Estrés laboral mata al trabajador

La opinión del Economista, Educador, Humanista…
VICTORIANO  RODRÍGUEZ  S.
diostesalvepanama@yahoo.com

Nuestra publicación de 1 de abril de 2010 se refería al acoso laboral, como mecanismo de persecución política, situación que se incrementa a medida que alguien quiere beneficiarse.

En ese artículo citamos al doctor en Psicología del Trabajo y profesor de la Universidad de Estocolmo, Heinz Leymann, quien definió el acoso laboral como: “Situación en la que una persona ejerce violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado, sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas y su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo”.

Expresamos que: ‘Con el advenimiento de cada nueva administración gubernamental se acrecienta la inestabilidad y la persecución, generalmente sin razón aparente’.   Situación que conlleva a un estrés laboral y posiblemente un insomnio transitorio.   Se le denomina así por la incapacidad para conciliar el sueño o dormir bien durante días o semanas.   Surge producto de preocupaciones a las que se ve sometida la persona.    Su resultado es fatiga, tristeza, dolor de cabeza, irritabilidad, ansiedad, agresividad, etc.

Históricamente nuestros gobernantes se perfilan como los más humanistas y populares del entorno mundial,   sin embargo poco les importa la estabilidad laboral y emocional del trabajador, incluyendo al servidor público.

España, por ejemplo, está haciendo estudios sobre valoración del individuo y adelanta una encuesta para medir el estrés producto de las preocupaciones laborales y el desempleo. Estiman que más de un 25% de su población expresa tener mayores problemas que el año pasado, para conciliar el sueño. El resultado de esta investigación es producto del trabajo o el desempleo.

Según la última Guía de Práctica Clínica del Insomnio en Atención Primaria, el insomnio crónico afecta al 10% de la población, y aumenta el riesgo de padecer hipertensión, diabetes y depresión, entre otras patologías. Panamá no escapa a esta realidad, ahora, ¿qué tanto conoce nuestra población de esto?

Las féminas, además, presentan otras situaciones tales como cambios en la piel, estado de ánimo e hipersensibilidad, principalmente en días previos a la menstruación. El estrés laboral disminuye la calidad del sueño y mata al trabajador.

Dios te salve Panamá.

*

<> Artículo publicado el 18 de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/rodriguez-s-victoriano/

Auge y caída de la clase media

La opinión de…

Manuel Cheng P. 

Desde los tiempos medievales, se ha reconocido el aporte de la clase media en el enriquecimiento de las naciones o sociedades, aportando no sólo riquezas en el sentido de la palabra sino en materia social, cultural, deportiva, política, artística, científica, etc., para el desarrollo de los pueblos.

De la clase media surge la burguesía que, por definición histórica y clásica, se denominó a aquella integrada por ciudadanos de la clase media que se enriquecieron con la industria y el comercio.

La edad dorada de la clase media panameña surge a inicios de la década de 1950, sufre por la inestabilidad política en 1960, y resurge a mediados de la década de 1970, logrando unos de los mayores crecimientos hasta mediados de la década de 1980.

A pesar de un impuesto del 5% que se establece en la década de 1970, impuesto no justificado para una pequeña población, la clase media logra sortear obstáculos, y muchos pequeños negocios logran convertirse en grandes empresas.

El impuesto del 5% o el de bienes y servicios se vendió –por parte de la dictadura existente– como un impuesto que sólo afectaría levemente a los consumidores que gastaban en lujos, como autos deportivos, yates, etc, y no sería un duro golpe para las clases medias y populares, sin embargo, el llamado proceso tuvo que aterrizar y negociar para que este impuesto no afectara la adquisición de bienes básicos como los escolares y médicos.

Hoy se incrementó el 5% a 7%, y se prometió casi lo mismo, sin embargo, el llamado efecto cascada y el efecto multiplicador de las economías modernas no ha perdonado a la clase media existente, convirtiéndose en un pesado lastre que la ha estancado; con ello se ha visto en la necesidad de restringir sus gastos y reducir sus ahorros, eso sin contar que de manera solapada se le ha agregado un nuevo impuesto que es el de la propiedad horizontal.

A las clases populares se les ha tirado un pequeño salvavidas, dotándolas de una masificación de las becas escolares, beneficios que no son extensibles a la clase media. Se dice que estos nuevos impuestos serían para cumplir con estas becas y para el programa 100 a los 70, punto que no se divulgó en las campañas políticas.

La vida se ha encarecido tanto que hace un año usted entraba a un restaurante aceptable y se le ofrecía un menú ejecutivo a 7 dólares, hoy ese mismo menú con porciones reducidas cuesta 10. El servicio de propinas está incluido en la factura de muchos restaurantes, ante la inminente reducción o desaparición de este gesto de agradecimiento por un buen servicio recibido por parte del cliente. Hay ofertas que ofrecen hasta el 40% de descuento en la comida en “días muertos”, para incentivar al cliente de clase media a que asista en esos días de semana, aunque sea a consumir lo mínimo, para que el negocio sea rentable en esos días.

Ese dinero que se ha obtenido a expensas de la clase media, para cubrir las promesas de campañas, pudo haberse obtenido de diversas maneras, por ejemplo: recrudeciendo las penas –sin excepción– a los que cometen actos de corrupción, obligándoles a resarcir todo aquel dinero obtenido por medios no legales; reduciendo los privilegios que tienen muchos funcionarios; o realizando campañas similares a las del presidente norteamericano con respecto a los CEO ( chief executive officers), que devengaran salarios exorbitantes e injustificables.

<> Este artículo se publicó el 24  de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Acoso sexual en educación

La opinión del Educador…

Alcibiades Atencio 

Con su elegancia insoslayable, parada frente a mí, extiende sus brazos y coloca sus delicadas manos sobre mis hombros, y con una sonrisa que deja ver sus dientes (“… todos perfectos, cual ovejas recién bañadas…” citando al rey Salomón en Cantares).   Mi alumna, graduanda de VI, exclama: “mi querido profesor, mi querido profesor”. Estas expresiones de cariño, son quizás el único galardón invaluable que recibimos los educadores consagrados a educar.

Indiscutiblemente hay muchas estudiantes de belleza impactante, pero todo educador consagrado es patriota y entiende que, aunque esa belleza impacte en lo más profundo del alma, ellas son tesoros que la patria nos confía y, como guardianes idóneos, debemos cuidarlas celosamente y estar atentos al mínimo peligro que representan esos educadores mercenarios (sin vocación), que no vacilan en manchar nuestra magna profesión tan odiada, acosando y abusando a niñas.   Estos mercenarios existen, porque así lo permite el Ministerio de Educación (Meduca).

Los casos reales son muchos, pero los conocidos son pocos, pues hay “padrinos mágicos” que encubren esto en todas las instancias del Meduca. Amén de que muchos padres callan por vergüenza, otros aceptan el ultraje a cambio de una miserable remuneración económica o, simplemente, el degenerado es trasladado a otro colegio para calmar al padre ofendido.

Algunos casos estallan gracias a la presión paterna o periodística pero eso no basta, pues los padrinos mágicos cometen errores deliberadamente para invalidar el proceso y que el degenerado salga limpio de culpas, reintegrado, le pagan los salarios caídos y le dan licencia para seguir acosando.

Veamos dos encubrimientos mágicos. Recientemente se anuló un caso contra una educadora del Remón Cantera versus una estudiante, alegando que la denuncia es extemporánea.   Es decir, puede seguir acosando.

A mediados de 2005, un educador fue confidente de la angustia de una estudiante de IV año del IPT Jeptha B. Duncan, quien le contó: “profesor, me voy de este colegio, siento asco cuando el profesor X me acosa y me agarra las manos”.

El educador confidente le respondió: “prefiero arriesgarme antes de que te retires, vamos a denunciarlo”. Consciente de que hay padrinos mágicos, pidió a los padres redactar una carta para los medios de comunicación y él haría de mensajero ante los medios. Visitó cerca de ocho veces a la hoy ministra, cuando ella laboraba en TVN, pero fue ignorado. Sin apoyo periodístico denunció reiteradas veces ese caso en todas las instancias del Meduca, donde también se le ignoró.

Producto de esta denuncia, en 2006 los padrinos mágicos del Meduca lo acusaron de alcohólico y de insultar al estudiantado, por lo que fue destituido en contra la voluntad de los estudiantes y padres de familia, en violación de una certificación médico–forense que certificaba que era abstemio, y de la Ley 59 del 28 de diciembre de 2005, referente a trabajadores con enfermedades crónicas degenerativas, pues es hipertenso.   Además, el Meduca alteró la fecha de su apelación para invalidar su defensa, alegando apelación tardía.

Indudablemente hay otros educadores dispuestos al sacrificio por sus estudiantes, tal es el caso de una maestra asesinada a tiros en el año 2008 en Soná, Veraguas, cuando intentó defender a una estudiante del abuso sexual del propio padrastro.

El caso más reciente, el del educador Pablo González, se quedó en el limbo y surgen muchas interrogantes: ¿Abusó o no de su estudiante? ¿Los policías son héroes que rechazaron la coima o villanos que la exigieron? ¿Silenciaron a los padres con el supuesto dinero que los policías rechazaron? ¿Buscará el Meduca la verdad de oficio? Si el educador es inocente, ¿quién pagará el daño causado a la familia?

<> Artículo publicado el 11 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde

Denuncia de acoso

Presentada mediante carta a la relatora para la libertad de Expresión de la OEA por la estudiante universitaria de Derecho y Ciencia Política….

..

LACEY MILENA BROCE BARRIOS 

Señora Catalina Botero, relatora para la libertad de expresión de la OEA.

Yo, Lacey Milena Broce Barrios, mujer, panameña, mayor de edad, portadora de la cédula de identidad personal 8-841-2443, por este medio concurro ante su digno despacho, a fin de presentar formal denuncia a fin de que se investiguen los hechos que violentan mi derecho a libertad de expresión, derecho que establece el artículo 37, del Capítulo 1, del Título III de la Constitución Política de la República de Panamá.

Presento esta denuncia, ya que tras haber publicado dos artículos (…) en el periódico La Estrella de Panamá, fechados, (…), el 15 de mayo de 2010, y (…), el 19 de junio de 2010, acerca de la corrupción y el Referéndum en la Universidad de Panamá, estoy siendo víctima de persecución y acoso por medio de mensajes electrónicos a una cuenta que mantengo en una famosa red social, mensajes con insultos y amenazas de ser expulsada de la Universidad, a no ser que cese de escribir en contra de la corrupción, y en el correo especifican que deje de escribir en contra del rector de la Universidad de Panamá, Gustavo García de Paredes.

Adjunto a esta denuncia evidencia gráfica de los mensajes enviados a mi persona a través del Internet, también adjunto copia de los artículos publicados y finalmente adjunto un compendio de artículos extraídos de la Declaración de Lima acerca de Libertad Académica y Autonomía de las instituciones de Educación Superior; (…).

<>

Este artículo fue publicado el  6 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.