Un incentivo a la mediocridad

La opinión del Educador…

Ricardo A. Vizuete

A veces me pregunto hasta dónde llega la mediocridad y a quién se debería culpar. Para algunos, el problema educativo es producto de los malos profesores y los jóvenes de hoy que no respetan a nadie porque la educación que reciben es deficiente, sin valores éticos ni morales; vemos que rompen vidrieras en las paradas de buses por no tener acceso a una mal llamada beca universal, conducta criticable. Pero también es criticable el darles una beca, aunque hayan estado fracasados durante el año y con tan solo tapar ese fracaso en un tercer bimestre tienen derecho; como quien dice, “borrón y cuenta nueva”.

Nuestros jóvenes de hoy son el producto de lo que hemos creado nosotros mismos, quienes nos hacemos llamar “adultos”, con modelos y políticas que no van acorde con lo que supuestamente esperamos de un ciudadano del siglo XXI.

Cuando recordamos el tan afamado “100 a los 70”, que sin tomar las medidas pertinentes se fue repartiendo dinero a diestra y siniestra para luego darnos cuenta de que algunos que no tenían necesidad de ese dinero también cobraron su cheque, sentimos que con este proyecto nos encaminamos a fallas similares. ¿De quién es la culpa, antes y ahora? Si la propaganda gubernamental y electorera no excluía a nadie, el único requisito era tener 70 años y no haber cotizado en el Seguro Social, por eso el tío de una amiga fue y cobró sus 100, aunque él tuviera finca y otras cositas más.

El anuncio de la beca universal, al igual que el más reciente sobre las laptops universales, me dejan algunos cuestionamientos: ¿Cómo pueden ser universales, si al parecer solo se enfocan en un sector de la población? ¿O es que aquellos que pagan una educación privada son ciudadanos de otro planeta llamado Panamá y no de este país? Pues ni siquiera reciben un incentivo, el cual podría ser algún tipo de exoneración en el pago de impuesto sobre la renta, con el gran ahorro que le brindan al Estado.

Es como si todos lo que integran el universo de escuelas privadas fueran pudientes, cuando sabemos que muchos hacen un gran esfuerzo tratando de buscar una educación de mejor calidad para sus hijos. Además, una cosa es subsidio para personas con necesidades económicas y sociales, lo cual me parece muy loable, pero no es lo que promueve este proyecto, por más buenas intenciones que tenga quien lo propuso.

Los gobernantes populistas que pretenden mejorar la calidad educativa regalando becas por solo obtener una calificación de 3.0, cuando esa misma calificación, a nivel universitario, se premia con una F, nos lleva a un cambio, pero en dirección equivocada.

De esa manera tan solo incentivamos y premiamos la mediocridad educativa y profesional, quitándoles la motivación a aquellos estudiantes que hacen un gran esfuerzo por superarse y ser sobresalientes. Hay muchos cambios que requiere el sistema educativo y la evaluación es uno de ellos, pues, para los que no lo saben, la gran mayoría de los estudiantes que aprueban una asignatura con 3.0 es en realidad 2.6 y 2.9 “disimulados”, pues por un lado Meduca quiere calidad educativa, pero por otro lado, presiona a los profesores para que mantengan un índice bajo de fracasos cueste lo que cueste, de lo contrario, les cae algún supervisor.

Un estudiante con solo entregar sus tareas o informes y asistir regularmente a clases es merecedor del 33% de su nota final (la llamada apreciación), o sea que solo necesita un 27% entre bimestral y notas parciales para aprobar la asignatura con un 3.0; si a esto le añadimos el uso de la llamada tabla regalona (autorizada por Meduca mediante el decreto 128, de abril de 1965, artículo 27) un estudiante que obtiene 25 puntos de 50 en un examen bimestral o prueba parcial, automáticamente su evaluación es 3.0, ¿De qué calidad estamos hablando? Cuando el estudiante reprueba tiene derecho a una convocatoria y si al final termina deficiente, igualmente puede, al año siguiente, hacer la materia en el turno contrario como alumno con horario especial.

Tengo más de 25 años de experiencia en el área educativa, y actualmente he podido corroborar todo lo antes expuesto, observando los efectos de estos paternalismos en mis estudiantes universitarios de primer año, que ni siquiera me han podido aprobar contenidos tan básicos como es el saber dónde empieza el proceso digestivo.

No obstante, existen colegios oficiales, como el Pedro Pablo Sánchez de La Chorrera, donde al estudiante se le exige y se le motiva, donde ganarse una calificación de 4.0 equivale a un 4.8 en otras escuelas, quienes además, tienen un alto índice de aprobación en las pruebas de ingreso a la Universidad de Panamá, lo cual nos siguen demostrando que el camino correcto está en esa línea y no en regalar y hacerle todo demasiado fácil al estudiante. Pues les digo, señores, que cuando a nuestros jóvenes se les motiva y se les exige ellos responden.

Mi madre y padre siempre me dijeron que en la vida todo cuesta y por eso aquellos personajes que más se han destacado en el mundo son aquellos que a base de esfuerzo y sacrificio obtienen sus metas.

Definitivamente, mientras no veamos el problema educativo y social de manera más seria, nuestros impuestos seguirán siendo dilapidados con inventos y entuertos con un resultado al final como dirían en el béisbol: 0 out, 0 hits, 0 carrera, nadie en base, pero con el juego en contra.

<>
Este artículo se publicó el 20  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

La razón de ser de la beca universal

La opinión del Diputado de la República…

Yassir A. Purcait S.

Una de las promesas de campaña, con la que en su momento se comprometió el actual presidente, Ricardo Martinelli, y le significara una gran cantidad de votos, era la de otorgar una beca a todos los estudiantes que cursen estudios dentro de la República de Panamá.

La razón de ser de una beca universal, que por definición debería comprender a todos los estudiantes sin excepción, es la de bajar la deserción escolar y crear un mejor entorno para que el estudiantado con mejores condiciones estudie mejor y aprenda más.

Una de las principales virtudes de este programa es, sin lugar a dudas, que si eliminamos la deserción estudiantil, evitamos que un número plural de jóvenes ingresen a las pandillas y, por consiguiente, mejoraríamos los índices de seguridad en nuestro país.

Lamentablemente, por razones presupuestarias, la beca universal se estará pagando plenamente en el año lectivo 2014–2015 y se excluye de este beneficio a los alumnos cuyas calificaciones no promedien en su totalidad con tres puntos sobre cinco, perdiendo por definición el carácter de universal del programa.

Sin ser sociólogo o haber estudiado el tema a profundidad, me animo a imaginar que el mayor número de estudiantes que dejan los estudios son a los que no les va muy bien con las calificaciones, con lo que se pierde el objetivo primordial del sacrificio o inversión fiscal que estamos haciendo los panameños, destinando estos enormes recursos a los estudiantes.

Sin tener estadísticas a mano, me animo a afirmar que un porcentaje importante de los estudiantes que no aprueban todas las materias con un mínimo de 3,  se encuentran en esa situación por no contar con los elementos básicos para que un adolescente o preadolescente pueda interactuar correctamente en la sociedad, por ejemplo: útiles escolares adecuados, buena alimentación, acceso a un sistema digno de salud, un sistema digno y eficiente de transporte e instalaciones adecuadas en sus centros de estudio, por lo que negarles la beca por un resultado circunstancial, y en muchos casos subjetivo, constituye una tremenda canallada.

Lo correcto sería que las autoridades del gobierno central, principalmente las del Ministerio de Educación, no le tiren el problema al próximo gobierno y empiecen a pagar la totalidad de las becas desde ya, y que no se excluya a ningún estudiante de recibir este beneficio, porque todos deben tener (en lo posible) la misma oportunidad de demostrar que mejorando las condiciones y el entorno pueden mejorar sus calificaciones.

*

<> Este artículo se publicó el 24  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/purcait-s-yassir-a/

Los padres del fracaso

*

La opinión de la Periodista…

Judy Meana

Falta poco para que termine el periodo escolar 2010 y los pronósticos en cuanto a fracaso estudiantil son alarmantes.   El Panamá América en su edición del domingo 7 de noviembre, reveló datos del ministerio de Educación que indican que el 30 por ciento de los estudiantes del sector oficial podría perder el año escolar.   La cifra puede variar, explicó el director general de Educación, Raymundo Lay.

Que 210 mil estudiantes estén al borde del fracaso, es realmente preocupante. Algunos dirigentes magisteriales que fueron consultados sobre el tema, dijeron que no es culpa de los docentes.

Los educadores proponen que para reducir el fracaso estudiantil, “se mejoren los planteles, pasen más tiempo en las aulas y que se saque la politiquería del sistema educativo.” También, atribuyen como causas del pobre rendimiento escolar: “el nivel académico de las familias, la pobreza y el poco incentivo de parte de los medios de comunicación”.

Hace falta motivación, falta un aliciente para los profesores y los alumnos. Que esas horas que pasan en la escuela, sean horas llenas de inspiración, valores morales, enseñanzas de vida y retos de superación personal. Hay miles de ejemplos e historias de personas que a pesar de la pobreza o las condiciones de su escuela, se graduaron y hoy son hombres o mujeres exitosos.

Programas como las becas universales pudieran servir para premiar a aquellos colegios que sobrepasen el 90 por ciento de aprobados. Que sea un verdadero reconocimiento al esfuerzo de los estudiantes. Que los docentes sientan una presión positiva y transmitan con entusiasmo a sus alumnos, el valor que le debemos dar al estudio. ¿Dónde están los padres del fracaso? – No tiene, es huérfano.

Jóvenes: los problemas van a existir hoy y siempre, pero si estudian, podrán enfrentarlos mucho mejor.   Lean.

*
<>Artículo publicado el 9  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/meana-judy/

¿Cuántos han cobrado la ‘beca universal’?

La opinión de…

Constanza Ferro

El pasado 27 de octubre (Día del Estudiante) se hizo entrega, en Panamá y San Miguelito, de la “Beca Universal”. Pero … ¿qué tan “universal” era esta beca?, ¿cuántos lograron cobrarla? Sería interesante conocer la información oficial, por parte de las entidades competentes (Ifarhu o Meduca).   En premedia y media, estimo que apenas el 12% del estudiantado ha recibido la “Beca Universal”. ¿Y las razones? Pues, sólo ese porcentaje está aprobando sus estudios. ¡Alarmante!

Me parece importante destacar el bajo aprovechamiento escolar que tienen nuestros estudiantes adolescentes.   A nivel primario se hace menos evidente esta realidad, puesto que los resultados están disfrazados: como el promedio es global, se puede estar reprobado en asignaturas académicas y, pese a ello, estar aprobando el año escolar.

Últimamente se habla mucho de la calidad de la educación. Algunas personas creen tener la solución a un problema tan complejo y de tan diversos matices. Otros, quizás la mayoría, señalan al docente como uno de los principales responsables. No pretendo hacer aquí una apología del educador panameño, pero es justo reconocer que quienes realmente tienen y deberían tener el control sobre el aprovechamiento escolar de los jóvenes son los padres. La labor de educar es definitivamente un trabajo en equipo: se necesita que los padres contribuyan supervisando y estimulando el progreso de sus hijos en la escuela.

¿Que hace falta más vocación por parte del personal docente? No lo dudo. Pero tampoco se puede afirmar que el docente de antaño (de hace 50 años o más) sí ejercía la profesión por vocación. Conocí a muchas maestras y maestros que estudiaron en la Normal de Santiago (Escuela Juan Demóstenes Arosemena) simplemente por razones circunstanciales. En aquel tiempo la profesión mantenía un buen estatus y el trabajo era llevadero porque la población estudiantil era producto de una selección natural (en el aula estaba quien realmente podía y quería aprender).

Ahora, con la masificación de la educación, que por supuesto es un derecho de todos, la labor de instruir, educar, se ha tornado muy compleja. Por una parte, la disciplina es un obstáculo con el que se tiene que lidiar día a día. Se puede decir que es un reflejo de la sociedad actual. Antes, un adulto podía llamarle la atención a un joven en la calle y este quedarse callado, por respeto. Hoy en día … ¡atrévase a decirle algo a algún chiquillo! Por otra parte, la tecnología (televisión, video juegos, etc.) acaparan la atención de los chicos y si estos no están bajo supervisión, lo cual es casi la regla, entonces el tiempo en casa es mal empleado. Tampoco se puede pretender que no haya tareas, ni nada que estudiar (pretender eso es desconocer el funcionamiento de la mente humana).

Sin embargo, hay que ser optimistas. En lo personal espero que esta “beca”, que en realidad debería llamarse subsidio o bono, contribuya a que también despierte el interés de los padres y se comprometan más con la educación de sus hijos.

*

*

<> Este artículo se publicó el 6  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Se ha perdido la niñez

*

La opinión de la Doctora en Medicina y miembro del Club Rotario…

Marisín Villalaz de Arias

marisín.villalaz@gmail.com

La semana pasada presenciamos un bochornoso espectáculo de estudiantes de la Profesional, antes escuela respetada.   No sé cómo calificarlo y qué pensar de esos muchachos que se sobrepasaron en sus actuaciones.   No estuve de acuerdo con dar beca a todo mundo por el solo hecho de estar en una escuela pública ya que recibir un beneficio trae aparejado un sacrificio o una situación que amerite lo que reciben y eso es tener un buen promedio en sus notas.    Pero no solo hicieron demostración de mala educación y de malos perdedores sino que demostraron violencia y falta de moral y principios.   No podemos permitir lo que vimos en televisión.

¿Dónde está la causa? ¿En el hogar por falta de padre y disolución de la familia? ¿En las escuelas donde aprenden menos valores y disciplina por falta de autoridad y de enseñanza de los mismos? ¿En la sociedad que se ocupa poco de los problemas de esos muchachos olvidando que necesitan apoyo, incentivos y llenar lo que no encuentran en sus hogares y escuelas? No resolvemos los problemas de la niñez ni de la juventud. Los padres que pueden les dan materialmente lo que no suplen emocionalmente y los llenan de tecnología que los aisla del resto de la humanidad con el chateo y los juegos en donde se hunden para no relacionarse socialmente con quienes los rodean.   Se terminó la comunicación entre personas, ahora todo es tecnología; escuchar la voz y sus cambios cuando se dan respuestas, ya no tiene importancia.

De continuar así, la humanidad dependerá de las máquinas que serán manejadas por los humanos, pero que estarán deshumanizados.   Los niños no juegan nada, solo ven televisión y celulares; se acabó la rayuela, el escondido, saltar soga y otros.    Se acabaron las amistades humanizadas y encuentran amigos extraños que no tienen nada en común, solo las máquinas. ¡Qué lástima! porque la humanidad se deshumaniza y se mecaniza cada vez más sin sentimientos, sin calor de personas porque ellas han pasado a segundo término; ahora vale más quien más tiene, mejor carro ostenta y más riquezas aparenta sin sentir la riqueza del alma y de los valores, del comportamiento, la honestidad, respeto a los mayores y cariño por la familia.

¿A dónde marchamos? Mejor no pensarlo porque la brecha generacional actualmente es tan grande que no logramos encontrarnos ni siquiera para el amor.   Los padres, educadores y sociedad tienen que unirse para salvar nuestro país y el mundo.

*
<>Artículo publicado el  3  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/arias-marisin-villalaz-de/

La cara desconocida de la OEA

La opinión del Jurista y Embajador de Panamá ante la OEA…

Guillermo A. Cochez

El 30 de septiembre, en Asamblea General Extraordinaria se aprobó el presupuesto de la OEA para 2011.    Conocidos los hechos que hicieron pensar que se daba un golpe, se convocó a Sesión Extraordinaria del Consejo (donde cada país tiene un puesto. El Salón Bolívar se abarrotó de cámaras y periodistas en saber qué pasaría.   Lo que siguió es conocido por todos; las críticas sobre la ineficiencia y pasividad de la OEA volvieron a aflorar como cada vez que se presenta un problema político en el hemisferio.

Al día siguiente, en el mismo lugar se dio otro Consejo Permanente: la conmemoración de los 50 años del programa de becas de la OEA. En mi intervención resalté lo vacío que estaba el auditorio cuando el día anterior estaba repleto. Apunté que parecía que la miel que los atraía eran los desastres, las tragedias, los golpes de Estado, los crímenes; no era noticia reportar lo que durante un cincuentenario ha hecho la OEA, a través de programa de becas, para especializar a miles de profesionales del continente.

Ese día se conoció –en directo como todas las sesiones del Consejo Permanente- lo que se ha hecho durante esos 50 años: más de 21 mil becas de postgrado y especialización y más de 100 mil becarios en los diferentes programas de diversa índole que la OEA y que países miembros (México, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Chile, Colombia) y observadores (España, China y otros) ofrecen a profesionales del hemisferio, canalizadas a través del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral.   La diversidad de la oferta educativa es sumamente amplia. Precisamente ese mismo día nos llegaba a la Misión oferta de curso para expertos en explosivos que ofrecían conjuntamente Estados Unidos y España, lo cual hicimos llegar de inmediato al Ministerio de Seguridad.

Esa cara buena, como la llamo yo, es sumamente desconocida, porque todos sabemos, que la naturaleza humana tiende más a criticar y a mirar la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio. Pero, me preguntarán algunos ¿cómo nos enteramos de esas bondades que se predican y que no conocemos? La página web de la organización, actualizada diariamente, (www.oas.org) refleja todas las actividades que lleva a cabo la OEA. Los nacionales pueden accesar la información relativa a las becas y otros programas de ayuda que se ofrecen también a través del IFARHU, por el trabajo que hemos estado haciendo con ellos desde Washington.

Por eso, antes de la crítica de que no servimos para nada, sugiero que naveguen por las páginas de la OEA para que se percaten de todo lo que se hace acá y que es deber nuestro, como Representantes de Panamá que somos, divulgarlo.

*
<> Este artículo se publicó el 18  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/cochez-guillermo-a/

Beneficios de la Beca Universal llega a estudiantes chiricanos

-Más de 1 millón de dólares se distribuye en esta provincia-

El reportaje de la educadora y activista política…

Jennie Gonzalez


El Gobierno Nacional puso en marcha -en la provincia de Chiriquí- el pago de la Beca Universal,  entregando 1.9 millón de dólares en beneficio de 23 mil estudiantes de educación pre-media y media, en un acto realizado en la escuela Benigno Tomas Argote, de Alto Boquete, donde el presidente Ricardo Martinelli pidió a los alumnos aprovechar el apoyo económico para estudiar y se conviertan en personas de bien, en favor del país.

“Estamos beneficiando a este grupo de estudiantes pero el próximo año se incluirán a los del nivel primario”, destacó el Presidente a jóvenes y padres de familias que acudieron al evento, a quienes anunció el pronto inicio de un proyecto masivo de construcción de viviendas en la provincia, que incluye al distrito de Boquete.

El pago de 80 dólares por estudiante se hará en 70 centros educativos  -localizados en los 13 distritos del Oriente chiricano- que corresponde al cuatrimestre de septiembre a diciembre de 2010.

Entre los requisitos para recibir la Beca Universal se establece que el estudiante debe asistir al plantel con su acudiente y además presentar el boletín con las calificaciones del segundo bimestre.

La beca universal, programa impulsado por el Instituto de Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (IFARHU), en conjunto con el Ministerio de Educación (MEDUCA), consiste en un apoyo económico de 20 balboas mensuales que el Estado le brinda a los estudiantes de las escuelas oficiales,  y en 2013, ese beneficio se extenderá a algunos colegios particulares.

El apoyo a los estudiantes panameños, mediante la Beca Universal, se convierte en otra promesa de campaña cumplida por el presidente Martinelli. Esta entrega se suma al de mochilas y útiles escolares que el Gobierno otorgó a todos los estudiantes de las escuelas públicas a inicios del presente año escolar.

El acto protocolar contó con la participación del vicepresidente y Canciller, Juan Carlos Varela; los ministros Lucy Molinar, de Educación; Guillermo Ferrufino, de Desarrollo Social; Federico Suárez, de Obras Públicas; además de la directora del Ifarhu, Sonia de Luzcando; la gobernadora, Aixa Santamaría; diputados y autoridades locales.

¡ Vamos bien !

GOBIERNO NACIONAL ¡

JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !


<>  Reportaje publicado el  15 de octubre de 2010 a las 7:35 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.