Los menores infractores en Panamá

 

La opinión de…

 

Issamary Sánchez Ortega

Día tras día, hora tras hora, es común y da terror ver el incremento de delitos que cometen los menores infractores en nuestro país.

Pese a la negativa de “alguna entidad del gobierno” en darnos estas estadísticas, que deben ser del conocimiento de toda la ciudadanía panameña, en base al trabajo investigativo realizado pudimos encontrar registros que nos revelan que el 90% de los criminales empezó a delinquir desde que era menor de edad, y que el 83% de los menores que atrapa la Policía cometiendo un crimen sale libre sin llegar a un juez que le imponga una pena.

El 30 de enero de 2010, el Comité Nacional de Análisis de Estadística Criminal, conjuntamente con el Centro de Observación y Diagnóstico, concluyó un estudio entre el 100% de los menores infractores registrados, con la finalidad de conocer las características asociadas a la conducta delictiva. En dicho estudio se observó que el 55% de los menores encuestados abandonaron el colegio en el primer año, en edades comprendidas entre 13, 14 y 15 años, justamente cuando empiezan a experimentar su etapa de desarrollo, cuando el nivel de tolerancia es sensible y mantienen conductas alteradas, con irritabilidad y agresividad.

Por otra parte, el aumento en los índices de violencia en Panamá se atribuye a prácticas relacionadas con el narcotráfico; de cada 10 homicidios que se dan, seis se relacionan con el narcotráfico. Sobre el particular, podemos confirmar que este flagelo está vinculado a la crianza familiar, a la deserción escolar y a las drogas. Es aquí cuando nos preguntamos… ¿dónde están los padres de esos menores?

En la mayoría de los casos, esos padres sirven de ejemplo negativo a los hijos y consideran más importante dedicarse a otras actividades que velar por el buen crecimiento de sus hijos.

Es aquí cuando abogamos por los valores familiares, por la implementación de penas severas y nos mostramos en total acuerdo con que la edad de responsabilidad penal haya sido rebajada hasta los 12 años. Consideramos prudente establecer penas en base al delito cometido, más que a la edad del infractor; sin descartar la importancia de que el Gobierno realice grandes esfuerzos en lograr la resocialización del individuo, la creación de más juzgados y centros de cumplimiento.

Por lo anterior, hacemos un llamado a nuestras autoridades; no solo es importante el Metro Bus, los impuestos, la torre financiera… hay problemas sociales que no deben echar a un lado, dando preferencia al pujante crecimiento económico de nuestro país.

 

<>
Este artículo se publicó el 4  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: