La fantasía mediática

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Vivimos emborrachados de una fantasía mediática. Nos han ilusionado con cualquier cantidad de proyectos de infraestructura. De un Panamá del cambio.   De los 44 imperdonables. Ya los tiempos donde por semana nos prometían el mundo mágico de Walt Disney convertido en país, más que un parque temático, terminó.

Ya nadie recuerda que la Avenida Balboa tendría playas donde los panameños se podrían bañar.

Que existiría un tren de acceso que movilizaría a los panameños del Oeste de la ciudad.

La continuación de la Cinta Costera, unida a la Calzada de Amador, a través de un túnel que pasaría por debajo del Casco Antiguo.

Los dos grandes rellenos en Barraza y Atlapa para construir hoteles, torres y centros de convenciones.

El gran túnel por debajo del Canal de Panamá para abrir una nueva carretera que una la ciudad con Howard.

La gran carretera costanera desde Howard hasta Pedasí.

La gran carretera del Atlántico Norte que una Colón con Bocas del Toro.

Los diversos aeropuertos internacionales.

El tercer carril en el Corredor Sur.

La ampliación del aeropuerto de Tocumen con tren interno y grandes centros comerciales.

El ‘dream team’ de fútbol que nos llevaría al próximo Mundial.

Ya el lenguaje megalómano varió. Ahora entramos en la realidad tercermundista de un país que ha perdido su capacidad de brindarle agua potable a sus ciudadanos.

La peor crisis de agua potable de la era republicana. La capacidad para mantener la ciudad limpia. (Ahora sí se puede con 82 millones de dólares y contratación directa de camiones nuevos a quién sabe quién).

La interrupción de la conectividad con el Hinterland panameño, al desmoronarse carreteras recientemente construidas.

De la ilusión de un salto en garrocha, al primer mundo, a un aterrizaje forzoso a nuestra realidad tercermundista.

Somos incapaces de ofrecerle los servicios básicos a la población, a pesar de nuestros delirios de grandeza. Si es así, es preferible ir a lo básico.

Señores gobernantes provean al país los servicios básicos que necesita. Del resto se puede encargar la empresa privada. Concentren su atención en proveer agua, mantener el país limpio, servicios de salud, educación y seguridad. Estado de derecho y justicia.

Si no pueden con lo básico, que hacen inventando complejos proyectos sin capacidad técnica o profesional para ejecutarlos.

El Gobierno Nacional debe reconocer que carece de personal competente en los cargos de mando y jurisdicción. La ilusión mediática tiene sus límites y nadie sabe cuánto más durará. Evitemos que la población tome el sartén por el mango.

 

*

<> Artículo publicado el 18  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: