Red vial y planeamiento urbano

La opinión de la Economista y Docente  Universitaria…

LIZABETA  S.  DE  RODRÍGUEZ
diostesalvepanama@yahoo.com

El sostenido crecimiento de la economía trajo consigo un aumento en la demanda de servicios públicos, tal es el caso del transporte y la red vial. Esta situación puede observarse con claridad en la urbe metropolitana. A medida que se expande la ciudad, producto del surgimiento de nuevas barriadas y centros comerciales, se ve incrementado el volumen de transporte público y con ello la necesidad de nuevas vías y el ensanchamiento de las existentes.

Estadísticas revelan que en el país existe un parque vehicular estimado en 650,000 vehículos, de los cuales un alto porcentaje se concentra en la ciudad capital y áreas periféricas, lo que sumado a un sistema vial obsoleto, que no cuenta con la capacidad requerida para absorber el volumen actual de automóviles dificulta la circulación, causando congestionamientos que evidencian las deficiencias del sistema. Si al escenario planteado le sumamos 40,000 automóviles, que se venden, aproximadamente por año, no cabe duda que se debe actuar con rapidez, en materia de planeamiento urbano, primordialmente en lo que a obras de red vial, transporte público y tránsito se refiere.

En este orden de acontecimientos el Gobierno informó, a través de los medios periodísticos, que a partir del 14 de febrero la vía Justo Arosemena, sería cerrada a la altura de la Policlínica Pediátrica, para dar inicio a la construcción del Metro. Nuevo sistema de transporte, que conjuntamente con el Metrobús (ya en funcionamiento), espera dar solución a la demanda de un mejor servicio de transporte público a la comunidad.

También, se dio a conocer que la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) apoyará el reordenamiento vial previsto para facilitar los trabajos a efectuar.

Esperemos que el reordenamiento anunciado cumpla el cometido esperado, eliminar complicaciones para el adecuado desarrollo de los trabajos previstos y evitar congestionamientos en sitios neurálgicos.

Otro aspecto importante a considerar es que para inicios de marzo, se estarán celebrando los carnavales, movilizando a miles de panameños hacia el interior del país. Fenómeno que, a pesar de contar todos los años con operativos implementados por la ATTT, dejan una secuela de accidentes, con heridos y algunas veces con saldos de víctimas fatales, por diversos motivos, entre ellos el exceso de velocidad y el consumo de alcohol. Esta realidad no es nueva, lastimosamente la circulación vehicular es el área donde se hace visible con más frecuencia la actitud agresiva o desenfrenada de muchos ciudadanos.

Un alto porcentaje de conductores hace caso omiso a las señalizaciones y reglamentaciones de tránsito, pone en riesgo la vida de pasajeros, peatones y la propia, al no conducir con sensatez y prevención.

Es apremiante crear conciencia sobre la cortesía en el manejo y transformar la actitud de conductores, transeúntes, autoridades de tránsito y comunidad, mediante la ejecución de programas de educación vial que contribuyan a edificar una cultura de respeto a las leyes, normas y reglamentos para prevenir e impedir accidentes.

 

Este artículo se publicó el 16 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

La Alianza PanamáCard y Stratego

La opinión de la comerciante…

DIANETH  GONZÁLEZ  
dianethgonzalez1@hotmail.com

La empresa PanamáCard ha salido a ensuciar el proceso de licitación pública por mejor valor —en el que el precio no es el único elemento que se toma en cuenta— para la escogencia del Administrador Financiero del Metrobús con una ‘dudosa estrategia’ de medios, en la que nunca le informan a la comunidad que su propuesta jamás logró pasar a la fase de evaluación, por la sencilla razón de que su oferta no cumplió con los requisitos mínimos establecidos.

Precisamente esas reglas de juegos fueron avaladas por cada uno de los proponentes, entre los que se encontraban los representantes de PanamáCard.

Esta empresa, con lazos muy estrechos con la Venezuela de Hugo Chávez, contrató los ‘servicios’ de una oficina de abogados panameña con poco renombre, Adames, Durán & Alfaro, que se ha convertido, a través de una de sus abogadas, en la vocera injuriosa de uno de los procesos de licitación del Metrobús, un nuevo sistema de transporte público de pasajero que le cambiará no solo la cara a los distritos de Panamá y San Miguelito, sino la vida a sus residentes.

La citada oficina de abogados, que tuvo presencia durante todo el proceso de licitación del Operador Financiero del Metrobús, tiene entre sus ‘asesores’ a la empresa Stretego Communications, que cuenta como su rostro público a Mercedes Eleta de Brenes, con una movida actividad en el pasado gobierno del perredista Martín Torrijos. Debemos contemplar el hecho de que Mercedes Eleta de Brenes está vinculada familiarmente al miembro del PRD, Juan Carlos Navarro.

No gratuitamente Pedro Campagnani, el pariente de Eleta de Brenes, se ha activado como principal defensor del status quo y mayor opositor de la iniciativa del Ministerio de Obras Públicas (MOP), que busca poner orden en la anarquía que impera en la actividad de colocación de vallas publicitarias que, en los últimos años, solo requería el permiso del señor alcalde para su instalación. ¿Ayudó Navarro a su suegro en esa actividad?

De vuelta a Stratego Communications, la empresa de Baty Eleta ha sido, aparentemente, beneficiada o está en proceso de ser favorecida con una jugosa contratación directa de la mano del Ministerio de Economía y Finanzas, para manejar la ‘estrategia’ de divulgación de un reciente proyecto millonario de acuñación de monedas de B/. 1.00, que circularán ‘en paralelo’ con los dólares americanos a partir de mayo próximo. Se trata de 40 millones de dólares de B/. 1.00, que serán de libre circulación nacional, según información oficial. De estos millones la citada empresa será beneficiada con cerca de dos millones de balboas para elaborar una estrategia de comunicación.

Stratego Communications está, igualmente, siendo considerada para un jugoso contrato directo de asesoría en el Metro de Panamá, uno de los proyectos insignias de la administración de Ricardo Martinelli.

No hay dudas. La ‘estrategia’ de Stratego Communications es sencilla y práctica: el ‘cambio’ que usualmente se produce entre una gestión que llega y otra que no afectará en lo más mínimo su ‘estrategia’ de engrosar su caja registradora, de una forma cuestionable. Por un lado, contribuye en estrategias de comunicación para el gobierno, y por otro planifica estrategias contra el gobierno. Una estrategia de comunicación que digamos es de doble cara, como las nuevas monedas del MEF.

 

<>Este artículo se publicó el 4 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

Itinerario de una licitación

La opinión de…

Mauro Zúñiga Araúz

Hay en el actual Gabinete un ministro que me envía mucho de lo que yo publico en mis columnas.  Dice que eso es su forma de hacer oposición.  Lo único que me ha pedido es que diga públicamente su nombre una vez que se caiga el Gobierno.   Así lo haré. Creo que Panamá también tiene derecho a tener su “Garganta Profunda”, aquel alto funcionario de la CIA, William Mark Felt, que le filtró a la prensa las escuchas del Hotel Watergate, lo que obligó a renunciar al presidente Nixon.

Me ha enviado mucha información que ya me da pena con un colega por inundarle el cuarto de estudio. Él se ha encargado de separarla y clasificarla, pero si yo la publico toda me voy a convertir en un periodista investigativo y esa no es mi profesión ni mi interés por escribir.   He escogido al azar el itinerario de una licitación para que el lector tenga una idea de cómo se cuecen las habas.

La Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) publicó el 28 de julio de 2010 el Aviso de Convocatoria para la Concesión del Servicio de Administración Financiera del Sistema de Movilización Masivo de Pasajeros en el Área Metropolitana, Metrobus (No 2010-1-03-0-08-AV-000260).

El 24 de septiembre se recibieron las propuestas. Hubo cuatro empresas proponentes, pero para no confundirnos mencionaré sólo dos: Sonda, S.A., y Panamá Card.   La comisión evaluadora estaba integrada por el ministro Papadimitriu; el Batman del MOP, un tal Suárez, que se la pasa chateando durante los consejos de Gabinete; el ministro Roux; un representante de los usuarios, un representante de la Cámara de Comercio y otro de Apede.

Cuando se abrieron las propuestas, al ministro de la Presidencia se le luxó la mandíbula, los cachetes se derramaron por el suelo, se empapó en sudor y la piel transitaba entre el color de un limón verde y una toronja madura. La propuesta de Panamá Card fue de B/. 0.0397 por usuario y la de Sonda fue de B/0.134, la más alta.    Se apagó la luz, un ministro se enredó en la alfombra, se quebró un vaso, se sintió el ruido de una puerta, se rompió una ventana.

Papadimitriu llamó al excelentísimo; primero habló en griego y el otro gritaba porque no lo entendía; después, cuando lo entendió, gritaba más.   Lo cierto es que el 8 de octubre de 2010, la ATTT dictó la resolución 200-AL por la cual se rechazan todas las propuestas presentadas “porque existían elementos que no fueron tomados en cuenta”.   ¡Habrase visto!   El olor que despedía la licitación no era muy agradable.

El 2 de noviembre de 2010, la ATTT publicó nuevo aviso de convocatoria, pero esta vez no por usuario, sino por la totalidad del servicio (No 2010-1-03-0-08-AV-000532). El 15 de diciembre se recibieron las propuestas. Se presentaron las mismas cuatro empresas. La propuesta más baja fue la de Panamá Card por 118 millones 275 mil 124 dólares.    Sonda S.A., cotizó por 180 millones 600 mil dólares. Estamos hablando de una diferencia mayor de 60 millones de dólares. Mucha plata, amable lector.

Por arte de magia negra, característica de Noriega, los representantes de la Cámara de Comercio y Apede, cuyo sello es garantía de seriedad, no fueron convocados en esta segunda comisión.    ¿Las causas?   A mí, bien, ¿y a ti? Pues bien, la Comisión Evaluadora escogió a la empresa Sonda, S.A.     En el curso de una licitación a otra ocurrieron algunas cositas que es bueno que se sepa.    Se solicitó lo que se llama subsanación de propuestas.    Según Papadimitriu, esta se hizo a las 11:37 a.m. del 24 de diciembre.

Recordemos que las oficinas públicas ese día laboraban hasta las 12:00 m.d.   Sin embargo, Garganta Profunda me envió copia del email que el director de ATTT le envió a la representante legal de Panamá Card y dice: viernes, 24 de diciembre, 2010, 12:07 p.m.

Es decir, fuera de horario de oficina. Estoy tras un estudio hecho en Austria que dice que la mentira es contagiosa.    Los amigos del ministro me han asegurado que él nunca antes había dicho mentiras, pero el contacto directo con personas que viven de ella lo conduce a esos malos hábitos. Garganta Profunda también me dijo que esta subsanación de propuestas no se colocó en la página de Panamá Compra, lo que está al margen de la ley. (Artículo 17 de la ley 22 de 2006).

Me dice, igualmente, que Panamá Card presentó, dentro del tiempo estipulado, las 11 subsanaciones solicitadas. Para Garganta Profunda lo más grave es que la empresa Sonda S.A. presentó una oferta condicionada, a pesar de que el punto 15 del pliego de cargos señala que la entidad proponente rechazará las propuestas condicionadas.   Sonda S.A. va a vender tarjetas personalizadas a 4 dólares, tarjetas al portador por 2 dólares, impuesto de ITBM con una tasa de 7.5%, etc., lo que no beneficia ni a los usuarios ni al país. El que no tiene la tarjeta, a caminar. Pero son 60 millones.

Quiero pensar bien.   Quiero pensar que el corte de los bigotes del nuevo Procurador significa el corte de la dependencia con el excelentísimo, por lo que le solicito que inicie una investigación de oficio de esta licitación. Investigue si hubo coima. 60 millones es mucha plata. ¿Cómo se repartió la coima? ¿Cuánto le llegó al excelentísimo? ¿Cuánto al ministro de la Presidencia? Investigue si en el banco que tiene participación la empresa ganadora hay algunas acciones del excelentísimo. Tiene en sus manos una excelente oportunidad para demostrarle al país que el problema estaba en los bigotes.

Señor Ricardo Martinelli Berrocal:   Coclé no es el vertedero de la República. Nos mandó a Penonomé en un camión de basura a su primo Núñez Fábrega, como gobernador.   Eso es una falta de respeto a la memoria histórica de esa provincia paridora de personas que han fijado las huellas de nuestra nacionalidad. Allí están enterrados los restos de mi padre.

<>
Este artículo se publicó el 2 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

De pinchazos procuradores, Metro Bus y sobresaltos

La opinión de…

 

Eudoro Jaén Esquivel

Los panameños vivimos de sobresalto en sobresalto. No pasa una semana sin un escándalo nuevo. No es mera coincidencia que los medicamentos que más se agotan en nuestras farmacias son Lomotil y Tafil.

Me remito a los escándalos más recientes, pues si empiezo desde el comienzo no tendré espacio. Empezamos con el escándalo de una avioneta “iguanando” en un potrero de Los Santos que destapó el tema de la penetración del narcotráfico en el Ministerio Publico, lo que a su vez motivó la salida del Procurador encargado o suplente (nunca llegué a entender cuál era su verdadero título) a quien, en mi concepto, le cayó injustificadamente la teja y se convirtió en la oveja de sacrificio.   Ahora se nombra a otro “de confianza” (esta vez, la primera opción “de confianza”, no llegó a home).   El tema no se ha agotado. Creo que apenas toma fuerza y con las promesas de “limpieza”, del nuevo Procu, continuará siendo el tema para rato.

De repente, desde la madre patria, el diario El País destapa otro tamal criollo con aquello de la solicitud de ayuda para “pinchar” que a los gringos no les supo bien y, por justa razón, (no “justa causa”). Los gringos de The New York Times, a quienes no le falta maldad, ahondan sobre el tema, incluyendo el mensaje subliminal de poner una foto del jefe entre dos gobernantes africanos con problemas de relación con la DEA. El temita de la solicitud de ayuda de la DEA para “pinchar” ha puesto a los spin doctors del Gobierno a trabajar sobretiempo, buscando cómo enterrar la noticia o darle otro giro, hasta ahora sin mucho éxito. Nos toman por tontos con los argumentos que usan, pero somos un pueblo sabio.

Eso de que la gringa no gustaba del jefe y todo fue su revancha, porque “la pararon firme”, me la cambean, como decimos por allá. El nuevo giro que quieren dar es que vienen Wikileaks del PRD, como si un mal justifica otro mal. Mejor aceptar la realidad de que metieron la pata. De todas maneras eso está oficialmente permitido en este gobierno. Lo que no se permite oficialmente es meter la mano. La noticia anticipando los Wikileaks del PRD, que creo es cierta, tendrá a muchos ingiriendo Lomotil y Tafil a puñados.

Si alguna vez tuve dudas de que somos un país surrealista, las perdí con el tema de jours: las quejas sobre el Metro Bus.   Solo tenían horas de estar circulando cuando ya abundaban quejas. Hay más quejas que elogios. Ahora resulta ser que para muchos los Diablos Rojos eran lo máximo.    Abundan los comentarios a favor de los Diablos Rojos: que los Metro Bus son más caros; que en los Diablos Rojos iba más gente sentada; que se podía dormir, porque los respaldares era más altos; que se podía subir y bajar por la misma puerta y donde nos venía en ganas.    Otras quejas de los metro buses son que el aire acondicionado no funciona (¿funcionaban en los Diablos Rojos?); que hay que caminar mucho por la ubicación de las paradas, que opera el sistema de que “entre que caben 100”,  que los asientos son incómodos: que hay que ir parados, etc., etc.

¿Devolvemos los metro buses a Colombia, donde sí saben usarlos?

 

*

<> Este artículo se publicó el  31  de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Metro Bus cuenta con estrictos protocolos de seguridad

Reproducimos el reportaje de…
JENNIE  GONZALEZ 


– Para protección de los usuarios –

  • Los buses tienen sofisticados dispositivos: extintores, rociadores y salidas adecuadas para emergencia.
  • Se realizan inspecciones constantes y un estricto plan de mantenimiento.
  • Pasajeros tienen un seguro de asiento.

Los autobuses que utiliza el nuevo sistema masivo de transporte urbano de la ciudad de Panamá, Metro Bus, cuentan con sofisticados y modernos sistemas para la atención de emergencias y así garantizar la seguridad de los usuarios, de acuerdo al ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu.

“Todos los conductores de Metro Bus han sido entrenados en el manejo de emergencias para apegarse al protocolo de seguridad que cumple con lo exigido en los estándares internacionales para este tipo de vehículos. Además, los buses tienen dos salidas muy amplias, cuyas puertas están programadas para abrirse completamente en caso de una emergencia, facilitando el desalojo rápido de los pasajeros. Estas puertas pueden ser abiertas desde afuera o dentro del vehículo”, explicó el Ministro.

“Los buses tienen un equipo electrónico que restringe la velocidad a 60 kilómetros por hora. El motor debe estar aislado contra el ruido, calor y gases. Los aislantes deben ser de poliuretano o lana mineral comprimida de alta densidad y poseer un sistema de extintores que apague automáticamente cualquier incendio que se de en el motor”, añadió.

En casos de incendio en el interior de la carrocería, según el Ministro, los vehículos cuentan con extintores ubicados en diferentes lugares de fácil acceso que están claramente señalados; además tienen un sistema de rociadores de agua, y de ser necesario, hay posibilidades de salir por las ventanas, las cuales al ser tan amplias permiten que varias personas abandonen el vehículo a la vez. Las carrocerías están reforzadas para evitar daños mayores a los pasajeros en caso de vuelco.

Los pasajeros que utilizan el Metro Bus tienen un seguro de asiento de hasta 10 mil balboas, además de un seguro de daños a terceros de 250 mil balboas.

Papadimitriu dijo que a todos los buses se les lleva un plan de mantenimiento continuo, que es ejecutado por mecánicos profesionales, entrenados por los fabricantes y utilizan las refacciones establecidas por éstos para evitar el deterioro de las unidades rodantes. También se realizan inspecciones constantes para verificar la condición mecánica de los buses.

Metro Bus es un sistema diseñado tomando en cuenta las normas de seguridad establecidas en los protocolos internacionales para la seguridad de los pasajeros.

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !

<> Reproducido de reportaje publicado el 17 de enero de 2011 a las 15:54 en nuestro muro en Facebook por la autora,   a quien damos todo el crédito que le corresponde.

El Metro Bus y la falta de planificación

La opinión de…

Gilza Leonor Córdoba Remón

Hace décadas, estudios elaborados por especialistas en urbanismo vaticinaban que se iba a dar la congestión vehicular que hoy ocurre.   Ni los gobernantes de entonces ni los gobernantes deahora han llevado a cabo una planificación debida a los asuntos relacionados con el transporte en la ciudad capital.

La planificación es una herramienta necesaria en cualquier gestión administrativa que busque ejecutarse con éxito, y la ejecución efectiva de esta labor nos permitiría estar mejor preparados para afrontar situaciones emergentes y evitaría futuros problemas al tratar el tema del transporte. Dentro de este proceso, deben considerarse todas aquellas variables que posiblemente puedan afectar la consecución de la meta y objetivos a lograr.

Siendo el problema del transporte público un pescado con muchas espinas, según lo veríamos gráficamente en un diagrama de Ishikawa o diagrama causa–efecto, me resulta sorprendente ver cómo el actual gobierno –que gusta de ejecutar grandes proyectos, según la manera descrita en El Príncipe, de Maquiavelo, para ganar a sus súbditos–, ha ignorado las consideraciones obligatorias de atender, que hasta para aquellos que no somos expertos en el tema del transporte urbano, pero que hemos sufrido en carne propia por causa del problema, saltan a la vista.

Asuntos tales como la cantidad de vehículos que transitan en las horas pico por estrechas calles y avenidas, con graves consecuencias como pérdida de tiempo y dinero, mientras aumenta el estrés o la contaminación ambiental por las emisiones de carbono; modificaciones en las rutas para que se logren cubrir la mayor cantidad de trayectos; la eficiencia del uso del transporte público sobre el particular; los costos económicos asociados a la construcción planificada de aceras, calles, túneles, autopistas, etc., entre muchos otros. Asuntos que, de ser tratados de forma correcta, serían una sólida plataforma para colocar a Panamá en un sitial definitivo y más seguro hacia el progreso.

Considero que aun con las mejoras que representa la implementación de este nuevo sistema de transporte que cierra un lamentable capítulo de muertes causadas por regatas y fallas mecánicas de los diablos rojos, el mismo es una respuesta a medias que el Gobierno ha querido dar a este problema que nos afecta a todos los panameños, no es la solución mejor trabajada y con proyección que todos esperamos. Faltan políticas sobre las formas en que nos trasladamos en una ciudad que continuará creciendo demográficamente, según se prevé.

Dentro de algún tiempo nos veremos obligados a ejecutar proyectos mejor planificados, que incluyan el mayor número de variables sobre las que podamos actuar para lograr un cambio verdaderamente positivo y no una solución que se queda corta para resolver un asunto de tal magnitud.

<>
Este artículo se publicó el 10  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  odo el crédito que les corresponde.

De pinchazos procuradores, Metro Bus y sobresaltos

La opinión de…

Eudoro Jaén Esquivel

Los panameños vivimos de sobresalto en sobresalto. No pasa una semana sin un escándalo nuevo. No es mera coincidencia que los medicamentos que más se agotan en nuestras farmacias son Lomotil y Tafil.

Me remito a los escándalos más recientes, pues si empiezo desde el comienzo no tendré espacio.   Empezamos con el escándalo de una avioneta “iguanando” en un potrero de Los Santos que destapó el tema de la penetración del narcotráfico en el Ministerio Publico, lo que a su vez motivó la salida del Procurador encargado o suplente (nunca llegué a entender cuál era su verdadero título) a quien, en mi concepto, le cayó injustificadamente la teja y se convirtió en la oveja de sacrificio.    Ahora se nombra a otro “de confianza” (esta vez, la primera opción “de confianza”, no llegó a home).   El tema no se ha agotado.    Creo que apenas toma fuerza y con las promesas de “limpieza”, del nuevo Procu, continuará siendo el tema para rato.

De repente, desde la madre patria, el diario El País destapa otro tamal criollo con aquello de la solicitud de ayuda para “pinchar” que a los gringos no les supo bien y, por justa razón, (no “justa causa”).  Los gringos de The New York Times, a quienes no le falta maldad, ahondan sobre el tema, incluyendo el mensaje subliminal de poner una foto del jefe entre dos gobernantes africanos con problemas de relación con la DEA. El temita de la solicitud de ayuda de la DEA para “pinchar” ha puesto a los spin doctors del Gobierno a trabajar sobretiempo, buscando cómo enterrar la noticia o darle otro giro, hasta ahora sin mucho éxito. Nos toman por tontos con los argumentos que usan, pero somos un pueblo sabio.

Eso de que la gringa no gustaba del jefe y todo fue su revancha, porque “la pararon firme”, me la cambean, como decimos por allá. El nuevo giro que quieren dar es que vienen Wikileaks del PRD, como si un mal justifica otro mal.   Mejor aceptar la realidad de que metieron la pata.   De todas maneras eso está oficialmente permitido en este gobierno. Lo que no se permite oficialmente es meter la mano. La noticia anticipando los Wikileaks del PRD, que creo es cierta, tendrá a muchos ingiriendo Lomotil y Tafil a puñados.

Si alguna vez tuve dudas de que somos un país surrealista, las perdí con el tema de jours: las quejas sobre el Metro Bus. Solo tenían horas de estar circulando cuando ya abundaban quejas. Hay más quejas que elogios. Ahora resulta ser que para muchos los Diablos Rojos eran lo máximo. Abundan los comentarios a favor de los Diablos Rojos: que los Metro Bus son más caros; que en los Diablos Rojos iba más gente sentada; que se podía dormir, porque los respaldares era más altos; que se podía subir y bajar por la misma puerta y donde nos venía en ganas. Otras quejas de los metro buses son que el aire acondicionado no funciona (¿funcionaban en los Diablos Rojos?); que hay que caminar mucho por la ubicación de las paradas, que opera el sistema de que “entre que caben 100”, que los asientos son incómodos: que hay que ir parados, etc., etc.

¿Devolvemos los metro buses a Colombia, donde sí saben usarlos?

<>
Este artículo se publicó el 1 de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.