Panamá no surgió por combustión expontánea

Bitácora del Ex- Presidente del 27 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

Ebrahim Asvat

 

Y esto que hoy llamamos Panamá y que nos enorgullecemos por ser lo que es, no surgió por combustión espontánea.  En ella contribuyeron miles y miles de panameños a través de los años.

A diferente niveles han contribuido al bienestar común, llevando escolaridad,  salud,  caminos,  puentes,  sanidad,  empresas, agua, electrificación.

Todos estos esfuerzos con la finalidad de darle una forma a una región selvática.   Cada gran obra de bienestar general producto de la mentes de panameños que pensaron en el cómo, para luego,  ver el cuanto.

Cómo llevarle salud a todos los panameños.   Cómo integrar a todas las comunidades en un sistema de carreteras.   Cómo proveer a todos los panameños de agua potable.

Nuestros antepasados no vieron el problema del analfabetismo para decir:  “no perdamos el tiempo y el dinero en gente que no sabe leer y escribir”.    Tampoco en cuanto a la salud escatimaron esfuerzo por la distancia o la dificultad en llegar a los poblados.  Nadie dijo:  “Para allá no vamos porque está muy lejos y eso es perder dinero y tiempo.

Por  que será que hoy nuestra clase dirigente no puede pensar en cómo evitar que  nuestros adolescentes caigan en las manos de la delincuencia  y sobre esa interrogante crear programas y planes que lo eviten.

Porque cuando hablamos de la delincuencia juvenil lo primero que pensamos es en penas,   cárcel,   tratamiento como adultos,  severidad y muerte.

Frente a tantos tugurios y barrios marginales por qué será que nuestra clase dirigente no puede pensar en cómo garantizarle a  cada panameño la posibilidad de tener una casa digna.

Nuestros antepasados diseñaron las políticas publicas y pensaron en todos los panameños sin distingos.  Prepararon a los técnicos y profesionales para llevarlos a cabo.  Cuando hubo necesidad de contratar extranjeros lo hicieron.

Hoy, no hay políticas públicas sino reparto dinerario y sectorización.    Nos ofrecen Torres Financieras,  Ciudad Gubernamental,  Centro de Convenciones y  rellenos de mar para lujosos edificios, túneles y Metro en medio de escasez de agua potable, basura por doquier, tugurios rodeados de hermosos apartamentos,  desplome de las alcantarillas y la más amplia dispersión poblacional para una ciudad de millón y medio de habitantes.

Ya no hay tiempo para pensar,  menos para soñar en un Panamá de todos y para todos.

Debo creer que nuestros  líderes de antaño llevaban a Panamá en la sangre.  Los líderes de hoy llevan a Panamá en el bolsillo junto a la billetera.

Andamos por el camino equivocado y si no despertamos terminaremos en el precipicio.

<>
Artículo publicado el 26 de enero de 2010   alas 21:45  en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: