Fracaso escolar vs estupidez adulta

La opinión del Arquitecto y Profesor…

ALCIBIADES  ATENCIO
alcibiatencio@yahoo.com

‘En Panamá, solo la estupidez y la corrupción son infinitas, pero de la corrupción a veces dudo, pues ella depende de la estupidez del adulto’.

Aquí, el corrupto se burla de nuestra estupidez, crucificando al que pide justicia y liberando barrabases, envenenan al que pide medicina y matan al que pide vida, embrutecen al que pide sabiduría y gratifican con notas y diplomas regaladas al que no quiere aprender.

Para tapar el crimen cometido al nombrar a seudos-educadores (asesinos de mentes que matan el espíritu científico del niño), el MEDUCA nos exige bajar el índice de fracasos (regalar notas) que supera el 60%, si esta orden fuese correcta entonces el lema de ‘MEDUCA, para toda la vida’, cambia a ‘MEDUCA, fracaso para toda la vida’.   Esta exigencia humilla al educador idóneo, pues semejamos artillería de largo alcance, diseñados para cubrir a la infantería (estudiantes) a larga distancia, (preparándolos para que entren exitosamente a un trabajo inmediato o a cualquier universidad respetable a nivel nacional o internacional, regalar notas es fomentar la estupidez.

Lamento el deterioro administrativo del MEDUCA y la inmoralidad de esos dirigentes gremiales que exigen aumento general, ignorando que el máximo derecho de nuestros estudiantes es tener un equipo de educadores totalmente idóneo, vg: En Finlandia los educadores son elite de elite, cuasi-genios, por ende son respetados socialmente y muy bien pagados.

Conciente de la violación de este derecho estudiantil, desde el año 2000, empecé escribir en EPASA, en contra del mercado negro de diplomas falsos, por ende nombramientos fraudulentos -ver en internet ‘Educación muy mal parada’- y contra el robo del dineros para materiales didácticos ver ‘Las Kks del MEDUCA’, y otras opiniones de mi autoría, por lo cual fui injuriado y destituido del MEDUCA, pedí ayuda a los gremios pero me ignoraron pues ellos son parte de esta infame mafia, recuerden que ellos tienen un representante en la junta de selección, adjunto al representante del ejecutivo, sin duda se negocian nombramientos infames…

Sólo matando a la estupidez, matamos a la corrupción y esto sólo se logrará cuando todos los educadores sean idóneos (tener dominio de la cátedra asignada, tener vocación y ser muy inteligente), pues el estudiante refleja la capacidad del cuerpo docente, basta un solo seudo-educador para dañar la joya en formación, pues la educación es integral.

Lamentablemente nuestros detractores no saben de psicología o pedagogía, pues la psiquis del menor es tan compleja que se malogra fácilmente y es difícil recuperarla, por ende entre los fracasados hay mentes brillantes que entran en conflicto con la estupidez del seudo educador e incluso con la de los padres, y se plantean: para que estudiar si a mis padres no les importa mis logros, para que estudiar si este asno de todos modos me fracasará, y si se le acostumbra a notas regaladas: para que estudiar si de todos modos me pasarán, luego un profesor serio tratará de recuperarlo pero los baches dejados por el seudo educador son insuperable y el estudiante fracasa. Entonces resulta injusto fracasarlos, pues primero tendríamos que evaluar al educador que lo fracasó, pero las evaluaciones del cuerpo docente son ficticias, pero para que evaluar realmente si no se puede destituir por incapacidad profesional, quizás son protegidos por el corrupto pues son formadores de futuros adultos estúpidos que alimentan a la corrupción.

La triste realidad de los graduados de secundaria que no están preparados para entrar en una universidad pública ni para un buen trabajo, sumado al silencio paterno y educadores idóneos que aceptan esta realidad y se la transmitimos a nuevas generaciones, indican que tenemos una población adulta sumidos en la infinita estupidez, por ende víctimas de la infinita corrupción.

<> Este artículo se publicó el 15  de enero de 2011  en el Diario La Estrella de Panamá, y el 18 de enero de 2011 en el Diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

El agujero negro de la educación

*

La opinión de…

Alcibiades Atencio Corrales

Políticos y administradores del sistema educativo no entienden que una educación idónea es la columna vertebral del desarrollo.   Japón patentizó esta realidad: tras su derrota en la II Guerra Mundial, al querer apoderarse de las riquezas naturales de China entendió que la verdadera riqueza estaba en sus propios recursos humanos, y apostó por la educación, convirtiéndose así en una súper potencia industrial y tecnológica.

Es necesario entender que la transformación japonesa no se hizo derrochando los dineros, como sucede aquí donde todo se deja al Estado, situación que aprovechan los políticos para depredar nuestros recursos.   Ese logro fue un esfuerzo conjunto del Estado–familia, ambos apostaron por una educación óptima.

La familia japonesa se endeuda por la educación, no por cosas banales, como la panameña.  También influyó la estructura jerárquica de la familia japonesa, en la que predomina el respeto por los mayores y su experiencia, mientras que en Panamá, la estructura familiar agoniza hace tiempo;  muchos padres ignoran si sus hijos asisten al colegio y no les interesa la calidad de la educación que reciben, solo les interesa un diploma regalado para colgar en las paredes.

La corrupción influye en la calidad del cuerpo docente pues, por politiquerías o coimas, el Meduca es capaz de nombrar como educador a un asno (virus letal) que el denigrado cuerpo docente acepta como algo normal, sin importar que por él la sociedad diga: esos educadores son asnos.   Esta mezcla de educadores idóneos y falsos, es derrochar dinero y talentos, pues los vacíos que deja un mal educador neutralizan el trabajo del idóneo.

Es más rentable pagarle mil dólares al docente idóneo, que 500 dólares al farsante.    De nada vale invertir 23 millones en un colegio, ni millones en computadoras, laboratorios y becas universales, si el cuerpo docente no es absolutamente idóneo, si la familia sigue indiferente con la conducta y rendimiento académico del hijo. Todo este derroche de dinero y talentos sin sentido, convierte al sistema educativo en un auténtico “agujero negro” (estrella densa que no produce luz porque su gravedad es tal, que ni la luz puede escapar, y absorbe [asesina] a otras estrellas cercanas).   Así mismo, nuestro sistema no produce luz (conocimientos) que justifiquen el alto costo de la educación; tampoco se justifica el derroche del talento de estudiantes y educadores consagrados.

Si el rendimiento de tu hijo es satisfactorio, es producto de tu esfuerzo, el de tu hijo y de la suerte de haber tenido un equipo de educadores idóneos; no es un logro del Meduca, pues el éxito del estudiante es al azar, dependiendo del tipo de educadores (asno o pura sangre) que tiren del carruaje asignado. ¿Qué será de aquellos que no tuvieron buenos padres, como usted, ni educadores consagrados como yo? Ellos, generalmente son la materia oscura donde reina el caos y la violencia, donde se forman agujeros negros que nos cuestan millones en cárceles y manutención de reos, sin contar con el dolor por los panameños asesinados. Otros son políticos depredadores, pero la mayoría son la parte social que cree obligatorio que nosotros, como Estado y sociedad, sufraguemos su mediocridad, simplemente porque no estudiaron cuando tuvieron la oportunidad.

Solo debemos ser solidarios con aquellos que no han tenido la oportunidad de estudiar o aprender un oficio digno, aquellos vedados por la naturaleza o accidentes de capacidades físicas o intelectuales para competir con los demás.

*

<> Este artículo se publicó el 6 de octubre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Acoso sexual en educación

La opinión del Educador…

Alcibiades Atencio 

Con su elegancia insoslayable, parada frente a mí, extiende sus brazos y coloca sus delicadas manos sobre mis hombros, y con una sonrisa que deja ver sus dientes (“… todos perfectos, cual ovejas recién bañadas…” citando al rey Salomón en Cantares).   Mi alumna, graduanda de VI, exclama: “mi querido profesor, mi querido profesor”. Estas expresiones de cariño, son quizás el único galardón invaluable que recibimos los educadores consagrados a educar.

Indiscutiblemente hay muchas estudiantes de belleza impactante, pero todo educador consagrado es patriota y entiende que, aunque esa belleza impacte en lo más profundo del alma, ellas son tesoros que la patria nos confía y, como guardianes idóneos, debemos cuidarlas celosamente y estar atentos al mínimo peligro que representan esos educadores mercenarios (sin vocación), que no vacilan en manchar nuestra magna profesión tan odiada, acosando y abusando a niñas.   Estos mercenarios existen, porque así lo permite el Ministerio de Educación (Meduca).

Los casos reales son muchos, pero los conocidos son pocos, pues hay “padrinos mágicos” que encubren esto en todas las instancias del Meduca. Amén de que muchos padres callan por vergüenza, otros aceptan el ultraje a cambio de una miserable remuneración económica o, simplemente, el degenerado es trasladado a otro colegio para calmar al padre ofendido.

Algunos casos estallan gracias a la presión paterna o periodística pero eso no basta, pues los padrinos mágicos cometen errores deliberadamente para invalidar el proceso y que el degenerado salga limpio de culpas, reintegrado, le pagan los salarios caídos y le dan licencia para seguir acosando.

Veamos dos encubrimientos mágicos. Recientemente se anuló un caso contra una educadora del Remón Cantera versus una estudiante, alegando que la denuncia es extemporánea.   Es decir, puede seguir acosando.

A mediados de 2005, un educador fue confidente de la angustia de una estudiante de IV año del IPT Jeptha B. Duncan, quien le contó: “profesor, me voy de este colegio, siento asco cuando el profesor X me acosa y me agarra las manos”.

El educador confidente le respondió: “prefiero arriesgarme antes de que te retires, vamos a denunciarlo”. Consciente de que hay padrinos mágicos, pidió a los padres redactar una carta para los medios de comunicación y él haría de mensajero ante los medios. Visitó cerca de ocho veces a la hoy ministra, cuando ella laboraba en TVN, pero fue ignorado. Sin apoyo periodístico denunció reiteradas veces ese caso en todas las instancias del Meduca, donde también se le ignoró.

Producto de esta denuncia, en 2006 los padrinos mágicos del Meduca lo acusaron de alcohólico y de insultar al estudiantado, por lo que fue destituido en contra la voluntad de los estudiantes y padres de familia, en violación de una certificación médico–forense que certificaba que era abstemio, y de la Ley 59 del 28 de diciembre de 2005, referente a trabajadores con enfermedades crónicas degenerativas, pues es hipertenso.   Además, el Meduca alteró la fecha de su apelación para invalidar su defensa, alegando apelación tardía.

Indudablemente hay otros educadores dispuestos al sacrificio por sus estudiantes, tal es el caso de una maestra asesinada a tiros en el año 2008 en Soná, Veraguas, cuando intentó defender a una estudiante del abuso sexual del propio padrastro.

El caso más reciente, el del educador Pablo González, se quedó en el limbo y surgen muchas interrogantes: ¿Abusó o no de su estudiante? ¿Los policías son héroes que rechazaron la coima o villanos que la exigieron? ¿Silenciaron a los padres con el supuesto dinero que los policías rechazaron? ¿Buscará el Meduca la verdad de oficio? Si el educador es inocente, ¿quién pagará el daño causado a la familia?

<> Artículo publicado el 11 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde

Aprendizaje: El ‘perpetuum mobile’

La opinión del Profesor y Arquitecto….

ALCIBÍADES ATENCIO C.

Leonardo Da Vinci también buscó afanosamente al utópico perpetuum mobiles: mecanismo capaz de generar su propia energía para moverse perpetuamente sin otra ayuda. Vg. un motor eléctrico a baterías, una vez en movimiento este motor moverá dinamos que recargan las baterías manteniendo el equilibrio entre electricidad consumida y regenerada. Simplemente es imposible, sin embargo, esa prodigiosa máquina existe en nosotros.

Es el proceso de aprendizaje, donde la energía inicial que mueve al motor (cerebro) es el conocimiento adquirido previamente, el cual al ser analizado por la razón crítica (dinamo) recarga la batería (memoria) con nuevos conocimientos. He aquí la importancia del razonamiento crítico, al permitirnos analizar los conocimientos y experiencias previas para crearnos nuestros nuevos conocimientos. Lamentablemente, nuestro sistema educativo es memorístico, tal como transferimos información de disquete a disquete, conocimientos que serán herramientas para resolver problemas cotidianos, pero al enfrentar problemas inesperados el atrofiamiento del razonamiento crítico impide crear alternativas.

Hay fenómenos físicos que afectan a las máquinas, similares a los que afectan el aprendizaje, y puedo hacer mil analogías entre mecánica y aprendizaje, resaltando siempre la importancia del estudiante como eje del sistema educativo.

Estudiante o fórmula uno (F1): Debe ser sometido a prueba, donde el educador sea la pista ideal para que el F1 demuestre su velocidad y estabilidad en la pista, de lo contrario estaremos destruyéndolo sin poder evaluarlo. Los desertores y fracasados escolares son chatarras de F1, que pudieron ser exitosos corredores, pero la pistas fallaron.

Estudiante o proyectil disparado verticalmente: La altura lograda será directamente proporcional a la velocidad inicial de salida. Es decir, ‘los logros académicos dependen directamente de la capacidad del maestro como salida inicial’, con una educación primaria deficiente, sin duda, el cuerpo docente secundarios mal emparapetado frenará más la poca velocidad que trae el estudiante, impidiéndole lograr la altura correspondiente a su talento, produciendo ciudadanos mediocres que serán padres, y algunos serán educadores o políticos, manteniendo el círculo vicioso.

Estudiante o resistencia: Muchos son rebeldes sin causas, ofrecen resistencia al aprendizaje, ven al educador como enemigo tratando de penetrar en su mundo, es el caso del jet supersónico (educador) y la resistencia del aire (estudiante), cuando el jet alcanza velocidad supersónica, el aire oprimido produce una explosión, capaz de destruir a cualquier burdo avión. Lamentablemente entre el encuentro del estudiante y un burdo educador se destruye es al estudiante. El educador debe ser absolutamente idóneo (bien perfilado como jet para romper la resistencia del estudiante sin causarle daño).

Quizás mis conceptos sean bien conocidos en Finlandia, donde solo confían la educación a educadores elite de elite, mientras en Panamá, gobiernos y dirigentes gremiales, protegen un funesto mercado negro de diplomas y seminarios falsos, nombramientos políticos y por coimas a ignorantes en perjuicio del estudiantado, el educador idóneo se convierte en un Miserable Ilustrado, suplicando por una vacante. Patentizo con los reportajes ‘Denuncian favoritismo en vacantes’, La Prensa, 11-3-2005, de Sady T y Elsa M, donde la foto muestra profesoras sentadas en el piso esperando el milagro de ser nombradas.

Una educadora se lamenta ‘mis 40 puntos pierden contra 11 puntos’; la educadora Aleyda García con tres licenciaturas, denuncia: ‘En la Junta de Selección me aconsejaron poner una venta de tortillas’. Reportaje ‘El gasto no refleja el aprendizaje’, 15 -1-2010 de U. Molina, habla de los ‘cursos cursis’, hechos que vengo denunciando hace años, lo cual es producto de la corrupción al nombrar a cualquier ignorante como educador y luego dizque lo capacitan con cursos cursis, lo que también es corrupción, pues cuesta millones al Estado y jamás se supervisa qué hacen estos farsantes con el estudiantado. Entonces, urge implementar una ley inviolable: Solo estudiará para maestro el graduado de premedia con índice mayor de 4.5. Solo estudiará para educador de secundaria el licenciado/a con índice mayor de 2.0.

Otro ejemplo de complicidad es: Advertí a Andrés Rodríguez ‘voy a denunciar dos nombramientos fraudulentos’, respondió ’no denuncie’. Creí mi deber proteger los intereses del estudiantado y denuncié, por esto fui injuriado y destituido del MEDUCA, le dije ‘Andrés, ayúdame’, contestó, ‘le dije que no denunciara’. Pagaré con mi vida este acto heroico, porque nadie quiere ver la infamia cometida por el MEDUCA contra mí. Soy víctima del desprestigio del docente ante la sociedad, gracias a una vergonzosa dirigencia gremial, que ignora los intereses del estudiantado.

Con qué moral estos gremios piden aumento, si aupan la infamia contra el estudiantado y con esta actitud cómplice denigran a educadores idóneos, dignos de respeto y de un salario mínimo de $1000 mensuales, el cual sería sustentado en rigurosas pruebas de conocimientos, inteligencia y habilidad para educar y eliminar al farsante, pero si demuestra inteligencia y vocación (habilidad), se suspenda del cargo garantizándole el reingreso cuando sea especialista en la cátedra asignada.

Nuestros estudiantes son metales preciosos para forjar joyas invaluables, no barro para que ignorantes practiquen con ellos el difícil arte de orfebre (enseñar.)

<>

Este artículo fue publicado el  22 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Educación y funcionarios tóxicos

La  opinión de….

Alcibiades Atencio

Comparemos el infame comercio de desechos tóxicos con la manipulación política del Ministerio de Educación, la Dirección Metropolitana de Aseo Urbano y Domiciliario (Dimaud) y la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), donde todos somos víctimas.

El alcalde Bosco Vallarino y el representante Ortega permitieron, criminalmente, que la basura invada al distrito capital mientras ellos se peleaban acusándose de sapo y alacrán, ignorando que ambas alimañas son menos tóxicas y torpes que ellos.   Definitivamente, todo elector es reo condenado a muerte y obligado a elegir a su verdugos políticos.

Tan torpes y tóxicos son que perdieron la Dimaud, entidad que cambiará de nombre, pero no de espíritu.   Sin duda será como la ATTT, cuyas siglas prácticamente dicen: “Ahora Tenemos Terribles Tranques”. Mañana, la Autoridad Nacional de Basura, podría significar: “Ahora Nadamos en Basura”.

Los países industrializados se protegen enviando sus desechos tóxicos a países subdesarrollados, donde los políticos corruptos aceptan este crimen contra sus electores, por coimas.   Vg: en 1989 las navieras cobraban al industrial europeo $550 por tonelada tóxica, enviándola al África, pagando al gobierno local $2.50 por tonelada en contratos de 10 años a razón de 5 millones de toneladas anuales.   En 1986, el “Kbián Sea” zarpó de Filadelfia con 14 mil toneladas tóxicas con destino a Bahamas, fue rechazado aquí y en todos lados.

Se calcula que su vagabundeo costó 5 mil millones de dólares. Finalmente, en 1988, tiró esa basura al océano.

En todos los niveles del Ministerio de Educación (Meduca) hay funcionarios tóxicos a la educación y difíciles de combatir, pues son desechos políticos protegidos, y se sanciona a quien los denuncia.   Por ejemplo, en el año 2006, los padres y profesores echaron, por tóxico a la educación, al director del Instituto Profesional y Técnico J.B. Duncan; sin embargo, el Meduca lo amparó y lo mantenía errante (como el Kbián); de pronto, en una maniobra sorpresiva, enfilan la proa hacia el Instituto Comercial Panamá, donde se le impidió desembarcar como director.

En agosto de 2006, los padres de familia, en Felipillo, se toman el colegio y evitan que el Meduca impusiera otro director tóxico.

En el año 2005, los acudientes, estudiantes y un educador idóneo del J.B. Duncan denunciaron ante el Meduca a un educador tóxico (que tenía diplomas falsos), quien era protegido por las autoridades de ese ministerio. La denuncia fue desoída y, en cambio, destituyeron al educador idóneo, acusándolo de alcohólico e inmoral. En este proceso se ignoró el apoyo de los padres, estudiantes, colegas y hasta una certificación de la CSS, avalando que el educador acusado era abstemio; tampoco le permitieron defenderse ante las autoridades del Meduca. Se apeló a la Corte Suprema de Justicia que declaró nulo, por ilegal, todo lo actuado por el Meduca.

Cree usted, estimado lector, que esta señora debe seguir en el sistema educativo con don de mando, si cometió ese crimen contra un educador probo y ridiculiza al Meduca ante la Corte Suprema de Justicia, en su afán de proteger a una red de diplomas falsos que causan tanto daño a la educación panameña.

Lo anterior sucedió durante la administración del PRD, Pregunto: ¿Habrá cambio con el “cambio”?

El 7 de febrero de 2010, El Siglo publicó: “La ministra Lucy negó existencia de vacantes, los aspirantes presionaron y salieron a relucir 200 vacantes escondidas por directores regionales”. Deduzca usted.

En Crítica (1/7/2005), un educador denunció que había 500 vacantes guardadas para venderlas o para pagar favores políticos. En Coclé, el 6 de marzo de 2010, los acudientes de una escuela protestaron porque no querían a dos educadores inmorales, pero el Meduca insiste en protegerlos.

Creo que antes de hablar de transformación curricular se debió combatir tantas aberraciones en el sistema educativo, pues la base del éxito de la educación estriba en la calidad del educador. Solo con una buena educación dejaremos de ser reos de los políticos.

<>

Este artículo se publico el 10 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a l autor,  todo el crédito que les corresponde.

Sentencia previa

La opinión del profesor…..

.

ALCIBIADES ATENCIO CORRALES.

Estimado lector: Trate usted de agarrar el aire, le parecerá absurdo pues el aire es tan sutil que tendrá la sensación de que no existe, pero si lo comprime y comprime puede convertirlo en arma letal cuando la presión interior supere la resistencia del cilindro y estalle; muchos individuos han muerto al inflar neumáticos.

Este ejercicio demuestra que aunque los ultrajes contra un niño parezcan leves, pueden convertirlo en arma letal. Traigo a colación esta analogía por el asesinato del niño chiricano en Las Mañanitas, quien a mi parecer fue ejecutado en sentencia previa (antes que matara), quizás su destino era asesinar por falta de un mecanismo preventivo eficaz. Mi padre preguntaba ¿Por qué los perros entran a las iglesias? Repuesta: porque encuentran las puertas abiertas.

Igualmente el menor delinque y fracasa porque así se lo permiten la falta de autoridad de muchos hogares y colegios, que hoy por hoy son cunas de lobos que amamantan la vagancia del menor que opte por “la ley del menor esfuerzo”, pues es mas fácil disparar un revólver, esperar que se les regale la nota de pase, o copiarse, antes que estudiar.

Predico que si los hogares están fallando como primera línea defensiva, las escuelas deben asumir la segunda línea defensiva contra el libertinaje del menor, si fallan las escuelas, la tercera línea defensiva serian escuelas de sentencia previa o pre-crimen, donde obligatoriamente el padre que sospeche que su hijo menor esté en riesgo de delinquir lo interne, de lo contrario será cómplice y codeudor de los crímenes del hijo hasta la mayoría de edad. Solo así tendríamos moral para condenar como adultos a esas pocas malas semillas que traspasen las barreras de una buena educación.

Creo en escuelas sin fracaso, pero esto implica infraestructuras y equipos adecuados, padres interesados y un cuerpo docente elite capaz de mantener la moral del estudiantado en alto, pues en la disciplina está el éxito, pero qué podemos esperar en Panamá: Si los administrativos son los peores depredadores del sistema, si el común de los padres ven a las escuelas como depósito de niños , solo les interesa un diploma insustancial para colgar en la pared. Si los dirigentes del gremio, en aras de la corrupción y politiquería, permiten que se nombre a cualquier ignorante como educador, olvidando que la educación debe ser integral, es decir: todos debemos ser elite, bien pagada y respetados como es el caso de FINLANDIA, donde la revista mensual, Gestión Publica, diciembre, 2008. dice: “La profesión docente posee tanto o más prestigio social que la de un ingeniero, médico o abogado. De allí la gran demanda de jóvenes talentosos que aspiran estudiar para maestros o profesores y cuyo índice en bachiller debe ser igual o mayor de 9 (4.5), solo el 15% de esta elite pasan las pruebas para entrar a la facultad de educación.

Creo que por aquí debió empezar la transformación del sistema educativo panameño, pues jamás un buen educador será reemplazado por una computadora, tampoco es cantidad de horas clases sino la calidad de esas clases, tampoco es solución eliminar materias.


<>

Este artículo se publicó el 30 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Urge un colegio para la excelencia

La opinión de…….

.

Alcibíades Atencio Corrales


Jean Piaget concluyó: “todo niño es científico”, así lo indica la obsesión exploradora del infante que todo lo toca y prueba y que ama los libros ilustrados. La infancia es un mundo de posibilidades donde se manifiesta nuestro poder maravilloso llamado inteligencia, la que independientemente de si es un proceso natural perfeccionado por la evolución o está implícito en el alma, nos pone a nivel de semi–dioses.

Entonces debemos ser ángeles de luz, es decir, “amar al prójimo como a nosotros mismos” y tener una sociedad perfecta; lamentablemente, aprendemos del entorno social en que nos desarrollamos y una de las cosas más fáciles de aprender es la vagancia u ocio, que es la madre de todos los vicios. La vagancia o burocracia se origina en el Ejecutivo y permea hacia abajo, hacia el Ministerio de Educación y se transmite al educador, quien descarga la letal vagancia al “niño científico”, matando desde la cuna a ese maravilloso “espíritu científico” que termina odiando toda fuente de saber. El porcentaje de defunciones de “espíritu científico” supera el 60% como lo patentizan las pruebas de admisión a la Universidad Tecnológica de Panamá.

La mayor víctima de la vagancia educativa son los genios, pues el daño causado es multiplicable por sus respectivos coeficiente de inteligencia (CI), mayor de 120 vs. el normal de 90. El genio no es un mago para sacar conocimientos de la nada, ellos necesitan información para crear nuevos conocimientos, he allí su importancia en la sociedad al dar grandes saltos en el desarrollo científico, entonces es justo crear colegios especiales, para ellos.

A continuación enumero algunos hechos que patentizan la necesidad de estos colegios:

1. La vagancia docente: En Panamá cualquiera puede ser educador con diplomas falsos, nombramiento político o coimas, demostrando un soberano irrespeto a la sociedad, y cualquier denuncia es estéril. Esto frustra al idóneo, pues todos debemos ser homólogos capaces de guiar a cualquier estudiante al éxito; es necesario que el educador para genios sea seleccionado rigurosamente o importarlo de Finlandia, por ejemplo, donde el educador es cuasi–genio, ya que solo el 15% de los aspirantes para estudiar educación logra entrar.

2. Deterioro social: es injusto tener niños genios junto a pandilleros, drogadictos e indisciplinados.

3. Diversidad en los CI: tomar al genio como referencia es atropellar al niño normal, pero más injusto es ignorar su condición de especial, pues puede descarriarse al no ser comprendido. Considérese que ellos son excepciones, por ejemplo, mi hijo a los cuatro años leía revistas científicas, a los seis ya tenía fuertes conocimientos en química, biología y otras ciencias, tanto que me asusté y le dije “no leas eso, te hace daño”, y él respondió “tranquilo papito, lo hago por juego”. El niño Aid del Cid de 12 años aprueba su ingreso a la UTP cuando más del 60% de los graduados de secundaria fracasan.

4. Inversión justa del Estado: evitaría que estos recursos humanos se nos pierdan encajonados en la pobreza, en la ignorancia paterna y la desidia del docente, considerando que la posibilidad de nacer genio es de tres contra 100; de 800 mil estudiantes tendríamos unos 25 mil con coeficiente de inteligencia que justificaría esa inversión.

Los niños genio tienen doble personalidad: de pronto niño, de pronto adulto. Tener un hijo genio es un compromiso con la sociedad y se debe hacer lo adecuado para llevarlo al podio que por ley natural le corresponde. Pero esta gloria se convierte en infierno, si no tenemos cómo saciar la sed de conocimiento del genio, por ende, predico: “tanto el padre de un discapacitado como el de un genio tienen todo el derecho de pedir ayuda de ser necesario, pues sus respectivos hijos por sus condiciones no normales acarrean más gastos”, sobre todo, cuando el genio deba ir a la universidad extranjera.

Este colegio que propongo debe garantizar que el niño genio tenga acceso a una universidad extranjera; posibilidad con la que hoy no cuenta, porque si él o sus familiares carecen del dinero para pagar los gastos de aplicación, simplemente no puede aspirar.

<>

Artículo publicado el 22 de marzo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.