Sí a la Tolerancia !

La opinión el Jurista…

Abel Vergara Lopez

Indígenas cerraron la Vía Interamericana en Pacora, provincia de Panamá y no permitían el paso hacia la Cárcel La Joya, para llevarles alimentos a los detenidos.    En San Félix, provincia de Chiriquí, fue retenido y golpeado el representante del Ejecutivo, el viceministro Luis Ernesto Carles, quien les prometió podrían manifestarse sin ser reprimidos por la policía. Un comunicado de la Presidencia no ha sido suficiente para calmar a los manifestantes de la comarca gnöbe, quienes exigen igual que los habitantes de la cuenca del Bayano en la capital, la derogación de la recién aprobada ley minera.

 

Los grupos indígenas quienes hoy se han manifestado cerrando vías, detuvieron en Pacora, a un miembro de su propia etnia pues no estaban seguros de su posición ante la nueva ley.   La intolerancia que hoy se vive, nos está llevando a pasar de ser un pueblo alegre y folklórico, que antes parecía sólo pensaba en fiestas como el carnaval, a convertirnos  en un pueblo violento, que no ha sido tradicionalmente nuestra naturaleza.

 

El cierre de la vía Interamericana afectó a miles de personas en Pacora por más de seis horas. Crear el caos para llamar la atención, no sólo afecta al funcionario que intentó llegar a un acuerdo en San Félix, que le costó por suerte sólo un gran susto, sino a toda la población que requiera trasladarse hacia o desde cualquier lugar. En la vía Transístmica por su parte, los jubilados que aún esperan su aumento, amenazan con cierres diarios y contínuos, hasta que se les cumpla.   En pocos días está por iniciar un nuevo año escolar y los educadores parecen más preparados a realizar protestas, que a la enseñanza en las aulas;   y con el inicio de la construcción de los trabajos del Metro en la capital, lo que se vaticina es un verdadero pandemonium.

 

Qué podemos esperar en los días previos a la fiesta que paraliza el país y en los días posteriores a la misma. La realidad es que sin tolerancia, nada se puede lograr. Somos un pueblo pacífico y como tal, esperamos que nos visiten en pocos días miles de turistas, que si ven lo que está ocurriendo, de seguro que lo pensarán antes de viajar.

 

Demostremos que podemos comportarnos como el país civilizado que aspiramos ser. Sí a la Tolerancia !

<>
Reproducción de nota publicada el  15 de febrero de 2011 a las 22:59 en Facebook y etiquetada en nuestro muro por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.
Anuncios

Un vertedero de basura en plena Panamericana

La opinión del Ingeniero…

Eduardo A. Esquivel R. 

Hace unos días recibí varias llamadas de parte de un grupo de moradores y propietarios de Fincas de las de El Jobo y El Jaguito, en Antón, Cocle.   Solicitándome mi asesoría como Consultor Ambiental, ya que el Municipio les había comunicado que iban a trasladar el Vertedero de Basura de Río Hato a una Finca propiedad del MEDUCA, que está a un costado de la Vía Panamericana, en la entrada al Jobo y El Jaguito.

Conversando con los afectados me enteré que la Finca propiedad del Colegio Salomón Ponce Aguilera, había sido “traspasada” al Municipio de Antón por el Ministro Alberto Vallarino (MEF) a pesar de la oposición de docentes y alumnos de dicho colegio, y según dicen, de la propia ministra Molinar. Este terreno de 15 hectáreas lo compró el MEDUCA en 1974 por 14 mil balboas, y lo pago con fondos del Seguro Educativo. (Terrenos de El Jobo son del MEDUCA Elena Valdez. EPASA. Julio/2010). Dicha Finca, que limita con la Vía Panamericana, tiene ahora un enorme valor y los lugareños piensan que todo esto es trama para que alguien se apropie del terreno, ya que ahora el Municipio puede vender esta propiedad.

Es un hecho que el actual vertedero de basura en Río Hato es funcional, pero el problema es que está muy cerca de complejos hoteleros, cuyos dueños están tras el cierre de este, y por lo que es obvio, tras el traslado a la Finca de El Jobo, a más de 20 km… Curiosamente, el Vertedero de Río Hato, está saturado por la basura que generan los Hoteles y Resorts del área, como Decameron, Playa Blanca y Buenaventura y no por la de la población local, que no llega ni al 10% del volumen.

La Ley 41 del Medio Ambiente y el Decreto 123, que regula los Estudios de Impacto Ambiental es clara al detallar que este tipo de Proyectos necesitan de un Estudio Ambiental previo Categoría 3. Al parecer este estudio obligatorio no existe y tampoco se han consultado a las comunidades afectadas. Por la posición de la Finca donde se haría el vertedero, no existe duda que todas las aguas subterráneas de la región quedarían contaminadas. Esto es grave debido a que las comunidades y fincas cercanas utilizan pozos profundos para obtener el agua potable. Es inexplicable como el MINSA ha dado un permiso para instalar este vertedero en este sitio. Además, seria un aspecto paisajístico, oloroso y turístico muy impresionante un vertedero a orillas de la Vía Panamericana.

Los ciudadanos de El Jobo y El Jaguito, y alumnos del colegio están ya trabajando con organizaciones ambientalistas para interponer una demanda en base a la media docena de leyes de salud y medio ambiente que viola este Proyecto. Aunque no descartan las acciones directas como el cierre de la Vía Panamericana, como lo hicieron hace algunos meses por esta misma causa.

Una solución justa y ambiental sería que el MINSA/ANAM obligara a cada una de las empresas hoteleras a tener su propio incinerador y centro de reciclaje de desperdicios. Así no tendrán que ir a tirar su “basura turística” a las poblaciones rurales lejanas.

<>Artículo publicado el  18  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El problema ambiental debe preocupar a todos los panameños

La opinión del Ingeniero Agrónomo….

 

ALFREDO U. ACUÑA H
elpirre41@yahoo.com

Este artículo se escribió antes de que se produjera el desastre natural de los últimos días en el Darién panameño, de Chepo en adelante. Pero considero que tiene plena vigencia.

Con cada arribo a nuestro suelo el ex presidente colombiano Álvaro Uribe aprovecha para realizar señalamientos, que nuestros medios de comunicación publican, que rayan en la intromisión de este señor en los asuntos internos de Panamá. Estos señalamientos están preñados de una demagogia que ofende nuestra inteligencia. Así tenemos que en una entrevista llegó a manifestar que es un desempleado, prácticamente muerto de hambre, y llegó a agregar, en otra: ‘yo no tengo ningún negocio. Yo tengo dos negocios prehistóricos en Colombia: una ganadería, ese es un negocio prehistórico (se olvida de la preexistencia de la fiebre aftosa en Colombia) y tengo un negocios de gitanos, que es de cría de caballos’. (LA PRENSA, viernes 26 de noviembre de 2010).  Se olvida de los grandes avances en materia de genética animal.

Uribe termina una de sus largas entrevistas llamando a Panamá ‘la joya de la corona’ y da una interpretación muy suya de nuestra independencia de Colombia. Cuando lo cierto es que coincidieron varios factores: el deseo del pueblo panameño de ser dueño de su propio destino; la incipiente expansión del imperialismo estadounidense, unido a la falta de gobernabilidad existente en Colombia (ver La Estrella/ Panamá, 30 de noviembre de 2010).

Todo esto me hace recomendarle al señor Uribe que deje de irrespetar al pueblo panameño. Siga dictando sus clases y charlas donde lo llaman, seguro de que lo remunerarán muy bien.

Como habitante de este continente y con vínculos con Colombia; estudié un año en el Centro Interamericano de Ciencias Agrícolas, Centro Interamericano de Reforma Agraria (IICA-CIRA), ya desaparecido, auspiciado por la Organización de Estados Americanos; que funcionó en la Universidad Nacional de Colombia; además desciendo de un abuelo paterno colombiano; lamento que no se logre ningún tipo de entendimiento de paz y reinserción a la vida civil de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), máxime que acabo de leer que guerrillas de las FARC, en lugar de estar prácticamente desaparecidas, arrecian sus ataques. Si bien como panameño deploro esta situación, igualmente me opongo a que el territorio panameño sea utilizado por estas fuerzas beligerantes colombianas. Tanto Colombia como Panamá están en la obligación de proteger sus respectivas fronteras.

Es fácil deducir que existen en nuestro país grupos de trabajos de ambas fuerzas colombianas. Todo parece indicar que el último lo instaló Uribe con supuesta anuencia de nuestro actual gobierno. De ahí el favor del asilo otorgado por Panamá a María del Pilar Hurtado, ex directora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) durante el gobierno de Uribe.

Sobre el tema que siempre se mantiene en el tapete y que tiene que ver con la construcción del último tramo, de aproximadamente unos 80 kilómetros, de la carretera Panamericana que va de Yaviza a Palo de las Letras, me ha venido asaltando la pregunta: ¿qué intereses tendrá el ex mandatario colombiano de marras con que esta carretera se construya conforme a los intereses colombianos, cuando es un asunto en el cual es determinante la posición panameña? En mi reciente artículo titulado: ‘La vía que no debe terminar en la frontera con Colombia’ (La Estrella / Panamá, lunes 27 de septiembre de 2010), abundo porque debe esperarse tomar cualquiera decisión sobre este importante tema.

En un imaginativo escrito que tituló: ‘Qué sería de Panamá sin EL TAPÓN DEL DARIÉN’, Alida Spadafora, nos presenta el escenario de lo que una abuela hablaría con su nieto en el 2070 (LA PRENSA, sábado 27 de noviembre de 2010).

El muro ecológico del cual habló el ex presidente colombiano en mención, a uno de nuestros canales de televisión, no es más que una retórica ‘grecolombiana’, la cual hace mucho usó Uribe.   Lo cierto es que nuestro país arriesga 579 mil hectáreas que constituyen el Parque Nacional Darién, que por su importancia internacional fue declarado por la UNESCO Sitio del Patrimonio Mundial en 1981 y Reserva de la Biósfera en 1982.

Esto no debemos los panameños cansarnos de manifestarlo. A menos que aceptemos que Uribe vea pastando en el área que actualmente ocupa este parque panameño, ya deforestado y sembrado en pastos, a su ganado vacuno y caballar.   De nosotros los panameños depende.

 

*

<> Este artículo se publicó el 19 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Pensemos en la gente

La opinión de…

*

Eduardo Morgan Jr.

De mis viajes a China la impresión que más impacto me ha causado no son sus imponentes y hermosas ciudades que compiten, con ventaja, con las principales metrópolis europeas y americanas.    No. Lo que me llamó la atención de Beijing (que en belleza y majestuosidad ya está a la par de París), de Shangai y otras ciudades, es que están hechas para la gente.

Son ciudades amigables, con amplias aceras, y calles y avenidas llenas de flores. Me tocó atravesar a pie una gran avenida y, para mi sorpresa, el puente peatonal estaba hecho en tal forma que se podía caminar llevando una bicicleta de la mano. Era una pendiente tan suave que personas de la tercera edad no tenían que subir empinados escalones.

El contraste con Panamá es deprimente. Nuestro país no está hecho para la gente. Es triste, cuando recorremos la carretera Interamericana hacia el interior y pasamos por ciudades y poblados, ver nuestros puentes peatonales. Nuestra población, sobre todo en el interior, se mueve generalmente a pie o en bicicleta.

Nuestros jóvenes estudiantes y compatriotas la usan para trasladarse entre poblados, o para ir a la escuela o al trabajo. La Interamericana es un bisector de ciudades y poblados, de tal forma que tiene que ser cruzada varias veces por muchos de los que allí habitan. Para un estudiante de escuela primaria, trepar la bicicleta en los puentes peatonales es más que imposible, así que se ven obligados a cruzarla esquivando el tráfico vehicular que cada día es más denso.

Si gastamos cientos de millones en una cinta costera en la ciudad de Panamá, en helicópteros y radares para el combate del narcotráfico, en mejorar la infraestructura vial de la capital, y en programas como los acueductos que benefician la metrópoli, me pregunto: ¿no merece nuestro olvidado pueblo del interior que protejamos a sus niños y mayores invirtiendo en la construcción de pasos elevados adecuados? ¿Cuántas vidas ayudarían a salvar? Es seguro que muchas muertes por atropello que se han producido en la Interamericana se hubieran evitado. Hacer verdaderos pasos elevados a lo largo de la Interamericana no costaría lo que va a costar uno solo de los helicópteros que evitarán que la droga llegue a los ricos países consumidores, pero sería un paso adelante para que en nuestro país empezáramos a pensar en la gente.

Otra sugerencia para empezar a pensar en la gente: los hombros de las carreteras. Nuestro pueblo, tanto en el interior como en las afueras de nuestras ciudades principales –como ya dije– se mueve en trayectos cortos principalmente a pie o en bicicleta. La ampliación de la Interamericana es un ejemplo, al estar, dotada de hombros amplios a ambos lados. Este debe ser un principio sine qua non en la construcción de toda vía que una nuestras poblaciones. Debemos ponerla como condición de todo trabajo de ampliación o de toda vía nueva.

Y empezar a ejecutarla en las vías existentes, como es la continuación de la Interamericana después de Santiago. Nuestro compatriota del interior tiene derecho a que él y sus hijos puedan caminar con seguridad por la vera de todos nuestros caminos. No hay que ser egoístas con la mayoría de nuestra población. Somos 3 millones y medio de panameños y la gran mayoría no tiene automóvil.

Finalmente, en la ciudad de Panamá se hace inaplazable resolver el problema de las aceras. La metrópoli, llena de rascacielos, pareciera estar hecha para mirarla en postales. Pero no es para nada una ciudad amigable. Vamos a tratar de reiniciar con la Universidad de Panamá, con el apoyo decidido del rector y del profesor J. R. Garrido, el proyecto conjunto que diseñamos en 1996 que tiene como meta (usando el lenguaje folclórico de Omar Torrijos) “acerizar” Panamá. El proyecto se circunscribe al centro bancario, pero debe servir también de ejemplo y de guía para el resto de la ciudad. En los gobiernos anteriores no obtuvimos el respaldo necesario, pero confiamos que con éste será distinto. Pensemos en la gente.

*
<> Este artículo se publicó el 21  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/morgan-jr-eduardo/

*

La vía que no debe terminar en la frontera con Colombia.   La opinión del Ingeniero Agrónomo Ex Director Ejecutivo del Proyecto y Programa de Desarrollo Sostenible de Darién…

ALFREDO U. ACUÑA H.

En distintas ocasiones, desde distintos punto de vista, me he referido a la carretera a través de Darién.   No utilizo lo de ‘tapón del Darién’, porque el mismo nunca ha existido.   Era área de tránsito del famoso Cémaco. En esta ocasión, me motiva el marcado interés del gobierno de Colombia porque se construya, conforme a sus intereses, el tramo de Yaviza a Palo de las Letras, éste, el hito No. 11 de nuestra frontera con Colombia. Este tramo debe hacerse, en todo caso, cuando Panamá esté debidamente preparada. El ex presidente colombiano, Álvaro Uribe, dos días antes de dejar el poder, según la información periodística, ‘adjudicó la contratación de una carretera de 709 kilómetros (446 kilómetros nuevos’). Lo interesante de esta información es que la ruta final no fue revelada.

Como panameño, en este caso oriundo de El Real, quién me puede asegurar que el actual presidente Juan Manuel Santos no volverá a insistir en lo mismo que insistió Uribe.   Tengo que aceptar, con toda sinceridad, que las declaraciones de nuestro presidente, Ricardo Martinelli, no terminan por convencerme y esto se fundamenta a la variabilidad de sus posiciones y declaraciones; en Italia, por ejemplo, declaró que se convertiría en el anti Chávez de América Latina y posteriormente declaró que admiraba a Chávez.

Hay autores que destacan que en el fondo en nuestras negociaciones con Colombia, ésta siempre ha salido ganadora. La demarcación de nuestra frontera es un ejemplo. ¿No responderá todo esto a una estrategia internacional que terminaría perjudicando los interese panameños?

Aparte de estas consideraciones generales, que terminan por incomodar a algunos e igualmente otros la comparten (lo confirman los mensajes recibidos). Aclaro que realmente no escribo estos artículos de opinión para ganarme rechazo o simpatía de nadie, es mi punto de vista y punto. Tengo además que manifestar que ya durante la construcción de la carretera existían quienes se planteaban metas de carácter ecológicas (Méndez, 1979).

Para bien de nuestro país existe una enorme preocupación, que comparte la mayoría de los panameños, de que no se construya el tramo Yaviza a Palo de Las Letras, porque definitivamente vendría a significar, en breve plazo, la eliminación del Parque Nacional Darién, que abarca un 90% de toda la franja fronteriza con Colombia, de 579000 hectáreas.   Es el mayor parque nacional de Panamá y Centroamérica. Rico en biodiversidad. Colinda con el Parque Nacional Los Katios, en Colombia, que posee más de 70000 hectáreas.    Colombia posee una superficie unas quince veces más que nuestro país. Por todo esto valoro el esfuerzo de medios de comunicación, empresas privadas e instituciones estatales en la publicación de materiales que tratan estos temas y que bien pueden servir de material didáctico, tanto para la escuela básica general, la media y la universitaria. Definitivamente algunos no creen en el calentamiento global que actualmente confrontamos.

En esta oportunidad quiero detenerme en la situación que presenta en la actualidad la Laguna de Matusagaratí, ubicada en la rivera del río Tuira, frente a la desembocadura del río Balsas en el caudaloso Tuira, en la misma orilla en que se encuentra la población de Chepigana. Se trata del humedal continental más extenso del país; sin embargo, ha sido fuertemente impactado por las actividades agropecuarias, que han venido a reducir su tamaño. Parte de este humedal se ubica dentro de la Reserva Forestal de Canglón. Los humedales juegan un importante papel en la economía, bienestar y la propia existencia humana. Por otra parte, este humedal se encuentra a la derecha del tramo de la Carretera Panamericana, que va de Metetí a Canglón y de aquí a Yaviza.

Lo cierto es que el número de especies de animales y vegetales que existían a mediados del siglo pasado se ha reducido drásticamente. Desde principios de la década de 1970 se reportan incendios en este humedal. El autor de estas líneas, sobrevolando el área en 1996, pudo presenciar uno de los mismos que se extendía desde el inicio de la Laguna hasta la desembocadura del río Chucunaque en el Tuira. Incendios de igual magnitud se han producido en otras ocasiones. Así como está fuertemente impactada la Laguna de Matusagaratí, igual suerte correría el Parque Nacional Darién, de construirse, en las condiciones actuales, el tramo de la Carretera Panamericana Yaviza a Palo de las Letras.

Por suerte, organizaciones ambientalistas están preocupadas por el tema y, lo más importante, se identifican con organizaciones de las comunidades. Finalmente, conviene señalar que desde el siglo pasado ha existido interés en drenar la Laguna de Matusagaratí, para el cultivo específicamente de arroz y otros productos agrícolas, así como pastos y, ahora, palma de aceite africana. ¿Qué intereses están realmente detrás de todo esto?

Por todas estas consideraciones; sin incluir en esta oportunidad las de seguridad, aspectos de salud animal y sanidad vegetal; soy de los que se oponen a la construcción de la Carretera Panamericana, que iría de Yaviza a Palo de las Letras o cualquier otro punto de nuestra frontera con Colombia. Y, aclaro, que no hay ninguna actitud xenofóbica, pues como lo he expresado en anterior artículo, soy nieto de un cartagenero, ya desaparecido, de nombre Manuel Acuña.

<> Artículo publicado el 27 de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

‘Tapón de Darién no será abierto’

Gobierno panameño reacciona…

El ministro de la Presidencia, Demetrio Papadimitriu, aseguró que el área selvática darienita no sufrirá cambios, tal como ha dicho el presidente Martinelli.

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

El Gobierno panameño anunció ayer que la apertura del tapón de Darién no está en agenda.

“Reitero, tal cual lo ha indicado el presidente [Ricardo Martinelli], el tapón de Darién no será abierto”, dijo el ministro de la Presidencia, Demetrio Papadimitriu.

Las declaraciones surgen luego que el pasado jueves, el mandatario colombiano Álvaro Uribe adjudicó la construcción y rehabilitación de una carretera que conectará a Colombia con sus fronteras en Panamá y Venezuela.

Ayer, mientras tanto, Juan Manuel Santos asumió la Presidencia de ese país. El nuevo Presidente ha expresado su interés de seguir con el plan de Uribe de construir una carretera que una Centro y Suramérica, lo que implicaría que Panamá tendría que acceder a abrir el tapón de Darién.

<>
Reproducido  de www. prensa.com, sección Panorama de la edición del  8 de  agosto de 2010, a quienes damos todo el crédito que les corresponte.

Una trampa de muerte

La opinión de…

VICENTE A. CABALLERO DÍAZ

Ante los múltiples problemas y quejas, cambiemos la brújula. En esta ocasión para hacer un breve comentario en torno a la desastrosa situación de la carretera Panamericana, expresión sincera de indiferencia y trampa de muerte que lo es a todas luces.

El riesgo que este trayecto de unos 250 kms. de la ciudad de Santiago a Panamá representa, salvo pequeña diferencia, es un tema que debe llamar la atención a las autoridades indicadas. Largos tramos totalmente en la tenebrosidad, en las tinieblas o penumbra complican la habilidad o astucia del dueño del volante.

Una ausencia de señalización o casi ninguna señalización, los conductores pueden apreciar para llevar un mejor control de la nave. No existen líneas divisorias centrales ni mucho menos los llamados ‘ojos de venado’ o algo que permita un mejor y adecuado manejo para escapar de las trampas y de la muerte. Los señores conductores han de compartir conmigo estos comentarios que lo hacemos, no como una simple crítica al sistema, sino como un llamado férvido de atención a la Autoridad Nacional del Tránsito y Transporte Terrestre, para que baje a la realidad del interior del país y perciban así un panorama diferente y una cruda realidad.

Igual anomalía la podemos apreciar a lo largo de los ‘hombros’ de la carretera, en donde por la falta de signos de advertencia, de dirección o de guía, la imaginación y la pericia en el manejo apartan a los ocupantes del vehículo, de la muerte. No invento en este discurrir del tema; el problema asoma así de sencillo en el diario conversar con los conductores, inclusive, versados en el manejo.

Considero muy respetuosamente, que hay que hacer un alto y adoptar los correctivos que las circunstancias ameritan, sin mezquindad para con los gastos que haya que asumir por la seguridad de las personas y la mejor conducción del auto.

Si las autoridades no toman carta en el asunto, tendrán que cargar moralmente, una vez más, sobre sus verdaderos hombros todo tipo de accidentes que se originen, debido a las causales que se han identificado a lo largo de la carretera Panamericana que he denominado la ‘trampa de muerte’ a lo largo de la cintura del Istmo de Panamá.

No he descubierto el agua tibia ni nada nuevo estoy aportando. Se trata de un gran problema social que pretendo exponer con comedimiento y ecuanimidad a la luz de los mejores intereses de la sociedad. Si esta misma sociedad aporta al Fisco Nacional y paga sus impuestos, entonces, se merece un trato preferencial, brindando mejores vías de comunicación, confortables y seguras.

Y, finalmente, percibo a primera vista, que no hubiese supervisión por parte del Ministerio de Obras Públicas de lo que aquí hacemos referencia. Esa ausencia fiscalizadora es notoria, por cuanto no quiero creer que con el beneplácito de la institución rectora de obras se cometan yerros en grave perjuicio para los usuarios.

<>

Artículo publicado el 13 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.