La comadreja indignada

La opinión del Abogado….

 
KEVIN MONCADA LUNA ARJONA  
kevin@moncadamoncada.com

Érase una vez una en una selva muy lejana, cuyo mando se ejercía en tres órganos: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. El amo del Ejecutivo era el Rey León, quién veía a la Comadreja como un obstáculo político.

En esa selva existía también una institución denominada Ministerio Público (MP), a cargo de la Comadreja, cuya función principal era la de perseguir e investigar los delitos de la selva. Un día, la Comadreja, en aras de purgar al MP de alimañas asquerosas como lo era el Fiscal Lagarto, autoriza la escucha telefónica del reptil. Gracias a esta intervención telefónica, se confirman las sospechas de la Comadreja: El Fiscal Lagarto pedía coimas a animalitos. Por esto, el deshonesto reptil fue despedido.

La Comadreja había logrado detectar y eliminar un punto de corrupción en la institución. No obstante, el Órgano Judicial, azuzado por el Rey León, ‘decidió’ que el procedimiento utilizado por la Comadreja para intervenir teléfonos fue ilegal, y por esto, la destituyeron.

Frente a tal situación, el Rey León designa al Cerdo como reemplazo de la Comadreja, para que se convierta en el Jefe Suplente del MP. No había siquiera terminado el año y ya había estallado en la selva un escabroso escándalo: El Cerdo había nombrado animales corruptos en el MP que facilitaron la penetración del narcotráfico en la entidad. La jungla entera estaba asombrada. Parecía irreal, irónico, inverosímil: ‘sacaron a la Comadreja por perseguir a los corruptos y por depurar al MP; para nombrar en su reemplazo a un Cerdo que directa o indirectamente provocó la infiltración de la mafia y de la corrupción en tan solo un par de meses’.

La indignación de la Comadreja era aún más enorme, pues, en tan poco tiempo el MP se había transformado en una dentina apestosa, hastiada de entresijos reprochables. Pero la arreada indignación de la Comadreja se incrementó todavía más cuando vio que una Zarigüeya residente de una selva vecina recibió rápidamente asilo político por parte del Rey León, porque en su país había pinchado teléfonos a adversarios políticos.

La perpleja comadreja no lo podía creer: las autoridades locales la patearon por pinchar teléfonos para combatir la corrupción, y, sin embargo, le brindan asilo político a la Zarigüeya, que pinchó teléfonos por fines meramente políticos e inmorales.

Y, como corolario, una página web reveló que el Rey León pedía ayuda para pinchar teléfonos a sus rivales políticos. ¡Pobre Comadreja indignada!.

 

 

*

<> Este artículo se publicó el  3  de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

El machismo del apellido primero

La opinión de…

Kevin Moncada-Luna Arjona

Vivimos en una sociedad netamente machista, en la que, aunque cueste creerlo, hasta las mismas damas pueden llegar a ser machistas. De acuerdo a nuestra legislación, el padre, al momento de reconocer al hijo (a), le transmite automáticamente su apellido de primero, quedando el materno de segundo. Ejemplo: Juan Pérez Cano (Pérez del padre y Cano de la madre).

Ahora bien, ¿qué sucede si una persona decide invertir el orden de los apellidos? El artículo 40 de la Ley 31 de 2006 (reformada) lo permite. Basta la simple solicitud por escrito dirigida al Tribunal Electoral por el interesado, que debe haber cumplido la mayoría de edad. De hecho, el mismo artículo permite que ambos padres, de común acuerdo, decidan el orden de los apellidos que llevará el neonato, siempre y cuando se decida antes de la inscripción registral.

Retornando al tema, cabe preguntarse: ¿es bien visto por la sociedad que alguien mayor de edad invierta sus apellidos, es decir, colocar el materno primero y el paterno segundo? Lo más probable es que sea criticado ferozmente por aquellos esclavos de la cultura machista predominante y denigratoria de la mujer. Y quizás, usted, señor (a) lector (a), se una a las filas de esa asquerosa idiosincrasia sexista que envilece subrepticiamente la dignidad femenina.

Tradicionalmente, el machismo ha permeado las ideologías de diversos pueblos. Producto de ello tenemos la práctica social de que el hombre, al determinar la filiación, impone “de fábrica” su apellido de primero al vástago, a fin de que este lo transmita a sus hijos y así sucesivamente. Retomo la interrogante: ¿por qué es mal visto aquel que se invierte los apellidos si la ley lo permite? Pregunto al lector, ¿por qué no puede?, ¿es acaso la mujer menos que el hombre?

Países como Brasil contemplan en su legislación el establecimiento del apellido materno como primario y el paterno como secundario. ¿Por qué en Brasil no es malo y aquí sí? Fácil, es cuestión de educación, formación y cultura. En ese sentido, importa mencionar que, incluso, hay féminas panameñas que percibirían incorrectamente el hecho de que alguien invierta el orden de sus apellidos. Lo mirarían como una “ofensa para el padre” (alguien que me explique con argumentos válidos dónde está la ofensa). Esto denota que hasta las mismas mujeres pueden llegar a verse inoculadas por el veneno machista, lo que podría denominarse como una especie de “autodiscriminación”.

Mi conclusión: Nuestras madres nos albergaron en su vientre por meses, nos criaron y se han preocupado (y aún se preocupan) por nuestro bienestar. Nadie ha nacido únicamente de un espermatozoide. Por ende, debería quedar a la libre discreción del individuo la decisión de invertir o no sus apellidos, sin ser blanco de censuras sexistas y de reproches. Es una resolución que debe ser respetada en lo más mínimo, de lo contrario, lo acepte o no, se está despreciando el valor de la mujer.

*

<> Este artículo se publicó el  11  de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Desfachatez de Doens

.

La opinión del Estudiante de Derecho….

.

KEVIN ARJONA-MONCADA

.

Desfachatez de Doens

.

Esto es el colmo de la desfachatez. Desconozco qué moral viste el secretario general del PRD, Mitchell Doens. De la lógica se desprende que el que chantajea con denunciar un delito si no se satisface determinada pretensión, es cómplice de dicho delito por ocultarlo.

De las declaraciones vertidas por Doens en un programa de televisión local se percibe eso, un vil chantaje. Entendí, de parte del perredista, que si la procuradora (funcionaria designada por Martín) es destituida, el PRD procederá a develar supuestos informes de la DEA que vinculan a altos funcionarios del actual gobierno con lavado de dinero.

Doens señaló, mientras aseveraba que funcionarios del Gabinete estaban involucrados en delitos de blanqueo de capitales, lo siguiente: “Si Martinelli cree que él nos va a meter los pelos pa’ adentro… con todos estos atropellos que trata de hacer al tomarse la Procuraduría… sencillamente está ubicando la situación en una confrontación que él no sabe las proporciones de lo que pueda causar”.

Sin el requerimiento de ser muy inteligente, del párrafo transcrito se deducen tres lamentables conclusiones, a saber:

1. Que el Sr. Doens amenaza al gobierno con revelar los nombres de supuestos ministros involucrados en narcolavado. Pues, ¿por qué “inmiscuye” el tema de la procuradora en su sorprendente acusación? ¿A qué se refiere con “confrontación” y “proporciones de lo que pueda causar”?

¡Refulgente chantaje!

2. Que el PRD muestra un extraño y curioso interés en proteger a la procuradora.   Recordemos que la Constitución, en sus artículos 223 y 212, es clara en establecer que los agentes del Ministerio Público, así como la procuradora, no pueden pertenecer a ningún partido político; sin embargo, pareciera que el colectivo de Torrijos, a través de la osada advertencia de Mitchell Doens, “perredisa” de hecho a Ana Matilde Gómez.

3. Qué poco le importa al Sr. Doens que se persiga el delito de forma objetiva y sin ambages; de lo contrario, apenas hubiere adquirido las presuntas pruebas que con vehemencia anuncia de labios solamente, las hubiera presentado adjuntas con una denuncia ante el Ministerio Público.

Comprendo de esto que las guarda como munición para intimidar, amenazar, conminar y atacar políticamente al gobierno de turno si no complace su pedido.

Así las cosas, en mérito de lo expuesto, infiero que el Sr. Doens debió abstenerse de lanzar sus patéticas y deplorables incriminaciones que, como mencioné al principio, lo hacen cómplice si no las denuncia a las autoridades competentes. Se espera responsabilidad de su parte.

.

<>
Publicado el 14 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El pillado que acusa

La opinión del estudiante de derecho…..
.
KEVIN ARJONA-MONCADA
.

El pillado que acusa

.

Érase una vez, una pareja de esposos.  Un día, la esposa le dice al marido que irá al interior a visitar a su hermana, y que regresará al día siguiente. Aprovechando la ausencia de su cónyuge, el astuto esposo ingresa a su amante en la residencia. Entonces, la mujer retorna a la media hora, pues olvidó su cartera. ¡Sorpresa! Pilla al marido con la amante en pleno acto. Pero, más sorprendente aún es que el hombre se enoja con su consorte, porque ésta no volvió al día siguiente, como inicialmente había informado.

¿Tiene razón el esposo en enfadarse y acusar a su mujer de desleal por incumplir su palabra?   Pues, este ejemplo resulta aplicable a un funcionario corrupto que lo pillan pidiendo coima a un particular, mediante pinchazo telefónico. Independientemente de que el pinchazo telefónico haya sido constitucional o inconstitucional por mero tecnicismo jurídico, el “ pillado “ carece de moral para acusar al pillador por haberlo agarrado en el ilícito; y, si lo hace, sería un total sinvergüenza. Es cuestión de moral, dignidad, honor; no de leyes. Por misma pena, debería permanecer callado.

Tristemente en Panamá, típico de uno tercermundista, persiguen a quienes denuncian un delito o, peor aún, el delincuente persigue judicialmente al agente de instrucción.

En teoría, toda prueba ilícita debe ser inadmitida por el juzgador; sin embargo, la doctrina penal estadunidense consagra la “ Excepción de Buena Fe ”, como limitación de la doctrina de los frutos del árbol envenenado. ¿Qué establece la Excepción de Buena Fe? Sencillo, pues, que cuando una autoridad realice un registro o una detención violando un derecho fundamental sobre la base de un fundamento legal que aquél pensaba que era interpretado de cierto modo, pero no lo era, la prueba debe ser admitida por el Juez.

Así las cosas, si el agente del Ministerio Público creía que “ Autoridad Judicial ” (competente para intervenir teléfonos) incluía a los agentes del Ministerio Público, y luego la Corte dictaminó conforme a “ su interpretación ” que “ Autoridad Judicial ” solo son los juzgadores del Órgano Judicial, y que por ello, declaró la intervención telefónica inconstitucional, el agente de instrucción que pinchó la línea no debería incurrir en delito, pues, actuó de buena fe en aras a recabar pruebas para inculpar al delincuente.

Ojalá tanto la defensa técnica de cierta funcionaria como la Corte tomen en cuenta la “ Excepción de Buena Fe ”.   Por otra parte, me comentaba recientemente mi profesor Miguel A. Bernal, que si quieren destituir a la procuradora, no deben hacerlo por la vía del ex fiscal, pues, esto dejaría un horrendo precedente consistente en que “ si persigues al delincuente, te puede ir mal ”.

Espero que el juicio que enfrenta Gómez se efectúe con apego al Derecho.

<>
Publicado el 8 de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Idolatrando en Portobelo

La opinión del estudiante de derecho……

Kevin Arjona-Moncada
.
Idolatrando en Portobelo

.

¡Me rasgo las vestiduras!  Hoy se celebra una de las fiestas más paganas y deplorables para el Amo del Universo: cientos de idólatras concurren a Colón para adorar a un muñeco negro desharrapado llamado “Cristo Negro de Portobelo”, el cual es objeto de repugnantes actos idolátricos de los más graves.

Repletas están las sagradas escrituras de advertencias por parte del Eterno, bendito Sea, encaminadas a la evitación de alabanzas y oraciones a ídolos.   Los preceptos que contienen esta prohibición están dirigidos tanto a judíos como a gentiles.

Dijo HaShem (El Nombre) a través del profeta Isaías: “Vengan ídolos a presentar su defensa… Hagan lo que puedan, bueno o malo, algo que nos llene de miedo… ¡Pero ustedes no son nada ni pueden hacer nada! … Despreciable es aquel que los escoge a ustedes” (Isaías 41:21-24) Las efigies, como bien señaló el Omnipotente, no son nada. Empero, la contumacia de los ignorantes inclina a éstos a la adoración de falsas deidades, como lo es el bruno maniquí colonense.

Jesús no es ni fue el Mesías prometido a Israel (otro tópico que no trataré aquí). Declaró Dios: “Solo yo soy el Señor; fuera de mí nadie puede salvar” (Isaías 43:11).

Leía hace poco a un Rabino ortodoxo enseñar que “no hay que depender de milagros, pues solamente los carentes de alimento espiritual, los necios, dejan su vida en manos de la -fe en milagros-”.

Al respecto, hay que tener claro que:

1. Los milagros los hace el Todopoderoso, ni vírgenes ni estatuas ni hombres ni ángeles ni nada.

2. El Eterno no hace milagros por medio de cosas que Él detesta en gran medida. Entonces, si alguien se cura de algún padecimiento, estaríamos en presencia de dos posibles alternativas:   a) Se sanó por el poder de la sugestión. El asombroso poder de la mente humana no solamente se pone en juego con elementos o personajes de la idolatría cristiana, sino con muchas otras religiones (umbandismo, macumba, vudú, budismo, Islam, ashrams de gurúes orientales) y en los que ponen su fe en médicos y científicos, incluso en los maestros sanadores judíos.   b) Que quizás, el Eterno haya provocado, extraordinariamente, un hecho milagroso para probar la fidelidad hacia Él de la persona, a través de un objeto/persona que el Eterno ha dicho abominar (tema muy complejo, véase Deuteronomio 13:2-4).

Así las cosas, pues, queda reiterar que el Juez Supremo odia en grado sumo toda manifestación de idolatría, y más si ésta pretende inmiscuirse en sus santos caminos. El Eterno es Uno y Único, y no precisa de cultos paganos de imágenes ni estatuas.

.

<>
Publicado el 21  de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Consecuencia del actuar de Gustavo Pérez

La opinión del estudiante de derecho….

.
KEVIN ARJONA-MONCADA

.

Consecuencia del actuar de Gustavo Pérez

.
Cuestionables y repulsivas fueron las declaraciones del actual director de la Policía Nacional, en las que defendía al mayor que abofeteó a un despachador de gasolina.

Esta ‘aberración militar’ ha ocasionado que, de una u otra manera, policías crean contar con permiso para abusar, cual tiempo de la temible dictadura.

Verbigracia, recientemente El Siglo publicó fotos de unos agentes golpeando altaneramente a un pobre e indefenso indigente, pese a haberlo esposado previamente.   ¿Había razón para agredirlo físicamente si la víctima, que rogaba a llantos que cesasen de vapulearlo, se encontraba con las manos esposadas y en el suelo?, ¿había motivo para humillarlo subiéndolo desnudo al patrulla? ¡De ninguna manera!

Lo que sucede es que, ditirambos de los abusos policivos por parte del director de la entidad de la Fuerza Pública, provocan que oficiales como éstos crean gozar del derecho de pisotear a los demás.   Quizás pensaron que podían maltratar al indigente porque no era de clase pudiente y, por ende, nadie lo reclamaría.   ¿Brinda esto justificación para arpar arbitrariamente la dignidad del abusado?

No es de extrañar que los abusadores intuyeron que el individuo golpeado carecía de dignidad por ser indigente.   Estos señores tienen que pagar su irrespeto y violación de los derechos humanos.   Tal vez Dios envió en el momento indicado al fotógrafo de El Siglo para que ese pecado, y de paso delito, no quedase impune.

Aún cuando creemos que no tenemos a nadie, Dios, desde las alturas, hace justicia, aunque muchas veces ni nos enteremos.    Recomiendo al presidente de la República, Ricardo Martinelli, que advierta a su director, Gustavo Pérez, sobre sus deplorables actuaciones, que buscan defender al uniformado abusador.    Si este militar cree que estamos en época dictatorial, su puesto abandonar debe.

.

<>
Publicado el 8 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Sugerencia para el Movimiento 23 de Octubre

La opinión del estudiante de derecho…

Kevin Arjona-Moncada

.

Sugerencia para el Movimiento 23 de Octubre
.

Este artículo es una sugerencia para el Movimiento de Usuarios 23 de Octubre y para los familiares de los fallecidos en el accidente acaecido en las Garzas de Pacora, producto de la irresponsabilidad.

Hace poco, los resultados de toxicología hechos al cadáver de Carlos Iván Huertas (conductor imprudente del camión volquete en el siniestro de Pacora), revelaron que el nivel de alcohol en su sangre era de 148.5 microgramos por dL, cuando el reglamento establece que por encima de 86 microg/dL es embriaguez comprobada.

La norma vigente sanciona la embriaguez comprobada con una multa y la retención del vehículo. ¡Absurdez!   Un borracho al volante pone en riesgo no solo su vida, sino la de otros también. Todo individuo cuerdo y lúcido conoce los fatídicos riesgos que conlleva el conducir en estado de ebriedad. El chófer, al momento de ingerir alcohol, es consciente de que puede acabar con la vida de un inocente; el entendimiento o la previsión de este posible resultado ilícito, produce lo que en Derecho Penal es llamado “dolo eventual”.

Así las cosas, recomiendo al Movimiento de Usuarios 23 de Octubre que impulse, solicitando al Presidente, la creación de un proyecto de ley que sancione con pena de prisión a los conductores que se les diagnostique embriaguez comprobada.

Me comentaba un estudiante de Derecho español, que en su país tipificaron delitos contra “La Seguridad Vial”, que castiga con pena de prisión o días multa (de acuerdo a la gravedad) no solo a quienes conduzcan embeodados en grado sumo, sino a aquellos que conduzcan a una velocidad superior en 60 Km/h en vía urbana y 80 Km/h en vía interurbana a la permitida reglamentariamente; es decir, se castiga también el exceso radical de velocidad.

Y es cierto, el conductor conoce que el vehículo, si no es manejado con responsabilidad, puede convertirse en un arma de muerte; así las cosas, deben ser contempladas como hechos delictuales estas conductas.

En países primermundistas lo hacen, ¿por qué nosotros no?

.

<>
Publicado el 19 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.