La pesadilla en la crisis del agua

La opinión del Periodista y Docente Universitario…

GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

La incomprensible demora en resolver el problema del agua pone en evidencia la incapacidad manifiesta del personal técnico y administrativo del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN). Hace más de un mes que se suscitó el problema de las inundaciones como consecuencia de la inclemencia del tiempo afectando a miles de familias, siembras, viviendas y es inaceptable que hasta el momento la situación sigue afectando seriamente a todos los que residimos en distrito capital.

¿Están esperando que se desaten epidemias de diarreas, cólera, serias infecciones de la piel y enfermedades estomacales que podrían derivar en complicaciones que luego sería difícil controlar?

El pueblo ya no resiste más, clama al señor presidente de la República que intervenga y de una manera inmediata y radical ante la pesadilla que estamos sufriendo. Si hay que reemplazar al director del IDAAN y al equipo de técnicos que no han podido resolver el problema del suministro irregular del agua, entonces que proceda sin contemplaciones porque primero está el bienestar de la ciudadanía y la preservación de la salud. Y tal como están las cosas, nos avocamos a un desmejoramiento en nuestro nivel de vida, y serios trastornos que atentan contra la estabilidad del país.

La industria está en parte paralizada, las fábricas de bebidas y los restaurantes han cesado su producción, los trabajadores faltan a sus labores por falta del líquido vital y se está alejando al turismo porque ¿Quién desea venir a nuestro país? Cuando las agencias de viajes en el extranjero les dicen que no hay agua en Panamá.

Ante esta situación, se hace imperativo que se suspendan los carnavales de la capital, ya que la falta de agua o el suministro irregular de la misma podría desatar epidemias, como el cólera entre otras enfermedades. Muy bien, se puede esperar hasta los carnavales del año siguiente cuando se solucionado el problema.

Han querido culpar al río Chagres, al Bayano, al Lago Alajuela, etc. Cuando esto podría haberse evitado, al menos en menor proporción de la forma que ocurrió si hubiesen tomado medidas de contingencia. Es más destituyeron a los mejores técnicos del IDAAN ¿Que le parese?

Ya se tenían informes de que esa región tradicionalmente inundable provocaría un desastre de mayores proporciones a las que han ocurrido anteriormente, pero por la incapacidad de los directivos del IDAAN, no hicieron caso a estos anuncios. Ahí tenemos las consecuencias.

*

<> Artículo publicado el 19  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: