Panamá, una economía globalizada

La opinión de…..

.

Marietta Díaz de de la Fuente

Históricamente, Panamá ha sido un país abierto al comercio mundial y receptor de muchas influencias culturales y artísticas.  A suelo istmeño llegaron desde el descubrimiento de América, luego del descubrimiento de las minas de oro en California y de la construcción del Canal, hombres y mujeres de muchas naciones.

La globalización, los avances tecnológicos y de las comunicaciones, en particular la internet, han producido cambios sustanciales en el campo laboral. Donde el ejercicio de una profesión no está limitado por las barreras geográficas de los países. Ello representa un formidable desafío para los profesionales panameños que tienen leyes que los norman y amparan frente a la competencia extranjera.

Muchas de estas leyes están vigentes y ante la llegada de profesionales de otras latitudes a suelo patrio, los gremios y profesionales, en particular, claman respetar dichas normas. Sin embargo, hoy desde una oficina en casa cualquier profesional puede ser parte de una multinacional u ofrecer sus servicios al mundo.

Es de orgullo para el país que los panameños se destaquen en el extranjero por su capacidad y profesionalismo, un Mariano Rivera con los Yanquis de Nueva York, y un Ignacio Mallol, presidente del grupo Mallol & Mallol Arquitectos, cuya firma ha diseñado y construido urbanizaciones y torres en Panamá, además de palacios en los Emiratos Árabes Unidos.

No hay duda de que el desafío de los profesionales del presente siglo es grande, al ver que el horizonte de oportunidades no está circunscrito a las fronteras físicas de los países y a leyes que inhiben la competencia externa.

La nueva presidenta de la Asociación de Arquitectos e Ingenieros de Panamá (SPIA), Miriam Estela Tejada, en su discurso de toma de posesión solicitó a las autoridades panameñas respetar la Ley 15 de 26 de enero de 1959, por la cual se regula el ejercicio de las profesiones de ingeniería y arquitectura.

Igualmente, pidió mayor participación de la junta técnica de ingeniería y arquitectura en revisar los diversos proyectos de bienes raíces que se desarrollan en Panamá, torres y urbanizaciones. Y recordó que la Ley 15 establece los requisitos cuando es necesario y urgente la contratación de profesionales extranjeros.

Concluyó, atinadamente, al señalar que “en un Panamá cada vez más integrado al mundo de nada vale la defensa del profesional panameño, si actuamos sin una ética profesional que nos obligue a mantenernos constantemente actualizados e innovando para demostrar que somos ingenieros y arquitectos competentes y competitivos”.

Mas, corresponde a las autoridades gubernamentales que los proyectos de bienes raíces cumplan con la calidad de materiales y especificaciones, así como de las normas antisísmicas y de seguridad, en beneficio de las familias de panameños y extranjeros que adquieren estas propiedades.

Y a los profesionales de todas las ramas del conocimiento, corresponde admitir que hoy el mundo es nuestro mercado de trabajo donde se valora la creatividad, profesionalismo y honestidad.

<>

Artículo publicado el 16 de febrero de 2010 en el Diario La Prensa a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios