La verdad sobre las causas del calentamiento global

La opinión de…..

Raúl Arias de Para

.

La verdad sobre las causas del calentamiento global

.
Desde hace algún tiempo vienen apareciendo en la prensa artículos escritos por ciertos geólogos, seguramente empleados por empresas mineras, en los que aseguran que el calentamiento global es un fenómeno natural; que el mundo pasa por ciclos y así como hubo la Edad de Hielo, millones de años atrás, estamos ahora entrando en un ciclo de temperaturas más altas. En otras palabras, que el calentamiento global no es causado por el hombre. Pretenden así descalificar los esfuerzos de los ambientalistas para conservar los recursos naturales, pues alegan que la conservación del ambiente no tiene ningún efecto en la salud de nuestro planeta.

En cuanto a las verdaderas causas del calentamiento global, quiero compartir con el lector las conclusiones del informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) publicado en Ginebra en noviembre de 2007. Este organismo fue establecido en 1988 conjuntamente por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) para abordar el problema del cambio climático y evaluar sus consecuencias medioambientales y socioeconómicas. Desde su establecimiento, el IPCC ha producido una serie de informes de evaluación (1990, 1995, 2001) y, en 2007, el informe al cual nos referimos en este escrito.

En la preparación del informe en cuestión participaron más de 500 autores principales y 2 mil revisores expertos, y estuvo basado en la labor de una amplia comunidad científica y sometido al escrutinio de los delegados de más de 100 naciones participantes. Ciertamente no fue un esfuerzo de amateurs ni de seudo científicos. Por cierto, es importante también mencionar que el equipo que redactó el informe en cuestión ganó el Premio Nobel de la Paz 2007, el reconocimiento a la excelencia y al mérito más importante en el mundo. Sin duda, aquí no hubo improvisaciones ni juicios temerarios.

A continuación las conclusiones más importantes del informe, en cuanto a las causas del calentamiento global:

1. El aumento observado del promedio mundial de la temperatura desde mediados del siglo XX se debe en su mayor parte, muy probablemente, al aumento observado de las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) antropógenos (producidos por el hombre).

2. El calentamiento generalizado observado en la atmósfera y en el océano, junto con la pérdida de masa de hielo, refuerzan la conclusión de que es extremadamente improbable que el cambio climático mundial de los últimos 50 años sea explicable en ausencia de un forzamiento externo, y muy probable que no se deba exclusivamente a causas naturales conocidas.

En otras palabras, son las acciones del hombre productoras de gases de efecto invernadero las que, muy probablemente, han causado y están causando el aumento en la temperatura del planeta Tierra, nuestra morada, nuestra única morada.

Los terribles efectos de dicho aumento son ampliamente conocidos y van desde la sequía hasta las inundaciones en diversas áreas del planeta. Y no tenemos que ir muy lejos para cerciorarnos de la realidad de este fenómeno. Recordemos las inusitadas lluvias de noviembre del año pasado que causaron muertos, inundaciones, pérdidas millonarias en la agricultura y en el turismo a nivel nacional.

Y si yo estuviera parado en la acera, frente a un edificio en construcción, y el capataz de la obra me advierte que es “muy probable” que me caiga una carretilla de cemento encima si no me muevo de ese lugar, ¡qué bruto sería de quedarme inmóvil en el sitio del probable impacto! Y eso es precisamente lo que pretenden los defensores de la minería a cielo abierto en nuestro país. Que hagamos caso omiso de las múltiples y evidentes manifestaciones que señalan la relación causa–efecto entre la destrucción de los bosques y el calentamiento global.

Ciertamente, este ciudadano no permanecerá pasivo ante el inminente desastre y exhorto a todos los lectores, por su propio bien, a hacer lo mismo.

<>

Publicado el 4 de junio de 2009 en el diario La Prensa. a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios