Paternalismo o justicia social

*

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez

Dentro de poco se conmemorará el natalicio del General Torrijos. Quiero aprovechar esta ocasión para recordar un incidente acaecido hace 30 años cuando caminábamos junto al recordado “Titi” Alvarado,   las montañas de la serranía chiricana y veragüense, encargados de la parte sanitaria del Proyecto Soloy, donde tuvimos el privilegio de asistir a una reunión entre el General Omar Torrijos y los líderes de aquellos grupos de indígenas.
El General les enumeró a todos los presentes, las decenas de proyectos y actividades que él planeaba realizar como propuestas de su proceso revolucionario, y cuando terminó de expresar lo que realmente sentía, la mano sudorosa de un cacique guaymie le solicitó la oportunidad de hablar.
Este autóctono dirigente, perteneciente a uno de los sub grupos nacionales en donde la desnutrición, la diarrea, la bronconeumonía, la pobreza y el analfabetismo no son estadísticas, si no personas de carne y hueso, agradeció las promesas de Omar, expresándole que él no dudaba que todo esto se concretaría en el futuro mediato.

Pero este cacique también nos regaló una frase al final de su intervención, que jamás he podido olvidar y fue la siguiente, “pero General, nuestro pueblo tiene hambre, y hambre quiere hoy, hambre no quiere mañana”.

No cabe duda que la educación y la formación técnica y profesional son las lámparas de Aladino modernas, que pueden transformar a un paria en una persona que llene el sentido de su vida plenamente, pero mientras se prepara para alcanzar esa potencialidad, el Estado debe protegerlo y atender de manera que satisfaga todas sus necesidades vitales.   No puede ser justo que mientras unos pocos se están enfermando de congestión en este país, muchos de los que constituyen el 40% de nuestra población se sigan muriendo por desnutrición, diarreas por falta de agua potable y bronconeumonías por déficit en la atención médica.

Toda la clase media y baja de nuestro pueblo está a la espera de que las riquezas del tan notorio desarrollo turístico, bancario, inmobiliario y de infraestructuras públicas (canal, autopistas, cinta costera, hidroeléctricas, etc. ) que se ha vivido en el pasado decenio les alcance finalmente, para poder aspirar a llenar el sentido pleno de sus vidas.    No la de los que nacen sabiendo que serán, (Costa del Este, Punta Paitilla, Barco y Mala ) si no de los que aún siguen naciendo, creciendo, reproduciéndose y muriendo sin saber qué han sido (20% en miseria y 40% en pobreza de nuestros barrios marginales y las diferentes comarcas).

Por eso cada vez que se implementan planes (becas, bonos, auxilios, agua, electricidad y ahora gas) para redistribuir la inmensa riqueza que se genera en el país entre los menos privilegiados, recuerdo las palabras profundas del cacique guaymie.

*
<>Artículo publicado el 22  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.  El resaltado es del editor.

La memoria histórica

La opinión de…

Ramón Moreno

Se ha puesto de moda lo de retrotraer el pasado al presente, para indemnizar a los que se considera víctimas de diversos acontecimientos históricos, y llevar a la picota a los que se considera victimarios.

En Iberoamérica, apoyados por muchos intelectuales de toda procedencia, se ha establecido un tribunal virtual que ha condenado, incluso por genocidio, a los colonizadores de nuestro continente. Varios de estos jueces han llegado a afirmar que las civilizaciones de mayas, aztecas e incas eran en muchos aspectos superiores a la de los españoles.    Incluso ha habido quien ha preguntado ¿quién descubrió a quién?

Vázquez Real nos dice “obviamente, Europa, la más avanzada de la época, encontró, porque sus barcos y sus instrumentos se lo permitían, a otra parte de la humanidad, más atrasada, que no hubiese podido hacer un viaje en dirección contraria”.

Hay que admitir que estos jueces, por su apasionada simpatía por los indígenas, no han querido admitir este hecho evidente. En las civilizaciones precolombinas ni siquiera se conocía la rueda, y menos aún la brújula.

Por otro lado, se pintan los pueblos precolombinos como si hubieran sido un modelo de convivencia social, pero lo cierto es que vivían en permanente guerra, lo que explica la relativa facilidad con que Hernán Cortés conquistó México y Pizarro, al Perú.   Y la crueldad de las tribus victoriosas con los vencidos no tenía límites.

En una de estas guerras, la de los tepanecas con los aztecas, “casi todos los guerreros tepanecas fueron masacrados o tomados para sacrificios. Tlacael, sobrino del rey Izcatl, estaba fascinado por el poder del sacrificio humano”.   Claro que esto no justifica la crueldad y brutalidad con que muchas veces actuaron los conquistadores.

Alegar que los colonizadores no aportaron nada bueno, raya en el absurdo.   Se cae de su peso que nos trajeron el idioma, vehículo de la ciencia y de la técnica, la imprenta, etc.   Aquí en mi biblioteca, tengo una copia de un incunable del siglo XVI, impreso en una imprenta de México en 1587: Instrvcion Navtica, Para el Bvuen Vso y regimiento de las Naos, su traca y gouierno conforme a la altura de México.

Este libro no sólo enseña cómo se hacen las naves, sino que contiene enseñanzas relativas al Sol, la Luna y a las estrellas que permitían al marino orientarse en el océano. Tiene una tabla de la declinación del Sol día por día que coincide admirablemente con las de hoy día.

Que un libro así se editara en México en ese tiempo es indicativo de que ya había una población considerable de gente instruida, y no precisamente solo de españoles pues el mestizaje era generalizado. Los frailes y curas católicos, tan denigrados ahora, fueron los que llevaron la educación a niveles superiores en las colonias: La Real y Pontificia Universidad de San Marcos en Lima 1551, la de San Pablo en México en el mismo año, el Colegio Real para los hijos de los caciques, etc.

A nuestros indígenas, que los 12 de octubre se sienten de duelo y exigen ser reconocidos como propietarios de estas tierras en que vivimos, conviene preguntarles ¿y dónde quedamos nosotros los que no somos indígenas?   Con todo el respeto que nos merecen los indígenas, no son precisamente un buen ejemplo para ayudar al desarrollo del país.

Como lo atestiguan todos los que han visitado sus comarcas, los hombres no se distinguen precisamente por ser muy trabajadores, delegando en sus mujeres las tareas más duras (los más fuertes tienen verdaderos serrallos). Deberían aprender de los campesinos santeños, herreranos, etc., que emigran a tierras baldías dentro de sus comarcas, de como se trabaja la tierra y se la hace productiva, en vez de estar haciéndoles la guerra y hostilizándolos.

*

<> Este artículo se publicó el 4  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Beca universal, Escuela El Silencio

La opinión del Periodista y Relacionista Público de la AMP…

VALERIO ABREGO JIMENEZ

El pasado 24 de agosto, cuando el gobierno nacional en pleno se trasladó a Bocas del Toro, para hacer la entrega de la Beca Universal a más de 83000 estudiantes, incluyendo la Comarca Ngäbe Buglé, con un monto cercano a los 7 millones de dólares,  fue motivo de mucha satisfacción haber tenido el privilegio de participar activamente en esta entrega, acompañando al administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, Roberto Linares, quien fue designado como ‘Padrino de la Escuela El Silencio’, ubicada en Changuinola.

Los cerca de 300 estudiantes, con una gran alegría y profunda emoción, asistieron puntualmente, acompañados de sus padres y otros con algún familiar cercano para recibir sus cheques de 80 dólares, siendo un aporte para una comunidad de escasos recursos, verdaderamente significativa.

Los niños con sus educadores prepararon todo un rico acto cultural con bailes de los grupos indígenas ngäbes, nasos, buglés y expresiones diversas de la región, como una muestra humilde, pero grandiosa del agradecimiento por esta acción del gobierno nacional de llevarles un pequeño estímulo para incentivarlos en su educación.

La directora de la escuela, Manuela Herrera, no tenía palabras para expresar su gratitud por todo el despliegue que hicieron personal del Ifarhu, el Meduca, la AMP, la fuerza pública y la propia comunidad que se involucró entusiasta ante un ‘histórico’ evento, como fue calificada esta masiva entrega de becas a la juventud estudiosa.

El momento fue oportuno para que la AMP, con su grupo de amigos y colaboradores como la gobernadora de Chiriquí, Aixa Santamaría;  la Coordinadora de la AMP en Chiriquí, Digna Lizondro;  el Administrador Linares y muchas otras personas hicieran posible una maravillosa sorpresa para los niños y para la escuela con obsequios como bicicletas, implementos deportivos, útiles escolares, bolsas de comida, un equipo de sonido, un congelador y un delicioso brindis para todos los asistentes.   Fue sin duda un día memorable para todos los que de una u otra forma fuimos parte de esta gran actividad.

Veinte dólares mensuales, quizás para muchos de nosotros no tengan tanta relevancia, sin embargo, para una comunidad pobre como ‘El Silencio’, para los estudiantes y sus familiares, hace una interesante diferencia cuando no se recibe medio alguno o sencillamente no se tienen ingresos.

Este aporte del gobierno nacional, como una promesa cumplida del presidente Ricardo Martinelli, llenó de esperanzas a los niños de la Escuela El Silencio, así como llenará de esperanzas a todos los niños de nuestras escuelas públicas y algunas particulares que en el resto del país recibirán sus 20 dólares mensuales, por el esfuerzo que a diario hacen para estudiar.

En mi vida de estudiante primario, secundario y universitario tuve el privilegio de ser becario del Ifarhu.   En la escuela primaria y secundaria, Escuela de Lechoza y Escuela Secundaria de Finca Blanco, respectivamente, en las fincas bananeras de Barú, Chiriquí, cuando recibía el pago de mi beca, el mismo era esperado no solo por mí, sino por toda mi familia.

Y eso era así, porque esa beca no solo era para mis gastos escolares, sino que también, bajo la administración de mi mamá, parte de ese recurso servía para comprar alimentos y otros enseres necesarios para la casa.   Ese pago, aunque humilde, que recibía del Ifarhu, se constituyó durante mis años de estudios en un apoyo valioso para mi familia y un estímulo indiscutible para seguir estudiando y procurando alcanzar mi meta de llegar a ser un día un profesional.

Puedo entonces decir con propiedad que esta Beca Universal tiene un extraordinario valor, porque llega a quienes más lo necesitan y estoy seguro de que servirá de inspiración para que muchos de nuestros niños y jóvenes tengan otra perspectiva del estudio y miren con entusiasmo el horizonte, con fe y esperanza en un mejor porvenir.

Saludos a los niños de la Escuela El Silencio, saludos a los padres de familia, saludos a los miles de educadores que también vivieron la emoción y alegría de sus estudiantes en el recibimiento de esta Beca Universal; en fin, saludos a todos los niños estudiosos de mi país por la bendición recibida y confiamos en que esta iniciativa del gobierno nacional tendrá un impacto tangible en el futuro de nuestros profesionales de todos los rincones de nuestro suelo patrio.

<>  Este artículo se publicó el 18  de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

La banca de la sabiduría

La opinión de…

Paco Gómez Nadal


Tenemos un día para casi cualquier cosa. El colectivo o la realidad que no tiene un día mundial es como si no existiera. Pero es razonable, un juego ancestral como el del cumpleaños, la boda o el bautizo… un ritual, un punto de inflexión en el que recordamos que somos gente, o que somos gente junto a otra gente o que la etiqueta bajo la cual nos clasifica esta humanidad de gesto torcido tiene algún sentido más allá de la clasificación en el archivador de la variedad humana.

Acaba de pasar el día de los pueblos originarios, el día de una minoría que alguna vez fue lo único y que luego fue aplastada, excluida o ignorada por los mezclados como yo, por los que parecemos tener patente de corso, la arrogancia agazapada tras los párpados y alma forrada de acero.

No quiero hoy discutir sobre el nombre (indígena, originario, aborigen…), ni sobre los defectos que arrastran los pueblos originarios que no pueden ser más perfectos que el resto de los humanos. Más bien, escribo para reconocer lo que nunca he puesto en palabras, mi suerte, mi privilegio: el de haber podido estar cerca y el de haber bajado las prevenciones para escuchar, ver y aprender.

No voy a caer en el juego del “buen salvaje” al que algunos europeos como yo entraron de cabeza con mala conciencia y peor autoestima. Yo he aprendido y mucho de los pueblos originarios de esta América donde la sangre ha sido batida para crear otra raza hermosa que es la del mestizaje, si no la raza cósmica de Vasconcelos si la utopía del encuentro, del anacionalismo, de construir algún día –ya que ahora es una ficción política o una categoría de biblioteca- una Latinoamérica plural y sin más fronteras que las de los jardines particulares.

Mi primer contacto con pueblos indígenas fue ya hace 14 años y pasito a pasito me fui acercando como el invitado que se sabe intruso y el heredero de una fortuna manchada de sangre que carga con la responsabilidad de lo hecho por sus antepasados, pero no con la culpa de lo que él no hizo.

La mayor lección de acercamiento me la dio Víctor, un cacique Uitoto de la Amazonía colombiana. Me hizo trabajar jornadas enteras junto a él y a su familia en la construcción sagrada de una sagrada Maloka. Hablaba poco pero me miraba mucho y preguntaba (esa sabia forma de aprender si se tiene la capacidad de escuchar las respuestas).

Varios días después consideró que ya éramos gente lista para hablar y nos sentamos en una diminuta dependencia fría y luminosa al tiempo. Me regaló la paz de su alma y los consejos de sus ancestros, tejidos en las noches de La Chorrera, su comunidad, al ritmo del mambeo de coca y el estruendo de la noche callada.

Víctor fue quizá el que me invitó por primera vez a tomar asiento en la banca de la sabiduría, esa donde indígenas y no indígenas debemos reconciliarnos y compartir saberes y desconocimientos. Fue el primero de muchos encuentros, con él, con sabios emberá, kunas, aruacos o nasos… qué más da. Los diferencian muchas cosas pero los acercan algunas raíces compartidas en sus cosmovisiones, esas que corren riesgo de perderse porque lo que las armas y la explotación no han logrado lo puede conseguir la televisión y el dinero.

De ese conocimiento precapitalista rescato varias enseñanzas. Un ser humano que camina hacia la coherencia debe lograr que lo que piensa no se modifique al pasarlo por el filtro de los sentimientos, debe verbalizarlo en palabra dulce y luego traducirlo en acciones coincidentes. Tarea titánica pero necesaria si queremos ser gente.

La libertad, me dijo una vez Víctor, es básicamente responsabilidad, la responsabilidad del amor, del amor al resto y por tanto respetar su libertad, la del otro, para, a través de ella, ser libres nosotros. Finalmente, me quedo con el temor a la plata como símbolo del egoísmo, de la acumulación, de la codicia individualista que nos aleja de nuestra comunidad de afinidad y nos vuelve perversos y peligrosos.

Qué raro suena este conocimiento tan básico al tiempo y tan escaso de encontrar en el mundo occidental. Si nos pasamos por estos filtros, la mayoría saldrá mal parada. Crecer no es tener más sino saber más, de uno y de los otros.

El día de los pueblos originarios debería servir para acercarnos todos y todas a la banca de la sabiduría y dejar de ver a las personas de estos pueblos como un fenómeno folclórico o exótico, o como personas con incapacidad que precisan de nuestra protección y conocimiento. Ser iguales es tan difícil que deberíamos conformarnos con ser equivalentes.

<>

Este artículo se publicó el 10 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El descubrimiento

“Aquellos ojos humanos que miraron esas aguas durante miles de años, ¿eran menos humanos?   Al iniciarse la destrucción de las poblaciones aborígenes y la imposición de las verdades de la cristiandad como instrumento de dominación ideológica, se debatió durante muchos años si los pueblos originarios del continente tenían alma o no. ” Ahondemos en este interesante artículo de opinión del distinguido jurista…

LUIS CALVO RODRÍGUEZ

Los primeros seres humanos llegaron a nuestro continente hace catorce mil años aproximadamente, según los estudios más conservadores, aunque es probable que hayan llegado mucho antes.

A partir de esos primeros pobladores se desarrollaron grandiosas civilizaciones, como los aztecas, olmecas y mayas en Norte y Centroamérica; o los incas y mapuches en el sur. Todos estos pueblos, que desarrollaron y sistematizaron conocimientos avanzados en diversas ramas de la ciencia, conocían la tierra que habitaban. Sí, la conocían, aunque parezca algo obvio, es necesario afirmarlo, pues hace dieciocho años se celebró con toda pompa, el ‘descubrimiento’ del continente por parte de los conquistadores europeos.

Se celebró el exterminio de poblaciones enteras, un genocidio no reconocido por la historia oficial, en el cual decenas de millones de seres humanos, descendientes de los primeros pobladores del continente, fueron asesinados por el hambre de oro y plata que impulsaba a los imperios europeos.

Esa historia escrita por los vencedores, empapada de sangre indígena, desconoce la categoría de seres humanos a los primeros pobladores del continente, desconoce el nivel de civilizaciones a aquellos pueblos, pues marca, por ejemplo, que el descubrimiento del denominado Mar del Sur se da con la llegada de los expedicionarios de Vasco Núñez de Balboa a sus costas en setiembre de 1513.

Aquellos ojos humanos que miraron esas aguas durante miles de años, ¿eran menos humanos?  Al iniciarse la destrucción de las poblaciones aborígenes y la imposición de las verdades de la cristiandad como instrumento de dominación ideológica, se debatió durante muchos años si los pueblos originarios del continente tenían alma o no. Este debate no era una cuestión puramente teológica, pues al concluir que no tenían alma, también se desprendía que los mismos no eran humanos, sino objetos, como fueron considerados los africanos secuestrados de sus tierras para servir como esclavos.

El racismo es siempre la negación del otro y en algunos tristes casos la negación de sí mismos, como es el caso de los mestizos que discriminan, sin saberlo, sus propios orígenes.   Esa negación lleva a la deshumanización, a la cosificación humana, que en última instancia lo que busca es justificar la explotación humana, busca dar razones a la marginación y la pobreza de un sector social o étnico, razones que dejen libre de culpa al sistema social, político y económico que realmente sustenta tantas injusticias.

Quedan pinceladas de estas concepciones retrogradas en el actual pensamiento dominante, las cuales podemos encontrar en el sistema educativo o en la forma como reprimieron brutalmente al valiente pueblo bocatoreño, con el cual se tuvo especial saña debido al grupo étnico mayoritario de los manifestantes o en el reciente anuncio de la celebración oficial por parte del gobierno nacional del descubrimiento del Océano Pacífico, como si aquellos ojos que guiaron a Balboa y que conocían ese mar desde mucho antes, no fuesen realmente humanos.

<>

Este artículo fue publicado el 3 de agosto de 2010 en el diario  La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Todos somos “indios”

La opinión de….

OLMEDO  BELUCHE  


El origen del vocablo “indio” surge de una equivocación de Cristóbal Colón, quien en sus cálculos pensó que había llegado a la India, en Asia. Pero posteriormente, los conquistadores y colonizadores españoles llamaron despectivamente “indio” a los originarios de este continente. Al decir “indio”, el conquistador y el encomendero pretendían negarle a los pueblos originarios sus verdaderas identidades particulares, negar que tenían “almas”, por lo cual se justificaba su despojo, saqueo y asesinato.

Decir “indio”, en general, pretende negar la cultura de los kunas, de los gnäbes-buglés, de los bri-bri, los nasos, los aztecas, los mayas, los incas o los aymaras, etc. Es decir, la expresión “indio” tiene un sentido racista emitida en boca de los usurpadores europeos y sus descendientes hasta nuestros días.

Por ello, es absolutamente inaceptable que un Ministro de Estado, delante del Presidente de la República, o un jefe de la Policía Nacional, se refieran a la mayor parte de la población del país, o a un sector de ella, como “indios narcotizados” o “indios borrachos”. En cualquier país civilizado y medianamente democrático, a un funcionario público que se exprese de esta manera se le pediría inmediatamente su renuncia. Porque los racistas existen de hecho, pero la moral pública, el derecho internacional y las constituciones políticas, incluida la nuestra, no aceptan que alguien que discrimine las personas por su origen étnico gobierne en nombre de una nación.

Sr. presidente de la República, Ricardo Martinelli, usted nos debe una disculpa a los huelguistas de las bananeras, a los habitantes de Bocas del Toro y a todos los panameños, porque funcionarios bajo su mando han proferido expresiones racistas que violan la Constitución.

Es de suponerse que la saña con que fueron reprimidos los huelguistas en Changuinola y los tiros de perdigones a la cara fueron un intento inconfesado de borrar sus rasgos físicos, de borrar su mirada de “indios” rebeldes que perdieron miedo al patrón. Exigimos una investigación respecto a esos crímenes porque esas vidas perdidas valen tanto como la de cualquier panameño hijo de italianos o griegos.

Aquí todos somos descendientes orgullosos del cacique Quibián, que puso en su lugar a Cristóbal Colón cuando quiso saquear el oro de Bocas del Toro y Veraguas. Aquí nos reclamamos herederos morales y consanguíneos de Urracá, de Kantule y del “negro” Bayano. Si usted y sus ministros no respetan los rasgos físicos y las identidades culturales, significa que ha dejado de ser el presidente de “todos los panameños”.

<>

Artículo publicado el 24 de julio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La mujer Ngäbe-Buglé

La opinión de…

Carmen Acuña de Santamaría

En mi experiencia como mujer y como profesional en el campo educativo, laboré en todos los niveles desde el escolar hasta el universitario. Incontables son las experiencias logradas, pero los aprendizajes más significativos en mi quehacer como docente y facilitadora los obtuve en diferentes seminarios que impartí en el área indígena.

La mujer Ngäbe-Buglé presenta características especiales y, a través de los años, ha desarrollado habilidades y destrezas en el campo artesanal, social, industrial y personal.

Laboré con estas mujeres Ngäbe en 1975, cuando iniciaba la implementación de los centros infantiles comunitarios, donde ellas, como madres maestras, realizaban un trabajo de orientación en estimulación temprana. A la par de esta orientación en el cuidado y educación del niño se les capacitaba en desarrollo humano, genero, etc.

Iniciaban un desarrollo integral para ser mujeres productivas. Este desarrollo ha sido lento debido a factores económicos, religiosos, sociales y culturales.

Después de 31 años de aquel trabajo inicial, he regresado a esta área a dictar otros seminarios por parte de la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS) y la Fundación para el desarrollo de la Provincia de Veraguas (FUNDEPROVE), Fundación para la promoción de la Mujer, Desarrollo Rural (MIDA), etc.

Me sorprendió, en el último Taller, al observar en estas mujeres Ngäbe su nueva visión de género, su elevada auto-estima, su participación activa y su interés por aprender y mejorar su condición social.

Activamente, en la Comarca Ngäbe-Buglé desarrollamos diferentes proyectos, tanto nacionales como extranjeros, y estoy segura que allá tendrán un reconocido avance en los aspectos económicos, educativos y en todo el desarrollo al que tienen derecho, como ciudadanos panameños, debido a su receptividad y sus deseos de superación.

<>

Este artículo se publicó el  27  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Es triste decir “Esto se pudo evitar”

La opinión a manera de reflexión, publicada en Facebook y enviada a este medio por el ciudadano panameño y miembro del PRD…
.

Ricardo Lasso Herrera

Después de los tristes sucesos acaecidos en la provincia de Bocas del Toro en la República de Panamá me queda la siguiente reflexión:

Cantar víctoria no siempre es lo más correcto o lo mejor, como asumieron los malos políticos (muy bién pagados dicho sea de paso) entre ellos el gabinete entero, los diputados, sus aduladores y seguidores quienes creyeron remotamente que tomarse las fotos, burlarce de la sociedad civil y partidos políticos de oposición seria el final del asunto al celebrar el triunfo luego de aprobar y sancionar la ley 30 (ley chorizo)

El resultado de la soberbia, el auto engaño mediático y de sentirse casi dioses en la administración pública es un mal consejero.  Los pueblos como el nuestro ya no cambian oro por espejitos y esas vainas de antaño, ahora cuesta mucho más que la población acepte una ley o su reforma como borregos, y las consecuencias de ellas por lo que es recomendable consultar mucho antes de aprobarlas por muy buena que paresca

Debemos pensar, actuar y hablar de manera que no quede duda que lo que pretendemos como políticos no violenta el buen espíritu de servicio que debe acompañar a todos los funcionarios por elección popular sus asesores y colaboradores públicos al promover y apoyar leyes nuevas o reformadas.

Los lamentables decesos en las manifestaciones pasadas en Bocas del Toro no son culpa solamente de la obstusidad de grupos enfrentados y los gobernantes, es culpa de todos/as.   Como sociedad estamos dejando de lado el sagrado deber de pensar, actuar y hablar en beneficio de la mayoría ciudadana que se levanta de madrugada y se acuesta tarde de la noche construyendo el Panamá que tenemos y que se nos va por el caño en nuestras propias narices

Culpar al Sr. Presidente Ricardo Martinelli, o a la oposición o a otra persona en particular es una soberana equivocación, el error es dejar por más de 20 años el país y su suerte en manos del mercantilismo político, económico y social en manos de los peores funcionarios públicos o privados que el sistema o mal sistema provee, nos hemos preguntado algúna vez para qué depositamos nuestro voto el mes de mayo de cada 5 años?, qué ganamos como ciudadanos al ejercer el voto “democrático” ?, creer no es igual a saber y se que es allí en dondé estriba nuestro error al ejercer ese sagrado deber ciudadano, mi respuesta sería no sabemos, creemos que es lo peor, los abuelos/as y los padres y las madres nos dijeron muchas veces que a creer se va a la iglesia, hoy entiendo a qué se referian y es que debemos estar seguros y convencidos o lo más cercano posible antes de tomar desiciones tan trascedentales

Hay que tener mucho cuidado en manos de quiénes dejamos la administración del estado, sin querer culpar a un actor en especial es importante revisar la génesis de los disturbios pasados que a mi humilde entender fue atizado en la cloaca llamada Asamblea de Diputados de la República de Panamá, asamblea que ni es independiente ni mucho menos progresista como deberia de ser.

Recuerdo vívamente como el diputado José Luis Varela con la soberbia de un mal político, engreído ciudadano con poder y dinero nos impuso esa asesina ley a puertas cerradas, sitiando la misma de tropas antidisturbios a espalda de los ciudadanos que nos oponiamos a que se discutiera mucho más ampliamente la hoy ley 30, muchos ciudadanos en los predios de la asamblea advertimos que era improcedente aprobarla pero él y sus aliados desoyeron las voces de la oposición, de sindicalistas, de ecologístas, gremialistas, juristas y de la sociedad civil (sin importancia alguna para ellos), ya que en ese momento la aplanadora no necesitaba ayuda alguna para actuar (sin resultados positivos hoy demostrado)

Con un amargo sabor y con el convencimiento que era el momento de pasar factura por el desoído gubernamental al aprobar y sancionar otra ley impopular e inconveniente para los intereses de grupos representativos que por muchos años lucharon por ellas inicia la lucha y reorganización de los Bananeros y Sindicalistas una vez salieron derrotados pero no vencidos no sin antes advertir que si no la derogaban lucharian en las calles para que se respetara su voz y el resultado ya es historia

Se cuestiona que esa ley es a favor de pequeños grupos económicos allegados a los más grandes círculos de poder económico y políticos cercanos a la presidencia de la república aunque traten de negarlo a diestra y siniestra

Marío Miller diputado Bocatoreño hace unos dias fue duramente cuestionado en televisión nacional por colaboradores Originarios Bocatoreños por sentirse engañados por falta de apoyo.   El  mismo fue amenazando con renunciar a su colectivo.   Este panorama ya ponia en evidencia que el manejo con los mismos era muy caldeado.   La denuncia de renuncia de más de 5 mil miembros de esa etnia del cambio democrático a mi humilde entender debió ser uno de los más graves indicios de que se fracciona la alianza y no quiero pensar que es este asunto fue uno de los detonantes para la feróz acción contra ellos.  Espero estar equivocado.

Este funcionario y otros discuten el pasado reciente y el más lejano del que fueron parte pero de la noche a la mañana olvidan por conveniencia y se mimetisan al mejor postor en vez de usar el cerebro y la inteligencia que Dios nos da en favor de construir un mejor futuro para su gente; la independencia de este organo del estado al igual que el de el pasado gobierno es muy cuesionado, este y otros diputados/as deben dejar de vivir del pasado y dedicarle tiempo al presente

Hecharle más sal a la herida no revive a nadie ni sana la seguera de los afectados y sus familiares pero debemos ser conscientes que esós decesos deben ser atendidos con la misma urgencia que se aprobo la ley, si la aliansa gubernamental tiene fisuras eso es secundario.   Esta administración a poco más de un año,  debe encontrar entre ellos al o a los culpables intelectuales y sancionarlos ejemplarmente a menos que sea directamente responsable de ese mal proceder policial, al final del día esa represión exagerada y sin medidas es su responsabilidad y lo será por décadas.  Sse exigirá responsabilidas penales a quienes excedieron el uso de la fuerza sin medir consecuencias, eso es lo menos que debemos esperar.

Hoy como otros días escuche comentaristas pro gubernamentales y leí algunos artículos en facebook en los que trato de entender su preocupación y el tono conciliador diferente al de otras ocasiones como resultado de tratar de que el mal tiempo mejore después del desastre en Bocas del Toro del que solo espero no olviden la lección recibida a costa de sangre y muerte de víctimas inocentes gracias a una mala decisión gubernamental que pone en evidencia que lo bueno no siempre es lo mejor ni lo correcto

Cualquier nuevo intento de trastocar derechos y conquistas seran respaldadas por una ciudadanía más organizada que estará atenta a no dejarse arrebatar luchas superadas con sudor, lágrimas y vidas

Espero no continuen con el cerco sindical y profesional con el que han aterrorizado a todo el que no comulgue con su manera de actuar y pensar por el bien del país y de su equilibrio social, que ya está muy exacerbado y con una pequeña chíspa puede detonar más fuerte que en Bocas del Toro y eso nadie sensato y responsable quiere.

Como miembro de un partido político no acepto que se me involucre en componendas para justificar los decesos en Bocas del Toro y la represión de los obreros en Colón o los arrestos en Chiriquí, estos argumentos no contribuyen a calmar las aguas más por el contrario las embravecen más además que es un insulto a mi inteligencia.
Ni los originarios son ciudadanos de segunda categoría ni los opositores son sus enemigos.   Lo sucedido es el resultado de la arrogancia y la soberbia al no escuchar a tiempo las voces de advertencia ciudadana que se manifestó pacíficamente en muchas ocaciones y mi partido de frente apoyo toda y cada una de las protestas pacíficas apoyo que no se comprendió, el resultado muchos los quisimos evitar y no lo logramos lamentablemente

Proteger y Servir no es lo que hacen con ese manifestante

Escrito por Ricardo R. Lasso Herrera
Ciudadano Panameño Miembro del P.R.D.

<>
Artículo publicado el 14 de julio de 2010 en Facebook por el autor, a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.

Como en la dictadura

La opinión del Educador…..

——

Pastor E. Durán E.

Como en los mejores tiempos de la dictadura de Omar Torrijos (el “buenesito”) y Noriega (el malo), el gobierno autoritario de Ricardo Martinelli ha impuesto una nueva Carta Orgánica a la Comarca Ngäbe-Buglé mediante el Decreto Ejecutivo 537 de 2 de junio de 2010, en abierta violación al Artículo 282, del Título IX, de La Carta Orgánica promulgada mediante el Decreto Ejecutivo 194 de 25 de agosto de 1999 desconociendo la participación de los organismos tradicionales del pueblo Ngäbe-Buglé, a través de sus congresos.

La legislación anterior se obtuvo a través de más de medio siglo de luchas por los Ngäbe-Buglés, en las cuales hubo muertos, encarcelados y perseguidos, y sólo se reconoció un tercio del territorio ocupado por este pueblo. El actual gobierno pretende burlar las aspiraciones indígenas mediatizadas durante las administraciones pasadas, que lo hicieron a la medida de los intereses económicos de la burguesía nacional y las corporaciones multinacionales, profundizando esa injusticia.

Ni la Ley 10 (1997) que creó la Comarca ni la Carta Orgánica (1999) se constituyeron en freno para el ingreso de diversas empresas nacionales y transnacionales que llegan para acaparar recursos naturales existentes en esa Comarca y territorios adyacentes.  No se ha garantizado el derecho a la propiedad colectiva, no se ha impedido el desalojo de humildes comunidades ni se ha garantizado un verdadero desarrollo político, económico, social, ambiental, cultural ni espiritual para ese pueblo.

La ley 10 fue modificada en dos ocasiones para favorecer a intereses económicos foráneos, con lo cual cualquier empresa nacional o transnacional puede ingresar al territorio sin consultar con las autoridades Ngäbe-Buglés.

El gobierno actual está llevando programas paternalistas (limosnas), como durante la dictadura, para neutralizar a la población y lograr que sean los representantes de las empresas transnacionales quienes presenten las supuestas “bondades” de sus depredadores proyectos, erigiéndose éstos en “gobierno”.

La pobreza de los Ngäbe-Buglés se debe al divisionismo ocasionado por la partidocracia y la politiquería tradicional, a la mala distribución de las riquezas, al paternalismo, a la falta de voluntad de los gobiernos para destinar fondos nacionales e internacionales para el desarrollo social de estas comunidades y el impulso de una legislación que fortalezca la verdadera autonomía política, económica, cultural, social y ambiental, en el marco de los Convenios Internacionales como el 169 de la OIT.

El actual gobierno pretende profundizar esta situación imponiendo modificaciones a las leyes nacionales en materia ambiental y laboral, para favorecer al capital nacional y transnacional, reforzando la impunidad de la Policía, para militarizar las áreas de interés. Es preocupante el retroceso en materia ambiental para introducir proyectos que provocarán desalojos forzados, agravando la situación socioeconómica del país.

<>

Este artículo se publicó el  24  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Diarios del campamento naso

La opinión de……

.

HAYDÉE GAMARRA Y CRISTY VARGAS

Durante cinco meses familias naso de San San y San San Drudi hicieron un campamento en el gazebo de la plaza de la Catedral.

Diario de Haydée Gamarra.

Escrito del 18 de abril al 24 de mayo. Haydée tiene 10 años de edad y vivía en la comunidad de San San.

18 de abril Hoy fuimos a la playa. Mi mamá y mis dos tíos estaban preparando el desayuno. Y José, mi primo, empezó a tocar el agua del mar y después empezaron a venir olas y se llenó toda la playa de agua. Recogimos muchas conchas. Y también jugamos fútbol y al escondite. Después vinimos al parque Catedral y dibujamos y vimos una película de los derechos de los Naso Tjër-Di. Me hace falta el río donde jugamos. Ayer vimos 7 avionetas.

19 de abril Hoy fui al almacén a comprar con mi mamá y mi tía Nidia y Tania. Y después fui a la playa a hacer el almuerzo. Yo estaba jugando fútbol y estaba muy sofocada y me empezó a salir sangre por la nariz. Luego fui a la casa donde nos dejan bañarnos y me bañé. En la noche vimos videos, cómica y película.

20 de abril Hoy vimos videos de cómo las persona ricas tumban los bosques para encontrar oro. También empecé a sacar fotos con la cámara de una señora que vino a vernos. Fui a bañarme y demoramos mucho y me dormí un rato. Fui a la playa. En la noche jugamos, y vino un artista a cantarle a los niños y también una gringuita de 2 añitos. Me gustó mucho cómo cantó el señor.

21 de abril Hoy fui con Bella a hacer un mandado. Después fui al mar con Tatiana, Migdalia, Eliseo y Bella. Sheila, China y América están en una huelga de hambre y dicen que si el gobierno no nos responde nos vamos a salir a la calle. También fuimos a la casa de un señor y nos entrevistó a todos nosotros. También llegó un periodista. Vi El Chavo, Buscando a Nemo y fui a la estatua del Gallo.

22 de abril Hoy salimos a la calle y nos paramos a protestar frente al Ministerio de Gobierno y Justicia. Salió un pocotón de gente, nos subieron al segundo piso y nos dijeron que el viernes nos iban a dar respuesta. Después limpiamos el piso de la plaza Catedral. Fui a la playa, vi cuatro barcos inmensos y dos helicópteros. Hoy nos llamaron y nos dijeron que Ganadera Bocas volvió a tumbar las casas de nuevo.

23 de abril Mi mamá se fue a Bocas del Toro con mi hermanito y yo me quedé con mi tía Raquel. Hoy fuimos al Ministerio de Gobierno y Justicia, porque Ganadera Bocas se volvió a meter allá en San San Drudi y están atemorizando a la gente. Dijeron que iban a traer más antimotines y allá les contestaron que trajeran todos los antimotines que pudieran. Fui con José y Diana a tomar fotos. Hoy tenemos un concurso de pintura con Andrés y su amiga. También voy a ver Cantinflas.

24 de abril Hoy en la mañana fui a bañarme, después desayunamos y fuimos a la Defensoría del Pueblo. Y no nos dieron respuesta por la culpa de Tito Santana, porque él dice que nosotros estamos molestando a Ganadera Bocas. En la noche vino Andrés y su amiga y todos mis amigos y jugamos a “ La queda ”. Ángel era “ La queda ”.

Diario de Cristy Vargas

Escrito del 25 de abril al 15 de mayo. Cristy tiene 10 años y vivía en San San Drudi.

25 de abril Hoy vienen mis primas Nancy y Maryulis. Antes habían llamado para decir que había quemado una casa de un señor y que iban a tumbar la casa de una señora en la comunidad.

26 de abril Hoy fuimos a bañarnos y nos dieron café. Después vino una señora y nos trajo naranjas y sandía. Otra señora nos trajo (lápices de) colores y crayones y hojas blancas. Y pintamos las máquinas de Ganadera Bocas cuando estaban tirando las casas en San San Drudi.

27 de abril Fuimos a la plaza de Santa Ana con mi abuela, mi tío Tony y mis primas. Después veníamos caminando y no sé quién había hecho su necesidad en la calle y casi resbalamos.

28 de abril Hoy fuimos al museo del Canal de Panamá, a ver cómo es. Vimos cosas muy bonitas. Vimos a Omar Torrijos y a Jimmy Carter. Y una cuchara antigua. Y antes usaban la pluma de pájaro y una tinta para escribir. Y vimos un cepillo antiguo. Y vimos que antes no había carros.

29 de abril Hoy fuimos a ver la estatua del Gallo y vimos muchas mujeres de San Blas vendiendo artesanías. En la noche fuimos al Teatro Nacional a ver los tipos de danzas. Una niña del campamento se enfermó y no pudo ver la danza y tuvieron que llevarla al hospital.

30 de abril Hoy nos enfermamos y tuvieron que llevarnos al hospital, porque nos dio alergia. Nos dieron una pastilla pequeñita. Tatiana se toma una entera y yo me tomo una pastilla en la mitad. La doctora nos metió una aguja en la mano y después la sacó.

1 de mayo Hoy nos vestimos con nuestra ropa naso. Todas las mujeres se vistieron y las niñas también. Después fuimos a la marcha desde el parque Porras hasta la plaza 5 de mayo. Y vinimos para Catedral otra vez. Llegamos cansados.

2 de mayo Hoy tumbaron el edificio del Hotel Central con una máquina grande. Después empezó a llover y tuvieron que comprar una lona para que no se mojara el campamento. En la noche, Michel y la amiga estaban danzando con fuego.

3 de mayo Hoy hicimos una mesa de votación para saber a quién le deben pertenecer las tierras, a Ganadera Bocas o los Naso Tjër-Di, con un resultado de 40 votos a favor de los Naso y 0 a favor de Ganadera. Y después vimos un baile.

4 de mayo Hoy fuimos a ver el Canal de Panamá y vimos un video del Canal y también queríamos ver cómo pasaban los barcos. Después fuimos a comer helados, nos montamos en caballitos y después nos vinimos al campamento.

5 de mayo Hoy nos sacamos unas fotos con mi tío Erick, mi tía, mi prima Nancy y yo.

6 de mayo Hoy vino Olmedo en la noche y trajo una película de Pancho Villa. Todos se pusieron a ver a Pancho Villa.

7 de mayo Hoy una señora vino a darnos clases. Nos trajo libros para pintar. Nos dio clases de español y de matemática.

8 de mayo Hoy viene la maestra otra vez. Y en la noche hubo un festival naso. Cantaron, tocaron guitarra y tambor y llegó una señora y le cantó a la luna.

9 de mayo Hoy también van a hacer otro festival naso. La maestra vino a ver el festival. Nos trajeron comida preparada. Nosotros no la comimos y se la dieron a la gente que vino al festival.

10 de mayo Hoy mi tío fue a la Defensoría del Pueblo y estaba lloviendo. Llegó tarde y se puso a grabar un video de nosotros en el campamento.

11 de mayo Hoy llovió fuerte también y tuvieron que poner todas las cosas en el centro del gazebo para que no se mojaran.

12 de mayo Nos regalaron ropa y hoy mandaron las cajas para Bocas del Toro. Las llevaron hasta la Terminal en el carro de Michel. Hoy le sacaron la muela a mi tía Lupita.

13 de mayo Hoy mi abuela está cumpliendo 54 años y mi tía llamó para felicitarla. También llamaron el hijo menor de mi abuela y mi prima.

14 de mayo Hoy nos llevaron al Museo del Mar. Vimos tortugas de mar y tiburones. Uno pequeño y uno grande. Vimos pepino de mar. Langosta. Estrella de mar. Y peces. Hoy también el rey naso Valentín Santana y la Comisión naso fueron a hablar con el viceministro de la Presidencia.

15 de mayo Hoy se organizaron las madres naso para hacer una protesta. Se encadenaron a los árboles por ser el día de los árboles. También la Comisión naso se reunió con la ONU.

Octubre de 2009 : Los naso continuamos luchando por nuestro derecho a la tierra y la creación de la Comarca Naso Tjër-Di.

*Las niñas indígenas naso Haydée Gamarra (10 años) y Cristy Vargas (10 años), junto a la líder naso Emilia Gamarra, son tres de las ganadoras del V Concurso Centroamericano de Mujeres: Voces, imágenes y testimonios 2009, organizado por la organización costarricense Voces Nuestras.   El tema del concurso era: “Mujeres que luchan por su dignidad, por la de otras mujeres o dignamente por sus comunidades. Historias de vida personales o colectivas que mueven al compromiso y al cambio”.   Las indígenas naso quedaron segundas en la categoría de Testimonio Colectivo con los textos: “Lo estoy diciendo y es como si lo estoy viendo” y “Diarios del campamento naso”, donde relatan el primer desalojo violento que sufrieron en 2009 las comunidades naso de San San y San San Drudi.

<>

Publicado el 4 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.