 10 homicidios que se dan, seis se relacionan con el narcotráfico. Sobre el particular, podemos confirmar que este flagelo está vinculado a la crianza familiar, a la deserción escolar y a las drogas. Es aquí cuando nos preguntamos… ¿dónde están los padres de esos menores?

En la mayoría de los casos, esos padres sirven de ejemplo negativo a los hijos y consideran más importante dedicarse a otras actividades que velar por el buen crecimiento de sus hijos.

Es aquí cuando abogamos por los valores familiares, por la implementación de penas severas y nos mostramos en total acuerdo con que la edad de responsabilidad penal haya sido rebajada hasta los 12 años. Consideramos prudente establecer penas en base al delito cometido, más que a la edad del infractor; sin descartar la importancia de que el Gobierno realice grandes esfuerzos en lograr la resocialización del individuo, la creación de más juzgados y centros de cumplimiento.

Por lo anterior, hacemos un llamado a nuestras autoridades; no solo es importante el Metro Bus, los impuestos, la torre financiera… hay problemas sociales que no deben echar a un lado, dando preferencia al pujante crecimiento económico de nuestro país.

 

<>
Este artículo se publicó el 4  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

El centro bancario y sus beneficios

La opinión de…

 

Issamary Sánchez Ortega

Como buenos panameños sabemos y conocemos cuáles son los pilares de nuestra economía: El Canal de Panamá, la Zona Libre de Colón, el sector inmobiliario, el comercio y nuestro centro bancario.

Es por ello que a través de este espacio aprovecho para resaltar algunos de los beneficios de nuestro centro bancario:

1. Economía dolarizada: La moneda de curso legal en nuestro país es el balboa, el cual es equivalente al dólar estadounidense y circula legalmente desde 1904. Esta situación permite que Panamá no se vea afectada por las fluctuaciones de moneda y evita que nos veamos inmersos en una crisis económica mundial.

La economía panameña es calificada como totalmente dolarizada y sin banca central.

2. Posición geográfica privilegiada: Panamá se encuentra ubicado al sureste de América Central, limita al norte con el mar Caribe, al sur con el océano Pacífico, al este con la República de Colombia y al oeste con la República de Costa Rica.

Debido a su condición de país de tránsito, Panamá se ha convertido desde las primeras épocas en un punto de encuentro de diversas culturas. Es por ello que grandes inversiones de capitales extranjeros procedentes de empresas de gran envergadura, incluyendo entidades bancarias, se han establecido en nuestro país.

3. Estabilidad política: El Gobierno panameño es democrático, con un Estado independiente y soberano, distribuido en tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

A pesar de que los porcentajes de criminalidad han aumentado, se mantienen niveles aceptables en comparación con otros países.

Hoy en día se están negociando varios tratados de libre comercio y acuerdos con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico que buscan que Panamá salga de las listas negras que nos enmarcan como paraíso fiscal.

4. Personal capacitado: En la actualidad contamos con universidades que gradúan licenciados en banca y finanzas, lo cual representa una especialización en la materia. Sin embargo, en temas de actualización como maestrías, cursos y diplomados a nivel local son muy escasas las opciones, por lo que muchas veces recurrimos a estudios en el extranjero.

5. Normativa actualizada: Basados en los principios para una supervisión bancaria efectiva (Basilea II), Panamá cuenta con una normativa bancaria moderna, considerando que nuestra última actualización versa del año 2008, acompañada de acuerdos bancarios vigentes a la fecha.

A través de normas eficaces que regulen y supervisen la actividad bancaria, nuestros clientes se sienten más seguros de invertir y poner sus dineros en la banca panameña.

6. Tecnología de punta: Actualmente contamos con dispositivos, sistemas, redes e instalaciones óptimos para brindar los mejores servicios de telecomunicaciones. Esto hace que Panamá se distinga por su avanzada tecnología en telecomunicaciones en Latinoamérica, siendo una potente industria en el país.

Por lo antes expuesto, es importante que conozcamos nuestras ventajas, con la finalidad de sacar el mejor provecho y mejorar cada día nuestro sistema bancario.

En la medida en que cumplamos con las exigencias que se nos impongan como centro bancario internacional a través de Basilea II, Grupo de Acción Financiera, Gafic, entre otros, nos mantendremos a la vanguardia como centro bancario de altura y ejemplo internacional.

*

<> Este artículo se publicó el 17 de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

La importancia de conocer al cliente

La opinión de…

Issamary Sánchez Ortega 

La debida diligencia o due diligence involucra realizar todos los trámites y gestiones necesarias que nos lleven a conocer realmente a nuestro cliente.

Es muy común que las firmas de abogados, bancos, fideicomisos, financieras, casas de valores, casinos y empresas de seguros cuenten con políticas, procedimientos y normativas legales que les exige cumplir con conocerlos debidamente, estableciendo estructuras de controles internos.

La Ley No. 42 de 2000 sobre blanqueo de capitales señala las medidas para la prevención de este delito, como solicitar referencias o recomendaciones necesarias, certificaciones de registro, vigencia de las sociedades y sus representantes, constancia de procedencia de los fondos, etc., a fin de conocer quiénes son los verdaderos dueños o beneficiarios; fijando controles como la rendición de declaraciones de transacciones y movimientos por arriba de 10 mil balboas; y conservación de documentos hasta cinco años después de terminada la relación contractual, entre otros.

La Ley No. 14 de 2007, por medio de la cual se reforma el Código Penal, regula los delitos financieros y de blanqueo de capitales, castigando con pena de prisión el aprovechamiento de transferencias ilícitas, el uso indebido de dineros, valores u otros recursos financieros, la falsificación, destrucción y ocultamiento de los libros contables y estados financieros, el encubrimiento del origen, la ubicación, destino o propiedad de los fondos provenientes de estafa o tráfico de drogas, el suministrar información falsa a sabiendas que el dinero que se recibe procede del blanqueo de capitales, y ocultar las evidencias, entre otros.

De lo anterior, es importante documentar el expediente del cliente con información que nos muestre una “radiografía” del mismo, incluyendo un perfil en el que se deje por escrito quién es, su oficio, las transacciones a realizar, teléfono, dirección, etc.

El apoyarnos en listados de personas que están relacionadas con delitos de blanqueo y otros, es de gran utilidad, así como la búsqueda en internet.

Las referencias de crédito y las cartas de recomendación bancarias, comerciales y personales también sirven de gran ayuda a la hora de conocer a nuestros clientes. Dependiendo de la actividad a la que se dediquen, mientras más riesgo represente, mayor será el due diligence que debemos realizar.

Lo anterior es de vital importancia a nivel de nuestras empresas, toda vez que al cumplir con la política “conozca a su cliente” respetamos la normativa vigente; nos vemos menos expuestos a los delitos de blanqueo de capitales y financieros; aplicamos políticas y procedimientos sanos y transparentes para nuestro negocio, y evitamos caer en riesgos que perjudiquen el prestigio y manejo de nuestras empresas.

<> Artículo publicado el 15  de septiembre de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

El Sistema de Atención de Reclamos

La opinión de ……

Issamary Sánchez Ortega
.

El Sistema de Atención de Reclamos

.
Con el Decreto Ejecutivo No. 52 de 30 de abril de 2008, la nueva normativa bancaria ha establecido de forma más concreta al anterior Decreto Ley No. 9 de 26 de febrero de 1998, los derechos que tienen los clientes y los consumidores bancarios.

Algunos países como Gran Bretaña, Argentina, España y Alemania, desde hace ya varios años, cuentan con la figura del “Ombudsman Bancario”, la cual sirvió de inspiración para la creación del Sistema de Atención de Reclamos (SAR) en Panamá y ha dado muy buenos resultados en la conciliación bancaria, por lo que esperamos que los efectos en nuestro país sean igual de enriquecedores.

Por un lado, es buena la iniciativa de dejar plasmado en la norma legal que regula la actividad bancaria, los derechos de los clientes y las obligaciones de los bancos, basados en el derecho a la información de conocer todo lo relativo a las transacciones y servicios bancarios, derecho del cliente de desistir de una relación contractual con el banco, la diligencia que deben tener las entidades bancarias en la atención de consultas y peticiones de los clientes, entre otros.

Además, se ha establecido que los bancos deben contar con un departamento de atención de reclamos, debidamente equipado y señalizado, al igual que todas sus sucursales y oficinas de atención al público. Este departamento debe contar con un ejecutivo que responda a la gerencia del banco, debe llevar un registro de las quejas presentadas, garantizar un trato personalizado del reclamo, expedir una constancia escrita de la queja al cliente en un término de 30 días calendario, etc.

Con esta medida, el regulador bancario busca que los reclamos sean resueltos de forma amigable, considerando que si el cliente califica como consumidor bancario y/o el monto de su reclamo es hasta 20 mil dólares –pasado estos 30 días– si no recibe respuesta del banco o está insatisfecho con la contestación proporcionada, tiene 30 días más para presentar su queja ante el regulador, quien después de cumplir con las formalidades legales, podrá decidir sobre la queja y abrirle un expediente administrativo al banco por alguna falta a la normativa. Esto no resultaría beneficioso para los bancos, considerando que cuando la queja fue presentada inicialmente en las instalaciones bancarias, se pudo resolver la misma, ahorrando tiempo y dinero.

Por lo expuesto, queda como reto para las entidades bancarias invertir en tecnología y recurso humano, tratar de resolver (en lo posible) de forma afable las quejas de los clientes, a fin de mantenerlo, reducir el número de quejas que presenten los consumidores ante la Superintendencia de Bancos, evitar amonestaciones por parte del regulador y cualquier tipo de riesgo (operativo, reputacional, etc.) que pueda perjudicar al banco, teniendo presente que al mantener mayores controles, reflejaremos y conservaremos más seguridad y estabilidad, lo que nos llevará a captar más clientes. Con esto buscamos reconocimiento a nivel nacional e internacional como Centro Bancario conformado por entidades de altura, que velan por los derechos de sus clientes.

.

<>
Publicado el 25 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.