Nueva biblioteca para Santiago

La opinión del Docente y Ex Legislador…

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ

La ciudad de Santiago tiene el privilegio de ocupar una posición central en el Istmo, estratégica y ventajosa, fortalecida por la carretera Panamericana, que atraviesa su cintura geográfica,   ‘ciudad en movimiento, hospitalaria y progresista’, como así le he denominado.
Su fortaleza económica ha estimulado la creación de más de una docena de universidades regionales.   Es sede del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, con lo cual debiera tener una distinción por lo que este hecho representa para su desarrollo.
Punto del país y del planeta bañado por los océanos Atlántico y Pacífico, que compromete definitivamente las proyecciones del Estado. La provincia merece un tratamiento especial de Estado.

En esta ocasión, se presenta un interesante proyecto innovador por la novel arquitecta Nilsa Sarmiento S., que ha titulado ‘Nueva Biblioteca Pública con salas de integración social para la ciudad de Santiago’.   Yo agregaría, una obra innovadora de la cultura para Veraguas y Provincias Centrales.   Dicha presentación tendrá lugar el día 28 del presente mes, en la actual Biblioteca.

Nos encontramos frente a una realidad que no puede esperar más. La nueva Biblioteca Pública se impone a corto plazo, por el volumen de consultas diarias, atenciones y por las estrecheces físicas de la actual, que obligan a los usuarios a formar filas en espera para la investigación. En el orden de responsabilidades existen varios entes que tienen que ver con el nuevo proyecto de una nueva Biblioteca: El Ministerio de Educación, El Patronato Pro Biblioteca Nacional, el Municipio de Santiago y la comunidad. Se trata ahora de analizar otras opciones para la reubicación, accesibilidad y seguridad.

El edificio que ocupa la Biblioteca Julio J. Fábrega, remodelado por varias administraciones, fue edificio colonial de piedra y calicanto, construido en la antigua ‘calle del Seminario’, hoy Avenida Central. Se trató de la primera Iglesia Colonial San Juan de Dios, con bellísimos altares esculpidos por maestros del arte de la España colonial, cuyas reliquias históricas, por negligencia o ignorancia de las autoridades, tomaron otro destino desconocido aún.   En las entrañas de este vetusto edificio, hay un espacio histórico que un Gobierno responsable debe abanderar. Si anhelamos dar un paseo por la historia de Veraguas para identificarnos con su temprano pasado, tenemos que proceder con dignidad para no herir más el sentimiento de connotados ciudadanos que brillaron en las páginas gloriosas del devenir veragüense.

Luego de convertir en realidad este anhelado proyecto presentado por la arquitecta Sarmiento, por fuerza moral le corresponde a la Dirección de Patrimonio Histórico convertir este viejo edificio en MUSEO DE HISTORIA Y ARCHIVOS. Por su impacto en nuestro medio y el papel preponderante a cumplir, le auguramos desde ya un camino exitoso. Una obra de esta envergadura es el atinado homenaje que la actual Administración le puede hacer a los 500 años de la Veragua colonial y que la pasada administración nos negara.   Este nuevo Museo mirará con orgullo la histórica Placita San Juan De Dios, sitial de luchas reivindicativas de muchas generaciones.

<>  Este artículo se publicó el 19  de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Retratos de una Obra Histórica

La opinión del Comunicador Social…
.
ERNESTO A. HOLDER

En la noche del pasado jueves 19 de agosto, en el auditorio del Museo Interoceánico del Canal de Panamá, se presentó la publicación:   ‘La Ampliación del Canal: Retratos de una Obra Histórica’, preparado por el equipo de Comunicación y Documentación Histórica del Programa de Ampliación del Canal, con el apoyo de la Oficina de Comunicación Corporativa de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Como parte de mis responsabilidades profesionales con la ACP, tuve el honor de ser el editor en jefe de esta publicación y para la cual escribí la siguiente introducción:   ‘Hace un poco más de 100 años, para la construcción del Canal a inicios del siglo pasado, en un memorando de 1906 el ingeniero F. B. Maltby, de la Comisión del Canal Ístmico, solicitó lo siguiente: ‘Mucho deseo hacer tomar una serie de fotografías en Gatún, como una vez al mes, para mostrar el progreso de la construcción. Debe hacerse con regularidad y creo que serán de gran valor en relación con la preparación de informes sobre el progreso de la obra.   Por lo tanto, solicito se conceda autorización para emplear un fotógrafo con quien, tengo entendido, ya se han hecho arreglos para trabajar no más de dos días al mes’.

Esta nota resultó en la contratación del fotógrafo Ernest ‘Red’ Hallen, quien fungió como fotógrafo oficial de la empresa del Canal desde 1907 hasta 1937, cuando se jubiló.

La documentación visual que realizó Hallen con su equipo de trabajo resultó en lo que conocemos hoy como ‘La Colección Hallen’.   Sus 23 tomos incluyen 2233 fotografías en blanco y negro del período de la construcción del Canal, de los primeros años de operación y de las áreas aledañas a la vía acuática. La totalidad del trabajo del fotógrafo Hallen comprende cerca de 17200 fotografías en placas de vidrio de 8×10 pulgadas. Los originales reposan en las oficinas de los archivos nacionales de los Estados Unidos.   Constituyen un valioso patrimonio visual, no solo del período de la construcción del Canal de Panamá, sino también del establecimiento de la Zona del Canal y su consecuente segregación.   Muestra la actividad comercial de los primeros escenarios y asentamientos comunitarios en las ciudades terminales de Panamá y Colón y ante todo, captura en su esencia los inicios de nuestro Panamá como república.

Además de la Colección Hallen, existen —a nuestro entender en la Autoridad del Canal de Panamá (ACP)— otras tres colecciones: La de Booz (o Brochard), que cuenta con 91 fotografías;  la de DeSabla, con 33 imágenes; y la Colección Mueller, con 37 fotografías, las tres pertenecientes al periodo francés y de cuyos originales se desconoce el paradero.   Además, la Biblioteca Nacional de Francia protege el legado de otra colección de fotos originales en placas de vidrio, también del periodo francés.

La biblioteca Roberto F. Chiari de la ACP, ha catalogado cerca de 1000 artículos y 4000 libros relacionados a la construcción del Canal, producto de la documentación de la época. Debido al continuado compromiso con la documentación histórica, la biblioteca y tantos otros archivos canaleros cuentan también con gran cantidad de información sobre acontecimientos y eventos posteriores a la inauguración de la vía acuática.

En este momento histórico, hemos constituido un equipo especializado de profesionales que tendrá la responsabilidad de realizar un proceso de documentación histórica efectivo y detallado del Programa de Ampliación del Canal.   La recolección, clasificación y preservación de documentos, fotografías, objetos y otros insumos relacionados a las obras, garantizarán la conservación de todos los elementos de valor histórico.    Colocará en su justa perspectiva los alcances, las historias, los hechos como se dieron, las amenazas, los retos, los triunfos y ante todo, las manos y los rostros de quienes participaron de este nuevo capítulo en la vida de la nación.

Esta publicación fotográfica, presenta los tres primeros años de este monumental esfuerzo de construcción. Ilustra el Panamá de hoy, el marco social en que se lleva adelante esta importante labor. Expresa —en imágenes— instantes que detallan los eventos, los paisajes y los rostros que marcan en el tiempo, la energía trasformadora que le dará forma final a esta obra.   Estas 460 imágenes son tan solo el comienzo de este compromiso histórico del que todos sentimos profundo orgullo’.

Por compromisos ineludibles no tuve la oportunidad de asistir al evento de presentación, pero todos los comentarios que he recibido expresan un profundo sentido de orgullo, complacencia y satisfacción, no solo por la publicación, de excepcional calidad y presentación, sino por el compromiso de los que llevan día a día el trabajo de cumplir con esta propósito nacional; satisfacción por los que lo documentamos y por el compromiso de la ACP con la documentación y la Memoria Histórica de nuestro más preciado bien.

<>
Artículo publicado el 30 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.