Hagamos buen uso del agua…

La opinión de…..

Octavio Sagel Reina

Durante mucho tiempo se pensó que el agua como recurso mineral, especialmente, el agua dulce, era un recurso infinito e inagotable. En la actualidad se ha comprobado que en muchas partes del mundo ya empieza a escasear, por lo que países más desarrollados implementan políticas y aúnan esfuerzos por preservar este bien preciado de la naturaleza.

En Panamá, hemos sido bendecidos por la naturaleza; contando con un gran sistema de ríos que nacen desde la sierra y vierten sus aguas directamente al mar. En el Pacífico lo hacen 325 de ellos, en tanto 153 van al Atlántico.

Sin embargo, la oferta de la demanda de agua potable en nuestro país cada día se hace mayor, debido al crecimiento poblacional y al desarrollo económico en los últimos años. El Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales atiende 450 mil clientes y 2 millones de usuarios, con una producción diaria de 380 millones de galones diarios a nivel nacional. No obstante, a pesar de los esfuerzos de está institución del estado, todavía hay muchas comunidades que no puede ser atendidas con este servicio y, sin embargo, seguimos haciendo mal uso del agua potable, regando jardines, limpiando las acera a punto de manguera (en centros comerciales y en muchas casas), llenando piscinas caseras, so pretexto de que los niños jueguen y se diviertan; especialmente en esta época del verano tan sofocante y que decir del desperdicio que hacemos al limpiar nuestras casas y nuestro aseo personal.

Estamos obligados a cuidar el agua que contamos (agua cruda y potabilizada), más aún frente a la amenaza del cambio climático y el calentamiento global.

Los panameños debemos preocuparnos por el deterioro que sufre el planeta, por la falta de responsabilidad de muchos con respecto a saber utilizar sus riquezas naturales en función de la salud, de la supervivencia. Hay muchos países que no han sabido apreciar lo que representa el cuidado y el uso adecuado del agua; se la desperdicia, contamina, y los efectos a largo plazo son fatales, más ante un elemento determinante en nuestra vida.

Ante las predicciones de los meteorólogos, se torna imprescindible tomar carta en el asunto y realizar nuestros máximos esfuerzos, a fin de que el “Fenómeno del Niño”, no sea tan traumático y que el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales no tenga que racionalizar el servicio de agua potable, para ello es necesario que la población siga los consejos prácticos de ahorro del vital líquido que viene divulgando la institución a través de los medios de comunicación social.

<>

Este artículo se publicó el 5 de mayo de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios