El combate a la discriminación y estigma contra el VIH

*

La opinión del Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas….

Mario R. Gálvez C. 

A pesar que existe una legislación que protege a las personas que viven con VIH, cada día ocurren actos de discriminación y estigma contra estas personas. 

La discriminación y el estigma es un proceso de desvalorización de una persona, es decir que debemos entender que la discriminación se desprende del estigma y no es más que el tratamiento injusto y malintencionado de una persona contra alguien que vive o está asociado con VIH .

A veces el estigma y la discriminación pueden ser igual o más devastadores que la propia enfermedad. Díganme, se imaginan si su familia los abandonara, si sus hijos se alejaran, o que sus amigos no le hablaran; más eso que te despidan de tu trabajo, el rechazo y la burla hacia tus hijos en la escuela, la negación de los servicios médicos, la falta de atención y apoyo. Estas consecuencias o el temor a sufrirlas es el principal causante de que las personas no recurran hacerse las pruebas de VIH o el no acceder al tratamiento, cuidado o apoyo que puedan ayudarlo a aliviar su condición o que la revelen a sus allegados prefiriendo cargar solos con esta cruz.

Son muchas las consecuencias de la discriminación y el estigma para las personas que viven con VIH y creo también que para todos, porque surge un miedo general hacia la enfermedad, un repudio como un allá y yo acá. ¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué no cambiar nuestro pensamiento de como vemos el VIH? Sí es importante destacar que aun cuando una persona sienta estigma hacia otra, puede decidir no comportarse de una manera que sea injusta y discriminatoria hacia una persona que vive o está asociadas con VIH.

En ti esta hacer el cambio para que Panamá pueda combatir estos dos grandes impedimentos contra el combate al VIH, que esta lucha debe hacerse mediante acceso universal a la prevención, a el tratamiento, a su atención.

 

*
<>Artículo publicado el  1  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios