El 14 de septiembre de 1977 (1)

La opinión del Embajador de Panamá en Nicaragua…

Olimpo A. Sáez M.

Este 14 de septiembre se cumplen 33 años de la reunión que los estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá logramos realizar con el General Omar Torrijos Herrera, luego de la imposición de los Tratados del Canal de 1977; del anuncio oficial por parte del General Torrijos el 1 de septiembre de que ya teníamos los tratados, del 7 de septiembre cuando Torrijos sorpresivamente se marcha a la OEA en Washington a firmar los Tratados, sin que los panameños conociéramos el contenido de los mismos y declarara que el Istmo de Panamá y su Canal estaban bajo el Paraguas del Pentágono y luego a su regreso de los Estados Unidos de América el 9 de septiembre, reunidos en la Plaza 5 de Mayo, ordenara que el Plebiscito Canalero se efectuara el 23 de octubre de ese año;  lo que se convirtió en 45 días, para que los panameños estudiáramos, reflexionáramos sobre un complicado texto en inglés, traducido a la carrera en Panamá. Días de angustias para un Plazo Criminal como se le llamó a aquella fecha.

¿Cómo se logró esta entrevista, entre el General Torrijos y el estudiantado opositor a su gobierno, que liderizaba sin lugar a dudas, la Facultad de Derecho y sus variados grupos, que constantemente vivíamos en un corto circuito ideológico, político y estratégico?

Recordar esos días, no nos hará daño, luego de estos 33 años de su realización y como datos para una historia no escrita sobre La Batalla de los Tratados de 1977.

El 7 de septiembre de 1977, los estudiantes de Derecho, nos lanzamos a las calles para protestar por la firma de los Tratados del Canal que en ese momento, en la sede de la OEA, firmaban Jimmy Carter, Presidente de los EE.UU. y el General Torrijos como líder máximo de Panamá.

La protesta, fue disuelta por la Guardia Nacional quien nos atacó de frente y por la espalda muy cerca de la Iglesia del Carmen, con la detención de más de 50 estudiantes.

Los amigos Miguel Vanegas, Jorge Flores y el que escribe, fuimos a reunirnos con el Rector Eligio Salas, ese mismo día, para abogar por la libertad de los detenidos y de paso le planteamos la necesidad que el debate canalero tuviera amplias garantías de libertades públicas y de respeto a la oposición.

Le prevenimos que el General Torrijos y su Gobierno se corrían el chance, de ensangrentar el país con la represión a la oposición estudiantil. El Licenciado Salas ex dirigente estudiantil de la UEU nos escuchó atentamente, sabía lo que le estábamos planteando.

Yo le propuse entonces organizar una reunión con General Torrijos y nos pidió que fueran todos los grupos opositores a los tratados. No le dimos garantía de ello, el Circulo Camilo Torres, garantizaba su asistencia con grupos independientes. Se comprometió a provocar la reunión.

Ni yo había iniciado la ronda de exploración sobre esta reunión con los grupos estudiantiles en especial el Guaykucho y el FER-29, habida cuenta del “sectarismo reinante” y el “vanguardismo revolucionario” que no salía del discurso incendiario, ni el Rector Salas daba noticias de la reunión.

En la madrugada del 14 de septiembre de 1977 suena el teléfono a eso de las 5 de la mañana y el Rector Salas me informaba que el General Torrijos nos recibiría a las 9 de la mañana en el Hotel Holiday Inn y que por favor fuéramos puntuales. Le informé que no podía garantizar la presencia de todos los grupos ni la llegada puntual.

Como diría un campesino nuestro, quedé “turulato” con la llamada. ¿Qué hacer en estas circunstancias? Llamé a Guillermo Ríos, Ernesto Muñoz, Rolando Marcos Hermoso, Daniel Arias, Jorge Flores, Miguel Vanegas y otros que la memoria se niega a recordar, para que nos reuniéramos inmediatamente en la Facultad de Derecho y organizáramos una estrategia para convencer a los distintos grupos estudiantiles de aprovechar la oportunidad de plantearle al General Omar Torrijos la necesidad de un debate amplio y democrático.

Primeramente cité al Presidente del CED, amigo Alberto Almanza y a Rafael Zúniga, luego a sus aliados del CED, la Liga Socialista Revolucionaria, Quico Jaramillo y Nelita Fernández todos aceptaron la propuesta. Almanza me planteó la necesidad de una Asamblea Estudiantil con los diurnos de la Facultad para que nos dieran la autorización. No me opuse, pero sabía lo que significaría esta asamblea húngara. Luego recurrí a los dirigentes del FER-29 y al Guaykucho, les hablé de la reunión con Torrijos. Todos en el fondo con una gran reserva, creyendo que era una trampa, consultarían con su grupo. En un pedazo de papel escribí las peticiones de llegar a darse la reunión.

(Segunda entrega y final continúa mañana).

*El autor fue fundador del Círculo Camilo Torres (CCT) y expresidente del Centro de Estudiantes de Derecho (CED) de la Universidad de Panamá.

<> Artículo publicado el 14 de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: