Panamá y la integración de Centroamérica

Panamá y la integración de Centroamérica


Ricardo L. Shippritt Escala

Durante muchos años Panamá ha jugado un papel importante en el campo económico–político y es que, a pesar de la crisis económica que se atraviesa a nivel mundial, para muchos analistas nuestra economía sigue siendo considerada sólida y fuerte; no así vulnerable de cualquier decisión que se tome dentro de la Reserva Federal en Estados Unidos y que nos afecta directamente a toda la región de América Latina.

Pero ¿por qué Panamá aún no se ha integrado a Centroamérica económica y políticamente?

Tras la independencia de Panamá de España, en 1821, nuestro país se unió voluntariamente a Colombia. Y no fue sino hasta 1903 cuado nos convertimos en república independiente. Desde aquella fecha, Panamá ha mantenido estrechas relaciones diplomáticas y comerciales con Estados Unidos (nuestro principal socio comercial en la actualidad).

A raíz de la apertura del Canal de Panamá, en 1914, y la inauguración de la Zona Libre de Colón, en 1948, nuestro país tuvo un nuevo enfoque no solo a nivel de la región latinoamericana, sino también mundial.

Con el pasar de los años, la economía panameña se fue consolidando y comenzamos a convertirnos en un país independiente. Gracias al manejo de la moneda (el dólar) y a nuestra posición geográfica estratégica, no “dependíamos” de ninguna otra nación.

Con la creación a principios de la década de 1990 del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y de otras instituciones a nivel centroamericano, nuestro país ha ido, poco a poco, adhiriéndose a estos estamentos, ya sea como observador o como miembro de los mismos.

En las negociaciones del tratado de libre comercio con Estados Unidos Panamá decidió negociar solo con dicho país, antes que hacerlo en bloque, como los demás países centroamericanos; a diferencia de las negociaciones con la Unión Europea, donde éstos solicitaban una negociación en bloque y no individual. Esto demuestra los cambios que Panamá ha realizado para poder integrar estos bloques centroamericanos y lo importante que es para esta nación su integración.

Si bien es cierto, considero que la integración centroamericana es importante y necesaria para el mejor desarrollo de nuestros países, así como que también al momento de negociar con el resto del mundo lo hagamos en bloque, es necesario tomar en consideración los avances que cada país ha alcanzado, individualmente, en materia económica, social, política, democrática, de salud y de educación. No podemos unir a diversas naciones, cuando una sola sea la que cargue a las demás; todas deben trabajar y adquirir responsabilidades por el bienestar general.

La integración es una decisión muy importante, en la que no solo debemos tomar en consideración a nuestros hermanos países centroamericanos, lo primordial debe ser el bienestar de Panamá y de los panameños.

Invito a todas y cada una de las personas que hemos nacido en esta patria (sin distinción alguna de clase social, educación, política, religiosa), a que valoremos y defendamos lo que nos ha costado mantener, a fin de dejar a las futuras generaciones un Panamá próspero, abundante y seguro, a fin de preservar esa cultura que siempre nos ha caracterizado a nivel mundial como “Puente del Mundo, Corazón del Universo”

<>

Publicado el 19 de junio de 2009 en el diario La Prensa de Panamá a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Anuncios