Las barricadas de la Navidad de 1989

**

La opinión del actual Embajador de Panamá en Nicaragua…

Olimpo A. Sáez M.

El 20 de diciembre de 1989, las tropas de los Estados Unidos entraban al Chorrillo y atacaban al Cuartel Central. Esa mañana el amigo Miguel Vanegas me llamaba por el teléfono para comentarme que el Canal 8 y una emisora que funcionaba en la Zona del Canal transmitían unos mensajes en español, pidiendo apoyo a la población para el Gobierno del Presidente Endara y que él consideraba ofensivo que un puertorriqueño lo hiciera en vez de los mismos panameños. ¿Qué podíamos hacer me preguntó? Le dije que lo único por hacer era tomarnos una emisora con cadena nacional e iniciar una campaña nacional de apoyo al Gobierno del Presidente Endara. La dificultad de esta toma, era que no sabíamos nada de radio para echarla a andar. Más le dije que podíamos tratar de conversar con unos amigos que nos ayudaran en dicha acción.

Fuimos a visitar a Chito Montenegro y luego de una conversación al respecto llamamos a Lerroy Hubarb Joseph, conocedor de la materia, lo mismo que al difunto Juan Barrera Salamanca. Con éste, dispusimos, visitar en su casa de Carrasquilla a Ramón Pereira Hijo, en ese entonces propietario de la emisora Radio Mía. Juan Barrera era su amigo. Luego de una corta conversación Ramoncito Pereira le entregó el cristal de la emisora a Barrera Salamanca y se dispuso llamar al amigo Laguna, locutor de esta emisora para que nos acompañara a las transmisiones que íbamos a realizar. Así, cristal en mano, ocupamos pacíficamente Radio Mía. Miguel Vanegas llegó con dos Ak47 abandonadas y recogidas frente a la Iglesia Guadalupe para defendernos de los Batalloneros que estaban anárquicamente tratando de huir o de hacerle frente a los soldados norteamericanos atrincherados en varias partes de la ciudad. Los viejos gritos de Ni un paso atrás!!! del Estado Mayor de Noriega ya no se escuchaban y la Operación Cutarra del Comandante Benjamín Colamarco deambulaba por los barrios sin destino fijo ni cierto.

Para ese día y los siguientes, El Saqueo, propiciado por los batalloneros en la idea de que las tropas norteamericanas saldrían a defender al comercio y se provocaría un enfrentamiento de sangre, muertos y heridos entre la población y los soldados de USA, propiciaron las mejores navidades para miles de panameños que se dedicaron a la tarea de saquear todo lo que se pudo. Los soldados gringos observaron El Saqueo, sin pestañar. La anarquía social se había adueñado de la ciudad capitalina.

Atrincherados en Radio Mía, organizamos una programación de 24 horas que llamamos Rardio Cadena Civilista, desde donde apoyamos al Gobierno recién instalado de Endara, Arias Calderón y Ford, llamamos a los batalloneros y policías a abandonar la violencia y sumarse al Gobierno Civilista y Democrático, surgido de las urnas del 10 de mayo de ese mismo año. Igualmente se iniciaron las denuncias de los ciudadanos vía telefónica de las incursiones de los batalloneros en barrios y calles de la ciudad. Vista la magnitud de las denuncias, la anarquía reinante, la falta de seguridad iniciamos una campaña radial para que los ciudadanos levantaran barriadas en los barrios y calles de la ciudad. Con ello también queríamos inmovilizar a los batalloneros. La campaña dio resultados, en pocas horas la ciudad se había llenado de trincheras con ciudadanos armados con revólveres, machetes y palos. Se quería evitar enfrentamientos entre ellos y los soldados de USA, que pudieran provocar muertos y heridos entre la población indefensa.

Lerroy, Barrera Salamanca, Chito Montenegro, Miguel Vanegas, Jorge Flores y el que escribe esta columna, nos dedicamos en esas navidades, en el año nuevo y los días siguientes, día y noche, a propiciar todo el apoyo ciudadano al nuevo Gobierno, a orientar a la ciudadanía sobre la situación reinante y a denunciar los escondites de armas que recibíamos de los ciudadanos vía telefónica.

Apoyando y acuerpando la toma pacífica de Radio Mía, nos acompañaron José Moreno, Julio Lobón, Guillermo Ríos V., Alejandro Garrido, Rolando Marcos Hermoso, el difunto Payo, Alfonso Saldaña, Vasco Rincón y el locutor Laguna, que sin recibir un medio de salario, estuvo en los controles de la emisora durante todos esos días. De los políticos que se acercaron a solidarizarse con nosotros solo aparecieron Chinchorro Carles, Leonidas Aragón y Gonzálo Menéndez Franco. Días después, siguiendo el ejemplo nuestro, éste y Bucho Pinzón se tomaban Radio Soberana, perteneciente a Toti Suarez. Navidades con Barricadas…

*
<>Artículo publicado el  22 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: