Homicidios brutales

La opinión de la Doctora en Medicina y Abogada…


NITZIA TORRES CISNEROS
nitzianestesiapanama@hotmail.com

 

De todas las tragedias vividas en Panamá, resultará casi imposible olvidar lo sucedido a los jóvenes recluidos en el Centro de Cumplimiento de Menores, ubicado en Tocumen.

Siete jóvenes fueron quemados brutalmente por personas inhumanas, sin almas, de manera intencional; no de forma fortuita, sino buscando una lesión un daño: se produjeron lesiones personales con dolo y homicidios dolosos, no culposos, porque hubo intención y acción.

Siete jóvenes llegaron al centro con siete historias diferentes, independientemente de cuál haya sido la razón por la que se encontraban allí o si habían provocado un incendio para intentar fugarse, no se justifica bajo ninguna excusa que se lesionara a un joven de esa manera, eran seres humanos no animales, no eran perros ni gatos ni vacas.  A muchos de ellos solo le faltaban unos días para poder cumplir su sentencia.

Sabemos que el origen del delito es multifactorial: presión de grupo o de ‘la banda’, familias desintegradas, abuso y maltrato infantil, pobreza, deserción escolar, poca autoestima, deshumanización, poca valorización por la vida, consumo de drogas, enfermedades psiquiátricas, en fin, la lista es interminable.

La mayoría de los delitos cometidos por estos menores pudieron haber sido prevenidos si se hubiese ‘trabajado’ en ellos en el hogar desde temprano, a tiempo, buscando la ayuda profesional de psicólogos, psiquiatras, sociólogos y otros profesionales.

Hemos visto cómo en nuestro país han sucedido desgracias inmemorables: inundaciones en ‘Puerta del Este’, y en Las Garzas de Pacora; pasajeros quemados en el Bus de Mano de Piedra-Corredor: el 23 de octubre de 2006;  las muertes y enfermos por el jarabe envenenado de dietilenglicol; los pasajeros muertos en Las Garzas de Pacora.

El pueblo está harto y reclama justicia. Nada se ha hecho en pro de la justicia por esos panameños muertos o los sobrevivientes de las tragedias.

Los servidores públicos involucrados en ese horrendo espectáculo (custodios, policías, bomberos, director del centro de cumplimiento), deben ser enjuiciados y condenados. Varios delitos fueron cometidos por estos desalmados: homicidio doloso (van cinco muertos), abuso de autoridad, infracción en los deberes de los servidores públicos, lesiones personales, entre otros.   No sabemos en que concluirá esto, pero será difícil que se haga algo.

Es difícil que después de una quemadura del cuerpo de más del 50% una persona sobreviva aún cuando sea joven. Pero la situación se empeora más por la inhalación de gases tóxicos, que fue intencional y macabra.

Hoy todos lloramos las muertes de los jóvenes: Erick Batista, Benjamín Mojica, José Frías, Omar Ibarra y Víctor Jiménez mis palabras de apoyo para sus familiares. Para aquellos desalmados, asesinos, nada humanos, que les caiga la pena máxima.

*

<> Artículo publicado el 26 de enero  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

Los sueños de los Juan Carlos, puro cuento

La opinión de la Médico y Abogada…
NITZIA  TORRES  CISNEROS
nitzianestesiapanama@hotmail.com

Había una vez, unos jóvenes galanes que se paseaban muy orgullosos por un colegio particular llamado ‘Javier’. Eran líderes, nacieron para serlo, muy inteligentes y atentos. Un gran día uno dijo primero: ‘Yo quiero ser Presidente’, el otro más adelante dijo: ‘Yo también’.   Así dos vidas, aunque parecidas, pero no iguales, se encaminaron y se prepararon para cumplir con su sueño.

Ambos venían de familias de ‘alcurnia’, de ‘tasita de oro’. Nunca se habían acostado sin comer ni pensado alguna vez: ¿si tendremos pan para mañana?. Sus vidas eran así, bañados de rosas, claveles, de oro y de plata.

Después de muchos años, estos jóvenes se encontraron y lucharon por lo que habían una vez planeado. Desde diferentes lugares se ubicaron y con sus amigos hablaron. Muchos lo apoyaron, a cada uno por separado, y otros… atrás se quedaron. Los caminos fueron empedrados, lleno de muchos obstáculos, pero adelante siguieron.

 

Pasó el tiempo, los años, y ninguno de los dos llegó en el tiempo planeado a cumplir lo pensado. Uno atrás quedó, y el otro de segundón, aceptó. Al que atrás se quedó, dice que lo traicionaron, los ‘de abajo’(dirigentes), ‘los de arriba’(CEN), y ‘los del centro’ (CDN); pero nunca aceptó que ‘los de adentro’ también se vendieron. De éstos algunos locos se volvieron y otros pa’ otros lados corrieron.

El que cumplió con su octavo de sueño, el segundón, dice que el ‘primeron’ una promesa le dio, porque le dijo: ‘en la siguiente vuelta tú serás el primeron, y mi equipo el segundón’. Pero al parecer el segundón que mucha alegría le da al pueblo con su seco de ‘nueve letras’, se ha dado cuenta –a tiempo- que el primeron su promesa no cumplirá, y a otro de su ‘cuadra’ apoyará.   Así, tal vez, otra vez el segundón verá su sueño truncado, a ‘medio palo’. Como decía mi abuela Leona-que Dios tenga en la gloria-: ‘entre más conozco a la gente, más quiero a mi perro’.

Por otro lado…el Juan Carlos (más joven), sigue con su discurso muy de ‘Harvard’ a muchos conquistando, pero tampoco no se ha dado cuenta, que a los ‘de abajo’ debe también llegar y hablar. No debe dejar de ver que lo que le pasó una vez por hablar al revés. Por supuesto, que esto es sólo un cuento. Un parecido con los personajes es mera coincidencia.

*

<> Artículo publicado el 5 de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la  autora, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/torres-cisneros-nitzia/

Mujeres políticas … ¿ hacia dónde vamos?.

La opinión de la Médico Anestesióloga y Abogada…

NITZIA TORRES CISNEROS

En Panamá la población de las mujeres es un poco más de la mitad, alrededor de un 51%. Si algún día aparecen las cifras exactas del último Censo, podríamos ver que este porcentaje se mantiene aún. Entonces, no hay una razón justificable para que las normas legales vigentes se mantengan en 30% el porcentaje de participación de las mujeres en la contienda electoral, cuando en realidad debiera ser un 50% en todos los puestos de elección popular, desde representantes hasta Presidente de la República. ¿Cuál es el papel que desempeñamos ahora y desempeñaremos en el futuro la mujer política en Panamá? Muchas de nosotras hemos sido dirigentes en las comunidades: las que hacemos actividades en las comunidades, las que preparamos las comidas, el sancocho, las fiestas de cumpleaños y que hablar de las promotoras de los candidatos cuando llega el ‘período de la política’. Somos siempre las que caminamos, las que se nos gasta la suela de los zapatos, las que nos mojamos en la lluvia, y tomamos sol a tutiplén, y ¿quién nos valora nuestro trabajo?. Siempre se nos ve buscando los votantes para subirlos a los carros, como jurados de mesa, coordinadoras en las escuelas, etc, ¿eso es lo que queremos? Está bien servir, pero hay que participar también, pero sobre todo atreverse.

Dicen: ‘que detrás de un hombre hay una gran mujer’, pero en realidad hay una docena de mujeres’. Seguimos atrás, tras bastidores, impulsando candidaturas, de varones ingratos. Y cuando deseamos ser candidatas, nadie nos apoya. Hasta nuestras familias, hijos, esposos, nos recriminan. Esos mismos hombres que son diputados, representantes, alcaldes, que han llegado a sus puestos por el esfuerzo de cientos de mujeres; esos mismos hombres, aún hoy en pleno siglo XXI, según el borrador de reformas electorales, dicen que debemos quedarnos en ese 30% de participación y ¿qué dicen de esto los magistrados electorales, fiscales electorales, magistrados de la Corte?, casi ninguno habla, prefieren callar y el que calla otorga.

La participación de las mujeres políticas en la ‘política partidista y criolla’ no es fácil. Por un lado tenemos leyes que no nos favorecen, por otro las autoridades administrativas no nos ayudan, en la otra esquina tenemos a los dirigentes varones que nos atacan con ‘bochinches’ sin fundamento, y en la otra esquina está nuestra familia. Ahora… nos quedamos preparando el sancocho o participamos en la política. ¡Hasta cuando!

nitzianestesiapanama@hotmail.com

<> Artículo publicado el 2 de octubre de 2010  en el Diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo  el crédito que les corresponde.

Abuso de autoridad en el servicio público

La opinión de….

NITZIA TORRES CISNEROS

Desconozco cuál será la cifra total de empleados públicos en este sector a nivel del Ejecutivo, Judicial y Legislativo. Pero lo cierto es que son bastante. Por la estructura orgánica en que se manejan los servicios públicos, son más los subordinados que los superiores jerárquicos. Esta estructura ha traído consigo una serie de conductas que podríamos asemejarlas a las conductas animales descritas por Charles Darwin, aparecidas en ese gran libro “El origen de las especies”; algunas son: simbiosis o mutualismo, parasitismo, entre otras. La política administrativa en el sector público se maneja entre el autoritarismo (la especie que se cree dominante), el amiguismo (simbiosis o mutualismo) y los manzanillos (especies parásitas). Nuestra conducta es definida por las leyes de la naturaleza, lo queramos o no.

Existen especies humanas que sobreviven como amiguitos o como manzanillos. No hay otra manera de sobrevivir, para ellos.

Los autócratas, que son aquellos que ejercen una autoridad ilimitada, piensan que pueden trabajar al amparo de un paraguas protector, su sed de venganza a quien lo adversa no tiene límites. Cuando estos autócratas quedan solos se dan cuenta de que son vulnerables, su paraguas protector quedó extinto, o simplemente dijo: “que se haga lo que el pueblo quiere, yo me limpio las manos”.

El abuso de autoridad en Panamá es uno de los delitos, consagrado en el Código Penal en el artículo 351, que más frecuente se observa en el sector público, sin embargo, la estadística real se pierde simplemente porque no es denunciado. Los autócratas quedan impunes; mientras están sumergidos bajo el mismo paraguas protector, negro, sombrío y fétido, creen que tienen el poder absoluto para joder ilimitado. Sus mentes diabólicas se asemejan a muchos dictadores latinoamericanos y de otras esferas del orbe: Hittler, Hussein, Mussolini, Napoleón, Enrique VIII, El Zar de Rusia, Castro, Pinochet, etc. Hay que recordar cómo murió Hussein: sólo, sin rango, exhibido, humillado; pero no olvidar que murió ahorcado. De todas las formas que se pudo decidir fue una que nadie en el mundo pudiera olvidar, una muerte violenta, en total indefensión, escalofriante, impactante y absolutamente humillante. ¿Cómo es tu jefe?

Hay algo que es cierto: nadie está por encima de la ley, ni siquiera Dios. Aquel, El Salvador del mundo, fue en vida juzgado por las manos del hombre y condenado. Si queremos pensar que somos inmunes o impunes, es un problema; pero en la vida todo se paga.

<>

Artículo publicado el 25 de julio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autora, todo el crédito que les corresponde.

Delincuentes administrativos

La opinión de la Abogada y Médico Anestesióloga…..


NITZIA TORRES CISNEROS

Existen diferentes clasificaciones que se utilizan a diario en el “argot” popular aplicables a los servidores públicos en Panamá, pero lo cierto es que sólo hay dos bandos -en cualquiera de las clasificaciones que se empleen-: “los buenos vs los malos”;   “los juega vivo vs los que trabajan;   “los elegidos o ungidos vs los que no lo son”, “los que abusan de su autoridad vs los que son justos e imparciales (en peligro de extinción); “los que hacen cosas para hacer cambios positivos vs los que hacen cambios negativos”; “los sapos vs los que no”, “los mentirosos vs los que dicen la verdad”;  en fin…” los que joden vs los que se joden”.

Hay un sin número de clasificaciones aplicables. Lo que se desea es mantener el statu quo, el “orden de las cosas”, si alguna persona llega a una institución pública con muchos bríos, ahínco, esforzándose por hacer bien las cosas y por mejorarlas, para el resto de los mortales -que han vivido así por mucho tiempo- no es bien visto porque simplemente importa mantenerse en ese estado actual de desorden administrativo, de irregularidades por doquier y toda clase de delitos.

Mantener el statu quo es indispensable, de vida o muerte. Una modalidad que se ve con mucha frecuencia es la “asociación ilícita para delinquir”, esto se presenta cuando tres o más personas se unen para cometer un delito, la pena de prisión es de tres a cinco años, por ejemplo: los jefes saben que los subalternos cometen una falta, sanción o delito, y deciden callar, omiten lo que deben hacer como jefes, que es hacer la investigación o solicitarle a un departamento (externo) que investigue, si lo amerita.

Como otro ejemplo están: los coimeros, los que cometen concusión (cuando el servidor se aprovecha de alguien y obtiene dinero para él y sus compinches). En otro orden están el tráfico de influencia, abuso de autoridad, acoso laboral, omisión en los deberes de servidor público, sólo son la punta del iceberg.

Los jefes de los jefes saben que ése no está haciendo su trabajo, pero éste tampoco lo hace; el otro jefe departamental tampoco dice nada y así sucesivamente, es una cadena de omisiones extremas.

Unos delinquen por acción y otros por omisión (omisión crasa). La política administrativa es de “no me jodas, que te jodo”. Existe una cadena delincuencial que hacen daño a la administración pública y a Panamá.

<>

Artículo publicado el   4  de julio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Adecentamiento en la Asamblea Nacional

La opinión de……

.

NITZIA TORRES CISNEROS

Los panameños tenemos 12 millones de razones para decirles de una vez por todas a nuestros gobernantes y autoridades administrativas que ya está bueno de tanta impunidad y corrupción. Después de seis meses de arduo trabajo en la Asamblea de Diputados, y de que haya sido difícil ponerse de acuerdo, ahora resulta ser que hay unanimidad en afirmar que todos manejaron correctamente los fondos derivados del FIS.

No obstante, un informe sacado a la luz pública hace unos días pone en evidencia el empleo que se le dio a las cuentas del FIS.   Algunos sostienen que le dieron “buen uso” a los fondos de esta institución. Como bien dijera un diputado, nunca con su dinero hubiera podido financiar ligas enteras de fútbol, porque los pobres diputados no ganan nada.   Pero, con la “ayudita” y el “empujoncito” de este fondo y de otras ayudas, se logró brindar apoyo en diferentes áreas sociales como: deportes, vivienda, educación, salud, entre otras.   Así, muchos de oposición (en aquel entonces eran de oficialismo) y de los diferentes partidos oficialistas (antes de oposición)  lograron de una manera alterna conseguir fondos para su campaña para “ayudar al pobre desvalido”.

¿Por qué nos escudamos en el pobre, cuando muchos de nuestros padres de la patria no visitan ni siquiera los barrios más pobres y marginados, sino que lo hacen solo en el camino de su reelección?   La memoria de nosotros los pobres nos castiga porque olvidamos si nos han visitado o si ha ido un diputado a la Asamblea a promover y defender un determinado proyecto de ley para el beneficio de nosotros mismos.

¿Dónde quedó la autoridad para fiscalizar si una obra se hizo? ¿Por qué razón se abrió una Fundación de Interés Privado? ¿Por qué una empresa sociedad anónima quedó completamente a cargo de ejecutar una o varias obras de un proyecto? Estas y otras interrogantes quedarán por resolverse algún día.

Lo cierto es que los diputados no deben tener acceso a estos fondos, el FIS debe cerrarse y bajo ninguna circunstancia debe volver a abrirse; si no hay un control previo y un control posterior, muy poco será lo que gobierno alguno haga para rescatar a esta institución de la corrupción. Sin controles los dineros no llegan a su destino, y lo que se cree que se hizo simplemente no existe.

No sé cuándo llegará el tan anhelado adecentamiento en la Asamblea de Diputados, y si el presidente de la misma podrá lograr los cambios profundos en el reglamento interno de la institución; de tal manera que en el futuro se eliminen los privilegios, se trabajen en leyes importantes, que la Asamblea se arme de hombres y mujeres capaces, inteligentes, con aceptable probidad moral y no de personas con antecedentes penales.

Es una deuda que se tiene con la sociedad.

<>

Publicado el 11 de febrero de 2010 en el Diario El Siglo, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.