Un nuevo año de esperanzas deportivas

La opinión de…

 

Allan Baitel Martínez

La vida nos enseña que después del huracán viene la calma y que el agua siempre encuentra su nivel. Esto ha pasado con el deporte panameño, donde después de turbulentos choques de opiniones e intereses en las elecciones de varias federaciones los resultados tienen un común denominador, el triunfo de la democracia.

En esas contiendas electorales deportivas la voluntad de las mayorías se manifestó contra el continuismo, y contra de figuras desgastadas por acciones relacionadas con la falta de ética, por no decir más. Señores, y la ética es algo importante, trata de la moral y las obligaciones del hombre. Nadie puede ser un ejemplo si no es ético, y las figuras públicas deben ser ejemplos a seguir.

La sociedad ha acogido positivamente a los nuevos dirigentes en las diferentes disciplinas deportivas que integrarán el nuevo Comité Olímpico Panameño.

Todas esas acciones son un buen augurio para el deporte en el nuevo año del 2011. Todavía falta mucho por hacer. Falta aún que dirigentes conflictivos den un paso al costado para que el deporte panameño se unifique de una vez por todas y poder ser un ejemplo para todos.

Los deportes son un derecho de los pueblos, mueven las masas, enaltecen y regalan héroes a sus países y escriben sus nombres con letras de oro en la historia. Nuestra sociedad reclama la institucionalidad en el deporte, para que este se desarrolle y de una vez por todas sea un ejemplo para todos.

El deporte es la rueda que impulsa a un país, facilitando la gestión de los gobiernos, beneficiando a las provincias y mandando un gran mensaje a la comunidad internacional de que Panamá, cuenta con excelentes dirigentes y un gran pueblo del que salen gloriosos deportistas.

Panamá está en el centro del continente, y está realizando obras tan grandes como la ampliación de su Canal, se convierte en un destino turístico, un centro de conexiones aéreas, en un centro bancario y puede y debe convertirse en un centro de eventos deportivos de talla mundial. Esto solo lo lograremos con dirigentes generosos, honrados e intachables que nos darán una unión intocable.

¡Feliz año nuevo! ¡Feliz año deportivo! Estoy seguro de que falta poco para lograr la meta de un Comité Olímpico panameño unificado y fortalecido por federaciones y asociaciones deportivas honestas, con miembros que tengan como meta común el bien del deportistas y no sus ansias de poder y posturas egocéntricas. Estos dirigentes han recibido reveses notables. Un dirigente deportivo tiene que tener como norte servir, sin intereses personales. Juntos lo lograremos.

 

<>
Este artículo se publicó el 14  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: