FRENADESO, con la mirada en el 2014

La opinión del Director de la Revista Expresiones…

 

ABDIEL AUGUSTO PATIÑO
augusto@expresiones7.net

Cuando FRENADESO resolvió rechazar el sistema electoral vigente e insistir a la convocatoria a una Asamblea Constituyente Originaria, causó que otros grupos de izquierda que apostaban por la conformación de un partido político, se replegaran. Así surgieron los proyectos de PAP y PTP, de los cuales solo el primero avanza a pasos muy lentos, pues el segundo murió en su cuna. Estos movimientos partidistas apostaron a que su doctrina atraería a muchos miembros de FRENADESO, pero esto no ocurrió.

Hoy, la dirigencia del frente entendió que el llamado a una Constituyente Originaria no es sencillo, el pueblo no responde, por ende, no la siente necesaria a pesar de todo lo que le acontece; es decir, no se puede seguir perdiendo el tiempo. Esa misma dirigencia ha notado el vacío del accionar de la oposición política formal, que en teoría corresponde a los partidos tradicionales PRD y PP, quienes no logran articularse para hacer frente a la gestión de la Alianza por el Cambio.   En este sentido, lo que queda es tomar ese espacio, idea que se viene pensando desde hace mucho y que tomó mayor fuerza luego del triunfo abismal de Ricardo Martinelli. La forma masiva como el electorado salió a votar dejó claro que la idea de la Constituyente estaba bien lejos de la mentalidad del votante.

La dirigencia de FRENADESO ha tomado la decisión de armar una estructura política que pueda competir por la administración del Estado, pero como el frente es un grupo de organizaciones, no es éste el que debe armar un partido, poniendo en riesgo a la agrupación pluralista. Lo mejor es que figuras fuertes del frente inicien el movimiento, sin perder su sitial dentro de la agrupación, llamando a que todos los identificados con sus objetivos, se sumen a la fila.

Los dirigentes de SUNTRACS, ASOPROF y AEVE, son las voces contra todo lo negativo de la gestión de Ricardo Martinelli. La acción de choque directo, para venderse como la real oposición al gobierno, está en marcha y puede lograr resultados en la medida en que el PRD y el PP sigan atorados en sus respectivos procesos de organización y ‘renacimiento’.

El grupo que más fuerza de choque y de organización demuestre ante la gestión de Martinelli, será el que ocupará el sitial de oposición política frente al electorado. Claro que esto no garantiza el triunfo en una contienda electoral, pero si establece un nivel de posicionamiento y fortalecimiento de respeto y atención. Y si se logra armar el partido político a la velocidad que se espera, pues con más razón. FRENADESO tiene toda la capacidad de armar un partido político en un año o dos, incluso uniendo a toda la izquierda, y participar en los comicios de 2014 con la figura de Genaro López u otra que pueda surgir en el camino, como bien podría ser Juan Jované.

Si todo sigue tal cual, y otros aspectos pendientes de discusión, como la estabilidad de la alianza de gobierno, no varían; podemos tener visos de que la campaña presidencial del 2014 será aún más cruenta que la anterior, con todo y los cambios que pretende el Tribunal Electoral. El poder está llamando a muchos, al mismo tiempo.

 

<> Este artículo se publicó el 8  de enero de 2011  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Corrupción e impunidad corroen la esfera pública

La opinión del Secratario General de CONUSI / FRENADESO….

 


GENARO    LÓPEZ
rologe54@yahoo.com

El neoliberalismo configura un Estado mafioso que en todos y cada uno de los niveles institucionales del mismo se reproduce.

En cada dependencia estatal la corrupción e impunidad corroen la ética pública y las propias formas de dominación. Los gobiernos más tramposos son reductos de pandilleros de alto vuelo sin escrúpulos para apoderarse de los bienes públicos, otorgarse enormes salarios y militarizar los países.

Las mafias al inicio venían de fuera de la política, ahora forman parte del engranaje, de los partidos, del sistema electoral, del legislativo, del poder judicial. Las dinámicas de crecimiento están estrechamente asociadas a un nuevo capitalismo construido alrededor del pillaje, la criminalidad y la corrupción.

En Panamá, la situación no es diferente, desde hace tiempo FRENADESO señaló que este país estaba dominado por una mafiocracia insertada en las esferas de poder económico (empresarios y banqueros) y político (gobierno y oposición), los cuales a partir del Estado y de negocios fraudulentos incrementan sus exorbitantes ganancias. Lo acontecido esta semana, pone al desnudo el estado de la podredumbre que impera.

Un Ministerio Público, que da cuenta de los tentáculos de los narcotraficantes en sus estructuras. Acusaciones de una y otra parte involucran desde el procurador suplente, la secretaria general y la jefa de Recursos Humanos. Este solo hecho descalifica cualquier posibilidad de investigación seria y objetiva.

Otra evidencia más son las revelaciones de WikiLeaks sobre la Ampliación del Canal.

La cuestionada adjudicación de la licitación más costosa de las obras de ampliación (construcción de esclusas y tinas), al Consorcio Unidos por el Canal (de la cual CUSA —Alemán Zubieta—, hace parte), capitaneado por la empresa española Sacyr Vallehermoso sobre la cual medios de prensa europeos señalaban que confrontaba serios problemas financieros; hoy WikiLeaks ha revelado cables secretos del Departamento de Estado, donde el vicepresidente Juan Carlos Varela confesó, a un grupo de congresistas norteamericanos, que ‘El proyecto de ampliación del Canal es un desastre’. Mientras que afirmó al número 2 de la Embajada gringa, que: ‘Uno no hace chapuzas con algo tan importante como el Canal. Cuando uno de los licitadores hace una oferta 1000 millones de dólares inferior a la del siguiente, hay algo que está muy mal’.

Por su parte Martinelli, quien en todo momento defendió la ampliación, al término de la licitación declaró que había sido ‘transparente’. No obstante, al ser interrogado por Bárbara Stephenson : ‘indicó que estaba un poco preocupado y dijo que temía que el administrador del Canal podría haber inclinado el concurso hacia el consorcio que incluía a CUSA, dirigida por su primo’. (Palabras de la embajadora, según consigna el cable al Departamento de Estado).

Con estas revelaciones de WikiLeaks, una vez queda al descubierto cómo actúa la mafiocracia que nos gobierna, cómo hace negocios con los recursos que nos pertenecen a todos los panameños.

Por otro lado, esta semana diarios colombianos establecían los vínculos en Panamá del ex presidente de Colombia Álvaro Uribe, envuelto en un escándalo por tráfico de influencias por una millonaria contratación durante su gestión a favor de conexiones a través de su hijo.

Recordemos que recientemente Martinelli dio asilo a la ex directora del DAS colombiano acusada por ‘pinchazos’ telefónicos, y se ha insinuado la posibilidad de ofrecer asilo a otros implicados en este escándalo.

Como si ello fuera poco, el ministro de Turismo, Salomón Shamah, escenificó un encuentro donde llegó a agredir al coordinador de los Corregidores del Municipio de Panamá, al osar éste inspeccionar el lujoso hotel Manrey, ante quejas de los vecinos por el ruido que efectuaban.

Esta situación, que a diario acontece en los barrios pobres, cuyos moradores son obligados a bajar de los buses o son detenidos en las calles para someterlos al ‘pele-police’, no se tolera por parte de los gobernantes que se den en las áreas de lujo. No le importa al Gobierno la histeria y la angustia que la acción policial provoca en niños, mujeres y ancianos, pero sí en los que frecuenta los sitios de diversión de lujo.

 

 

*

<> Este artículo se publicó el 26 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Vulnerados derechos humanos en Panamá

La opinión del Secretario General de CONUSI –  FRENADESO….

GENARO   LÓPEZ
rologe54@yahoo.com

 

La celebración del 10 de diciembre como Día Internacional de los Derechos Humanos tiene su origen en el año 1950. Ese Día se conmemora la aprobación por la Asamblea General de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Los Derechos Humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. El concepto de Derechos Humanos hace referencia al sentido de la dignidad humana antes que a cualquier formulación jurídica o política. Estos se rigen por los principios de universalidad e inalienabilidad; interdependencia e indivisibilidad; igualdad y no discriminación.

El derecho internacional de los derechos humanos establece las obligaciones que tienen los gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de abstenerse de actuar de determinada forma, a fin de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales. La obligación de protegerlos exige que los Estados impidan los abusos de los derechos humanos contra individuos y grupos. La obligación de realizarlos significa que los Estados deben adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos.

Debemos recordar, que la clase obrera mundial sometida a pésimas condiciones de vida impulsó la lucha para que la noción burguesa de los derechos humanos (individualismo filosófico y liberalismo económico), fueran superadas. Estas luchas articularon las demandas de la clase obrera en forma de nuevos derechos que pretendían dar solución a ciertos problemas sociales a través de la intervención del Estado, como la garantía del derecho de huelga, condiciones mínimas de trabajo o la prohibición del trabajo infantil.

Demandas conquistadas con la generosa sangre de los mártires de la clase obrera, hoy los gobiernos pretenden conculcarla, a fin de garantizar a los dueños de los medios de producción, sus máximas ganancias.

En Panamá con la política económica neoliberal que se impone desde 1979, se vienen violentando los derechos humanos y laborales: el derecho a organizarse libremente; el derecho a un salario que propenda a la vida digna; los procesos legales en materia laboral dan cuenta de cómo, cada vez más de manera creciente, los fallos violan el precepto del principio de favorecer a la parte más vulnerable y favorecen la llamada ‘seguridad jurídica de las empresas’.

Actualmente, Martinelli, a través de Alma Cortés (ministra de Trabajo), ha intentado por diversas vías retrotraer el proceso de trabajo a la esclavitud.   Los planes aviesos del Gobierno de imponer a nivel nacional la conculcación del derecho a huelga, la eliminación del día domingo como día de descanso obligatorio, nuevos cálculos para el pago de las horas extras y los sobretiempos en perjuicio de los trabajadores, reduciendo con ello los salarios e imponiendo interminables jornadas de trabajo, violando además el derecho de sindicación, encontraron su máxima expresión a través de la Ley Chorizo (Ley 30), donde a sangre y fuego pretendieron arrebatar a la clase obrera sus legítimas conquistas.

La decisión del pueblo en las calles logró revertir los apetitos voraces de los sectores de poder económico y su mafiocracia, restituyendo los derechos laborales: se recuperó el derecho a huelga, se ha hecho valer la cuota sindical, se reconoce el derecho de los trabajadores de celebrar convenios colectivos y se avanzó en el respeto a la libertad sindical, todos estos aspectos que se vulneraban con la Ley 30.

La Declaración de los Derechos Humanos y su conceptualización integral, fue el resultado de la lucha que emprendieron las masas oprimidas contra la vorágine del capitalismo. Que se cumpla con estos preceptos, demanda de las actuales generaciones capacidad de organización y movilización, que permita defender nuestros derechos individuales y políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales.

La falta de credibilidad y de confianza en las instituciones públicas, que supuestamente debieran defender, proteger y sustentar al sector más pobre de la población es total. Frente a ello, Frenadeso ha llamado a organizarnos, a crear un instrumento político, a crear nuestra propia alternativa que garantice el respeto al derecho a una vida digna.

*

<> Este artículo se publicó el 19  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Impera la represión

La opinión del Secretario General de CONUSI  FRENADESO….

GENARO LÓPEZ
rologe54@yahoo.com

En menos de la mitad de su periodo presidencial, Ricardo Martinelli devela el carácter represivo y dictatorial de su estilo de gobierno. Los hechos de Bocas del Toro, que dejaron centenas de heridos, detenidos y muertes constituyen una muestra sangrienta del accionar gubernamental, que no solo pretende criminalizar la protesta social, sino que camina hacia la destrucción de cualquier forma de organización de la población.

La intolerancia a la crítica y a las denuncias de corrupción, lo llevan a cuestionar a periodistas y medios de comunicación social.

La acentuación de la política represiva bajo la aprobación de las repudiadas leyes carcelazo y chorizo, esta última desmembrada y modificada ante la ejemplar lucha del pueblo en las calles (aunque violentados en el tema de la policía los acuerdos del diálogo por parte de Martinelli), constituyen una muestra de las intenciones del gobierno de acallar por cualquier vía el descontento de la población.

En medio de violación a los derechos humanos en nuestro país, a las denuncias de corrupción gubernamental, de persecución a sindicalistas, dirigentes populares, periodistas, entre otros, el gobierno de Martinelli otorga asilo a María del Pilar Hurtado, ex jefa del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia, investigada por el caso de las intervenciones telefónicas ilegales a magistrados, periodistas, activistas de derechos humanos y políticos de la oposición en Colombia e, incluso, ante la posibilidad de que algunos de ellos hayan sido posteriormente asesinados por información recabada por esta labor ilegal de espionaje. Este asilo constituye un acto de cinismo y de doble moral por parte del Gobierno de Martinelli. ¿Por qué se le otorga asilo a una persona que evade la acción de la justicia, violadora de derechos humanos? ¿Cuál es el mensaje que pretende dar al pueblo panameño?

Diversos sectores de la sociedad panameña han reaccionado preocupados por esta acción gubernamental. Es imperativo que los sectores defensores de los derechos humanos, repudiemos el asilo político otorgado a María del Pilar Hurtado, consideramos, además, que ésta debe ser de inmediato arrestada por las autoridades judiciales y cesar los privilegios y la protección que, con recursos del Estado, le brinda el Gobierno de Ricardo Martinelli.

Es decir, no podemos hablar de democracia en el país, cuando se cometen hechos sangrientos como la masacre de Bocas del Toro, cuando en Panamá se continua con los sueldos de miseria, mientras que la mafiocracia explota al país vendiendo costas, playas e islas; cuando a las multinacionales mineras se les otorga permiso para el eco genocidio; cuando los megaproyectos se constituyen en los mecanismos para entrar millonarios y salir billonarios; cuando los precios de los bienes y servicios básicos continúan en una oleada creciente sin control ni regulación dificultando las posibilidades del pueblo a satisfacer sus necesidades materiales de vida; cuando la ola delincuencial sigue en crecimiento, aún cuando el gobierno gasta millones y millones de dólares en equipo ‘policial’; cuando se desatan leyes que reprimen al sector social cuando reclama sus derechos; cuando la política exterior de Panamá se define a favor de quienes violan los derechos humanos y las garantías fundamentales.

Se requiere refundar la República hacia caminos donde se respeten los derechos humanos, donde prevalezcan y se respeten los principios democráticos, donde la riqueza del país esté a favor de las necesidades de la población, donde exista justicia y equidad social, aspiraciones todas negadas por los auto llamados ‘gobiernos democráticos’.

En esta vía, desde Frenadeso, seguimos en la tarea de presentar una alternativa de poder a las grandes mayorías de este país, a los ciudadanos honestos y decentes, que permitan el debate y la discusión de los problemas nacionales para la toma de decisiones. Se trata de lograr una sociedad justa, humana, soberana y democrática.

 

*

<> Este artículo se publicó el 28 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/lopez-genaro/

Frenadeso: Llamamos a construir el instrumento político

La opinión del Secretario General de Frenadeso y Conusi…

*

GENARO  LÓPEZ

Quienes se dicen defensores de la democracia se asustan cuando el movimiento social decide organizar su propia expresión política. Intentan explicar el hecho a partir de razonamientos que se contradicen con el principio que dicen defender, acostumbrados a utilizar a las mayorías en el carnaval electorero.

Cuando los sectores del movimiento social se manifiestan por sus reivindicaciones, increpaban para que éste entre a lo que suelen llamar el ruedo político; sin embargo, hoy pretenden cuestionar el legítimo derecho que le asiste al movimiento social panameño para levantar su propio instrumento político.

¿Por qué un instrumento político propio? Porque los sectores honestos de este país estamos cansados de la situación de captura de los procesos políticos por intereses privados, porque estamos hastiados de los esquemas nada transparentes de financiamiento de sus campañas y del alto nivel de inmunidad de los políticos para ser procesados legalmente. Porque las democracias están asediadas no solo por una crisis de representatividad y por los bajos rendimientos sociales, sino por el dominio de un nuevo poder mundial antidemocrático, el neoliberalismo, que excluye cada vez más a las mayorías sociales de la posibilidad de una vida digna. Es evidente que el pueblo pierde credibilidad en los partidos políticos burgueses, en la partidocracia, y que anhela la construcción de una real democracia y la reforma integral del Estado.

En este sentido, representantes de las distintas provincias, comarcas, organizaciones, frentes de masa, comisiones de trabajo, colectivos y el pleno de la Dirección Nacional de Frenadeso, que conforman el Directorio Nacional, se reunieron el domingo 3 de octubre para dar impulso a la construcción de un Instrumento Político Electoral.

Frenadeso no se convierte en un partido político, conservará su carácter de movimiento social, pero sus dirigentes y estructuras inician, a partir de este momento, de manera amplia y en consulta con otras organizaciones y personas patrióticas, progresistas y democráticas, el proceso para dotar a los sectores populares de un instrumento político electoral, ante el desencanto por los partidos políticos, su desprestigio y el incumplimiento de las promesas electorales gobierno tras gobierno, mientras se agravan las necesidades del pueblo.

Se trata de construir una fuerza moral, pluralista, antineoliberal y renovadora, que integre a los sectores cívicos, democráticos, progresistas, nacionalistas, patrióticos y populares que coinciden en el concepto de que el Estado se constituye para garantizar la soberanía nacional; la seguridad, la libertad y los derechos ciudadanos; el derecho al bienestar económico y social de la población; el respeto a grupos étnicos, costumbres culturales y creencias religiosas; mismos que vienen siendo incumplidos, olvidados, tergiversados o violados por el Estado panameño y sus gobiernos.

Hablamos de un instrumento político sin dueños, sin candidaturas predefinidas, amplio, democrático, progresistas, popular, pluralista, patriótico, antineoliberal, nacionalista, solidario, participativo, con política de equidad de género, defensor del ambiente y respetuoso de las diversidades culturales.

Estamos conscientes de que el sistema electoral en Panamá es cualquier cosa, menos democrático, que se demandan cambios profundos en el Código Electoral, pero estamos también convencidos de que en estos momentos, la clave de la lucha está en el impulso de un fuerte movimiento social que responda a las necesidades fundamentales de la población y que al mismo tiempo sea capaz de establecer alianzas para enfrentar al poder y a los poderes institucionales y avanzar juntos en la construcción de poder popular, que permita autoconvocar una Asamblea Constituyente Originaria, que nos brinde una nueva Constitución con la que fundemos una nueva República sobre sólidas bases democráticas, principios humanistas, una nueva moralidad, equidad social, desarrollo nacional independiente, bienestar material y cultural para sus ciudadanos y fortalecimiento de la soberanía del Estado panameño, sobre todo el territorio nacional.

El compromiso ha sido asumido por el Directorio Nacional, el 8 de enero de 2011 en un Congreso Extraordinario de Frenadeso se formalizará esta decisión e iniciaremos de inmediato el proceso de inscripción y legalización del instrumento político.

<> Este artículo fue publicado el 10 de octubre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

¡Solidaridad con más de un millón de trabajadores cubanos despedidos!

*

La opinión del Activista de los Derechos Humanos…

Manuel Castro Rodríguez

Después de aumentar en cinco años la edad de jubilación y haber comenzado a eliminar las prestaciones sociales,   el régimen militar despedirá a más de medio millón de trabajadores en los próximos seis meses, en la primera etapa de un plan que contempla la cesantía de más de un millón. El anuncio fue hecho mediante un pronunciamiento de la oficialista Central de Trabajadores de Cuba -el único sindicato permitido-, publicado en el Granma, órgano oficial del castrismo.

A los despedidos se les pagará un mes de salario: unos veinte dólares. Si no consiguen empleo, recibirán una compensación que en su escala máxima llegará a sesenta por ciento del salario durante “cinco meses para los trabajadores que acrediten más de treinta años de servicio”.   Como el salario promedio es de unos veinte dólares, los cubanos que han sido obligados a trabajar para Fidel Castro durante más de treinta años ¡recibirán una liquidación total de unos ciento veinte dólares!

Fidel fue el único empleador durante varias décadas.   Hace cuarenta y dos años, el 13/3/1968, los cubanos pasamos a ser empleados públicos cuando Fidel dispuso “eliminar toda manifestación de comercio privado”   (Ver Panamá América, 23/8/2010).   Las medidas anunciadas el 13/3/1968 convirtieron en delito punible cualquier actividad laboral privada. La ‘ley contra la vagancia’ estableció disposiciones para sancionar a los hombres en edad laboral que no trabajaran para Fidel.

La marxista Mercedes Petit reconoce que “Cuba es el único país del mundo donde se trabaja casi gratis. Trabajadores especializados, médicos, maestros o enfermeras reciben sueldos que oscilan entre los 10 ó 15 dólares (la mayoría) y los 35 ó 40 (los más altos puestos de dirección en hospitales o escuelas)”.

El pueblo cubano ni patalear puede: Fidel se apropió de todos los medios de comunicación y eliminó la libertad sindical.   El marxista Guillermo Almeyra reconoce que “casi toda la prensa cubana (…) niega a los ciudadanos la posibilidad de informarse, pensar y reflexionar(…) y paraliza las iniciativas sociales”.   Como denuncia la marxista Mercedes Petit: “en Cuba los trabajadores no tienen para defenderse el elemental derecho de huelga que existe en la mayor parte de los países capitalistas”.

Escribo el miércoles 29/9/2010, cuando FRENADESO y CONUSI efectuaron una protesta frente a la embajada española, en solidaridad con la huelga general realizada en España contra medidas del Gobierno, que son insignificantes si se las compara con las decretadas por el castrismo. ¿Por qué FRENADESO y CONUSI no se han solidarizado con los indefensos trabajadores cubanos que ni huelga pueden hacer?

¡Solicito la solidaridad con más de un millón de trabajadores cubanos que serán despedidos!   Este es el momento para que CONATO, FRENADESO, CONUSI, FENASEP, CGTP, etc. demuestren que se guían por principios, que no es letra muerta el internacionalismo proletario.

Deben realizar una protesta frente a la embajada de Fidel Castro en Panamá, en rechazo a las criminales medidas neoliberales decretadas por el régimen militar, principal enemigo de la clase obrera cubana.   ¡Proletarios de todos los países, uníos contra el castrismo!

 

<> Artículo publicado el 4 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

De manifiesto engaños de la clase política

La opinión del Ex Secretario General del SUNTRACS – FRENADESO…

GENARO LÓPEZ

Continúan los métodos de quebradera de brazos en el seno de la llamada clase política. Los cambios de tolda están a la orden del día, las disputas presupuestarias por fricciones de partidos en el gobierno, las denuncias de corrupción pasadas y presentes, las arremetidas a lo interno de las alcaldías (Panamá y San Miguelito), están a la orden del día.    Ello es una evidencia más de la podredumbre que impera en la partidocracia, es una muestra de que entre gobierno y oposición burguesa no hay contradicción.

Mientras tanto, las demandas sociales siguen desatendidas, el costo de la canasta de bienes y servicios alcanza precios exorbitantes, varios planteles educativos se encuentran cerrados por problemas en sus infraestructuras, en los centros de salud e instituciones de la CSS es manifiesta la falta de insumos médicos y medicinas, continúan en franco deterioro la infraestructura vial, la inseguridad ciudadana es creciente, la informalidad laboral es el referente de más de la mitad de la población ocupada, continúan los despidos en el sector público, el endeudamiento público se acrecienta, el problema del transporte sigue en el círculo de la definición de los megaproyectos entre los grupos de poder económico, el abandono a la política de soberanía y seguridad alimentaria es evidente, se incrementan las actividades depredadoras del ambiente (proyectos mineros, hidroeléctricos, turísticos).

Asimismo, a pesar del rechazo del pueblo panameño a la nefasta Ley 30 el gobierno sigue en su decisión de mantenerla, pues, como hemos señalado, detrás de ella se sientan intereses empresariales que buscan hacerse de la riqueza nacional vía la eliminación de los estudios de impacto ambiental y profundizar el abaratamiento de la fuerza de trabajo, así como profundizar las leyes que satanizan la protesta social. El llamado diálogo no llega a ser tal, el gobierno pretende saltar la voz del pueblo de Bocas del Toro, quien vio morir a varios de sus hijos en el proceso de lucha contra la Ley Chorizo, pueblo que sigue en las calles exigiendo justicia para los cientos de afectados y para que se eliminen los expedientes amañados. Igualmente se burla de los pueblos originarios que han rechazado el Decreto 537, el cual violenta la Ley Orgánica de la Comarca Ngäbe Buglé.

Como si ello fuera poco, en sus acostumbradas metidas de pata, el ministro Mulino, no conforme con las manos manchadas de sangre indígena, ahora le declara la guerra a las FARC.   La posición asumida por el ministro, indudablemente que generó preocupación y rechazo en diversos sectores del país.

Ya en febrero pasado Frenadeso había denunciado que: ‘La política del gobierno de Martinelli arrastra al país hacia el conflicto armado de Colombia y puede ser usada por los sectores más recalcitrantes de la clase dominante como una excusa que le abra las puertas a una nueva intervención armada de Estados Unidos en Panamá. He allí la gravedad de los hechos’.

En general, se vive un estado de represión, antidemocracia y contra los sectores populares, que obviamente recrudece el deterioro de las condiciones materiales de vida y evidencian un retroceso en el cumplimiento de los derechos humanos en todos sus órdenes.

Quienes creyeron que Martinelli haría el cambio, hoy están mayoritariamente desilusionados, así lo evidencian las encuestas. Se pone al descubierto que ‘el voto castigo’ es un eufemismo, que los grupos que ostentan el poder económico y político, agrupados en la partidocracia, coinciden en su plan de gobierno, que sus intereses están dirigidos a seguir acumulando más ganancia y a seguir utilizando al Estado como instrumento para hacerse de riqueza personal.

Frente a ello, nuestra alternativa se sienta en la base de organizarnos y levantar nuestro propio instrumento político, a fin de erradicar la corrupción, el nepotismo y la partidocracia, para levantar las bases que refunden el país en un estado de justicia, democracia, respeto de los derechos humanos y plena participación social.

<>  Este artículo se publicó el 19  de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.