Nacimiento de la Policía penitenciaria

La opinión del Abogado y Militar de Carrera…

EDGARDO  FALCÓN
edgardofalcon@hotmail.com

Hace mucho tiempo gravitaba la necesidad de que quienes custodiaban los centros carcelarios no fuera los miembros de la Policía Nacional, una organización que no se ha profesionalizado en los últimos sesenta años.

Su última modernización vino de la mano de José Antonio Remón Cantera, Manuel Antonio Noriega modernizó el ala militar de la Guardia Nacional y las llevó a convertir en Fuerzas de Defensa.   En otra oportunidad me ocuparé de ese tema, pues los últimos gobierno y principalmente éste piensa que aumentando los salarios se obtiene una Policía moderna olvidando que ese renglón es una de las pestañas que ayuda a modernizar la institución.

Las otras vienen del adiestramiento, re-adiestramiento, cosa que no se da actualmente, la disciplina y la moral.

Ahora después de los incidentes en el Centro de Cumplimiento de Menores de Tocumen, renace la necesidad que los custodios del Sistema Penitenciario se hagan cargo de la totalidad de la seguridad interior de los mismos.

Para que esto ocurra de forma profesional, primero estos agentes penitenciarios, deben tener el mismo salario que los policías y los miembros del Servicio Nacional de Fronteras, con escalafón paralelo, que desarrollen carrera y asiendan tal cual ocurre en los otros cuerpos policiales del país.

Debe tener su propio director y este cuerpo de custodios debe estar bajo el mando directo del Ministro de Seguridad Pública.

El intentar reclutar agentes sin tener un verdadero programa conllevará a obtener más de lo mismo, personal con baja moral, fácil de corromper y algunos con malas costumbres traídas de sus antiguos trabajos (policías jubilados o dados de baja por mala prácticas).

El colocar a quienes tienen la misión de custodiar los Centros Penitenciarios en el mismo escalafón que los miembros de los otros órganos de seguridad del país, permitirá obtener un mejor producto que el que hasta ahora se ha venido obtenido, que estos miembros de la Policía Penitenciaria, sepan que su misión es tan importante como la de los otros miembros de seguridad del país.

El Ministerio de Gobierno, le corresponde entre sus funciones, coordinar con el Órgano Judicial o el Ministerio Público los traslados de los detenidos a las distintas sedes donde son requeridos, llevar el cómputo del tiempo que mantienen detenidos y su puesta en libertad, su alimentación, su asistencia médica, la organización de sus días de visitas y otras cosas de carácter administrativo, en síntesis administrar los centros carcelarios.

Por último se requiere una adecuación de las normativas legales que regulan la materia que en algunos casos confiere facultades a quien no deben tenerlas y en otros casos le quita facultades a quien debe ejercerlas, adecuar la Ley Penitenciaria en un solo bloque normativo, estableciendo misiones claras para cada órgano.

Solo así podremos generar cambios profundos que perduren, no tratando se solucionar un problema porque se generó una crisis; solo de esta forma estaremos gobernando hacia el futuro, no para el momento.

La función de un estadista es esa, gobernar para el futuro no para el presente.

Este artículo se publicó el 18 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: