Sueños esperanzadores No. 2

La opinión del Médico….

EDUARDO A. REYES V.
earv31@hotmail.com

En medio de las atribulaciones de nuestros ciudadanos, que van desde las compras de Navidad, los tranques en nuestras principales vías citadinas, la ausencia significativa de agua, el exceso de basura en toda nuestro distrito, hasta contemplar con compasión las desgracias prevenibles de nuestros hermanos de Chepo, Colón y Darién, he tenido la oportunidad de soñar.

Esta vez soñé que de una vez por todas en nuestro país se definían las responsabilidades de todo tipo en materia de justicia de los implicados en el Cemis, en el caso del envenenamiento masivo con dietilenglicol, en ilícitos cometidos en nuestro Ministerio de Educación (fibra de vidrio, etc.), en las dudosas contrataciones directas de nuestros últimos gobiernos y otros escándalos mayores que han rodeado el manejo de la famosa ‘cosa’ pública en nuestra frágil democracia. También soñaba que se había sancionado a los responsables de esas inundaciones (más allá de la ocasionada por el cambio climático), del manejo limitado de las instituciones encargadas de esos desastres y de la casi caída estrepitosa del puente ‘Centenario’, que ha pasado a ser el ‘calvario’.

En ese corto tiempo de sueño profundo ante tanto desasosiego surge una pesadilla. Era una nueva y evidente comprobación ante pasados y recientes señalamientos de EE.UU. (a través de diferentes entidades gubernamentales de nuestro ‘protector’ hermano país) de la corrupción en nuestra justicia, en especial la originada desde el narcotráfico. Emergía un nuevo escándalo en nuestro Ministerio Público del cual, conocedores a profundidad del funcionamiento de esta entidad, señalaban y se acusaban mutuamente de estos lamentables delitos. Pero volví nuevamente al sueño esperanzador, cuando se colocaban grilletes a todos los responsables de tal corrupción.

Soñaba que el IDAAN anunciaba la regularización de la disponibilidad y reparto del agua potable y mejoraba un poco su deteriorada imagen. Había sido evidente que los cortes programados en muchas barriadas de nuestra ciudad no coincidían con sus dudosos anuncios. Mientras la población ‘gorgojoniana’ iba ya rumbo al pánico colectivo. Surgió una nueva pesadilla: se privatizaba. El entorno lo exigía. ¿Coincidencia? ¿?

Un mayor, inquietante y desesperante sueño fue cuando se anunciaba a través de WikiLeaks que la narco-corrupción se había apoderado de la Autoridad del Canal. Desperté con taquicardia y opresión precordial.

Nuevamente en nuestra cruda realidad, reflexioné. Si la invasión de EE.UU. fue sustentada en el narcotráfico que reinaba en Panamá, la reconstrucción de la democracia, la captura del General Noriega y los riegos que atravesaban los hermanos de EUA, etc., que nos espera ahora, cuando el país no ha mejorado y superado significativamente algunas de esas ‘justas causas’? ¿Hay real democracia?, ¿hay menos tráfico de droga?, ¿hay menos corrupción? ¿Hay nuevas causas? ¿?

¿Nos invadió la crueldad y lo inhumano? (Benedicto XVI).

Feliz Navidad… hasta donde pueda.

** Mantenga un buen peso. Consulte a los colegas su índice de masa corporal. Nuevos estudios sustenta una vez más lo beneficioso de ello.

 

*

<> Este artículo se publicó el 23 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: