El precio de una prostiputa

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…


GERALDINE EMILIANI

Se dice que hay una diferencia entre la prostituta y la puta: la prostituta hace su oficio por dinero con ausencia de placer; la puta lo hace por placer y lo convierte en su estilo de vida.   La prostiputa mantiene relaciones sexuales a cambio de una remuneración económica con o sin placer. En mis comienzos como psicóloga clínica llegó a la consulta esta señora preocupada y triste en su relación con su único hijo de padre desconocido producto de su trabajo cuyo oficio era vender su cuerpo para su subsistencia y la de su hijo.   Con el pasar de los años logra que su primogénito terminara sus estudios universitarios.   Hoy día, es un reconocido jurista de la localidad y dueño de su propia firma de abogado.   Al enterarse del oficio de su madre sufrió muchísimo y entró en una franca depresión. Fueron muchos meses de sesiones terapéuticas tanto para él como para su progenitora para encontrar ese alivio psicológico producto de esa carga emocional entre ambos.   Hoy día vive ella y gracias a su primogénito en un apartamento muy hermoso en un área de la ciudad y cuidando de sus nietos.   Así como esta historia hay muchas otras cuyos relatos son desgarradores.

 Hay mujeres que tratan sus cuerpos con religiosidad al vestirse y no hablo de que van por la calle vestidas como monjas, solo que al arreglarse lo hacen de manera prudente.   Hay otras que les encanta enseñar lo que tienen de manera libertina. Al fin y al cabo son mujeres. Y, como personas se les debe respeto.

Cabe mencionar la última modalidad de las prostiputas, las llamadas “prepagos” la mayoría vienen de países hermanos con la idea de vender sus vaginas o comercializarse carnalmente cuyos familiares muchas veces desconocen la realidad del trabajo que realizan. Mujeres que guardan silencio para no ser deportadas. Niñas mujeres nacionales y extranjeras explotadas por desgracias del destino, mal remuneradas, acosadas, violentadas y que se sienten la escoria de una sociedad hipócrita y de doble moral. Las más apreciadas -por decirlo así- son las dedicadas al turismo sexual que no deja de ser un negocio lucrativo tanto en mi país como en muchísimos otros.

¿Destino, casualidad, enfermedad, sinverguenzura? No nos demos a la tarea de juzgar sin antes conocer la realidad de cada una de estas mujeres y hombres dedicados a este oficio y que desde antes de la pubertad, son sus propios familiares que los promueven en un negocio que no deja de ser rentable y que perjudica desde una edad temprana su salud mental.

Al publicar este artículo, “La marcha de las putas” habrá recorrido algunas calles de mi país. El objetivo de esta convocatoria es reivindicar el derecho de las mujeres a vestir como les parezca sin necesidad de que se les agreda o falte el respeto en las calles. Estoy de acuerdo. Pero señores, ¿en que país vivimos?

Vivimos en el país que tiene como distintivo la doble moral, la hipocresía y, el morbo y la violencia son un emblema, un comportamiento, una característica. Vestida o no, a la mujer no se le respeta. Nada más piensa en el hombre que se masturba mentalmente con solo ver unas tetas al descubierto. Los atributos de la mujer, atraen, llaman la atención. Y, el hombre se siente hombre si fija su mirada y más aún si llega a tener contacto con el cuerpo de la mujer que los exhibe y, si lo hace de manera seductora, está de más explicarlo. Y, con unos tragos encima, se convierte en presa fácil para los famélicos sexuales. Además, te las encuentras que si no enseñan, no consiguen al hombre de sus vidas o que su oficio como prostiputa, no es cumplido.

Y, les digo algo, son las propias mujeres las que más critican a las mujeres y mucho más si es sobre la belleza de sus atributos. Te encuentras también a aquellos padres y madres cuyos regalos de quince años son el aumento de los glúteos y los senos de sus hijas.    Esa es la moda y la que no está de moda, es considerada la patita fea de su círculo de amistades.

Vaya usted a un coctel, a una boda, en fin, a cualquier lugar de fiesta o entretenimiento, hasta las más pasaditas de edad, madres de adolescentes, te las encuentras junto a su consorte, con las tetas afuera y los amigos de sus esposos babeándose con la idea de disfrutar de un momento de locura sexual.

Bastante hace un hombre al no dejar que sus ojos se fijen en los atributos de la mujer ajena.A la mujer no se le da el sitial que se merece, ni como madre, esposa, ni asalariada. El respeto hacia la mujer se logra cuando ese niño y esa niña se les enseñe desde pequeños a respetar a su madre, vestida o no.

Cuando el hombre respete a su pareja. Cuando se le enseñe a ese adolescente que a la mujer vestida, semivestida o no, hay que respetarla como persona. Cuando se les eduque en materia sexual. Cuando algunos medios impresos y televisivos no saquen en poses provocativas a mujeres que por un par de dólares se dejan manipular.

Me pregunto como sería para esos medios, una semana de ganancias sin mostrar a estas mujeres como lo hacen. Estoy segura que con estas recomendaciones, jamás se convocaría a una marcha de putas.

geraldinemiliani@gmail.com

Este artículo se publicó el 27 de octubre  de 2011  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

La crueldad

La opinión del Abogado y Profesor Universitario en la materia…

CARLOS AUGUSTO HERRERA
cherrera255@hotmail.com

Para que un sujeto se deshumanice debe evolucionar desde su estado de conciencia primario hacia la madurez, en un largo trecho que se consolida con los años, y como dicen los poetas, explicar este fenómeno que se llega hasta los confines del espíritu, lugar en donde anidan los sentimientos del alma.   Todos somos sutilmente diferentes.   Eso se marca en las tendencias del comportamiento desde niños hasta la pubertad avanzada. Amar y odiar son los extremos conceptuales por donde procede el ser; es el resultado de las aptitudes cotidianas, que se sopesan al medir los valores ante las conductas. ¿Por qué alguien es malo? Esta respuesta tiene un mundo de variables.

Dicen que todos nacemos buenos, pero nos dañan las malas experiencias adquiridas en la vida. Puede ser que el resentimiento provoque un acto de venganza, que no es otra cosa que la satisfacción que se alcanza cuando se infiere un daño o agravio para devolver una agresión.

Dentro de la organización social tenemos que alcanzar una convivencia y en la relación, la colocación social entre los pocos que mandan y aquella mayoría que obedece. LEWIS Y TOWERS nos apoyan con pensamientos como que la ‘psicología moderna ha tenido un éxito extraordinario al descubrir las situaciones concretas de frustración, o de inferioridad, o de temor que originan la agresividad por una parte y los síntomas de retraimiento por la otra’. Se plantea de manera científica, lo que ahora hemos dicho con nuestras palabras, aunque tenemos que avanzar con el concepto sobre la crueldad. Se habla del perverso y sobre el deprimido. En Wikipedia, se define al perverso como una forma de personalidad anormal, en la que se destaca una continua y progresiva agresividad y destructividad que puede ser en su perjuicio o lo que tiene alrededor, porque el paciente libera sus tendencias o instintos.

Un maligno puede tener en cambio, un comportamiento anormal de una forma transitoria o permanente; puede ser congénito, cuyo elemento esencial es la conducta histérica; o simplemente esa actitud es adquirida por el resentimiento, odio, fracaso, económico o profesional.   El histérico es aquel que se sofoca y pierde el control y en lo grave produce convulsiones, además de definirlo como una enfermedad y es propio de los fanáticos en especial, los religiosos.   Un recordado pastor me explicó hace años en Windsor, Canadá, que todos tenemos en el pecho un péndulo que nos indica si lo que hacemos es bueno o malo, pero eso es para los que gozan de la capacidad de discernir, porque los enfermos mentales graves no saben lo que hacen.   Los fanáticos son aquellos que no razonan.

Visto de una manera u otra lo anotado anteriormente, tenemos que pareciera que estas actitudes rencorosas se pueden heredar también. Así llegamos a la tortura, y como aparece en Wikipedia, define esta perversión como la de provocar una daño físico o material al golpear, rotura de huesos, desgarros musculares, castración, aplastamiento, cortes, descargas eléctricas, desfiguración, quemaduras, aplicación de temperaturas extremas, ingestión de productos químicos o elementos cortantes, baños con substancias químicas cáusticas, ahogamiento, violación, privación del sueño o posturas corporales incómodas.

Podemos agregar la envidia, que es una modalidad perversa, pero sin los evidentes daños materiales, sin el menoscabo del efecto que puede producir. Encontramos distintos enfoque sobre la perversidad ahora congénita, como aquellas sonadas películas como ‘Semilla de maldad’.

Otra definición coloca al perverso en niveles mentales, sea alto, mediano o nulo. Dicen que el inteligente esconde en su personalidad su verdadero comportamiento. Otras variables señalan la cobardía o la insatisfacción sexual cegada por esa creencia de inferioridad.

Afortunadamente tenemos mecanismos científicos para detectar estos males del comportamiento y también están muy bien definido los controles de selección, para aquellos casos en donde existe la pasibilidad de control de personal. Por ello se han reglado laboralmente y hasta los niveles penales, aquello del acoso sexual. Los depredadores de niños están en el lugar que se concentran los párvulos, por ello son imprescindibles las reglas de comportamiento de los mayores y en especial esa selección de subalternos.

Otro asunto muy importante son los cuerpos de policía, ejército y fines. Aquí hay un estadio de control por la cadena de rangos, pero lo más sintomático es la concentración de poder en una persona, que le permita llamar la atención, obligar, someter agredir, que si el uniformado es cruel, sin dudas se va a satisfacer.   El contrapeso es una debida supervisión y dentro de ellos cumplir estrictamente con los procedimientos. El uso de la fuerza empieza por persuasión hasta el uso de instrumentos letales.

Todo esto tiene un mecanismo, claro que existe la discreción, porque todos los casos no son iguales y hay que recordar que en estos enfrenamientos está la propia seguridad del agente.

Este artículo se publicó el  6  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Oportunidad de oro para el panameñismo

La opinión de…

 

Carlos E. Rangel Martín

La bestial represión a los trabajadores en Changuinola el pasado mes de julio, ejecutada por unidades escogidas de la Policía Nacional siguiendo órdenes directas de nuestros más encumbrados gobernantes, y la pavorosa quema de reclusos a principios del presente año, festejada por otras unidades policíacas, son responsabilidad principal de esos gobernantes, debido a sus componendas legales para, aparentemente, ganarse el apoyo incondicional de la Policía Nacional en cualquier situación.

Esta desgracia probablemente no puede ser mayor:   Primero, por el creciente malcontento de multitud de panameños serios y trabajadores, cansados de gobernantes principalmente interesados en servirse de nuestro país para satisfacer ansias personales de poder y riqueza.

Segundo, porque la imposición de disparatados negociados multimillonarios que nos endeudarían o perjudicarían indefinidamente, como lo son la compra de los corredores y la minería a cielo abierto en nuestro frágil clima tropical, contribuiría a que otros funcionarios emularan a sus superiores y buscaran el enriquecimiento a como diera lugar, sin valorar la importancia social y la satisfacción personal de servir y respetar, sin distinción alguna, a todos sus conciudadanos.

Tercero, porque, como señala la jerarquía de nuestra Iglesia católica, esta deprimente conducta gubernamental a largo plazo solo contribuiría a aumentar la violencia y a que cayéramos en manos de improvisadores líderes populistas, quienes le traerían mayores sufrimientos al pueblo, como está sucediendo en la hermana República de Venezuela; porque se equivocan completamente quienes crean que los partidarios de una dictadura marxista se quedarán de brazos cruzados indefinidamente ante un río completamente revuelto por tantas arbitrariedades.

Lamentablemente, la dirigencia del Partido Revolucionario Democrático (PRD) se encuentra mayoritariamente en manos de personas que apoyaron la dictadura norieguista y quienes no admiten que, por esa misma razón, sus recientes candidatos presidenciales oficiales fueron rechazados contundentemente en las elecciones y nunca lograrán ganar la confianza de las mayorías; aparte de que también rehusan aceptar que todo partido político que aspire a crecer o sobrevivir requiere de la continua formación y participación de nuevos y prometedores dirigentes.

Nuestro pueblo clama por partidos políticos serios, en los que priven la honestidad, el profesionalismo y la verdadera búsqueda del bienestar de las mayorías.

Desafortunadamente, la reciente trayectoria del Partido Panameñista, bajo la dirección de Juan Carlos Varela, ha sido la de un compañero de viaje que apoya a un “Cambio Democrático” evidentemente demagógico, autoritario y cleptocrático. Sin embargo, de escoger un presidente de mayor seriedad, el panameñismo partiría por delante de otros partidos hacia una conversión al tipo de colectivo que la mayoría de los panameños apoyaría gustosamente.

De no imponerse esa meta, el panameñismo estaría en peligro de desaparecer prontamente, quizá antes que el partido personal del presidente, Ricardo Martinelli, porque por más que una empresa encuestadora local pregone la inalterable “popularidad” del primer mandatario, es imposible olvidar que, durante las primarias de las pasadas elecciones, la misma empresa encuestadora firmó un contrato con la candidata presidencial del PRD quien, sin que mediara explicación alguna, inmediatamente “aumentó de popularidad”.

<>
Este artículo se publicó el 5 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Definamos vilipendiar

Si no te digo más que la verdad no te vilipendio.  La opinión de…

 

MÓNICA MIGUEL
monicamiguelfranco@hotmail.com

Definitivamente el gobierno nuestro de cada día no deja de sorprenderme, lo cual, si tenemos en cuenta la escasa esperanza que tengo en el género humano en general, ya es toda una hazaña.   Como no tuvieron bastante con el rapapolvo que les dieron hace unos meses cuando trataron de imponer otra vez las leyes mordaza ahora se salieron de nuevo con la tontería de querer pasar una ley donde se encarcelaría a aquellos que insultaran o vilipendiaran a los que tienen cargos electos.

En fin, está visto que es muy bonito el cargo mirado desde afuera, pero se han olvidado de lo que conlleva y cuando lo han descubierto ya es muy tarde y los muy gaznápiros se piensan que cerrando la boca del pueblo a la fuerza lograrán hacernos creer que todo lo que hacen está bien.

En primer lugar, definamos las palabras vilipendiar e insultar. Vilipendiar es, según el diccionario de la Real Academia, despreciar algo o tratar a alguien con vilipendio. Y vilipendio es, según la misma fuente, desprecio, falta de estima, denigración de alguien o algo.

También podemos ver que insultar es ofender a alguien provocándolo e irritándolo con palabras o acciones. En resumidas cuentas, lo que podemos ver es que si no te digo más que la verdad no te vilipendio y que no ofende quien puede sino quien quiere y que si ustedes aprenden a no ofenderse o a no realizar actos despreciables no tienen porqué obligarnos a nosotros a no vilipendiarlos.

O sea, que en realidad, insultar o vilipendiar no tienen nada que ver con nombrar a la persona por sus actos, porque concuerden conmigo en que si una persona roba es un ladrón, si un hombre viola es un violador, si un funcionario acepta sobornos es un corrupto, y si alguien hace una estupidez… ¡huy, no! bueno, todos podemos hacer estupideces, fíjense si no en la cantidad de gente que votó por Bosco.

Pueden tratar de taparnos la boca una y otra vez, lo que no pueden pretender es tapar el sol con la mano y hacernos creer que todo está bien.   Siguen ustedes empeñados en que la culpa de todo la tenemos los medios de comunicación, cuando en realidad, de su ineptitud y su estupidez la culpa la tienen solo ustedes, y ustedes solitos son responsables de sus decisiones.

Por ejemplo, puede que si el señor cónsul en Miami se hubiera quedado calladito hubiera logrado pasar agachado los cinco años, pero, lamentablemente para ustedes, taparle la boca a un idiota (y un cónsul no es un cargo electivo, así que puedo decirle lo que me de la gana, con todo respeto, eso sí) es muy difícil, así que ahora mismo la responsabilidad de la decisión de poner a ese ignorante allá es del que firmó su nombramiento.

Y así nos vamos, ¿quién fue el responsable de la tontería de poner de director del IDAAN a un señor que, en vez de trabajar para paliar una tremenda crisis, se encomienda a Dios? Pues al que le quede el traje que se lo ponga.

Asuman su responsabilidad y aguanten callados como hombrecitos cuando les canten las cuarenta.   Que, ya que tenemos que soportarlos por cinco años, cada vez, por lo menos déjennos el derecho al pataleo. Y además nunca, nunca, deben olvidar que aquí el pueblo es el soberano, y que sus cargos no son suyos, sino de todos los que los votaron, por lo tanto, el pueblo, como sus verdaderos jefes, tiene derecho a echarles la bronca y decirles las cosas claritas. ¿O es que acaso se les olvida ese pequeño detalle?

> Este artículo se publicó el 16 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,   todo el crédito que les corresponde.

Sociedad, víctimas y victimarios

La opinión del Comunicador Social…

 

ERNESTO  A.  HOLDER
ernestoholder@gmail.com

Cuando se dan hechos que atentan contra la colectividad y el bienestar común, en el ejercicio por definir responsabilidades o culpas, muchas personas lo tratan a la ligera.   Hay quienes hacen un esfuerzo maduro – frío, no emocional – por realizar un análisis detallado y puntual sobre el tema. Pero, desafortunadamente, están los que ven la oportunidad de aprovechamiento personal, político y muchas veces económico que nubla las posibilidades concretas para que la sociedad busque correctivos a largo plazo.

El sábado 8 de enero, afuera de un supermercado en Tucson, Arizona (Estados Unidos) la congresista demócrata Gabriel Giffords patrocinaba un evento al aire libre llamado ‘Congress on your coner’ (El congreso en tu esquina).    No repartía bolsas de comida ni pasaba ‘salves’ para ‘poner la paila’ o para comprar un tanque de gas.   Allí recibía a sus contribuyentes o atendía a todo aquel que deseaba tener unos minutos con ella para conversar sobre asuntos de la comunidad.

La senadora fue herida con un arma de fuego en la cabeza por el aparente desquiciado Jared Loughner; con evidentes muestras de una errática conducta personal, marcada por las influencias del entorno socio-político en que se desenvuelve. Otras seis personas en el área del evento murieron; entre ellos, una niña de nueve años y otros trece resultaron heridos. Veinte personas en total. Este violento atentado, en lo que debió ser una tranquila mañana de enero, parece encaminado a ser un acontecimiento que puede incidir significativamente en la retórica política de la sociedad estadounidense; que parece haber recrudecido desde que Barack Obama fue electo presidente de ese país.

El domingo 9 de enero, una reyerta provocada por un grupo de jóvenes detenidos en el Centro de Cumplimiento de Menores en Panamá dejó seis quemados (de los cuales, a la hora de preparar esta entrega, han muerto dos) y siete heridos, en un hecho en donde la inmediatez de las trasmisiones televisivas han permitido presenciar la presunta participación negligente de varios representantes de las entidades de custodia que deberían tener la seguridad y protección de estos menores como su responsabilidad primordial.

Un agente de la policía, que ha trabajado con menores infractores, me cuenta de los directos y constantes abusos que enfrenta en estos centros de parte de los que allí son recluidos. Tanto verbales como físicos en algunos casos. Esto lo menciono porque hay que tener en cuenta el contexto general de todas las situaciones y recordar, por más difícil que sea, de quiénes estamos hablando. Estos muchachos son peligrosos, muy peligrosos. Pero, esto no es excusa de ninguna manera. La primera reacción ante la amenaza a la vida humana es, y debe ser, la de preservarla a como de lugar.

Las imágenes captadas durante el incendio en el Centro muestran la degradación de la conducta humana, no hay otra manera de ponerlo. Frente a las súplicas desgarradoras porque los dejaran salir del área en peligro, las evidencias visuales y de audio presentadas en los medios son sencillamente inhumanas.

Me llama la atención que en el recuento de las circunstancias, se enfocó mucho en el hecho de cuánto tiempo le faltaba a tal o a cual menor por cumplir con su reclusión: 10, 15 ó 40 días. Nadie, particularmente padres y abogados, hasta donde he podido seguir el tema, ha hablado de procesos de resocialización o de seguimiento social para velar porque aquellos recluidos no regresen dentro de unos meses.

Para algunos y, aparentemente para las familias, cumplir con el tiempo de censura mediante el aislamiento en centros como estos es suficiente.   Y lo que ha venido sucediendo desde aquel fatídico acontecimiento es que los que oficialmente deben velar por la responsabilidad de proteger a estos jóvenes (y a la sociedad mediante su resocialización) han venido preparando su defensa: pasándose la culpa y refugiándose en los entramados legales del sistema judicial.

Lo que sucedió en Tucson, aquella mañana del 8 de enero pasado, es el resultado de un atentado contra la sociedad, no del desquiciado con su arma que redefinió la vida de tantas personas, sino de un sistema que permite, y da pie a, que legalmente, cualquiera tenga la oportunidad de adquirir armas letales, por encima de las preocupaciones de instituciones sobre su estado y capacidad mental para convivir pacíficamente en sociedad (ya había advertencias sobre Loughner).

Y lo que repercute en Panamá sobre el caso del Centro de Menores, es igualmente un insensato atentado contra la posibilidad de que le demos otra mirada a la conducta delictiva y peligrosa de estos jóvenes; la responsabilidad de sus padres y del Estado en su resocialización y a atender la indiferencia que mostramos por el bienestar y la recuperación de sus víctimas que no aparecen en la discusión actual.

Este artículo se publicó el 17 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Auxilio, quiero interceptar llamadas telefónicas

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

La solicitud no pudo ser más inapropiada. Denota que, al final de todo, un 60% de popularidad no significa nada sin la capacidad para destruir a los adversarios políticos.

Interceptar llamadas telefónicas es apenas un recurso de los servicios de inteligencia. Si los idiotas que se la pasan escuchando y grabando conversaciones no tienen la capacidad de análisis, toda esas horas de información son inútiles. Los políticos que le ponen demasiado énfasis a conocer la vida ajena denotan su inseguridad al poder. Al final, quien tiene miedo es él y no los ciudadanos.

En cierta forma hay una reversión de los miedos en Panamá. Los políticos, empresarios y los ciudadanos dicen tener miedo a las intercepciones telefónicas, a las amenazas, al chantaje, a la persecución.   Pero quien utiliza esas herramientas a pesar de sus altos niveles de popularidad denota una inseguridad extrema. El que tiene miedo es quien manda no los gobernados. Es por ello que, asustar a quien tiene miedo, con poder es una forma de mantenerlo bajo control. Hasta la fecha solo los americanos con un mejor análisis de la situación panameña han levantado una voz de alerta.

Este informe confidencial enviado por la embajadora saliente de Estados Unidos en Panamá al Departamento de Estado, y que revela Wikileaks, es hasta ahora el documento que mejor describe la conducta y proceder de nuestras autoridades.

Explica coherentemente el peligro que representa el personaje para la democracia panameña y el distanciamiento que existe entre las autoridades estadounidenses y las panameñas.

También nos da luces del por qué el mandatario panameño no ha podido visitar Washington D.C. en año y medio de gestión y por qué esas posibilidades se encuentran, por lo menos, estancadas.

Explica de igual forma el peligro que se ciñe sobre la aprobación de un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos por sugestionar a una alta autoridad del Gobierno estadounidense sobre temas sensitivos como la cooperación internacional contra la delincuencia organizada.

El estilo de política de este Gobierno es crudo, sin refinamientos. La embajadora saliente, inclusive, acusa al nuevo Gobierno de querer lograr sus objetivos, hasta los políticos, con total desprecio del estado de derecho. Esto lo manifiesta la propia diplomática y lo ratifica el propio mandatario al calificarla a ella como ‘muy legalista’.

Conclusiones sobre este cable: el Gobierno nacional no puede negar que graba e intercepta llamadas de sus adversarios políticos y quizás de otros también. Que es una prioridad de su estrategia de seguridad interceptar llamadas telefónicas sin control judicial y por motivos políticos o de otra índole.

*

<> Artículo publicado el 27  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

 

La herencia que nos dejó ‘Just cause’

La opinión del comunicador social…

 

EDWIN   RODRÍGUEZ
edwinhr50@hotmail.com

Los primeros grupos delincuenciales aparecieron en Panamá a finales de la década de los ochenta y tomaron más auge tras la eliminación de las Fuerzas de Defensas en 1989, con la operación Causa Justa, integrando a menudo delincuentes deportados de EE.UU.

Desde entonces en nuestro país, las pandillas han crecido. Se observa una evolución importante de su organización, han variado sus actividades delincuenciales, aliándose a los carteles internacionales del narcotráfico, siendo ellos los encargados del trabajo sucio a nivel local.

La crisis de las instituciones de socialización como la familia, la escuela y el trabajo; la categorización de los modelos de conducta que los medios de comunicación promueven y que la juventud copia; la reducción de oportunidades para los jóvenes y la necesidad de establecer mecanismos de autodefensa, entre otras, son razones para su existencia.

En consecuencia, la pandilla se convierte en un sustituto asociativo que le ofrece al joven la posibilidad de ser parte del mundo, compartiendo TERRITORIO e identidad.

La endeble política integral por parte de los Estados, ha contribuido en gran medida a esta realidad, quienes muchas veces, toman decisiones unilaterales, sin tomar en cuenta a la juventud. Por ende, la carencia de oportunidades para estos sectores marginados ALIENTA el crecimiento de los grupos pandilleros. Por otro lado.

Quienes trabajan para suplir sus necesidades y pagos de casas, tienen poco tiempo de atender a sus hijos que es a mi entender el principal factor el porqué existen tantos jóvenes que son absorbidos por el abismo de las pandillas y las drogas.

Para educar lo más humanamente posible a sus hijos, es imperativa mayor convivencia con ellos y estar atento al mínimo cambio de conducta en sus proles. La situación económica de muchas familias obliga a dejar los niños solos, que se atiendan unos con otros en el hogar donde hay más de uno. Las cosas se complican cuando sus hijos llegan a la adolescencia; es allí donde son presas fáciles de las pandillas, por esa falta de vigilancia de sus padres.

La separación conyugal de los progenitores es otro factor que incide. Los niños crecen con solo uno de ellos, con un pariente o con los abuelos. La carencia de un núcleo familiar sólido hace al adolescente más vulnerable asociarse a una pandilla, en busca de comprensión, apoyo y hermandad ficticia que le brindan otros jóvenes en igual o peor situación.

No obstante, carecemos de programas para combatir a las bandas delincuenciales mediante el deporte, educación, el trabajo y centros ocupacionales para disminuir el ocio amo de todos los vicios. Finalmente, dentro de la globalización, el cambio y modernidad, no se puede vivir de espaldas a la realidad. Es difícil pensar que la violencia va a terminar, pero la indiferencia y la inequidad hacen tanto daño como su existencia. Salvo mejor parecer.

 

 

*

<> Este artículo se publicó el 23  de dicembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.