Adecentamiento en la Asamblea Nacional

La opinión de……

.

NITZIA TORRES CISNEROS

Los panameños tenemos 12 millones de razones para decirles de una vez por todas a nuestros gobernantes y autoridades administrativas que ya está bueno de tanta impunidad y corrupción. Después de seis meses de arduo trabajo en la Asamblea de Diputados, y de que haya sido difícil ponerse de acuerdo, ahora resulta ser que hay unanimidad en afirmar que todos manejaron correctamente los fondos derivados del FIS.

No obstante, un informe sacado a la luz pública hace unos días pone en evidencia el empleo que se le dio a las cuentas del FIS.   Algunos sostienen que le dieron “buen uso” a los fondos de esta institución. Como bien dijera un diputado, nunca con su dinero hubiera podido financiar ligas enteras de fútbol, porque los pobres diputados no ganan nada.   Pero, con la “ayudita” y el “empujoncito” de este fondo y de otras ayudas, se logró brindar apoyo en diferentes áreas sociales como: deportes, vivienda, educación, salud, entre otras.   Así, muchos de oposición (en aquel entonces eran de oficialismo) y de los diferentes partidos oficialistas (antes de oposición)  lograron de una manera alterna conseguir fondos para su campaña para “ayudar al pobre desvalido”.

¿Por qué nos escudamos en el pobre, cuando muchos de nuestros padres de la patria no visitan ni siquiera los barrios más pobres y marginados, sino que lo hacen solo en el camino de su reelección?   La memoria de nosotros los pobres nos castiga porque olvidamos si nos han visitado o si ha ido un diputado a la Asamblea a promover y defender un determinado proyecto de ley para el beneficio de nosotros mismos.

¿Dónde quedó la autoridad para fiscalizar si una obra se hizo? ¿Por qué razón se abrió una Fundación de Interés Privado? ¿Por qué una empresa sociedad anónima quedó completamente a cargo de ejecutar una o varias obras de un proyecto? Estas y otras interrogantes quedarán por resolverse algún día.

Lo cierto es que los diputados no deben tener acceso a estos fondos, el FIS debe cerrarse y bajo ninguna circunstancia debe volver a abrirse; si no hay un control previo y un control posterior, muy poco será lo que gobierno alguno haga para rescatar a esta institución de la corrupción. Sin controles los dineros no llegan a su destino, y lo que se cree que se hizo simplemente no existe.

No sé cuándo llegará el tan anhelado adecentamiento en la Asamblea de Diputados, y si el presidente de la misma podrá lograr los cambios profundos en el reglamento interno de la institución; de tal manera que en el futuro se eliminen los privilegios, se trabajen en leyes importantes, que la Asamblea se arme de hombres y mujeres capaces, inteligentes, con aceptable probidad moral y no de personas con antecedentes penales.

Es una deuda que se tiene con la sociedad.

<>

Publicado el 11 de febrero de 2010 en el Diario El Siglo, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: