El modelo de administración de la Autoridad del Canal de Panamá

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

 

Constantemente para desviar la atención sobre los males crónicos que confrontan las entidades gubernamentales especialmente aquella destinadas a prestar un servicio público surge la idea de la restructuración administrativa. El modelo administrativo de la Autoridad del Canal de Panamá se promueve como el modelo a seguir. A nadie parece importar que ese modelo administrativo tiene su estabilidad garantizada mediante un título especial de la Constitución Nacional. La mayoría de los intentos de crear mediante leyes, entidades gubernamentales con niveles de independencia administrativa y estabilidad de su administrador cayeron en saco roto en posteriores gobiernos. Fue el Presidente Guillermo Endara quien impulsó dos entidades administrativas estatales que se manejaran con independencia y alejadas de la política partidista.

La primera fue la Autoridad de la Región Interoceánica creada mediante ley para administrar y vender los terrenos revertidos con la firma de los tratados Torrijos-Carter. La independencia no se respetó en el gobierno subsiguiente. Su administrador elegido por la Junta Directiva sin injerencia presidencial fue objetado por el Presidente Pérez Balladares y éste terminó nombrando a su elegido. Luego en el gobierno de Mireya Moscoso, la estabilidad del cargo del administrador nombrado por Pérez Balladares fue objetado y a su vez un nuevo administrador más afín políticamente a ella ocupó el cargo.

En la Autoridad del Canal de Panamá la suerte fue distinta porque se sujetó ese régimen a un título de la Constitución Nacional. Cambiar el régimen de la ACP requiere un cambio constitucional. A la fecha ningún presidente lo ha propuesto y ha sido garantía de estabilidad e independencia administrativa. Con igual criterio de independencia y estabilidad fueron diseñadas varias instituciones gubernamentales, entre ellas: la Comisión Bancaria Nacional ahora Superintendencia de Bancos; la Comisión Nacional de Valores, el ente regulador de los servicios públicos hoy denominada Autoridad Nacional de los Servicios Públicos; la Clicac (Comisión de la Libre competencia y asuntos del Consumidor ) ahora Acodeco (Autoridad para la Protección del Consumidor y Defensa de la Competencia); el Instituto de Recursos Renovables ahora Autoridad Nacional del Ambiente; el mismo IDAAN cuya restructuración realizada en el gobierno anterior fue una respuesta a la necesidad de mejorar su funcionamiento.

Nada de eso ha funcionado porque los gobernantes no controlan la tentación de contar con espacios políticos y posiciones para nombramientos.

Es de todos conocido lo que ocurrió en el gobierno de Mireya Moscoso con el Idaan donde hasta se les obligó a los empleados a cotizar mensualmente sus cuotas al partido que controlaba dicha institución.

La enfermedad no está en la sábana.

 

*

<> Artículo publicado el 17  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: