La libertad de expresión, transparencia y cárcel

*

La opinión de la Educadora y Poetisa  Chiricana….

Emérita Flauzin de Meléndez

La libertad del pensamiento cósmico, expresado en un universo mental, geométrico, dual, es vida, forma y pensamiento. Dios es un conjunto de leyes exactas y eternas. Átomo, amor equilibrado. La libertad de expresión es una ley en derecho divino y jurídico del pensamiento del no Ser y el Ser. ¡Con alguien habló Dios cuando dijo: apártese la luz de las tinieblas o apártese la ignorancia del mundo, con la luz del saber y la verdad! El primer fracaso del hombre es la ignorancia, el desconocimiento de las leyes de Dios, del corazón, la vida y el amor.

El hombre es un instrumento: círculo de la circunferencia que por medio de vibraciones de los sentidos con la naturaleza, expresa sus sentimientos de alegría, amargura o belleza. La verdad sentida en el alma, el corazón, el espíritu y el cuerpo. Las relaciones humanas, en libertad del pensamiento y la expresión, son las llaves o medios para entenderse; como humanos inteligentes, sensibles o ignorantes.

Que se olviden los ingenuos materialistas y hambrientos del poder que van a torcer las Leyes de Dios y el derecho de amar, pensar, sentir y expresar sus sentimientos en contra de las conductas negativas. La mentira, conductas negativas de gobernantes corruptos politiqueros, hambrientos por el dinero y el poder; desgreñaron las entrañas del país e hicieron esclavos a los otros y por unos cochinos reales, los llevaron a morir como perros en las calles. Los hicieron pandilleros criminales y ateos, alimentados, con polvos y hojas secas, vitamina de muerte.   Mientras ellos se ríen y se burlan de la vida, de la patria y de Dios. Patria desgarrada donde las leyes son para los flacos, no para los que destruyeron y destruyen la flora, la fauna, el ambiente y la capa de ozono.

Pregunto a las leyes y sus amos: ¿A cuántos han encarcelado por los saqueos que los Alí Baba y sus ladrones desgreñaron a esta patria?, y en silencio se quedaron porque aquí… ¡no pasa nada¡ ¡Juega Vivo!   Porque eso les enseñaron.

Las verdades tienen sus mentiras y las mentiras sus verdades. La libre expresión encarcelada, en silencio se comió las maldades de los pícaros y corruptos y las leyes divinas preguntan a tu subconsciente: ¿dónde están los niños y palomas de bronce de los Juegos de Antaño que estaban en el Parque Omar? ¿Dónde se escondieron los culpables cómplices de envenenar con el jarabe de la muerte? y ¿cuántos más por el hambre al dinero mal habido? ¿Dónde los que hicieron leyes, en contra de los padres, para que no castigasen a sus hijos y los hijos denuncian a sus padres? Estas son puertas que les abrieron a la corrupción, pandillas, robos, crímenes y drogas.

Y tantas cosas crueles que cometieron los corruptos con sus malas leyes putrefactas. ¿Donde están encarcelados los buitres saqueadores?, por eso es que se quiere callar la verdad ante los ojos de los hombres y de Dios. Porque el hombre sin corazón es lobo, de su propio lobo.

El presidente Martinelli dijo claramente en su libertad de expresión, que ahora le toca al pueblo expresar libremente sus verdades, sus alegrías y tristezas como ciudadanos libres en democracia para trabajar juntos por una patria mejor, sin traiciones ni rencores donde no se tire la piedra y esconda la mano.

¡Que viva para siempre la divina libertad del pensamiento, de luz sabia y constructiva!

¡Con Dios que no juega, porque la muerte es para todos!

*
<>Artículo publicado el 24  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios