El imperio le saca la tabla a Martinelli

La opinión del periodista y docente universitario…


GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

Una vez más se ha comprobado que los Estados Unidos no tienen amigos, sino intereses. Cuando algún gobernante de un país que se maneja dentro de su órbita de influencia se muestra renuente a acatar ciegamente los mandatos de Washington ‘le sacan la tabla’, como se dice popularmente. Entonces emprenden una campaña de desprestigio contra el ‘rebelde’ hasta obligarlo a entrar al redil y de no hacerlo, ponen en acción medidas extremas como las aplicadas a varios presidentes derrocados.

Algunos panameños ilusos se preguntarán ¿por qué el imperio norteamericano sigue penetrando en nuestros problemas?   Pues, sencillo, es porque olvidan las enmiendas que contienen los tratados del Canal, que hicieron expresar al general Omar Torrijos: ‘seguimos bajo el paraguas del Pentágono’.   Ahí están los ejemplos tan lamentables como la invasión de diciembre de 1989 y muchas otras intromisiones en los asuntos nacionales como el más reciente, las quejas por la perdida de la licitación para la ampliación del canal por parte de la compañía gringa Betchtel.

En esta ocasión, la ex embajadora estadounidense Bárbara Stephenson, ha denunciado que el presidente Ricardo Martinelli le solicitó cooperación para establecer un sistema de escuchas telefónica con la finalidad de protegerse contra la corrupción y de amenazas de los que conspiran con desestabilizar su gobierno.

Los panameños se han preguntado: ¿Por qué surge esa campaña virulenta contra el mandatario panameño? ¿Por qué esa desconfianza, si al principio los Estados Unidos favorecieron la elección de Martinelli porque era considerado ‘su presidente’ por ser de derecha y porque serviría de contra preso a la acción antinorteamericana del presidente socialista Hugo Chávez?

De los norteamericanos se puede esperar cualquier acción que vaya en contra de nuestra soberanía y libre determinación. Recordemos algunos hechos que reflejan claramente los procedimientos arbitrarios de algunos acontecimientos que hacen evidentes los procedimientos impuesto por los mismo EE.UU en los casos como Watergate, la invasión fallida de Bahía de Cochinos, la Guerra del Golfo, la invasión a Panamá, la guerra de Vietnam, la sangrienta guerra de Afganistán (que aún continua) , el derrocamiento de Zelaya y los intentos por derrocar a Chávez, Correa y Evo Morales.

Hay que tener mucho cuidado cuando se le hala la cadena al mono que no sea muy fuerte, como dijera un político estadounidense.  La CIA y el departamento de Estado nos vigilan. Duermen con un ojo cerrado y otro abierto.

*

<> Artículo publicado el 29  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: