Panamá, un nación con una historia hermosa

Bitácora del Ex- Presidente del 26 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

 

EBRAHIM  ASVAT

Panamá como nación tiene una hermosa historia y es  una lástima que sean pocos los panameños que la conozcan.  Estoy casi seguro que el desconocimiento de su historia es lo que distancia al panameño de su responsabilidad cívica.

Todos estamos obligados a dejar un mejor Panamá del que encontramos.  Nuestros actos, nuestros sacrificios,  nuestro trabajo,  nuestros triunfos a diferentes niveles deben marcar en última instancia un factor de mejoramiento de toda esa organización y conglomerado que constituye lo que denominamos Panamá.

Desde el nacimiento de un hijo,  la instrucción escolar,  el puesto de trabajo, la actividad profesional o empresarial,  la adquisición de una casa para construir un hogar, la vida comunitaria, la vida pública , la solidaridad humana.  Todos estos pequeños eventos son relevantes y marcan hitos, cada uno en su dimensión en la vida de un país.

Cuando se fundó la República de Panamá en el año 1903 y luego de dar sus primeros pasos, el analfabetismo alcanzaba al 85% de la población.    A alguien se le ocurrió la idea de que lo que le correspondía al país era lograr que cada uno de sus habitantes aprendiera a leer y escribir.  De esa idea central, se trajeron maestros y profesores extranjeros,  se crearon los primeros centros de formación e instrucción de enseñanza primaria y secundaria.   Se invirtió en escuelas a lo largo y ancho del territorio nacional.   Nuestras maestras y profesores se movilizaron y dedicaron sus vidas a llevar escolaridad.  ¡ Cuanta inversión a largo plazo!  Esos maestros y profesores invirtieron (y siguen invirtiendo) sus vidas por otros a salarios bajos porque su mística y empeño no se mide  en dinero sino en otro tipo de satisfacción psicológica que  no tiene precio y genera admiración, respeto y estima.    Cuantos  conocemos la experiencia de maestros y profesores que tienen historias que contar de los alumnos que pasaron por su clases.  Historias  de sacrificios, empeño, desvelos, alegrías, triunfos y tristezas.

Hoy el analfabetismo está casi por desaparecer y cada vez más, los menores de 12 años entran en un centro de instrucción escolar.  ¿ Que calidad de panameños son estos que dedican sus vidas a un propósito nacional con poca remuneración y reconocimiento público?

Nadie que ha vivido y crecido en este país puede desconocer la influencia de maestros y profesores que les ha marcado sus vidas.  Lo hicieron por otros.  No les importó quienes eran.  Lo hacían sin tenerlo en mente, por un país, por eso que llamamos Panamá y que lo llevan muy adentro.

<>
Artículo publicado el 25 de enero de 2010 a las 21:00   en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: