Panamá ciega y engañada

.
La opinión de la Poetisa Panameña y estudiante de periodismo….

PAOLA  BRUGIATTI  GOYEZ

Consumismo: resulta que no se trataba de una palabra técnica, ni de un concepto que sólo se dedica a criticar a la sociedad actual. En un mundo donde nuestras actitudes parecen estar dirigidas por nuestra propia forma de ver las cosas, es todo lo contrario.  En este mundo, nada es casualidad.

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, sabía perfectamente que nada era casualidad.

Si había animales pensantes incapaces de diferenciar entre el bien y el mal, se trataba de los seres humanos.

Desafiando toda la ética existente; lo que pensamos que está bien para nosotros está determinado por quienes, en efecto, nos hacen creer que está bien.

El ser humano es, por naturaleza, un animal lleno de creencias que modifican su forma de pensar y actuar.

Edward Bernays, el sobrino americano de Freud, mejor conocido como creador de las relaciones públicas, creó también el mundo actual. Analizando los estudios de su tío acerca el comportamiento humano, Bernays entendió que convencer a los individuos era una tarea sencilla, porque las empresas, gobiernos o una sola figura (como él), conociendo las teorías de Freud, podían ordenar los elementos emocionales y “casarlos” con los elementos materiales. A partir de este matrimonio, las personas no verían los productos como una necesidad, sino como a un placer.

Democracia: el diccionario de la Real Academia Española la define como la doctrina favorable a la intervención del pueblo en las decisiones del Estado.

Las potencias emergentes del siglo XX, como Estados Unidos, jactándose de sus tendencias fuertemente democráticas, no hicieron más que vender la idea al pueblo de que eran libres y felices. ¿Libres y felices?   Conformes con Bernays, han hecho creer a la sociedad que es libre si se subyuga a una misma realidad, en la que puede si puede escoger entre medias verdes y rojas,  si tiene dinero en su cartera para comprarlas, entonces es un ser libre y feliz.

La única forma de lograr que el pueblo calle y se conforme, que crea fielmente en que lo poco que tiene es más que suficiente; entonces, el mundo es perfecto, porque es controlable.

El consumismo representa, por tanto, el engaño de nuestra conciencia: deformar nuestra definición de felicidad y aceptar el mundo tal como está y no como debe ser. Al fin y al cabo, desde el punto de vista de un estratega político, es una excelente forma de dominio de las masas: sí, de hecho, es una manera de que las empresas reciban grandes ingresos y paguen, por tanto, mayores impuestos al Estado.

Con esto, el Estado poseería un presupuesto ganador, que podría ser invertido en las necesidades de la sociedad. Se trata de la función básica de los gobiernos: invertir.

Haciendo una breve comparación con Panamá, ¿qué sucede si tenemos un pueblo consumista, empresas a las que no se les exige pagar impuestos, por el amiguismo y la corrupción que las liga al gobierno?   Tenemos como resultado una caótica distribución de las riquezas y falencias absurdas, como salud, producción agropecuaria y transporte deficientes.

Son absurdas y criminales en un país con tantos recursos.  Conscientes de que nos controlan nuestras creencias, de que determinan nuestro estilo de vida, lo mínimo que podríamos exigir es la buena inversión de las riquezas estatales a favor de nuestras necesidades básicas.

Así es como pondríamos a ejercer realmente el verdadero significado de “democracia”.

<>
Publicado el 10 de diciembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Planifiquemos una nueva ciudad

.

La opinión del Ingeniero Civil ….

.

ROGELIO  PINILLA
.

La ciudad de Panamá, fundada por Pedro Arias Dávila en 1519, fue trasladada y reconstruida por Antonio Fernández de Córdoba en 1673 en las faldas del Cerro Ancón y “La Boca” del río Grande, luego de ser destruida por el pirata inglés Henry Morgan, en 1671, con la “ayudita” de las autoridades españolas que administraban la ciudad en aquel entonces. La ciudad, amurallada en sus inicios, fue creciendo espontáneamente hacia el arrabal en sentido norte y este.

No conocemos las razones que inclinaron a los españoles para seleccionar el lugar donde se asentaría Panamá la Vieja, pero aparentemente no era el mejor lugar para fundar la primera ciudad española en las costas del mar del Sur.

En 1821, luego de la separación de Panamá de España y su unión voluntaria a la Gran Colombia, la ciudad de Panamá pasa de capital de Castilla del Oro y el Ducado de Veraguas, a ser la capital del Estado del Istmo. En 1848, con la fiebre del oro descubierto en California, renace el auge comercial de la ciudad como punto obligado de los aventureros que se dirigían al norte utilizando primero, la ruta del río Chagres y el Camino de Cruces, y luego a partir de 1855, la primera vía férrea transoceánica que uniría la ciudad de Panamá en el Pacífico con la ciudad de Colón en el Atlántico.

Luego de la independencia del Istmo en 1903, la ciudad se convierte en la capital de la naciente República y se inician los trabajos del Canal.   Esta obra monumental da pie para que se sanee y expanda la ciudad en sentido alargado hacia el este y oeste. Hacia mediados y finales del siglo XX la ciudad experimenta un vertiginoso desarrollo y se convierte en una de las capitales más hermosas y progresistas de Latinoamérica.

Desafortunadamente, el crecimiento de la moderna ciudad ha sido desordenado por falta de planificación y debido a que está restringida por el mar hacia el sur y las reservas forestales por el norte. En los últimos 20 años ha experimentado un crecimiento vertical con altos edificios y núcleos de población concentrados en reducidas áreas con el consiguiente efecto en la calidad de vida de sus ciudadanos.

Pensamos que nuestra ciudad ya alcanzó un estado de saturación y es necesario planificar una nueva, a la altura de las mejores capitales del mundo. La solución no será fácil. Tenemos que tomar decisiones salomónicas y sacrificar sentimientos ecológicos.   Pensamos que debe crecer hacia el norte, a tierras más altas, llegando hasta el río Chagres y el lago Alajuela, con grandes avenidas norte sur paralelas al Canal y calles transversales este-oeste.

Se deben proyectar grandes parques para el esparcimiento de los habitantes, y para aprovechar, de manera sostenible, las reservas forestales.

Quizás para conmemorar los 200 años de República, las futuras generaciones vivirán en una megalópolis formada por la unión de las ciudades de Panamá y Colón, en las riberas del Canal, el lago Gatún y atravesadas por el río Chagres y el lago Alajuela.

.

<>
Publicado el  10 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Bien merecido

.
La opinión del Administrador Industrial….
.
GABRIEL J. PEREA R.
.

El escribir y el hablar son destrezas de doble filo y como tales deben ser correctamente utilizadas.  Su dominio puede provocar acciones que congratulen o nos condenen.  La maestría en este menester no es de uso común por algunos, creyendo que para obtener su dominio hay que tener estudios superiores, cuando lo único que se necesita es un poco de sentido común.

Los políticos que no cuentan con el dominio del uso de la palabra, y que no logran conectar el cerebro con la lengua, deben recurrir a la utilización del ventrílocuo, perdón, de un vocero, que se encargue de trasmitir sus ideas luego de pulirlas.      Sin embargo, ya sea porque no lo entienden de esta forma o porque no tienen idea de lo que hacen, algunos políticos se empecinan en hablar por ellos mismos “ a calzón quitá”o ”, sin importar las consecuencias. Después vienen las demandas y la lloradera, si son hallados culpables.

Tal vez habrá algunos que resistan más que otros, que tienen por piel una corteza, pero todo tiene un límite, pese a eso de que en la guerra “ política ” y el amor todo se vale, bueno créanselo y después paguen calladitos sus demandas.   Como nuestro orgulloso alcalde norteamericano, que ahora es encontrado responsable por sus acciones en contra del anterior ocupante de la silla alcaldicia y, como era de esperar, tendrá que pagar al ofendido.

Bien merecido para alguien que no midió sus palabras en el calor de la contienda y se dejó llevar sin pensar en las consecuencias que ahora cosecha.   Por otra parte, un excelente recordatorio para la clase política que debe refinarse y no proceder como manada de lobos salvajes intentando devorarse los unos a los otros con tal de alcanzar el poder a como dé lugar, mientras el público repudia sus acciones.   ¿Y ahora qué sigue, pedir donaciones o pasar el sombrero pa” recogé” ?,  y lo que puede ser más divertido, escuchar a cuadrúpedos resaltar la hidalguía de soportar el insulto sin dolor.

.

<>
Publicado el  10 de diciembre en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Sinaproc, ¿alertador o alarmista?

.

La opinión de….

.

Nelson Antonio Lara
.

Por años, venimos indicando que la protección civil no tiene que ver con el salvamento acuático, aunque pequen de expertos en el tema por haber estado realizando operativos durante la temporada seca o bien capacitando a personas para fungir en esta área de la seguridad pública que es paralela a ella.

Hay que considerar que protección civil o defensa civil fue creada gracias a los protocolos adicionales a los convenios de Ginebra que dieron origen al movimiento de la Cruz Roja o Media Luna Roja y que actualmente tiene que ver con la prevención o asistencia que se les provee a las comunidades antes o después de una situación de desastre. Reitero: asistencia que se les provee a las comunidades en casos de desastres.

El hecho de que en Panamá estén “en todo menos en rezar” no los hace los más expertos de las otras áreas que no son propiamente la suya; peor aún es que esta institución haya sido utilizada de bastión político para procurarle a quien ocupa el cargo de director general las posibilidades de aspirar fuertemente a un cargo de elección popular, como quedó demostrado en el reciente torneo electoral.

Ahora bien, no siendo realmente experimentados en salvamento acuático, puesto que para ellos es una actividad de los domingos de la temporada seca, ¿qué los hace pensar que son conocedores de la materia como para estar alarmando a la población con avisos de mareas altas y su posible peligrosidad?

Lo digo porque en un reciente anuncio advertían a la población de abstenerse a acudir a las playas, so riesgo de quedar en situaciones de peligro, lo que no fue así, porque el mar tiene su temperamento y depende de varios factores.

Para aclarar las cosas a todos, incluyendo al director de Sinaproc, las mareas son un fenómeno natural que obedece a la influencia de la gravedad de la Luna sobre el planeta; y las olas son un fenómeno natural que obedece a los vientos de las tormentas en alta mar. Cuando la superficie del mar se perturba, produce olas más altas de lo acostumbrado. O sea que, si la marea alta coincide con la marejada, tendremos un fenómeno de fuertes y altas olas que llevan agua más allá de la línea promedio de marea alta, como ocurrió hace unos meses e inundó las casas en Puerto Caimito que estaban pegadas a la playa.

Recuerdo bien que bajo la alerta –más bien la alarma anterior– me tocó trabajar en un club de playa y la gente me preguntaba si el mar representaba un peligro, como lo decían los avisos de Protección Civil. Aquella vez las mareas altas se registraban entre las 4:00 a.m. y 6:00 p.m., las olas no pasaron los 30 centímetros de altura, por lo que no representaban peligro alguno para los visitantes.

En fin, ¿cuál es el afán del Sinaproc de estar alarmando a la población para que no acuda a los balnearios de playa? Lo que deberían hacer es tratar de coadyuvar a que las comunidades playeras contraten los servicios de más guardavidas, para garantizar que los bañistas estén debidamente resguardados y para que, en caso de que el mar represente un peligro real, ellos puedan prevenir y advertir a la población sobre los riesgos.

Administrar una institución cuyo servicio es paralelo al salvamento acuático, no hace al responsable un experto en el tema. Señor director, haga que en las playas se cumpla la Ley No. 19 de 2007 y déjenos a los expertos determinar in situ la peligrosidad o no de estos lugares, cuando de verdad se den los fenómenos. Deje de alarmar a la población, cuando desconoce las condiciones reales del mar.

.

<>
Publicado el  10 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Centro derecha: un balance positivo

La opínión de…
.

VIRGILIO  CORREA

.

Hemos tomado como un placer adelantarnos a los acontecimientos, sin pensar en las consecuencias, solo midiendo dos factores innatos en nosotros ahora mismo: la experiencia-memoria versus el olfato histórico, recordar es vivir pero tomar riesgos, nos hace vivir aún más y con adrenalina jocosa, de esta forma contemplamos la gloria, que no existe, como decía madame Stahl en el siglo XIX, porque al final vivimos un sueño eterno.

A inicio de este año, pronosticamos los triunfos de Pepe Lobo, Ricardo Martinelli y Sebastián Piñera y nos equivocamos en la elección del ex presidente Lacalle, que no fue otra cosa que ambición extrema, !conociendo a los uruguayos, como son!, tenían que tener un Presidente ex guerrillero, ya que ellos son los suizos de izquierda en un continente nuevo.  Válgame Dios.

De las dos últimas elecciones donde triunfaron sus candidatos, Pepe y Ricardo podemos decir lo siguiente: La unidad tardía de Martinelli y Varela (¨las benditas Primarias que ponen en desventaja a nuestros partidos pluralistas versus el PRD no pluralista¨), tal vez hizo que perdiéramos la mayoría de las Alcaldías y los Representantes. Esperamos que eso quede de ejemplo para el futuro, toda vez que vemos con acierto, la unificación de CD, Molirena y UP, desde ahora para enfrentar los próximos comicios, sin pensar en personas.

Tuvimos la oportunidad de seguir de muy cerca la campaña de Pepe desde junio de este año. Vimos con acierto la unidad homogénea del partido Nacional, eso nos hizo recordar el contraste con nuestra Alianza en Panamá, y nos atrevimos imprudentemente (como siempre) a comentar, que si comparábamos a lo que había pasado en Panamá en mayo del 2009, a pesar del 60% de votos para Martinelli; en Honduras, con la unidad homogénea que Pepe había logrado alcanzar –seis meses antes- y su oportuna doctrina del ¨humanista andante¨, entonces ganarían la mayoría del Parlamento, de las Alcaldías y de los Consejos Municipales. Así sucedió el 29-11. No podía ser diferente.

Quedó muy claro y demostrado en esas dos elecciones centroamericanas, nos guste o no, que la unión hace la fuerza y que los jueguitos de personalidades y de indios con plumas, ¡nos lleva al desastre!

En Chile estamos confiado que el próximo 11-12 obtendrán el mejor resultado, porque tomaron bien en cuenta los parámetros observados, en las elecciones de Mesoamérica. Tendremos, en el país austral, un Tercer triunfo del año en contra de los populistas del Alba e iniciaremos el año, con la esperanza, de una mejor democracia latinoamericana para el siglo XXI, y así seguir combatiendo el socialismo de Chávez.

.

<>
Publicado el 10 de diciembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Las protestas de la juventud panameña

.
La opinión del Docente Universitario e Investigador….
.
MARCO A. GANDÁSEGUI
.

Desde principios del siglo XX las inquietudes sociales de la juventud panameña se han opuesto a los abusos de las autoridades gubernamentales. El Movimiento Acción Comunal, de la década de 1920, incluso llegó a derrocar al gobierno liberal de Juan Demóstenes Arosemena en 1931. Posteriormente, en la década de 1940, el Frente Patriótico de la Juventud movilizó fuerzas sociales, poniendo en jaque diversos gobernantes que querían negociar bases militares con EEUU.

La generación juvenil que más brilló fue la correspondiente a la gesta del 9 de enero de 1964. Los jóvenes de aquel entonces se enfrentaron al ejército norteamericano, sacrificando sus vidas, logrando que se negociaran nuevos tratados del Canal que pusieran fin a la ocupación militar de Panamá por tropas extranjeras.   En el período de transición —1977 y 1999— los jóvenes fueron vigilantes para que se cumpliera con el Tratado del Canal.

Los gobernantes de turno —quizás con la excepción de Torrijos— adoptaron una táctica de represión abierta con estas manifestaciones juveniles. En los textos de historia aparecen las cargas de caballería de Remón, la batalla de la Colina, el cerro Tute y los interminables enfrentamientos en los alrededores del Instituto Nacional, la Universidad de Panamá y otros establecimientos.

El general Omar Torrijos intentó en la década de 1970 —con éxito relativo— cooptar a los jóvenes ofreciéndoles responsabilidades y participación en sus planes gubernamentales. Según algunos, la juventud perdió su capacidad crítica frente a esta táctica. Para otros, le dio espacio a una generación para ocupar su puesto en los procesos de construcción nacional.

Lo cierto es que la juventud siempre será crítica y ocupará su espacio, independientemente de la represión o persecución de las autoridades. El presidente Ricardo Martinelli es el quinto mandatario después de la invasión militar norteamericana (1989) que no entiende esta realidad.   Sin excepción, todos los presidentes han decidido “ aplastar ” la protesta juvenil.   Martinelli quizás sea el caso más emblemático, porque desconoce las aspiraciones de las nuevas generaciones y no tiene asesores que lo orienten.

Un ejemplo de esta situación fueron las protestas de estudiantes universitarios el pasado 18 de noviembre.   Según un comunicado del Partido Alternativa Popular (PAP), “ las manifestaciones de protesta, constituyen un llamado de atención a los diferentes sectores de la sociedad panameña.   Por un lado, los estudiantes protestan por el incremento alarmante del costo de la vida ”. El PAP también señala que “ protestan por la intención del gobierno de Martinelli de establecer cuatro bases “aeronavales” en costas panameñas ” bajo la dirección de EEUU.

La reacción irracional del gobierno —lanzar varios pelotones de policías armados hasta los dientes en contra de los jóvenes— era de esperarse. Lo hicieron los gobierno anteriores (1990-2009), los militares (1968-1989) y los liberales de mediados del siglo XX (1941-1968). Martinelli debe usar esa energía inagotable de los jóvenes para emprender un plan de desarrollo nacional que baje el costo de la vida y que elimine para siempre los anhelos norteamericanos de tener bases militares en el istmo panameño.

El PAP concluye que “la represión que sufrieron los estudiantes universitarios por parte de la Policía Nacional no se justifica y debe ser condenada.   Sus protestas hicieron posible que ahora, a principios del siglo XXI, no existan bases militares norteamericanas en Panamá ni tampoco estacas coloniales, ni un Canal de Panamá enajenado ”.

.

<>
Publicado el  10 de diciembre en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Cambio climático y los océanos

.

La opinión de la Abogada Ambiental….

.

Jessica Young

.

Los océanos juegan un rol importante como fuente de alimento, recreación, regulador de temperatura, transporte (Panamá cobra mayor importancia por el Canal, exportación de productos pesqueros a EU y Europa (90% de nuestros recursos marinos son exportados),  actividad económica de comunidades pesqueras, desarrollo de actividades turísticas. Sin embargo, nos hemos encargado, paulatinamente, de impactar sobre su débil equilibrio por los procesos productivos y hábitos de consumo, ya que todas las actividades terrestres afectan las zonas marinas.

Lo que ponemos en la atmósfera también llega a los océanos. Un cuarto del dióxido de carbono generado por el uso de los combustibles fósiles (petróleo) ha sido absorbido por estos, un asfixiante peso que nuestros océanos y mares no pueden soportar. La consecuencia directa ha sido la acidificación que afecta al ecosistema marino causando la muerte de los corales que no soportan este hostil hábitat. A más temperatura global, más dificultad para absorber y regular los gases.

Los impactos del cambio climático sobre los océanos y mares provocan incremento de la temperatura, nivel del mar, acidificación y amenaza a la biodiversidad, reducción de las capas de hielo, migración y cambios en los patrones de distribución de las especies. Esto a su vez afecta la seguridad de la población, amenaza las fuentes de alimentos e impacta negativamente sobe las economías.

El cambio climático amenaza a 100 millones de personas que viven en los territorios insulares y en las zonas costeras bajas del mundo.   Alrededor de una décima parte de los seres humanos viven a menos de 10 km de las costas, según estimaciones de la ONU. Panamá no escapa a la alta concentración de asentamientos en zonas costeras de baja altitud como la propia ciudad capital y alrededores, en donde habita cerca del 50% de la población del país.

Es necesario tomar medidas urgentes de adaptación y de compensación para salvar no solo los recursos marinos y costeros, sino también las comunidades que viven en esas zonas. Por esto es tan relevante para nosotros, como MarViva, que se haya realizado en mayo de 2009 la “Primera Conferencia Internacional sobre los Océanos en Indonesia”, para tratar de sensibilizar al mundo sobre el impacto del cambio climático en los mares.

De la misma surge la Declaración de Manado (www.kbrikualalumpur.org/eng/download/manado-ocean-declaration.pdf), que aboga por incluir a los océanos en las negociaciones de la cumbre de Copenhague (segundo gran acuerdo internacional para la reducción de gases de efecto invernadero que sustituya al Protocolo de Kioto, cuyos compromisos empiezan a expirar en 2012).

Esta declaración no ha tenido carácter vinculante por la oposición de algunas naciones desarrolladas. Ya que se solicita intensificar la colaboración internacional en todos los ámbitos (especialmente el político y el científico), recomendando poner en marcha ayudas técnicas y económicas a los países menos desarrollados para permitir un progreso sostenible.

En las cinco páginas de la declaración, se recalca la importancia de implantar planes para reducir la contaminación marina (incluyendo las zonas de litoral) y desarrollar una estrategia de desarrollo sostenible, además de potenciar la investigación científica y el intercambio de esos datos. Entre los temas examinados en Manado figura la necesidad de adaptar la pesca al cambio climático que ya empezó a perturbar la repartición de las especies marinas.

Aunque el mundo ha demorado en actuar con respecto a los impactos del cambio climático en los océanos, MarViva y otras organizaciones conservacionistas han estado trabajando para reforzar la capacidad de recuperación de nuestros ecosistemas marinos.   Nuestro trabajo es asegurar que los temas de la biodiversidad marina se incorporen en todos los esfuerzos en favor de la mitigación del cambio climático y la adaptación a los impactos que ya no podremos evitar.

Esperamos que los políticos hagan lo correcto de la COP15 de cambio climático, que asuman los compromisos necesarios para reducir las emisiones y actuar de inmediato. Pero también esperamos que miren más allá de Copenhague y consideren nuestras prioridades para la próxima década. Lo que MarViva y todos podemos hacer para aportar nuestro granito de arena en la protección de los océanos frente al cambio climático, es un mejor trabajo en mantener los ecosistemas marinos saludables y que los mismos puedan recuperarse, esto implica promover y restaurar las poblaciones de especies de pesca a través de prácticas sostenibles; crear y gestionar adecuadamente áreas marinas protegidas como el Parque Nacional Coiba y el Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí; impulsar un desarrollo costero regulado y reducir la contaminación de basura y aguas negras.

.

<>
Publicado el  10 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.